Blog /

Manuel Ortiz. El andaluz que empezó dibujar el patrón de su vida durante la infancia y hasta hoy en día sigue siendo fiel a su modelo.

Yo soy una chica Almodovar por completo. Me fascinan todos sus personajes y las situaciones que crea en sus obras cinematográficas. Cuando estoy con Manuel muchas veces me he sentido como que estamos actuando en una película del maestro manchego. Pero la vida de Manuel es real y aunque haya actuación es algo que suceda siempre de manera natural. Manuel tiene mucho talento de dibujar colores y aplicarlos en conversaciones, momentos. De recrear la vida cotidiana y banal haciendo de la misma una gran anécdota.Yo Dessislava os presento Manuel Ortiz, adelante…

Dessislava: ¿Quién es Manuel Ortiz? Si tuvieses que audescribirte ¿qué dirías sobre ti mismo?

Manuel: Odio autodescribirme.

D.: ¿Dónde naciste?

M.: En España, Andalucía.

D.: ¿Dónde exactamente?

M.: Exactamente Huelva. Tela marinera.

D.: ¿Cómo fue tu infancia?

M.: Mi infancia fue súper feliz. Niño mimado de mi abuela. Familia numerosa. jamás me aburría. Le cascaba a mis hermanos cuando se pasaban. Una persona muy querida por toda mi familia y por mis amigos. Una infancia muy feliz. Al contrario fue la adolescencia.

D.: ¿Qué pasó entonces?

M.: Claro, cuando una es como es.  Y criada en un pueblo, tú comprenderás prima (Yo y Manuel disfrutamos de una amistad profunda y muy especial. La primera vez cuando nos vimos lo sentí por inmediato. Empezamos llamarnos una a otra con el cariñoso “prima”). La gente empieza enseñarte con el dedo. Y a mí me importa un bledo. Pero claro, cuando eres pequeño dolía un poco. Pero bueno, allí se quedaron ellos y yo estoy en Shanghai.

D.: ¿Cómo saliste del pueblo?

M.: Salí del pueblo a la mínima oportunidad. Me fui a trabajar a Torre Molinos. Con mi prima Lola que su marido era el director del hotel. Y ella entonces me dijo : “Primo, ¿tú te quieres venir?”.  Y yo me fui a trabajar de camarero en un hotel en la playa. Divinamente. Fue solo un verano, estuve hasta que me fui a hacer la mili.

D.: ¿Qué tal la experiencia en la mili?

M.: La mili mal. Un trago fatal porque es un mundo nazi. Pero como que la hice en Madrid, tenía amigos en Madrid y escapaba todos los fines de semana. Hasta que me pillaron y me encarcelaron y todo. No me encarcelaron sino me arrestaron sin salir de cuartel durante tres meses. Que para mí era lo peor. Pero yo antes que me quiten lo bailado. He salido en muchas fiestas. Es que me arrestaron porque estuve tres días sin aparecer. Eso en un cuartel militar. Tres días de fiesta. El fin del año. Eso en Madrid me lo pasé muy bien. La mili pasó muy rápido.

D.: ¿Cuánto duró?

M.: Once meses.

D: ¿Dónde continuó el camino?

M.: Luego me fui a Ibiza. Y allí empezó Manuelito a volar. En Ibiza me dieron la oportunidad de expresarme. De hacer las cosas que me gustaban hacer. Empecé trabajar haciendo decoraciones en una discoteca. Y relaciones públicas.

D.: Tú haces tu ropa, los diseños y aparte la coses. Cuéntame ¿cuándo empezaste?

M.: Hace muchos años. Mi abuela cosía divinamente. Ella hacía ropa. Nos hacía ropa. Y yo me acuerdo que tenía yo una muñeca en casa. Y yo cogía la muñeca, la vestía. Desde pequeño me gustaba el tema.

D.: ¿Cuántos años tenías?

M.: Creo que cinco, seis, siete años. Muy pequeño. Y entonces luego cuando ya crecí en Ibiza empecé coger unos trapos, unas telas y a ver qué tal sale. Y empecé haciendo cosas poco a poco y ahora tu prima sabes lo que puede llegar a hacer.

D.: ¿Hace cuántos años empezaste hacer cosas más en serio?

M.: Hace muchos años. Unos veinticinco, treinta años, por allí.

D.: ¿Cuándo fue la primera vez que vestiste de mujer?

M.: Cuando estaba todavía en Huelva. Porque yo cogí la costumbre en el fin del año vestirme de mujer. Pero era adolescente. Creo que era muy joven, dieciséis años, diecisiete años.

D.: ¿Cómo reaccionó la gente?

M.: En Huelva la gente va de casa en  de fiestas. Hay reuniones familiares o reuniones de amigos en locales que se alquilan. Yo me iba de fiesta en fiesta. Cuando mi padre se enteró la primera vez  estuvo una semana sin hablarme. Pero luego ya se le pasó.

D.: ¿Y la gente del pueblo?

M.: La gente me percibió muy tranquilamente en general. Los más crueles siempre eran los chicos en el colegio. Pero las chicas y las mujeres conmigo siempre han sido súper comprensivas y súper tolerantes. Y las mujeres mayores ya también más. En mi familia nunca ha habido problema con eso. Solo con la gente extraña.

D.: ¿Qué te apasiona en la vida?

M.: A mí me apasiona viajar. Me apasiona crear. Me apasiona la vida en si misma. La naturaleza.  También me apasionan relaciones interpersonales. Hay unas muy interesantes en la vida sobre todo cuando una tiene una cierta edad se da cuenta.

D.: Hace un año que estás casado.

M.: Decidimos casarnos porque pensamos que este es el momento adecuado.

D.: ¿Cuánto tiempo lleváis juntos?

M.: Diecinueve años. Mi marido le conoces y es un ser entrañable y aparte de mi marido es mi mejor amigo. La persona que más me apoya y mejor me comprende.

D. ¿Qué lees?

M.: Leo mucho historia. Historia del arte. Historia de la humanidad. Es lo que más me gusta leer.

D.: ¿Referentes en el cine? ¿Qué sueles ver?

M.: La ciencia ficción me encanta. Los dramas. Y las películas por supuesto históricas.

D.: ¿De música?

M.: Hay mucha. Pero música pop sobre todo.

D.: Yo he estado en tu casa que es pop total. Hay una influencia Andy Warhol total.

M.: Claro, yo soy muy pop prima. Y noctámbula.

D.: ¿Cómo es tu relación con la noche?

M.: Mi relación con la noche es principalmente de trabajo. Además a través de mis estilismos la gente puede ver lo que hago cuando no estoy en Ocaña.

D.: Ibiza es un imán para gente reconocida mundialmente. ¿quién pudiste cruzar allí?

M.: En Ibiza conocí a mucha gente desde Siouxsie a Divine pasando por John Galliano, Jean Paul Gaultier o Roman Polansky.

D.: ¿Qué es ser gay hoy en día?

M.: Yo no tengo ningún problema aunque es obvio que socialmente aun no ha sido aceptado del todo. Sobre todo en el sector católico. Increíble ¿no?

D.: Te encuentro en China, ¿crees que ser gay es igual en China y en España?

M.: China y España son países totalmente diferentes. Ellos aun no han pasado por un proceso democrático. Te recuerdo que en China están bajo una dictadura militar

D.: ¿Pudiste conocer a José Pérez Ocaña? Cuéntame por favor.

M.: Si, conocí a Ocaña cuando llegue a Barcelona en los 80. Creo que fue en el Café de la Opera que entonces estaba muy frecuentado por artistas y gente de la farándula. Era un torbellino,y no se cortaba a la hora de expresarse. Hablaba hasta por los codos

D.: En ti hay una inmensa pasión por los viajes. ¿qué es viajar? ¿cómo cambia cada uno?

M.: Viajar es cuestión de curiosidad es lógico que se quiera ver el mundo en que vives. Te vuelves mas tolerante cuando conoces otras realidades.

D.: ¿Hay un lugar en la ciudad de Barcelona donde te gusta esconderte?

M.: No necesito esconderme. Cuando no quiero ver a nadie me quedo en casa y punto.

D.: ¿Cómo son los clientes que compran cosas hechas por ti?

M.: Los clientes que compran mi ropa son personas a las que les gusta llevar algo diferente de lo que se ve en las tiendas. Preocupadas d que no se les confunda con la masa.

D.:¿Qué te parece el local Ocaña?

M.: Mi respuesta puede parecer parcial y obvia. Te diré solo que el Ocaña es un local único en Barcelona en el que yo me encuentro como pez en el agua.