Blog /

Alberto Bassons. El capitan que conduce su alma hacia lo trascendental.

Alberto Bassons es un auténtico personaje. Hay mucha gente que le nombra El Capitan. La verdad es que su barco está lleno de historias divertidas, únicas e incomparables como es el mismo protagonista de mi nueva entrevista. Creo que es una de las personas que más me ha hecho reír. Bienvenidos en nuestra charla. Yo Dessislava soy vuestra anfitriona, adelante….

Dessislava: ¿Quién es Alberto Bassons? Si tuvieses que autodescribirte ¿cómo lo harías?

Alberto: La verdad es que es algo que todavía me estoy preguntando.

D.: Algunas respuestas tendrás.

A.: Te diría que no creo absolutamente en nada y ni siquiera esto es verdad.

D.: ¿Dónde está la verdad entonces?

A.: La verdad no existe es una gran mentira. Quien la busque se equivoca no la encontrará jamas.

D.: ¿Es verdad que has nacido en Barcelona?

A.: Sí. Eso me dijo mi madre, mi padre nunca me lo confirmó..

D.: ¿Cuál es el último viaje que realizaste?

A.: Paris, pero parto hacia adentro. Soy poliédrico y tridimensional, viajo constantemente.

D.: (nos reímos).

A.: Es algo que me vino dado, tengo como muchísimos prismas, no sé de dónde viene, pero sé a dónde va. Transformar una situación, como para ubicarla de nuevo en otro contexto, me pone… Es una manera de transgredir mi propia realidad, me hace libre…

D.: ¿Cómo fue el niño Alberto?

A.: Íntimo, solitario y absolutamente sociable, no he cambiado…

D.: Vale, volvemos en el tiempo. Naciste en Barcelona.

A.: En mil novecientos …

D.: El año no nos interesa, no lo cuentes. Dime ¿qué pasó después? ¿Fuiste a la mili?

A.: (se ríe) La mili… Bufff formar parte de todo eso, que se apoderen de ti ,a título gratuito, ¡manda huevos! Soy hijo de los sesenta, épocas de familias numerosas. Era un todos a parir, el denominado baby boom, demasiada gente en las listas del ejercito, eso me salvó, fui excedente de cupo.

D.: Cuando probaste las drogas.

A.: Jajaja parece que lo tengas del todo muy claro…fui primerizo, tomar drogas en aquella época, no era lo mismo, acceder a ellas tampoco, me sentía un outsider. Supe jugar con ellas, no me abrieron puertas sino ventanas. La pubertad y su exceso de hormonas, es lo que me llevaba loco. Eso y el despertar de mi conciencia… cuestionármelo todo se había convertido en un deporte. No soportaba que me adoctrinasen, quería aprender pero de otra manera, fue a partir de los quince que tuve esa gran necesidad.

D.: ¿Cuáles son tus pasiones?

A.: Las mujeres (y los hombres también) (se ríe). No, mira la música…

D.: Has sido músico.

A.: No. Yo con veinte, veintiún años junto con unos amigos, tuvimos una banda.

D.: ¿Cómo se llamaba la banda?

A.: Danzando confuso. Me hubiese gustado girar por ahí pero no fue posible. Me he desvirtuado muchísimo por las novias que he tenido, acabaré con el tiempo volviéndolo a provocar.

D.: ¿Qué te paso a nivel laboral después de la música?

A.: He trabajado en moda muchos años, siempre he tenido la intención de montar  una marca y en eso estoy.

D.: Ahora sí que la tienes, se llama DEPELEA.

A.: Sí. Cambié la rutina y el salario, por el riesgo y la satisfacción personal.

D.: Yo difícilmente te veo como persona de rutina y de salario.

A.: Exacto. Pero estuve muchos años así, porque vivía bien y aburguesado. Pero esto me ha quemado siempre. Me faltaba reto, vivía y nada más. En esas me asocié con un amigo, en un bar, que no me salió del todo bien.

D.: ¿Dónde?

A.: Al lado de la Paloma. Y se llamaba curiosamente Valldonzella 52. (lo dice porque Alberto es uno de los socios creadores del proyecto chiringuito Mala Vida que se habita en el antiguo chiringuito Donzella de la costa, Badalona). Acabada esa historia, hice dinero, me estafaron, eso y un montón de golpes más, todos ellos concadenados, despertaron el letargo.

D.: Y te encontraste con Ramón. (me refiero de Ramón Salas, el socio de Alberto)

A.: Sí… Ramón también salía de una situación similar. Mucho más caótica, por su forma de ser. Fueron dos energías encontradas en un mismo caos, a mutuo acuerdo, en el momento justo y necesario. Es lo mejor que nos podía haber pasado y apostamos definitivamente, por nosotros mismos. Fue como coger un trozo de barro y darle forma.

D.: ¿Cuál es la filosofía que está detrás de DEPELEA?

A.: Esto ya te lo ha contado Ramón.

D.: Dímelo desde tu punto de vista.

A.: Es luchar por lo que quieres, los dos llegamos ahí por esto, podíamos haber hecho cualquier otra cosa. El caso era apostar por ese encuentro y disfrutarlo. DEPELEA va mucho mas allá, que una marca de moda, es la fuerza que nos da para seguir haciendo cosas juntos, y sé que van a ser muchas.

D.: Ahora te encuentro en Mala Vida ¿Qué es Mala Vida?

A.: Mala Vida nos cayó del cielo. Nosotros estábamos metidos a tope, en DEPELEA, con problemas para seguir tirando del proyecto. Y apareció este maravilloso espacio, que nos dejo a todas luces ciegos de intención, así fue. Y en esta andadura Franc, amigo, tercer socio y chef, bregado en mil batallas, tenÍa mucho que decir. No dábamos crédito con que un lugar centenario no tuviera la respuesta que merece. Con intención de darle nuestra propia identidad, tomamos el mando.

D.: ¿Con qué estás soñando?

A.: A mí me gustaría darle continuidad a los proyectos. Mala Vida y DEPELEA forman parte de lo mismo, nosotros. La idea de haber hecho de este lugar un espacio de encuentro, verdadero, me emociona. Somos los primeros sorprendidos y encantados por la respuesta de la gente.

D.: ¿Tienes un sueño repetitivo?

A.: Sí, pero eso no te lo cuento.

D.: Sí, sí…, me lo vas contar.

A.: Enamorar a dos enanas gemelas y embarazadas.

D.: ¿Cuál es tu relación con la noche?

A.: Yo he tenido mucho vínculo con la noche. Me he sentido una persona muy querida. Pero los años me apartan, eso sí. Si salgo la disfruto.Y si lo hago es por alguien que me apetece ver. Los lugares no me estimulan. Y si hablamos de la gente, interactúa poco y se esconde demasiado, me aburro.

D.: ¿Cuáles son tus referentes en el cine?

A.: Películas escabrosas (nos reímos), lo demás no me interesa.

D.: ¿Y de lecturas?

A.: Leo mucha filosofía y ensayos, soy fan de  Emil Cioran, lo leo y lo releo, eso sí, necesito encontrar el momento. He releído muchísimos libros, y siempre vuelvo a descubrirlos.

D.: ¿Cómo te imaginas la muerte?

A.: No tengo el placer de conocerla, pero si me la encontrase de frente, la entendería, me produce abismo.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

A.: El espacio me parece maravilloso. Es entrar  y me da la sensación, de aparecer en  Paris. Es un local que el primer golpe de efecto es absolutamente fascinante. Cómo lo llevan y qué tipo de gente va, es otra historia, suerte que tenemos alguien en la puerta como tú.