Diseño

La pasión por las antigüedades, el gusto por la obra de los artesanos que trabajaron como nadie las materias primeras. La emoción de encontrar una pieza, buscar el mejor restaurador, y que haga surgir la belleza escondida detrás de los añadidos y los retoques.

Con todas estas maravillas construir salas, espacios, rincones: viejas lámparas de candelabros, un suelo de madera de una iglesia, unos azulejos prodigiosamente bonitos, unas butacas de terciopelo de un antiguo hotel. A su lado, las sillas de terraza de la infancia, las mesas con fórmicas de colores, la obra de artistas contemporáneos.

El Ocaña es la suma de todos estos elementos y estilos en un ambiente único y totalmente actual, que parece existir desde siempre.

Cada semana, encontrarás una nueva historia sobre nuestro diseño en el blog.