La Plaza Real

La Plaza Real

Ocaña está en La Plaza Real, uno de los rincones con más personalidad de Barcelona; un continuo desfile de turistas, punto de reunión de artistas y bohemios, en definitiva, el más puro ambiente barcelonés desde la mañana a la noche. Ocaña se suma a este escenario mítico aportándole nueva energía y ayudándole a recuperar la magia que tuvo antaño.

Una fecha destacada de la Plaza fue la inauguración en 1850 de la primera cervecería de la ciudad “Vivancos” hecho que preparó el camino para la gran multitud de bares, restaurantes, salas de música y discotecas que seguirían durante los 150 años siguientes. Sin embargo hacia los años 1880 la plaza entró en una rápida decadencia debido a que gran parte de sus habitantes se desplazaron a la zona alta.

A principios de los 80 se inicio su modernización de la mano de los arquitectos Correa y Milá. En la década de los 90 y los 00, los bares, restaurantes y discotecas de la Plaza Real atrajeron mucha animación. Actualmente, es una de las plazas más visitadas tanto por Barceloneses como por turistas debido a animación, su energía y su amplia oferta de ocio.