Relato: China. Capítulo uno: Peace Hotel

16.12.2014

Dicen que Shanghai es el primer centro financiero en el mundo hoy en día. Toda la ciudad está en construcción. Los rascacielos aparecen con más frecuencia  que los iPhone 6. Al mismo tiempo la gran parte de los habitantes van al baño en un agujero. En muchas ocasiones ni cierran la puerta. En el metro casi todos tienen iPad pero la censura de internet es bestial. Uno no puede entrar en Google, Gmail, YouTube, FaceBook, Instagram, etc. El VPN se compra más masivamente que los noodles. Muchos viajan a un mundo diferente para poder vivir en la China contemporánea. El mercado de arte más potente del mundo está aquí. El consumo de lujo número uno es aquí. Las drogas se toman a escondidas. Los drag queens se juntan en los bares underground. Está lleno de maricones pero pocos pronuncian la palabra gay o maricón en voz alta. Es un mundo dibujado por los contrastes. Lo prohibido está en la planta baja y la superficie está maquillada para las postales que los turistas mandan a sus familias al extranjero. China vive en la alta velocidad que crea objetivos. Uno o sigue el ritmo o el sistema lo expulsa rápido. Voy a contar mi propio relato guiado por mi experiencia y por mi manera de ver este mundo.

Capítulo uno: Peace Hotel

Shanghai ha sido la ciudad más chic de Asia al principio del siglo pasado. En esta época fue el Hollywood de Oriente. Las películas primero se estrenaban en Estados Unidos y luego llegaban aquí. Por supuesto acompañadas por sus divas. Hubo en esta época un hombre que habitaba la ciudad de Shanghai que fue famoso por coleccionar las grandes bellezas y por crear las mejores fiestas. Con un capital que le daba toda la libertad, Sir Victor Sasson construyó su casa en el Bund que impresionó a todos. Dentro abrió un hotel, se llamaba Cathy Hotel. Hoy en día Peace Hotel. Uno de los primeros lugares que conocí en Shanghai fue este mítico hotel. Aún se respira el glamour de la época. El edificio está restaurado de una manera muy inteligente, gran parte de los detalles por suerte están conservados. El otro día tomando té en Jasmine Lounge observaba a la pareja de la mesa de al lado. Un señor anglosajón y su querida china. Ella estaba vestida en chandal color fucsia y llevaba una bufanda de pieles. En sus brazos acariciaba un caniche. Les hice fotos. Nos reímos un rato. Pensé que hay una gran diferencia entre la señora china y la Marlene Dietrich que también cruzaba las piernas en el mismo salón de té. Pero Peace Hotel sigue siendo un lugar que marca la diferencia y aunque Victor Sasson ya no esté, todos hablan de él y le llaman con respeto Sir. Para poder obtener información empecé a buscar la gente adecuada. Entré en contacto con la RRPP Bella Bai. Apareció una china de metro setenta y cinco que aparte de su belleza tenía el llavero del todo hotel. Nos reunimos un sábado. El domingo las mujeres del museo Peace Hotel me abrieron los espacios que estaban disponibles. Luego hablé con Didier, el creador de Shanghai Culture Tours. En la entrevista los nombraré “ellos” porque he hecho un collage de los detalles que me han contado. Adelante…

detalle_72

Dessislava: -¿Quién fue Victor Sasson?

Ellos:- Él era sefardí. Original de Bagdad. Vino a Shanghai en 1923. Primero a Shanghai vino su abuelo para hacer algún negocio con seda y té chino. En realidad el principal negocio de su abuelo fue el opio. A partir de 1840 cada vez más personas extranjeras llegaron a Shanghai para entrar en el negocio del opio. El edificio del Peace hotel fue construido en 1929 por el señor Víctor Sasson. El período Sasson fue la mejor época del hotel. Definitivamente fue construido para impresionar a los otros ricos de alrededor. Especialmente a la inteligencia británica. Sasson decidió hacer su propio club. Este rascacielos se hizo en la línea de lo último en diseño de la época, el art déco, y con los mejores arquitectos, Palmer y Turner.

D.: ¿Cómo empezó la historia de esta leyenda de hotel?Detalle_perros_72

E.: La construcción del edificio empezó en 1926 y terminó en 1929 con el nombre de la Casa Sasson. Pero él también abrió un hotel dentro de este edificio. El mismo se ubicaba en el espacio entre la planta baja hasta la planta número nueve. Él se quedaba en el décimo piso con toda la planta a su disposición. La planta número once era su sala de cenas privadas. Durante los años treinta usaba las primeras tres plantas para sus oficinas. El nombre de origen del hotel era Cathay Hotel. Cathay era el nombre con el que China se conocía en la Europa medieval. En los años treinta no hubo ningún sitio más moderno. En la época la zona de alrededor, la parte del río nombrada El Bund, fue una concesión británica. Hubo muchísima gente extranjera que visitaba el hotel. También venían los ricos chinos.

D.: También frecuentaba el hotel mucha gente famosa como Charlie Chaplin, Marlene Dietrich…

E.:…  Anna May Wong, Paulette Goddard, el actor y director británico Sir Laurence Olivier, Greer Garson y muchos más. Steven Spielberg hizo parte del rodaje de su obra cinematográfica Imperio del sol también en Peace Hotel. La película está basada en la novela de J.A. Ballard que trata la vida de un joven que vive en un Shanghai ocupado por los japone

ses.

D.: Hablando de los japoneses, fueron la razón por la que Sir. Victor Sasson abandonó su ciudad amada y se fue a Bahamas.

Dragon_Phenix_techo_72

E.: Sí, el hotel seguía abierto hasta el año 52 pero él no estaba. Él se fue en el año 41 y nunca más volvió. Luego durante la época de Mao, del año 52 hasta el año 56, fue departamento del gobierno. Después en el año 56 abrió como Peace Hotel.

D.: – Sir Victor Sasson también fue famoso por las fiestas que organizaba.

E.: Él siempre estaba haciendo fiestas  de lujo y de disfraces en el octavo piso porque es donde se encontraba el salón de baile. Su club privado se ubicaba en la novena planta.  Se

llamaba Las nueve y cuarto. Allí también se proyectaban películas prohibidas para la gente extranjera de Shanghai. Películas de 1930.  El décimo piso fue su apartamento privado donde las chicas afortunadas podían acceder. En el undécimo piso se ubicaba la segunda planta de su apartamento. Probablemente el lugar con la mejor vista de la ciudad. Se llamaba El cielo del master Así que te puedes imaginar cómo de grande era su ego.Detalle_lámpara_72

D.: -¿No se casó nunca?

E.: Él fue soltero hasta muy tarde. Se casó solo dos años antes de fallecer. Él tenía setenta y siete años y ella treinta y nueve. Entró en matrimonio con su enfermera de las Bahamas. Nunca tuvieron hijos. Todos los bienes del Victor Sasson fueron heredados por el sobrino de su esposa. Él vino a nuestro hotel en 2011 y donó dos retratos, uno de Sir Victor y el otro de la señora Sasson.

D.: – Vamos a hacer un recorrido por el hotel.

E.: Vamos a empezar con el Jasmine Lounge. Desde la apertura hasta hoy en día cada sábado se hace la ceremonia del té acompañada de la actuación del mítico grupo de jazz. Se organiza el baile durante la tarde. El balcón fue construido especialmente para que pudiese tocar la banda de jazz. En esta época los miembros eran rusos.

D.: Ya estamos en el lobby.

E.: Durante los años treinta fue centro comercial de lujo. Ahora se pueden ver las cuatro imágenes

detalle german suite_72

de las cuatro entradas originales hacia el centro comercial.

D.: El techo es precioso.

E.: Los cristales son los originales de los años 30 en forma octogonal y se pueden ver a cada lado dos perros cara a cara. Al Sir Victor le gustaba mucho la caza, de ahí los perros. Diseño de un artista ruso.

D.: Y los muebles de donde sale el aire son increíbles.

E.: Peace Hotel fue el primer hotel de Shanghai que consiguió tener un sistema de aire acondicionado. Utilizamos el sistema original que todavía está trabajando. Los muebles estilo art deco también son los auténticos de la época.

D.: ¿Por qué está cerrada esta puerta? (una de las entradas al hotel)Dragon_Phenix_72

E.: Por el feng shui. Si abrimos la puerta nos va ir mal el negocio y vamos a perder dinero.

D.: Lo primero que se ve del hotel es el techo verde en forma de pirámide.

E.: Está hecho de cobre verde, material de moda en los años 30.

D.: – ¿A dónde vamos?

E.: A nuestro restaurante tradicional chino que llamamos Dragon Phoenix desde 2007. Lo interesante es que nuestros compañeros que trabajaban en el hotel durante la Revolución Cultural han podido salvar el phenix dragon (el símbolo que está en el techo del restaurante). Lo taparon para que no lo destruyeran. Y aquí en el aire acondicionado se puede ver la flor china tradicional: la peonía.

D.: ¿Por qué hay murciélagos en el techo?Bats_72

E.: Es porque cuando pronuncias en chino la palabra murciélago suena “Biānfú” y significa felicidad.

D.: El murciélago es uno de los símbolos de Cataluña.

E.: Otra conexión entre nuestros mundos.

D.: Lo que veo me imagino que es el salón del baile. Es precioso este vidrio.

E.: Su nombre es Lalique. Es un vidrio especial de Francia de los años 20. El salón de baile conserva su diseño original excepto las arañas. Las nuevas fueron añadidas en 1990. Son mucho más impactantes las nuevas. Las antiguas fueron estilo art deco, mucho más pequeñas.

D.: Yo me quedo en el Salón de Baile. Gracias por este viaje que hace conectar pasado con presente.Dance Ball_72

La verdad es que me he quedado varias noches en el jazz bar del Hotel Peace. Es el sitio con la banda de jazz más curiosa que he visto. Los miembros tienen entre 65 y 87 años. Tocan jazz desde los años cuarenta. Están actuando siete veces a la semana. Siete noches. Aunque están cansados y miran las flechas de sus relojes siguen soñando como todos los que han venido en la ciudad de Shanghai. Dicen que en Shanghai los sueños se hacen reales. Ojalá!

Para todo mal mezcal, para todo bien también

10.12.2014

El mezcal es, junto con el tequila, una de las bebidas más famosas y tradicionales de México. Creado a través de la destilación del Agave, el mezcal se produce en casi todo el país americano.

El Mezcal, como otras bebidas alcohólicas, nació en los pueblos ancianos como bebida espirituosa. En algunas ocasiones también se llegó a utilizar como remedio o medicamento.

¿En qué se diferencia con el tequila?

Aunque pocos lo saben, el tequila es una variedad de mezcal que coge su nombre de la zona en la que se produce.
Además, el mezcal es una bebida 100% artesana, no se utilizan químicos para su elaboración. En el caso del tequila, su producción es mayormente industrial. El tipo de agave tampoco es el mismo por ello el sabor también es diferente, mientras que el mezcal tiene un sabor aromático, el tequila es neutro.

Si quieres saber más de mezcales, tequilas y cocktails visita nuestra página de cocktails o ven a probarlos al Ocaña D.F., nuestro maestro Mario Grünenfelder ha sido el encargado de crear las mejores y más creativas recetas, mezclando el sabor tradicional del mezcal con los toques más exóticos.

Hans Schilling. El niño de la noche que soñaba con ser sacerdote.

29.11.2014

Me acuerdo que cuando abrió Ocaña el local dejó enamorados enseguida unas cuantas personas que yo siempre llamo La Familia. Hans pertenece a esta Familia. Yo le bauticé. Le enseñé qué es tomar whisky con agua y él a mí que es sentirse como una reina porque siempre me llamaba: “mi reina búlgara”. Así disfrutamos muchas noches y nos hicimos amigos.  Hasta que hace nada nos encontramos de nuevo en Shanghai, China. Esta vez él me hizo aprender tomar whisky ginger ale y me contó detalles de su vida que no sabía. Bienvenidos a nuestra charla, adelante….

Dessislava: ¿Quién es Hans Schilling? Si tuvieras que autodescribirte ¿qué dirías sobre ti mismo?

Hans: Muy social. Pero no sé qué decirte más. No estoy preparado para la entrevista.

D.: Yo te voy a guiar, no te preocupes. ¿El niño Hans nace en…?

H.: En Ocaña (se ríe). “El niño Hans” tal cual, sí. (Cuando Hans empezó frecuentar el local yo le llamaba “el niño Hans” por la cara de adolescente que tiene que contrasta con el peligro que conlleva).

D.: No, dime del niño Hans de verdad, ¿dónde nació?Hans_up_72

H.: Nace en Barcelona.

D.: Pero provienes de familia de alemanes.

H.: Padre alemán, madre austriaca pero de quinta generación en Barcelona. Ya casi catalanes.

D.: Entonces ¿tus padres se conocieron en Barcelona?

H.: Sí, en el Colegio Alemán. De niños.

D.: ¿Y llevan toda la vida de novios?

H.: No, supongo que fueron de novios en secundaria o ya acabando el colegio. Y no, mis padres se divorciaron cuando yo tenía alrededor de los 11 años. Y te tengo que explicar el motivo de por qué yo me llamo Hans!

D.: Sí, por favor.

H.: Hans viene de Johannes, que significa Juan. De ser compañeros de colegio los padres de mi padre y de mi madre –mis abuelos, siempre se juntaban. Así es como empezó la amistad entre mis padres, y luego el noviazgo. Mi padre y mi madre se juntaban siempre para celebrar San Juan juntos en Castelldefels a través de mis abuelos. Se juntaban las dos familias. Cuando se casaron y tuvieron el primer hijo que fui yo, en honor de estas fiestas de San Juan a mí me pusieron Hans de mi primer nombre, que significa Juan.

D.: ¡Qué bonito!

H.: Y Arthur es porque el primer miembro de nuestra familia en Barcelona, el abuelo de mi abuelo, se llamaba Arthur. Fue el primer Schilling en España.

D.: Claro, porque tu nombre completo es Hans-Arthur Schilling.

H.: Ese es el “niño Hans”. (nos reímos)

D.: Luego tú también fuiste al Colegio Alemán.

H.: Sí. Desde el parvulario. Desde siempre. Y más tarde cuando empezó mi época adolescente decidí cambiar de cole y fui a un colegio español, bastante religioso.

D.: ¿Es por tu madre?

H.: Bueno, mi madre es profesora de religión. Pero el colegio lo elegí yo. Aunque yo iba a ser sacerdote (nos reímos).

D.: Yo el Hans que conozco está en un punto bastante opuesto al de ser sacerdote.

H.: Sí, al no sacerdote. A mí me mandaron a Valencia al Seminario para hacerme sacerdote con once años.

D.: ¿Qué pasó? ¿Cuánto tiempo estuviste allí?Hans_Cigarrillo_72

H.: Dos meses. Un verano. Y un día que estaba muy cansado me llevaron a dar un paseo y me preguntaron si me quería quedar para seguir mi vocación de sacerdote. Y dije que no, que no.

D.: ¿Cómo fueron los dos meses allí?

H.: Geniales. Yo me lo pasé impresionante. Haces un montón de actividades. Estás haciendo deporte todo el rato. Estudias también, claro. Y estás mucho tiempo en la iglesia rezando. Pero hacen mucho deporte y se lo pasan genial. Un ambiente buenísimo. Pero yo no quería hacer de sacerdote para toda la vida. Yo quería vivir experiencias. Y aparte esa era la época en la que a mí me empezaron a gustar las chicas… Obviamente no me iba a quedar allí…

D.: ¿Qué opinas sobre la Iglesia?

H.: Que es una muy buena empresa.

D.: ¿Y la iglesia del tiempo de Franco?

H.: De esa no sé mucho. Pero supongo que la Iglesia es la Iglesia.

D.: La iglesia ha creado límites para la gente.

H.: Joder, vete a los Reyes Católicos. Antes el problema era ser judío o ser musulmán y ahora el problema es ser maricón.

D.: ¿Tú crees que es un problema ser maricón?

H.: Eso es para la Iglesia. Ahora están empezando abrirse un poco más.

D.: ¿Y ahora con el Papa Francisco?

H.: Yo creo que este Papa es genial, y gracias a él se están abriendo un poco más.

D.: Y tú ¿cómo ves el tema?

H.: Yo siempre me he sentido muy abierto. Nunca he visto el problema con esto aunque en mi entorno hasta los veinte no había conocido ningún gay. Y siempre que se dan pasos para normalizar eso a mí me parece genial.

D.: Ahora vives en un país árabe y musulmán, en Dubai.

H.: Y está lleno de maricones…

D.: ¿Cómo lo llevan allí entonces?

H.: Bueno, oficialmente no es legal. Tú no te puedes declarar legalmente gay porque te meten en la cárcel lo más seguro, o te retiran el visado. Pero sobre todo en la industria en la que yo estoy trabajando está lleno.

D.: ¿Hay clubs de gays en Dubai?

H.: No hay. Por lo menos no oficialmente como en Europa. Lo que hay son fiestas que todo el mundo sabe que son fiestas de gays pero el tema de muestras de afecto en público no es una cosa aceptable.

D.: ¿Cómo le llega a uno la información para estas fiestas? ¿Boca a boca?

H.: Sí. Boca a boca.

D.: ¿Has visto Drag Queens en Dubai?

H.: No. Imposible.

D.: Vamos a volver hacía el camino que hiciste para llegar hasta este momento en Shanghai. ¿Hasta qué edad estuviste en el colegio religioso?

H.: Hasta los diecinueve porque repetí un curso.Hans_ort._72

D.: ¿Por?

H.: Por malo (nos reímos).

D.: Porque tonto no eres.

H.: Porque no me interesaba ir al colegio a estudiar. Yo iba al colegio para pasármelo bien

D.: ¿Y cómo te lo pasaste este año para tener que repetir?

H.: Conocí un amigo mío, que sigue siendo amigo mío: Rafa. Y lo que nos gustaba era reírnos en clase. Reírnos de las profesoras y simplemente pasarlo bien. Las mejores épocas de cole fueron estas. Yo quería ir cada día, me encantaba (nos reímos).

D.: Luego fuiste a la universidad.

H.: Sí.

D.: ¿A cursar la carrera de?

H.: Empresariales. Súper interesante. De nuevo universidad alemana. Me costó bastante volver a estudiar en alemán. Pero con gente muy buena.

D.: ¿Eso en Barcelona?

H.: Sí, sí. Todo en Barcelona. Pero universidad alemana. Mis compañeros venían de Alemania a estudiar Empresariales. Y de paso empecé a trabajar en una empresa que me financió los estudios.

D.: Yo te conocí cuando tú trabajabas en esta empresa.

H.: Sí. Exacto.

D.: Y te mordías las uñas y llevabas guantes en la oficina. Y tenías ganas de que hubiera cambios. Cuéntame por favor.

H.: El cambio vino porque yo había estudiado Empresariales pero estaba trabajando de biólogo. Con compañeros que eran todos doctores de Biología.

D.: ¿Y tú cómo trabajaste entonces de biólogo?

H.: Me mandaron a Francia tres meses donde estuve estudiando intensivamente Biología. Y luego trabajé dos años de biólogo. Pero después de dos años seguía sin sentirme cómodo en aquel ámbito.

D.: ¿En qué rama de la Biología trabajabas?

H.: Trabajaba con máquinas de tinción de tejidos para el diagnóstico de cáncer. Tú cuando tienes un tumor, sacan una biopsia y ésta se procesa y el tejido se tiñe para ver las moléculas y ver dónde hay reproducción de moléculas, que es el cáncer. Las pruebas las hacen en los hospitales pero nosotros vendíamos estas máquinas. Y también tenemos que dar soporte para ver si hay algún problema y tal. Pero tienes que saber de qué va el tema. Es una empresa suiza pero el departamento es americano.

D.: ¿Cómo sucedió el cambio?

H.: Tengo una amiga que me habló de que se iba a vivir a Dubai a trabajar de azafata de vuelo. Y allí es cuando dije que tengo que hacer algo y que me quería ir. Lo primero que pensé fue que me iba a morir algún día, con lo cual hasta ese punto quería hacer cosas. Y pensé que aun era joven y tenía tiempo para equivocarme.

D.: Pero no te equivocaste.Hans_edificios_72

H.: No, desde luego que no.

D.: ¿Cómo pudiste acceder a ser azafato de vuelo en Emirates?

H.: Yo fui una vez a las puertas abiertas que organizaban en un hotel. Fue una selección de tres días. Y era casi como un concurso de la tele. Porque tú vas a hacer pruebas y luego sales de la habitación y te dan un sobre para ver quién ha pasado y quién no a la siguiente fase.

D.: ¿Qué tipo de pruebas?

H.: Sobre todo de trabajo en equipo y comunicación con otras personas. Por supuesto te miran qué tal llevas el inglés. Y vas pasando y van echando gente. Tú piensa que había unas doscientas, trescientas personas. Y nos cogieron a nueve. Y después de un par de meses te llaman y te dicen que te han escogido y también en qué día tienes el vuelo a Dubai. Y llegas allí y estás dos meses otra vez estudiando para poder sacarte la licencia para poder volar en estos aviones. Te enseñan cómo funciona el servicio y cómo se hacen las cosas.

D.: ¿Cuánto tiempo llevas volando?

H.: Llevo un año y dos meses.

D.: Cuéntame algo más de esta experiencia.

H.: Bueno, aquí estamos en Shanghai…

D.: De Ocaña a Shanghai!

H.: Estamos en Shanghai. Llegué ayer y hoy me voy otra vez. Y básicamente es esto. Vuelas alrededor del mundo. Y si estás bien descansado te da tiempo de ver la ciudad y explorar.

D.: No quiero cerrarte en márgenes pero si tuvieses que describir esta experiencia con dos, tres palabras ¿qué dirías?

H.: No sé cómo ponerlo en una palabra pero desde luego te abre la mente muchísimo. Te da otra perspectiva del mundo y de las personas que hay en el mundo.

D.: ¿Qué cultura te ha chocado?

H.: La cultura que para nuestro mundo es la más distinta creo que es la cultura india. Los indios son lo más distinto a nosotros que conozco.

D.: ¿En qué aspecto? ¿Cuáles son sus códigos?

H.: Sobre todo de comunicación. Es muy difícil comunicarse con ellos.

D.: ¿Por qué?

H.: Yo veo indios cada día porque siempre están en los vuelos. Y es difícil saber qué es lo que quieren muchas veces. Porque solucionan todo moviendo la cabeza, pero no dicen ni mú.

D.: Aparte de los viajes, ¿cuáles son tus pasiones en la vida?

H.: A mí me encanta el cine, me encanta la música y si está combinado mucho mejor. Cine y música. Y…

D.: …y las chicas. Y el whiskey.

H.: Sí, y el whiskey.

D.: ¿Referentes en el cine?

H.: A mí me encanta Woody Allen. Me encanta Tarantino. Me gustan los hermanos Cohen también. Pero por ejemplo Tarantino y Woody Allen que hacen un cine bastante distinto, tienen una cosa en común que es la que a mí me gusta: graban cosas que no hacen falta. O esto es lo que a mí me parece. Hay escenas que no hacía falta grabarlas pero tú las ves. También ellos escriben sus películas y es lo que me gusta.

D.: Hablando de esto, ¿crees que en la vida hay momentos que pasan y no tienen importancia? o ¿crees que todo pasa por algo?Hans_PT_72

H.: No sé si todo pasa por una causa. Supongo que sí. Es como lo que decías tú. Que necesitabas pasar por toda esa época de noche para poder estar aquí y apreciarlo de verdad. Todo nos cambia y nos afecta de una manera.

D.: ¿Referentes a nivel musical?

H.: Soy un súper fan de The Doors. A mí me encanta la música del s.XX. Yo con la música que tenemos ahora me pierdo. Suena algo por la radio y no sé quién es. Porque me suena todo a lo mismo. Y a mí donde estén los Beatles, los Rolling Stones. ¿Te acuerdas la canción de The Doors?

D.: Claro. De tu despedida de Barcelona. The Alabama Song.

H.: Cuando íbamos caminando por la calle borrachos cantándola. Me gusta la música rock’n’roll, Chuck Berry, Lil Richard, Moody Waters… Me encanta eso.

D.: ¿Referentes en la literatura?

H.: Te voy a decir mi libro favorito. Es El médico de Noah Gordon. Mi padre me hizo leerlo.  Brutal. Es un libro que me encanta. Y otro libro que me gustó muchísimo es La reina del Sur. Es un libro escrito por Arturo-Pérez Reverte que también es un grande. Es sobre una mexicana que sale del mundo de tráfico de drogas, viene a España, creo que pasa tiempo en Marruecos y vuelve a México y se convierte en una súper traficante de cocaína. Y todo el libro es como una peli de acción. Te lo imaginas y es fantástica. Es genial. Está escrito de una manera tan viva que te lo imaginas. Y cuando acabé El médico estaba en lágrimas, me acuerdo perfectamente. Llorando leyendo las últimas páginas del libro.

D.: Yo te descubrí en Ocaña y tengo que decir que fuiste uno de los primeros que venía con mucha frecuencia. Cada noche casi pasabas, ¿cómo descubriste el local?

H.: Fui a tomar una cerveza una vez con otro amigo que se llama Rafa. Y me encantó el sitio por dentro y aun no había visto la parte de abajo. Pero me encantó como estaba decorado. Las columnas, los candelabros. Era todo genial. Y luego volvimos otro día con más amigos y fue cuando te conocí a ti. La segunda vez que iba. Y desde entonces yo iba cada día.

D.: ¿Cuál es la experiencia Ocaña?

H.: Es totalmente diferente de todo el resto de cosas que hay en Barcelona. Yo no sé cómo ha podido atraer a tanta gente, que en Barcelona es difícil ver en los sitios de noche. Y se junta mucha gente distinta y muy interesante. El ambiente es buenísimo. El tema de las Primas en la puerta (se refiere a Manuel y Abel) es lo mejor. A mí me encanta porque es una especie de decorado del loca,l pero a mí siempre me han gustado estas pequeñas conversaciones  con ellos y estar en su personaje. Y me parecía súper divertido siempre entrar en Ocaña.

 

 

 

 

 

Nuestra nueva locura, el restaurante Ocaña D.F. reúne a más de mil personas en su inauguración.

24.11.2014

El pasado lunes, 10 de noviembre tuvimos la gran oportunidad de inaugurar nuestra nueva locura: un restaurante de inspiración mexicana, el Ocaña D.F. Contamos con invitados de excepción de la cultura y vida social de Barcelona, todos juntos hicimos que la noche fuera un homenaje a los verdaderos protagonistas: Ocaña y Alejandro Molina, amigo del artista y pareja del dibujante Nazario.

Humberto Spindola, un maestro internacional en la realización de altares de muertos, ha sido el encargado de darle a este espacio el toque especial que siempre buscamos en el Ocaña. “Con su obra de papel de seda pintado en el espacio central y el resto de decoración basada en obras de Chucho Reyes y en tonos de color “barraganianos”, el Ocaña es el lugar idóneo para disfrutar de la mejor gastronomía y coctelería inspirada en Mexico.

Como comenta el mismo Spindola ”he intervenido sobre obras de Reyes y las he ampliado y dado un colorido warholiano de otro artista mexicano como Chucho Reyes, que juntos otorgan de gran colorido a este espacio singular.

Una vez más y tras el éxito de convocatoria, el Ocaña demuestra que es uno de los referentes del ocio barcelonés. Con este espacio nuestro objetivo es crear una experiencia única y sensorial. En Ocaña D.F queremos explorar la relación entre la naturaleza visual y sensorial. Tus sentidos estarán ocupados con los mejores sabores, olores, sonidos y obras de arte, todos venidos directamente del continente americano.

Manuel Ortiz. El andaluz que empezó dibujar el patrón de su vida durante la infancia y hasta hoy en día sigue siendo fiel a su modelo.

20.11.2014

Yo soy una chica Almodovar por completo. Me fascinan todos sus personajes y las situaciones que crea en sus obras cinematográficas. Cuando estoy con Manuel muchas veces me he sentido como que estamos actuando en una película del maestro manchego. Pero la vida de Manuel es real y aunque haya actuación es algo que suceda siempre de manera natural. Manuel tiene mucho talento de dibujar colores y aplicarlos en conversaciones, momentos. De recrear la vida cotidiana y banal haciendo de la misma una gran anécdota.Yo Dessislava os presento Manuel Ortiz, adelante…

Dessislava: ¿Quién es Manuel Ortiz? Si tuvieses que audescribirte ¿qué dirías sobre ti mismo?

Manuel: Odio autodescribirme.

D.: ¿Dónde naciste?

M.: En España, Andalucía.

D.: ¿Dónde exactamente?Manuela_Indigo_72

M.: Exactamente Huelva. Tela marinera.

D.: ¿Cómo fue tu infancia?

M.: Mi infancia fue súper feliz. Niño mimado de mi abuela. Familia numerosa. jamás me aburría. Le cascaba a mis hermanos cuando se pasaban. Una persona muy querida por toda mi familia y por mis amigos. Una infancia muy feliz. Al contrario fue la adolescencia.

D.: ¿Qué pasó entonces?

M.: Claro, cuando una es como es.  Y criada en un pueblo, tú comprenderás prima (Yo y Manuel disfrutamos de una amistad profunda y muy especial. La primera vez cuando nos vimos lo sentí por inmediato. Empezamos llamarnos una a otra con el cariñoso “prima”). La gente empieza enseñarte con el dedo. Y a mí me importa un bledo. Pero claro, cuando eres pequeño dolía un poco. Pero bueno, allí se quedaron ellos y yo estoy en Shanghai.

D.: ¿Cómo saliste del pueblo?

M.: Salí del pueblo a la mínima oportunidad. Me fui a trabajar a Torre Molinos. Con mi prima Lola que su marido era el director del hotel. Y ella entonces me dijo : “Primo, ¿tú te quieres venir?”.  Y yo me fui a trabajar de camarero en un hotel en la playa. Divinamente. Fue solo un verano, estuve hasta que me fui a hacer la mili.

D.: ¿Qué tal la experiencia en la mili?

M.: La mili mal. Un trago fatal porque es un mundo nazi. Pero como que la hice en Madrid, tenía amigos en Madrid y escapaba todos los fines de semana. Hasta que me pillaron y me encarcelaron y todo. No me encarcelaron sino me arrestaron sin salir de cuartel durante tres meses. Que para mí era lo peor. Pero yo antes que me quiten lo bailado. He salido en muchas fiestas. Es que me arrestaron porque estuve tres días sin aparecer. Eso en un cuartel militar. Tres días de fiesta. El fin del año. Eso en Madrid me lo pasé muy bien. La mili pasó muy rápido.

D.: ¿Cuánto duró?

M.: Once meses.

D: ¿Dónde continuó el camino?Manuela_escultura_72

M.: Luego me fui a Ibiza. Y allí empezó Manuelito a volar. En Ibiza me dieron la oportunidad de expresarme. De hacer las cosas que me gustaban hacer. Empecé trabajar haciendo decoraciones en una discoteca. Y relaciones públicas.

D.: Tú haces tu ropa, los diseños y aparte la coses. Cuéntame ¿cuándo empezaste?

M.: Hace muchos años. Mi abuela cosía divinamente. Ella hacía ropa. Nos hacía ropa. Y yo me acuerdo que tenía yo una muñeca en casa. Y yo cogía la muñeca, la vestía. Desde pequeño me gustaba el tema.

D.: ¿Cuántos años tenías?

M.: Creo que cinco, seis, siete años. Muy pequeño. Y entonces luego cuando ya crecí en Ibiza empecé coger unos trapos, unas telas y a ver qué tal sale. Y empecé haciendo cosas poco a poco y ahora tu prima sabes lo que puede llegar a hacer.

D.: ¿Hace cuántos años empezaste hacer cosas más en serio?

M.: Hace muchos años. Unos veinticinco, treinta años, por allí.

D.: ¿Cuándo fue la primera vez que vestiste de mujer?

M.: Cuando estaba todavía en Huelva. Porque yo cogí la costumbre en el fin del año vestirme de mujer. Pero era adolescente. Creo que era muy joven, dieciséis años, diecisiete años.

D.: ¿Cómo reaccionó la gente?

M.: En Huelva la gente va de casa en  de fiestas. Hay reuniones familiares o reuniones de amigos en locales que se alquilan. Yo me iba de fiesta en fiesta. Cuando mi padre se enteró la primera vez  estuvo una semana sin hablarme. Pero luego ya se le pasó.

D.: ¿Y la gente del pueblo?

M.: La gente me percibió muy tranquilamente en general. Los más crueles siempre eran los chicos en el colegio. Pero las chicas y las mujeres conmigo siempre han sido súper comprensivas y súper tolerantes. Y las mujeres mayores ya también más. En mi familia nunca ha habido problema con eso. Solo con la gente extraña.

D.: ¿Qué te apasiona en la vida?

M.: A mí me apasiona viajar. Me apasiona crear. Me apasiona la vida en si misma. La naturaleza.  También me apasionan relaciones interpersonales. Hay unas muy interesantes en la vida sobre todo cuando una tiene una cierta edad se da cuenta.

D.: Hace un año que estás casado.

M.: Decidimos casarnos porque pensamos que este es el momento adecuado.Manuela PT_72

D.: ¿Cuánto tiempo lleváis juntos?

M.: Diecinueve años. Mi marido le conoces y es un ser entrañable y aparte de mi marido es mi mejor amigo. La persona que más me apoya y mejor me comprende.

D. ¿Qué lees?

M.: Leo mucho historia. Historia del arte. Historia de la humanidad. Es lo que más me gusta leer.

D.: ¿Referentes en el cine? ¿Qué sueles ver?

M.: La ciencia ficción me encanta. Los dramas. Y las películas por supuesto históricas.

D.: ¿De música?

M.: Hay mucha. Pero música pop sobre todo.

D.: Yo he estado en tu casa que es pop total. Hay una influencia Andy Warhol total.

M.: Claro, yo soy muy pop prima. Y noctámbula.

D.: ¿Cómo es tu relación con la noche?

M.: Mi relación con la noche es principalmente de trabajo. Además a través de mis estilismos la gente puede ver lo que hago cuando no estoy en Ocaña.

D.: Ibiza es un imán para gente reconocida mundialmente. ¿quién pudiste cruzar allí?

M.: En Ibiza conocí a mucha gente desde Siouxsie a Divine pasando por John Galliano, Jean Paul Gaultier o Roman Polansky.

D.: ¿Qué es ser gay hoy en día?

M.: Yo no tengo ningún problema aunque es obvio que socialmente aun no ha sido aceptado del todo. Sobre todo en el sector católico. Increíble ¿no?

D.: Te encuentro en China, ¿crees que ser gay es igual en China y en España?

M.: China y España son países totalmente diferentes. Ellos aun no han pasado por un proceso democrático. Te recuerdo que en China están bajo una dictadura militar

D.: ¿Pudiste conocer a José Pérez Ocaña? Cuéntame por favor.Manuela_foto_72

M.: Si, conocí a Ocaña cuando llegue a Barcelona en los 80. Creo que fue en el Café de la Opera que entonces estaba muy frecuentado por artistas y gente de la farándula. Era un torbellino,y no se cortaba a la hora de expresarse. Hablaba hasta por los codos

D.: En ti hay una inmensa pasión por los viajes. ¿qué es viajar? ¿cómo cambia cada uno?

M.: Viajar es cuestión de curiosidad es lógico que se quiera ver el mundo en que vives. Te vuelves mas tolerante cuando conoces otras realidades.

D.: ¿Hay un lugar en la ciudad de Barcelona donde te gusta esconderte?

M.: No necesito esconderme. Cuando no quiero ver a nadie me quedo en casa y punto.

D.: ¿Cómo son los clientes que compran cosas hechas por ti?

M.: Los clientes que compran mi ropa son personas a las que les gusta llevar algo diferente de lo que se ve en las tiendas. Preocupadas d que no se les confunda con la masa.

D.:¿Qué te parece el local Ocaña?

M.: Mi respuesta puede parecer parcial y obvia. Te diré solo que el Ocaña es un local único en Barcelona en el que yo me encuentro como pez en el agua.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ricard Mas. Dibujado entre los matices de Dalí, Ultraviolet, los libros antiguos y dos amores imposibles.

04.11.2014

Ricard Mas es una de las caras que se puede ver con frecuencia en Ocaña. El mismo vive en menos de veinticinco pasos del local. Eso ha facilitado el hecho de que mi protagonista ha convertido Ocaña  en “una habitación más de mi casa”, como el mismo dice. Es comisario de arte, historiador, periodista entre otras cosas. Muchos de sus proyectos han sido hablados y creados en el local. Os presento Ricard, adelante…

Dessislava: ¿Quién es Ricard Mas? Si tuvieses que autodescribirte ¿qué dirías sobre ti mismo?

Ricard: Ocho cosas. 33881237Y.

D.: ¿Qué quiere decir?

R.: El número de mi documento nacional de identidad. RBDW_72

D.: ¿Quién está detrás de este número?

R.: Alguien que espera. No hay nada más. Yo soy el niño que miraba por la ventana.

D.: ¿Cuántas de las cosas que has esperado han venido? ¿Qué falta por venir?

R.: Cuando una cosa te llega la olvidas. Es como cuando tienes hambre. Comes y se te olvida que exista el hambre. Yo estoy siempre esperando. Mi gran ilusión cada mañana es bajar al buzón a ver qué cartas han llegado. Mirar mi correo a ver que mails tengo. Si tengo una reunión pues esperar a la reunión. Siempre estoy echando de menos el mañana. El ayer para mí es puro material de trabajo porque soy historiador.

D.: Esto me acuerda tanto de la novela de García Márquez El amor en los tiempos del cólera

R.: Una gran novela que no he leído.

D.: Él esperaba su gran amor, año tras año, situado al lado de un faro mirando las olas.

R.: Yo me he pasado medio vida esperando a dos amores imposibles. Y en estos momentos no me queda esperanza para más.

D.: Vamos a hablar de tu trabajo que es algo que me interesa más que tus amores. Has estudiado Historia del Arte en la Universidad Autónoma de Barcelona. ¿Cómo elegiste la carrera?

R.: Todo tiene que ver con que mi madre es peluquera.

D.: Aparte tu segundo apellido es Peinado.

R.: Sí. Ricard Mas Peinado y mi madre Dolors Peinado es peluquera. Cuando nació mi hermano pequeño mi madre cerró la peluquería. Mi padre ganaba lo suficiente como para que ella pudiera solo dedicarse a sus hijos. Mi madre guardó dos secadores de los años 60, de estos con sofá, casco…

D.: Qué bonito.

R.: Hermosísimos. Uno lo puso en casa y el otro en el piso de la playa. Y entonces a mí me sucedió una cosa muy extraña: siempre después de bañarme, porque en esta época la gente se bañaba no se duchaba, mi madre me ponía una redecilla y nos secábamos el pelo en el secador de peluquería. El problema era que cuando yo me encerraba con el secador siempre apagaba las luces y no había forma de sacarme del secador. Una cosa muy curiosa. Entonces cuando yo llegué al curso antes de la universidad, quería hacer periodismo y escogí como asignaturas alternativas griego y latín. Para latín éramos cuatro personas pero para el griego no había nadie más y me dijeron que no podía hacer griego y entonces me apuntaron automáticamente a clase de historia del arte. Nunca me había interesado el arte. Y desde el primer día me senté al lado del proyector de dispositivas. Era una habitación oscura al lado de un ventilador que disparaba aire caliente. Y yo dije: joder, esto es el secador de mi casa, esto es una maravilla. Y eso es un poco la teoría de la caverna de Platón. Más adelante me dije: yo quiero más. ¿Qué es más? Pasarte cada día de la semana a oscuras con un ventilador al lado disparando aire caliente e imágenes. Y tenía que hacer la carrera entera. Cuando estaba haciendo la carrera, dándole vueltas al asunto, descubrí una cosa muy importante. Que es que mi madre cuando estuvo embarazada de mí trabajó hasta el último día. Y el único sonido que yo percibí durante la mayor parte del tiempo era el del secador. Por eso yo me encerraba con el secador automáticamente apagaba la luz y volvía a una cosa que existe aunque la gente no sea consiente: el pensamiento sin lenguaje. Porque el lenguaje lo aprendemos cuando nacemos. RMPP_72Lo heredamos. Hay una parte genética pero básicamente se articula por transmisión. Pero existe un pensamiento sin lenguaje. Yo conseguí unir este pensamiento sin lenguaje prenatal con el arte. Con lo que yo tenía una relación acultural con el arte. Una visión que yo creo que poca gente más tiene, que es muy difícil de explicar. Pero lo que yo siento delante del arte es algo que me conecta con mi ser antes de nacer.  Y por lo tanto es una experiencia más allá de lo físico y de lo perceptivo. Por esta estúpida razón, porque mi madre era peluquera, acabé llegando a la “mística del secador”.

D.: ¿Dónde te sitúas en esta mística? Eres comisario de exposiciones de arte contemporáneo pero sé que también estás muy interesado en el arte medieval. ¿Cierto?

R.: Yo considero que soy un creador. Hay muchos niveles de creaciones. Hay grandes creaciones y creaciones de mierda. Yo no voy a entrar en detalles sobre qué tipo de creador soy. Cada vez que escribes, que cuentas algo, puedes contarlo bien o puedes contarlo mal, pero estás creando. Entonces la historia del arte es creatividad sobre la creatividad. Y hay gustos que te hablan más directamente que otros. El arte medieval me interesa mucho. El arte contemporáneo y especialmente las vanguardias históricas. Me interesa también el arte clásico de Grecia y Roma. Pero también me interesan cosas muy concretas del arte como fenómenos como la falsificación o el mercado.

D.: Hablando de estos temas, has trabajado varios años como director técnico de subasta.

R.: Sí, dirigí como cuatro años una subasta de libros antiguos. Fue una locura. Yo siempre he tenido un amor especial por el papel. Y mi maestro Rafael Santos Torroella me enseñó a amar los libros antiguos. Él tenía una biblioteca de más de treinta mil volúmenes. En realidad eran unos catorce mil pero él decía que eran unos treinta mil. Una exageración muy común…

D.: ¿Tú cuántos tienes?

R.: Yo voy por los cinco mil contados. Porque están todos fichados. Y aprendí a amar los libros, revistas y manifiestos de las vanguardias históricas. Entre finales del siglo XIX y los años 40. Y entonces hubo un momento en que necesité un trabajo y sabía tanto de libros que la única casa de subasta de libros que había en Barcelona y en España, Soler y Llach me contrató para dirigir la subasta. El problema es que era un trabajo muy intenso y muy poco creativo porque era simplemente valorar y fichar libros. Y hacer todo el proceso de la subasta. Y en estos casi cuatro años fiché unos veintiséis mil libros. Se puede verificar muy fácilmente porque hay que sumar solo los libros de todos los catálogos que subasté. No tiene más truco. Cuando tú has fichado veintiséis mil libros en casi cuatro años acabas un poco harto. Piensa que todos los temas han pasado por mis manos. Una de las cosas que me interesaba mucho es que la gente se deja cosas dentro de los libros. Y esas cosas son cápsulas del tiempo que pueden viajar doscientos años o trescientos. Páginas de calendario, una flor…

D.: ¿Qué es lo más curioso que encontraste en un libro?

R.: Naipes del s. XVIII, cartas de emigrantes, poemillas, pequeñas publicidades… He encontrado cosas de todo tipo. Luego están los eufemismos para describir un libro. Cuando se dice “manchas humedad margen superior” por ejemplo lo que están diciendo finamente es que en algún momento en aquella biblioteca pasópor encima una rata y se orinó. “Ejemplar ligeramente mareado”es que había mucha humedad y ha quedado como unas patatas chips.. Luego, por ejemplo, me trajeron a la subasta toda la colección de las cartas del general Prim a su madre. He tocado las cosas más surrealistas. Cartas del Rey Fernando el Católico para que le paguen su sueldo al señor que le cuidaba los leones. Cosas realmente fantásticas. Un sobre con pelos del general Prim. Yo creo que entre estos libros debe haber alguna enfermedad del s. XVIII que un día alguien pillará pasando páginas. Mi oficio consistía en tocar mierda secular.

D.: ¿Qué tipo de gente compra libros antiguos? ¿Es la misma gente que colecciona arte?

R.: No. El comprador de libros antiguos es una persona que se guía por temas. Por ejemplo el que compra poesía española de una época en concreto. Un señor que sólo compra libros de Tarragona. Otro señor que compra libros sobre Napoleón. Sobre música o sobre cocina. Por ejemplo los más valorados son los libros sobre la caza. Porque para cazar necesitas mucho dinero: los perros, el permiso, las escopetas. La gente que caza tiene dinero.

D.: ¿De qué cantidades hablamos?

R.: Los libros son baratos. Puedes comprar uno de los mejores libros del mundo como por ejemplo una primera edición del Quijote o un libro con grabados brutales, piezas dignas de museo por cincuenta mil euros. Aunque por mil euros se pueden conseguir ahora mismo increíbles grabados en ediciones incunables (de antes del año 1500). Y ahora dime tú: ¿qué te vas a comprar en una galería de arte por cien mil euros? Me refiero a una pieza que puede estar en un museo. En este sentido el libro es barato.Ricard_cruz_72

D.: Mencionaste en un momento la palabra surrealista. Y eres especialista del gran figura del Surrealismo que es Salvador Dalí.

R.: A mí no me gustaba Dalí. No me interesaba. Me parecía que era un payaso. Una persona histriónica. Luego murió Dalí y empezaron hablar de él. Yo empecé a trabajar con Rafael Santos Torroella en noviembre de 1990 y él era la persona que sabía más de Dalí del mundo. Y además en aquel momento él estaba investigando la relación entre Federico García Lorca, Dalí, Luis Buñuel y Pepín Bello en la Residencia de Estudiantes de Madrid. Entonces empezamos una serie de tres libros, yo como ayudante de investigación. A partir de aquel momento empecé a estudiar el primer Dalí, su código genético. Y entonces descubrí que era uno de los pensadores más importantes del s. XX, más allá de que fuera artista. Y que toda su obra era maravillosa. Es una persona que siempre está repitiendo una serie de constantes porque era un ególatra y entendía el mundo solamente a través de su ser. Pero que nos revela verdades universales y ha aportado al pensamiento contemporáneo una serie de parámetros. En España a la gente no le gustaba Dalí. Y cuanto más te alejas y vas a Francia, Alemania, a Estados Unidos lo adoran. Y si vas a Rusia les encanta.

D.: Y en Bulgaria también.

R.: Seguro. Realmente Dalí es muy grande. Y aún así es una persona con grandes defectos.

D.: Para mí su defecto mayor fue traicionar a su amigo Lorca con Franco.

R.: No.

D.: ¿Cómo que no? ¿Quién fusiló a Lorca?

R.: Franquistas, no fue Franco. Era gente intransigente contra los homosexuales. Gente de Granada, envidiosa, que aprovecha un momento en que se fusila a todo quisqui mínimamente sospechoso. Dalí por otra parte no tenía fidelidades. Nunca. Era un superviviente. Ya te he dicho. No era perfecto. Era capaz de venderte en cualquier momento por dinero. Pero él no engañaba. Él ya lo decía: “yo no tengo amigos”.

D.: Escribiste un libro que se titula La vida pública de Salvador Dalí que es como una respuesta de La vida secreta de Salvador Dalí. Cuéntame ¿cómo se te ocurrió la idea?

R.: A veces leo escritos sobre artistas escritos por críticos de arte, por filósofos y me digo: no he entendido nada. Y luego resulta que leo una entrevista con el artista y el artista se explica hablando como una persona normal. Quería explorar de alguna manera el formato entrevista. Y entonces pensé que no sería mala idea que Dalí se explicara. Y que una persona que no comprendiera a Dalí pudiera entenderse a solas con el artista, sin intermediarios. Hice el libro muy rápido porque le conocía bien. Pero analicé como unas trescientas veinticinco entrevistas.

D.: Ahora te encuentro en Beijing, China ¿Qué estás haciendo aquí? Acabas de dar una conferencia sobre Gaudí…

R.: Sí, alguien que no está muy bien informado sobre mis especialidades me invitó a hablar de Gaudí. Y yo he hecho como en las películas de los hermanos Marx, donde Groucho siempre usurpaba por equivocación. Así que he venido a hablar de Gaudí.

D.: Hablando de películas ¿cuáles son tus referentes en el cine?

R.: Los hermanos Marx básicamente. Me sé los diálogos de sus películas de memoria. Y luego King Vidor, John Ford por supuesto… sin John Ford no hay cine. Y perdón Wagner. Yo digo que Wagner inventó el cine antes de que inventaran la cámara de cine. Para mí es uno de los mejores directores.

D.: En Barcelona frecuentas la ópera.

R.: Me invitan mucho a la ópera. Pero nunca he pagado por ir.

D.: Esto no suena muy bien.

R.: No tengo dinero. Prefiero que me inviten e ir que no me inviten y no ir.

D.: Estas preparando dos exposiciones para Arts Santa Mònica, ¿Cuál es el tema?

R.: Es una trilogía de exposiciones titulada genéricamente Cataluña Creativa y lo que intento hacer es abarcar la creatividad como un fenómeno muy amplio que sustituye a la artisticidad. Materializar el pálpito creativo de una época.

D.: Vamos a pasar al tema de la noche. Una vez me contaste que conociste a Ultraviolet.

R.: En un congreso sobre Dalí en el Museo de Arte en Filadelfia. Ultraviolet fue una de las musas de Dalí. Éste le presentó a Andy Warhol y pasó a ser musa de Warhol. Todo eso lo cuenta en su libro Famosa por quince minutos. Murió este junio. Cuando la conocí era ya una señora mayor, no era aquella loca jovencita francesa capaz de todo. Estaba dedicada a pintar ángeles.

D.: !Qué cambio!RMBDW2_72

R.: No, Dalí adoraba los ángeles. Y Andy Warhol era muy católico. Ella siempre iba vestida de violeta, con su nombre bordado. De elegancia versallesca pero muy humana y accesible. Y entonces apareció Amanda Lear. Nunca sabremos si antes había sido un hombre. Ella fue la musa de Dalí en los setenta. Y luego una cantante de música disco interesante hasta que se casó con un príncipe. Las conocí a las dos: una noche cenamos los tres en un restaurante surrealista porque toda la decoración tenía que ver con cosas de perros jugando a las cartas. El lavabo era para demócratas o republicanos en lugar de hombres y mujeres. Yo pensaba de qué van a hablar estas dos mujeres y toda la noche estuvieron discutiendo sobre el misterio católico de la Inmaculada Concepción. Hablando de alta teología con unos conocimientos y una cultura que yo me sentía idiota a su lado. Estas señoras eran unas sabias. Hasta a un obispo le sería difícil estar a su nivel.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

R.: Vivo a veinte metros de Ocaña. Es una habitación más de mi casa. Yo meriendo en Ocaña. Yo recibo mis visitas en Ocaña. Yo robo el wi-fi de Ocaña y yo ocaño en Ocaña. Y he conocido muchas de las personas más interesantes en mi vida en Ocaña.

Alberto Bassons. El capitan que conduce su alma hacia lo trascendental.

27.10.2014

Alberto Bassons es un auténtico personaje. Hay mucha gente que le nombra El Capitan. La verdad es que su barco está lleno de historias divertidas, únicas e incomparables como es el mismo protagonista de mi nueva entrevista. Creo que es una de las personas que más me ha hecho reír. Bienvenidos en nuestra charla. Yo Dessislava soy vuestra anfitriona, adelante….

Dessislava: ¿Quién es Alberto Bassons? Si tuvieses que autodescribirte ¿cómo lo harías?

Alberto: La verdad es que es algo que todavía me estoy preguntando.

D.: Algunas respuestas tendrás.

A.: Te diría que no creo absolutamente en nada y ni siquiera esto es verdad.

D.: ¿Dónde está la verdad entonces?

A.: La verdad no existe es una gran mentira. Quien la busque se equivoca no la encontrará jamas.

D.: ¿Es verdad que has nacido en Barcelona?Alberto_bar_72

A.: Sí. Eso me dijo mi madre, mi padre nunca me lo confirmó..

D.: ¿Cuál es el último viaje que realizaste?

A.: Paris, pero parto hacia adentro. Soy poliédrico y tridimensional, viajo constantemente.

D.: (nos reímos).

A.: Es algo que me vino dado, tengo como muchísimos prismas, no sé de dónde viene, pero sé a dónde va. Transformar una situación, como para ubicarla de nuevo en otro contexto, me pone… Es una manera de transgredir mi propia realidad, me hace libre…

D.: ¿Cómo fue el niño Alberto?

A.: Íntimo, solitario y absolutamente sociable, no he cambiado…

D.: Vale, volvemos en el tiempo. Naciste en Barcelona.

A.: En mil novecientos …

D.: El año no nos interesa, no lo cuentes. Dime ¿qué pasó después? ¿Fuiste a la mili?

A.: (se ríe) La mili… Bufff formar parte de todo eso, que se apoderen de ti ,a título gratuito, ¡manda huevos! Soy hijo de los sesenta, épocas de familias numerosas. Era un todos a parir, el denominado baby boom, demasiada gente en las listas del ejercito, eso me salvó, fui excedente de cupo.

D.: Cuando probaste las drogas.

A.: Jajaja parece que lo tengas del todo muy claro…fui primerizo, tomar drogas en aquella época, no era lo mismo, acceder a ellas tampoco, me sentía un outsider. Supe jugar con ellas, no me abrieron puertas sino ventanas. La pubertad y su exceso de hormonas, es lo que me llevaba loco. Eso y el despertar de mi conciencia… cuestionármelo todo se había convertido en un deporte. No soportaba que me adoctrinasen, quería aprender pero de otra manera, fue a partir de los quince que tuve esa gran necesidad.

D.: ¿Cuáles son tus pasiones?

A.: Las mujeres (y los hombres también) (se ríe). No, mira la música…PP_C_72

D.: Has sido músico.

A.: No. Yo con veinte, veintiún años junto con unos amigos, tuvimos una banda.

D.: ¿Cómo se llamaba la banda?

A.: Danzando confuso. Me hubiese gustado girar por ahí pero no fue posible. Me he desvirtuado muchísimo por las novias que he tenido, acabaré con el tiempo volviéndolo a provocar.

D.: ¿Qué te paso a nivel laboral después de la música?

A.: He trabajado en moda muchos años, siempre he tenido la intención de montar  una marca y en eso estoy.

D.: Ahora sí que la tienes, se llama DEPELEA.

A.: Sí. Cambié la rutina y el salario, por el riesgo y la satisfacción personal.

D.: Yo difícilmente te veo como persona de rutina y de salario.

A.: Exacto. Pero estuve muchos años así, porque vivía bien y aburguesado. Pero esto me ha quemado siempre. Me faltaba reto, vivía y nada más. En esas me asocié con un amigo, en un bar, que no me salió del todo bien.

D.: ¿Dónde?

A.: Al lado de la Paloma. Y se llamaba curiosamente Valldonzella 52. (lo dice porque Alberto es uno de los socios creadores del proyecto chiringuito Mala Vida que se habita en el antiguo chiringuito Donzella de la costa, Badalona). Acabada esa historia, hice dinero, me estafaron, eso y un montón de golpes más, todos ellos concadenados, despertaron el letargo.

D.: Y te encontraste con Ramón. (me refiero de Ramón Salas, el socio de Alberto)

A.: Sí… Ramón también salía de una situación similar. Mucho más caótica, por su forma de ser. Fueron dos energías encontradas en un mismo caos, a mutuo acuerdo, en el momento justo y necesario. Es lo mejor que nos podía haber pasado y apostamos definitivamente, por nosotros mismos. Fue como coger un trozo de barro y darle forma.

D.: ¿Cuál es la filosofía que está detrás de DEPELEA?

A.: Esto ya te lo ha contado Ramón.

D.: Dímelo desde tu punto de vista.

A.: Es luchar por lo que quieres, los dos llegamos ahí por esto, podíamos haber hecho cualquier otra cosa. El caso era apostar por ese encuentro y disfrutarlo. DEPELEA va mucho mas allá, que una marca de moda, es la fuerza que nos da para seguir haciendo cosas juntos, y sé que van a ser muchas.C_P_72

D.: Ahora te encuentro en Mala Vida ¿Qué es Mala Vida?

A.: Mala Vida nos cayó del cielo. Nosotros estábamos metidos a tope, en DEPELEA, con problemas para seguir tirando del proyecto. Y apareció este maravilloso espacio, que nos dejo a todas luces ciegos de intención, así fue. Y en esta andadura Franc, amigo, tercer socio y chef, bregado en mil batallas, tenÍa mucho que decir. No dábamos crédito con que un lugar centenario no tuviera la respuesta que merece. Con intención de darle nuestra propia identidad, tomamos el mando.

D.: ¿Con qué estás soñando?

A.: A mí me gustaría darle continuidad a los proyectos. Mala Vida y DEPELEA forman parte de lo mismo, nosotros. La idea de haber hecho de este lugar un espacio de encuentro, verdadero, me emociona. Somos los primeros sorprendidos y encantados por la respuesta de la gente.

D.: ¿Tienes un sueño repetitivo?

A.: Sí, pero eso no te lo cuento.

D.: Sí, sí…, me lo vas contar.

A.: Enamorar a dos enanas gemelas y embarazadas.

D.: ¿Cuál es tu relación con la noche?

A.: Yo he tenido mucho vínculo con la noche. Me he sentido una persona muy querida. Pero los años me apartan, eso sí. Si salgo la disfruto.Y si lo hago es por alguien que me apetece ver. Los lugares no me estimulan. Y si hablamos de la gente, interactúa poco y se esconde demasiado, me aburro.

D.: ¿Cuáles son tus referentes en el cine?B_W_C_72

A.: Películas escabrosas (nos reímos), lo demás no me interesa.

D.: ¿Y de lecturas?

A.: Leo mucha filosofía y ensayos, soy fan de  Emil Cioran, lo leo y lo releo, eso sí, necesito encontrar el momento. He releído muchísimos libros, y siempre vuelvo a descubrirlos.

D.: ¿Cómo te imaginas la muerte?

A.: No tengo el placer de conocerla, pero si me la encontrase de frente, la entendería, me produce abismo.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

A.: El espacio me parece maravilloso. Es entrar  y me da la sensación, de aparecer en  Paris. Es un local que el primer golpe de efecto es absolutamente fascinante. Cómo lo llevan y qué tipo de gente va, es otra historia, suerte que tenemos alguien en la puerta como tú.

Ander Duque. Un verdadero caballero.

15.10.2014

Ander Duque es un verdadero caballero. Es un gran trabajador y es un hombre de palabra. Le conocí en Ocaña. Reconocí enseguida que es un ser especial y me acerqué hablar con él. Le invité un gin tonic. Luego me llamó para comer con él y sus amigos en la Boquería. La fiesta continuó en un barco en el puerto de Barcelona. Allí por primera vez vi su trabajo, me enseñó uno de sus cortometrajes. Y fue allí donde nos hicimos amigos. Pronto rodamos juntos un documental y estoy impresionada por su manera de trabajar – leve y seria a vez. Mi protagonista aparte de todo es un gran vividor, sabe disfrutar la vida y es uno de los mejores anfitriones que he conocido. Divertido, generoso, excelente cocinero y sobre todo gran amigo y gran persona. Os presento Ander Duque. Adelante…

Dessislava: ¿Quién es Ander Duque? Si tuvieses que autodescribirte ¿cómo lo harías?

Ander: Yo soy el personaje detrás de la cámara. El observador. El que mira, define y retrata. Por eso no me gusta estar delante de tu micrófono, seguro que se nota que no me gusta :) Ander_cocina_72

D.: Espero que no.

A.: En el fondo soy un simple “currela”, un trabajador de la imagen. Me dedico al mundo del cine y del documental, pero alejado del glamour…. Hablas con la gente y te preguntan: “¿a qué te dedicas?” y respondes: “realizo documentales para televisión y tal”. La respuesta inmediata es un: “¡qué bonito! Acudir Festivales, ¡que bien!”.

D.: Pero esta es la parte del postre, del glamour.

A.: Sí, y la menos satisfactoria. En un trabajo de exhibición pública a veces has de hacer concesiones, acudir a Festivales; pero en realidad es lo más aburrido del mundo. En España sólo se salvan un par de ellos. Yo empecé tarde a dirigir documentales, con treinta años. Antes fui diseñador gráfico daltónico (nos reímos) y editor literario.

D.: Somos amigos íntimos y no sabía lo que me estás contando. Vamos paso por paso.

A.: España es un país muy convencional. Yo vengo del País Vasco, una región de costumbres arraigadas. Nos educan para seguir unas pautas sociales y culturales muy definidas, todo lo que no sea conseguir un trabajo estable y formar una familia se considera casi algo excéntrico.

D.: ¿Hasta dónde seguiste las pautas? Primero estudiaste una carrera.

A.: Sí estudié una carrera.

D.: ¿Qué era?

A.: Ciencias de la Comunicación, Comunicación Audiovisual, Publicidad y Relaciones Públicas.

D.: ¿Sin novia o con novia?

A.: Con novia desde muy jovencito, claro, era lo que tocaba (nos reímos) Creo que nací con novia (nos reímos más)

D.: Tú siguiendo las pautas.

A.: Exacto. Pero luego el entorno se vuelve muy claustrofóbico, asfixiante. Un poco igual a lo que te pasaba a ti en Bulgaria. Sentir tu vida planificada, en una agenda anual, estructurada hasta el fin de los días era una rutina mortecina.

D.: Y decidiste escapar.

A.: Sí, meses antes de casarme…

D.: Esto con los veintiséis. Me lo comentaste la otra noche en Ocaña cuando estábamos charlando después del rodaje.

A.: Sí y estábamos un poco borrachos (nos reímos)

D.: Pero mira que me acuerdo…

A.: Era una gran mujer, pero no era el momento ni el lugar. Después de tantear a varias compañías en Madrid y Barcelona…

D.: Eso es el año 99.

A.: Sí, el año 99. Una editorial me llamó, y comencé en el proceloso mundo editorial…

D.: ¿Avisaste la novia que vas a escapar?Ander_camara_72

A.: Aquí ya entramos en territorio rosa (reímos)

D.: ¿Diseño gráfico?

A.: Sí, diseñador y editor. Siempre me ha gustado abarcarlo todo (reímos) Fueron años interesantes, en contacto con los autores. El proceso editorial sigue siendo algo muy artesano. Todas las fases de la creación literaria aún me apasionan.

D.: Al mismo tiempo también estabas con la música.

A.: La música siempre ha estado en mi vida. Tenía necesidad de montar otra banda, como en Bilbao. En aquella época apenas había internet. Me dediqué a colocar carteles por la ciudad: “Baterista sin batería busca grupo”, me dejé la batería en Bilbao (nos reímos) El primero que me contestó fue Joaquín Gibanel (el mejor amigo de Ander) Joaquín ha sido mi gran amigo desde entonces. Su contestación al teléfono fue: “oye, yo acabo de llegar a Barcelona, soy de Huesca y me he dejado la guitarra en el pueblo, así que podemos comenzar” (reímos)

D.: La banda sin instrumentos, “a capella” (nos reímos mucho)

A.: A partir de ahí montamos una banda, sacamos un disco, giramos por España, Holanda, Alemania… Años divertidos.

D.: El primer grupo de música se llama SOON.

A.: El primero se llamaba EiLT. Teníamos una bajista alemana que solía gritarnos con vehemencia “EiLT”, que quiere decir urgente… Tuvimos el éxito que puede tener un grupo pequeño e independiente en este país. SOON es otra banda paralela con la que saqué otro disco hace ya diez años.

D.: Mientras estabas con los grupos de música ¿dónde se queda la editorial?

A.: La editorial seguía estando ahí. Era una editorial muy familiar, tenía mucha libertad… Éramos diez personas, nueve mujeres y yo (reímos)

D.: Ander Duque en su paraíso.

A.: En mi paraíso total. Me lo pasé muy bien, soy un esteta; un hedonista que le gusta rodearse de belleza (reímos). Tenía libertad y trabajaba en algo que me gustaba. Trabajo cultural con tiempo libre. Pasaron los años y quería probar en el mundo audiovisual. Siempre le he tenido mucho respeto a la narrativa cinematográfica, a su código. Saber seducir con la imagen. Disfrutaba del cine desde “la barrera”, con respeto. Un respeto que aún sigo teniendo. Nunca me he creído un director de cine o un realizador de documentales, a pesar de dirigir una media de siete documentales al año para la 2 de TVE, siempre considero que estoy en proceso de aprendizaje. Es bueno no creerse nada en esta vida (reímos).

D.: ¿Cómo hiciste el paso?

A.: Quise contar una historia relacionada con esas relaciones patológicas que unen a determinadas parejas.

D.: ¿Ay Lof?

A.: Sí, Ay Lof!  fue el primero. Era un corto muy sencillo grabado con una cámara muy barata y muy pequeñita y que recorrió varios festivales. Comienzas a sentir esa sensación de ver tus pequeñas obras en pantalla grande, y observas la reacción de la gente frente a lo que provocas, y hay sincronía, hay conexión; y eso engancha mucho.

D.: Da un “chute” importante.

A.: Sí, después desarrollas un fuerte síndrome de abstinencia (reímos), y piensas en el siguiente guión. Entonces escribo el cortometraje “SUGUS Y BRANDY”, esta vez con más recursos. Un trabajo que recorrió Festivales de medio mundo con bastantes premios en su haber.

D.: Entre otros tienes premios en Los Ángeles, en San Francisco ¿fuiste a Estados Unidos?

A.: Nunca tuve esa oportunidad, a pesar de ganar en Festivales de Dallas, Los Angeles o Nueva York, siempre tenía otros compromisos. En aquel tiempo no me gustaba mostrarme, con los años aprendes a defender y argumentar tu obra, y a exponerte, es algo necesario; pero al principio me gustaba que las obras caminaran solas.

D.: Yo soy búlgara y quiero decir que has sido Mención de Honor en el Sofia Film Festival de 2008, ¿también con la misma obra?

A.: Sí, con la misma. A partir de aquí decidí intentar dedicarme a esto. En España dedicarte al mundo audiovisual es muy complicado, y más ahora. Decidí montar mi propia productora y controlar todo el proceso de producción sin depender de nadie.

D.: Entonces tú llevas tus proyectos desde el punto cero.Ander_tocando_72

A.: Sí. Eso es. Todo el proceso. En ese momento lo dejas todo y entras en un vértigo estimulante, empezar de cero en un campo nuevo. Lo que tenía claro es que no quería depender de subvenciones públicas para vivir de esto, me gustaba el modelo digamos más americano de financiación privada. Y por ahí empecé.

D.: ¿El modelo americano?

A.: El modelo americano bajo financiación privada en el que prima el contenido artístico, pero también el retorno de la inversión. El cine es cultura, pero también es un negocio. Este es un debate controvertido, estaríamos horas hablando de él (reímos). Mis primeros documentales fueron para TV3. El primero fue un homenaje a la figura del padre titulado BARCELONARENA. Con Televisiò de Catalunya dirigí tres trabajos más, festivales, algún que otro premio… Y a partir de aquí ya salto a Televisión Española. Les presento proyectos, busco financiación y me encargo de todo el proceso: realización, edición y composición de la banda sonora.

D.: ¿Quiénes son tus productores?

A.: Son empresas, Fundaciones e Instituciones privadas relacionadas con la cultura, la sociedad, la salud o el deporte que invierten parte de su capital en actividades culturales.

D.: ¿Casi siempre trabajas con las mismas?

A.: Sí, casi siempre son las mismas. Tras siete años de trabajo ya hay mucha complicidad.

D.: ¿Cuáles son tus referentes en el cine?

A.: Ayer volví a revisar a Wilder, genio. Fellini, el neorrealismo italiano, el cine independiente de los noventa con Linklater, Van Sant, Lauzon, Solondz, Jarmusch o Hal Hartley. Directores de cine documental como Chris Marker, Agnès Varda, Wim Wenders, Andrew Jarecki, etc. El documental ha ganado confianza, sobre todo en Barcelona, núcleo duro del género. Y la tan manida mezcla de géneros ficción-documental, como lo que hicimos juntos (Ander y yo trabajamos juntos en un documental). Esa frontera indefinida, jugar con la realidad, entrar en terrenos de ficción. Todo bajo una estructura cinematográfica. Hay muchos referentes. Para mí la realidad es mucho más estimulante, la realidad vs. ficción, retratar la realidad, sus personajes, los actores vitales. Todos somos actores de nuestra propia vida, poder documentarlo con sigilo y vivirlo es todo un lujo.

D.: ¿Cuáles son tus referentes en la literatura?

A.: Soy un “puto clásico” (sonreímos) Fitzgerald, Camus, Faulkner, Kerouac… Ahora estoy releyendo a Auster. Y todo lo que tenga que ver con historias de la vida cotidiana con visos de universalidad. Historias ordinarias con rutinas extraordinarias, ese es el mejor germen para cualquier obra, y para el cine documental también. También estoy con los ensayos de Vila-Matas, un gran “loco” (sonríe).

D.: Acabas de sacar tu nuevo disco llamado ANIMALS, ¿dónde se puede comprar?Ander_fumando_72

A.: En Amazon, y en todas las plataformas digitales.

D.: ¿Qué escuchas en tu casa?

A.: Música contemporánea sobre todo… Olafur Arnalds, Balmorhea, Max Richter, que es un autor alemán fantástico. Música islandesa. Acudí a un festival de cine en Islandia y me quedé fascinado con el país. Son 200 mil habitantes en una península gigantesca. En una orografía aún de construcción con geiseres y volcanes en activo, algo que imbrica un carácter en la gente. Allí la educación musical es obligatoria desde niños, todo el mundo toca algún instrumento. Hay bandas increíbles.

D.: ¿Empezaste a tocar la batería?

A.: Desde los quince años. Mi hermana estudiaba piano, y a los diecisiete años empecé con el piano.

D.: Tienes una hermana muy guapa que hace televisión en Bilbao.

A.: Bailarina de flamenco, psicóloga, personaje televisivo… Una bella fiera (reímos)

D.: ¿Qué tienes planeado por rodar?

A.: Ahora voy a rodar la historia de un corredor de fondo de Canarias que practica ultramaratones (carreras de más de 100 km). Un ensayo sobre el por qué, las razones que empujan a alguien a hacer algo así. De qué escapan, o qué desean encontrar.

D.: ¿Qué te parece el arte contemporáneo? ¿Lo entiendes? ¿Lo consumes?

A.: No creo que haya que entenderlo, ni razonarlo. Es observación y seducción, estimulante y distintivo.

D.: Hablando de seducción ¿qué es el amor?

A.: El amor es un invento (nos reímos). Es un invento destinado a la procreación. En la vida hay que estar enamorado de lo que haces, de tu vida. El amor entre congéneres es fútil y finito.

D.: ¿Tienes sueños repetitivos?

A.: Yo creo que lo que más obsesiona a partir de cierta edad, ya tengo cuarenta y dos, es sentirte bien. La salud. Tener energía para que el entusiasmo no decaiga. La base de todo es tener entusiasmo y sentir este entusiasmo por todo lo que hagas. Sea música, sea cine o sea cenar con los amigos. Y que eso no caiga nunca. Porque si tu cuerpo se debilita, si tu cuerpo se siente envejecido o débil ya es difícil.

D.: ¿Un sueño repetitivo mientas duermes?

A.: No envejecer. Suena un poco como síndrome de Peter Pan (nos reímos). Ralentizar el paso del tiempo.

D.: ¿Cómo te imaginas la muerte?Ander_vaso_72

A.: Placentera, sonriendo de satisfacción. Que la vida haya merecido la pena. Que no has perdido tu tiempo, y que no te lo han hecho perder.

D.: ¿Existe un sitio donde te gusta esconderte?

A.: En el campo. Aislarme en el silencio. Lo que más echo de menos es el silencio. La ciudad tiene un murmullo continuo y molesto que anula el silencio.

D.: Hablando de ruidos y de bares ¿cómo es tu relación con la noche?

A.: Siempre le he tenido mucho respeto a la noche. Me estimula la gente que encuentro en la noche y su diversidad. Cómo cambia el carácter. ¿Qué es realidad y qué es ficción? No me dejo arrastrar mucho por ella. Observar, observar… Y conversar.

D.: Nosotros nos conocimos de noche y nos convertimos en grandes amigos. Nos conocimos en Ocaña. ¿Qué te parece el local Ocaña?

A.: En un momento de mi vida fue un local que me acogió. Que me acogió, y me recogió. He encontrado muy buenos amigos como tú. Simboliza un nuevo comienzo. Es un local al que guardo mucho cariño.

Gregorio feat. Gori de Palma. Un espíritu libre que sabe recrear la vida.

06.10.2014

Acabo de leer Henry Miller y su Trópico de Cáncer. Es el escritor predilecto de mi protagonista. Es increíble porque Gori parece como que ha vivido y vive en esta obra. En lugar de Paris habita Barcelona pero los temas de la libertad y la vida bohemia son los que estimulan todos sus pasos.  Gregorio pertenece de una raza con la que me siento muy cómoda, la de los especiales. Su sensibilidad es exquisita. Dessislava feat. Gori de Palma. Bienvenidos en nuestra charla. Adelante…

Dessislava: ¿Quién es Gregorio Fernández Romero o Gori de Palma como quieres? Si tuvieses que autodescribirte ¿cómo lo harías?

Gregorio: Gori es Gregorio. Creo que soy una persona inquieta, durante mi vida siempre he buscado cosas que me llenen. Empecé de pequeño con la carpintería naval, restaurando barcos antiguos en Mallorca. Luego me pasé a los coches antiguos. Y después finalmente a lo que estoy haciendo ahora, el diseño de moda. Y al final para mí todo es lo mismo, son diferentes conceptos pero los une lo mismo: la elaboración de un diseño o concepto, la búsqueda de materiales y un modo de trabajar más artesanal. Y esto creo que podría ser la definición de Gori.Gori_primer plano_estudio_72

D.: Eres de Mallorca. Cuéntame sobre la época de los barcos.

G.: Nada, empecé de pequeñito, de aprendiz como carpintero y luego me pasé a la parte naval. Fue una época muy linda, cada día en el puerto trabajando con barcos antiguos  a restaurar las cubiertas, los muebles, los cascos, etc.. Y yo creo que allí se formó una parte de mi personalidad que no la he dejado atrás.

D.: ¿Cómo viniste a Barcelona?

G.: Yo vine a Barcelona por una serie de causas. En primer lugar porque murió mi padre.

D.: Lo siento.

G.: En segundo lugar, llevaba una vida muy disoluta. En esa época trabajaba en la noche, recuerdo que podía pasarme tres o cuatro días sin pisar la cama. Tenía un taller de motos y coches y como podrás imaginarte apenas lo abría. Entonces cuando murió mi padre, con el que tenía una relación muy afectiva porque fue el que me enseñó a arreglar  motos y manejarlas, y el estilo de vida que llevaba me hizo pensar un poco en arreglar mi vida. Durante esa época yo coleccionaba prendas vintage, chaquetas antiguas militares, chaquetas de cuero antiguas y quería empezar a estudiar moda, no por la moda en sí, sino por el hecho de aprender a restaurar toda mi colección de prendas, repararlas, cambiar los forros, etc…. Por eso me vine a Barcelona. Para apartarme un poco de ese estilo de vida, y empezar a hacer cosas con las que volver a llenar mi vida.

D.: ¿Quál era tu trabajo dentro del mundo de la noche?

G.: Yo tuve suerte de pillar una época buena en Mallorca. Como un poco el “boom”. Era una época en que se ganaba dinero, trabajabas de relaciones públicas y sólo tenías que invitar a la gente en los lugares de la noche. Era un tipo de vida muy fácil y muy cómodo, puedo asegurártelo, ibas de un bar a otro, bebiendo, bailando y tomando, y encima cobrando, ha ha ha, ¡qué lindos tiempos!

D.: ¿Cuánto tiempo duró?

G.: Tampoco tanto tiempo. Pero fueron dos años y en estos dos años dormí muy pocas horas, pero aún lo recuerdo con cariño, conocí a gran parte de mis mejores amigos, y sin duda fueron ellos que volvieron a despertar mi lado creativo, a la vez que me han dejado uno de los recuerdos más divertidos de esa época.

D.: Una de tus pasiones son las motos. ¿Todo empezó con tu padre?

G.: Sí. Mi padre me enseñó a arreglar motos pequeñitas, tenía un montón de mobilettes, derbi, puch, etc en el garage de casa, y pasábamos horas desmontándolas y ajustándolas para mejorar sus prestaciones. Me hace mucha gracia porque de pura chatarra hacíamos las motos más rapidas del barrio, y bueno, desde entonces es una afición que nunca he abandonado y esto siempre me ha unido a él. Y más tarde cuando empecé con los barcos aprendí otras técnicas: cómo manejar fibra de vidrio, cómo pintar, cómo tapizar. Cuando abandoné la carpinteria naval y empecé a restaurar coches y motos, ya tenía unos conocimientos más ampliados no sólo de mecánica, sino de chapa, fibra de vidrio, pintura, tapizados, etc… que me vino muy bien en esa nueva etapa como restaurador.

D.: ¿Dónde estudiaste moda en Barcelona?Gori_estudio_plano general_72

G.: Cuando llegué aquí me apunté a IDEP. Nada más que porque era la institución más conocida que se hacía publicitar, ni siquiera por que fuera la mejor. En aquel tiempo era la única que conocía y me apunté allí solamente el primer año, ten en cuenta que yo venía de los barcos, coches y motos, no tenía ni puta idea de lo que era la moda.

D.: ¿De qué años estamos hablando?

G.: Ufff, hace como unos quince, catorce años. Hice el primer año y estaba  muy desilusionado porque los conocimientos iban muy lentos, recuerdo que me apunté por las tardes en dos escuelas más, una de patronaje y confeccion, y otra de sastrería. Ocupe todo mi tiempo. IDEP era una escuela muy conservadora en aquella época, con un profesorado muy clásico y muy mayor. Y yo estaba buscando otra cosa, algo más contemporáneo. Así que acabé mi primer año allí y al segundo año ya estaba buscando una escuela un poquito más innovadora. Entonces conocí ICM (Institut Català de Moda) que en aquel momento estaba allí un profesor que se había graduado en la Saint Martins de Londres y allí me sentí mucho más en mi línea. Podría decir que esta persona  fue uno de mis mentores en la moda.

D.: ¿Cómo se formó tu línea? Porque la gente que conoce la marca Gori de Palma sabe lo que haces y busca esto.

G.: Yo he tenido una formación como poco diferente porque empecé haciendo reciclaje que aun mantengo. Ahí empezó todo, con una colección de pantalones Levis en la semana de la moda de Barcelona, muy punk, ha ha. Y bueno, actualmente aún compro piezas antiguas y las transformo en otro tipo de prendas, o mantengo el diseño de esa pieza, pero con un patronaje más actual.

D.: Es también una parte que está relacionada con las motos.

G.: Sí, también. Y como coleccionaba piezas de ropa antiguas, me encantaba desmontar, restaurar, hacer un patrón nuevo sobre esa prenda. Pero luego por inquietudes me empezó a atraer mucho la sastrería y todo el tema del patrón a medida, coser a mano, las entretelas, los cuellos, los acabados. Y ese punto de la moda que no trata de ser más creativo sino más técnico. Empecéa  estudiar sastrería y de hecho hay una parte de Gori de Palma que es una mezcla de las ambas cosas. Reciclaje con sastrería. Entonces podriamos decir que hay dos partes en Gori de Palma , cuando empecé con el reciclaje y la segunda parte que estuve tres o cuatro temporadas desarrollando líneas de sastrería.

D.: Vamos a hablar sobre la colección Amante, Querida y Puta. ¿Es la primera?

G.: No, no es la primera pero me gusta que lo digas porque hablando del cambio este del Gori de Palma hacia como un poco más maduro esa fue la primera colección de sastrería que presenté como Gori de Palma.  Y allí viene como un poco el cambio más radical en la imagen de Gori de Palma de pasar de una línea más street o más fashion a una línea más clásica pero más sensual y con un concepto más marcado.Gori_estudio_chica_72

D.: ¿Qué es exactamente el concepto de Gori de Palma? ¿Más oscuro, más subcultural?

G.: Más que oscuro, a día de hoy subcultural. Y al final todas mis colecciones han tenido que ver con el sadomaso, el erotismo, tribus urbanas, los skinheads, el rock&roll, con el punk, con los moteros. Ahora mi última colección habla sobre la Primavera Árabe.

D.: Se titula El origen del mal. ¿Por qué?

G.: Porque está inspirada en el conflicto bélico en Oriente, en la Primavera Árabe. Y de alguna manera este tipo de movimientos que no dejan de ser movimientos subculturales porque se separan un poco de la corriente a seguir por la mayoría de personas es lo que más me atrae independientemente que están relacionados unos con otros, muchas veces no tienen nada que ver. Pero me interesa la singularidad de este tipo de movimientos,  ya sean movimientos culturales como por ejemplo la Primavera Árabe o movimientos musicales o underground. Se trata de encontrar aquellas cosas que hacen diferenciarse a un grupo de personas de la gran masa e intentar crear un diálogo entre esa subcultura y la moda.

D.: Por ejemplo luego hay otra colección tuya que se nombra Ecorche.

G.: Ecorche es un tipo de llustración científica. Son los dibujos técnicos donde aparece el cuerpo humano transparente y que se ven todos los tejidos y organos. El concepto de Ecorche quería ser una colección que en vez de vestir, desvestía. Toda la colección está hecha con tejidos transparentes. La idea general igual que en las ilustraciones científicas era crear ropa exterior en la que se ve el interior. Y era un concepto muy innovador en aquel momento, hablamos de ropa que en vez de vestir, desviste. Que deja desnudo el cuerpo humano, sigue siendo ropa pero pierde su modo de ser.

D.: Me gusta mucho.

G.: Fue una colección muy bonita con muchas piezas de sastrería.

D.: La presentaste en Sala Apolo. Otra parte muy peculiar de tu trabajo son los espacios que eliges para tus colecciones. La última fue en el Museo de Ferrocarril en Madrid. ¿Cómo escoges el espacio? ¿Qué contextualiza el mismo?

G.: En mi caso empecé con las pasarelas y desde el primer momento vi que no era mi lugar.  Creo que para mí es tan importante lo que dices, cómo lo dices, dónde lo dices y por qué lo dices. Es tanto el casting como el lugar físico como las personas que invitas. Todo lleva la idea de tu marca y de con quién quieres asociar tu marca. Por esto siempre he buscado lugares singulares, casting fuera de las plataformas usuales o con grupo de música en directo. Y para mí el hecho de que todas mis colecciones estén inspiradas en grupos subculturales distintos, me permite hacer cosas distintas en cada colección, en suma poner a prueba mi capacidad de sorpresa, ha ha.

D.: ¿Cuál es el público de Gori de Palma? ¿Qué tipo de gente compra tu ropa?

G.: A día de hoy la mayoría de gente que compra mi ropa está definida por dos lados. Quizás un sector mejor situado económicamente que puede permitirse hacerse piezas a medida que tiene un sentido de la moda también independiente y a lo mejor quieren una chaqueta de cuero totalmente personalizada. Es un tipo de público que a mí me viene muy bien porque son gente con muy buen gusto que afortunadamente tiene quizás el dinero para poder hacer su ropa a medida cada mes o cada dos meses. Y luego tengo otro público, igual más underground y con menos poder adquisitivo, pero que se permite cada cinco, seis meses hacerse una prenda, un abrigo o lo que sea. Y ambos perfiles , creo que los definiría como gente singular que busca algo único, especial y por supuesto que le interesa la música, el cine, la literatura y las mismas cosas que a mí.

D.: La colección tuya que vi en pasarela era Witch House. ¿Por qué Witch House?Gori_detalle_mano_72

G.: Witch House curiosamente empezó como una colección también inspirada en las subculturas. Witch House es un movimiento musical de los 80 que todos sabemos. A raíz de empezar a buscar referencias visuales para desarrollar la colección, siempre que escribía Witch House aparecían casas de brujas, aparecían muchas casas de fantasmas. Y casi que me llamó más la atención el estilo de este tipo de imágenes. Entonces quise mezclar dos géneros totalmente diferentes que son el movimiento Witch House, como movimiento músical sacado de los 80, con el movimiento espiritualista, un poco como inicio de la brujería en Paris. No sé si son los años 20 o es el principio del mil novecientos, ahora no recuerdo, que hubo en Paris un movimiento en el que varios poetas y escritores se relacionaban con el espiritismo. Entonces mezclé ambos temas y quedó una colección muy singular que estaba más inspirada en este movimiento en Paris que en el movimiento musical. Pero el desfile y la puesta en escena era muy Witch House, realizado con música de este movimiento y con guiños constantes.

D.: ¡Sí, estuvo buenísimo! Mencionando poetas e escritores ¿cuáles son tus referentes en la literatura?

G.: Bueno, mi favorito es Henry Miller, de hecho el otro día lo estábamos hablando. Henry Miller siempre ha sido uno de mis favoritos porque tiene un sentimiento de libertad y de esta vida bohemia. Es todo muy sensual y muy erótico. Es uno de mis referentes tanto personal como a nivel marca. Y Burroughs, y bueno en general todos los beatnick me gustan mucho también.

D.: ¿Tus referentes en el cine?

G.: De cine ahora veo todo. Con el tiempo me he vuelto un poquito más abierto. Me gusta el neorrealismo, el cine italiano de los 60, de los 70 y de los 80. Y luego hablando de Henry Miller pues Fassbinder el director, que podría ser como la versión Henry Miller en el cine. Y yo creo que hay un tipo de cine un poco oscuro, sensual, negro, ese es el tipo de cine que me gusta.. Lo que pasa es que no es un cine que tengas a mano a diario. Al final cuando has visto toda la filmografía de tus directores favoritos, ya no te queda más por ver, así que te vuelves más abierto. A día de hoy todo lo que sea cine independiente me lo trago.

D.: ¿Y de música?

G.: De música mi favorito Nick Cave. De hecho ahora han sacado un docu de él y vienen este año a Barcelona!! Y en general el rock de los 70s y 80s, el punk y el post punk siempre me han gustado. No creo que conozca ningún grupo de los últimos 20 años.

D.: ¿Referentes dentro del mundo de la moda?

G.: Sabes, siempre he estado un poco apartado, de hecho no tengo ninguna revista de moda, ni compro moda. Sí que me gusta a lo mejor la época de Yves Saint Laurent, aquellas colecciones muy femeninas, un poco sensuales. Thierry Mugler de los 80. Tengo un par de referentes, Raf Simons cuando empezó.

D.: Hablando de punk ¿Y la Vivianne Westwood?

G.: Igual Vivianne no me ha llamado tanto la atención. Tiene un sentido quizás un poco más barroco. Un poquito excesivo que no me va tanto.

D.: ¿Qué sueñas? ¿Tienes un sueño repetitivo?

G.: Sueño mucho que estoy en mi casa y me despierto. Sueño muy frecuente que me despierto y que enciendo la luz y que estoy haciendo cosas en casa y luego a veces me despierto y no sé si me había despertado de verdad o aun estoy en el sueño. Y eso es una de las cosas que me ha pasado durante mucho tiempo a veces hasta pesadillas de querer despertarte porque son sueños feos. Y siempre con un montón de cosas que ocurren en mi casa.Gori_ropa_72

D.: Y la muerte… ¿Cómo te imaginas la muerte?

G.: Nunca pienso en ello y de hecho tengo una visión al menos realista en este punto de cuando llega la muerte que todo se acaba, así que intento disfrutar y no pensar en esto y al menos aprovechar la vida todo lo que puedo.

D.: Disfrutar la vida evoca en mi mente los viajes de motos que haces con tus amigos.

 

G.: Tenemos un grupo de colegas que se llama Skeletons. Cada año hacemos un viaje o varios. Empezamos hace dos años, estuvimos en Marruecos. Es un poco singular porque es un grupo muy familiar de amigos y hay como ciertas condiciones. Tenemos que comprar una moto que no cueste más de mil euros y tunearla. Recorrimos todo Marruecos con pura chatarra, Fez, el Atlas, Marrakesh, el desierto de Merzuaga… Hay un poco el sentido de la amistad, la aventura y de la customización.

D.: ¿Cuál es el destino de este año?

G.: Este año fuimos a Biarritz.  Salimos desde Barcelona pero con motos de montaña viejas, también customizadas y solamente por pistas. La idea era pisar la carretera lo menos posible y llegar hasta Biarritz cruzando montañas, pasando por bosques, rios, etc… ha sido uno de los viajes más lindos que he hecho.

D.: También trabajas con Jack Daniels.

G.: Sí, trabajo con Jack Daniels. Llevo ya un año curando con ellos.

D.: ¿Qué es exactamente esta colaboración?

G.: Ellos montan una serie de fiestas con disc jockey, con fotógrafos y durante las fiestas regalan las camisetas de Jack Daniels. Yo me dedico a customizarlas, a recortarlas, a poner tachuelas que es un poco lo que estaba haciendo hasta ahora pero desde una visión un poquito más efímera y más rápida, más nocturna.

D.: Es interesante porque es una vuelta en la noche pero de una muy buena manera. Con tu propia marca y en modo creativo.

G.: Y para mí es un buen trabajo que me ha permitido tener más tiempo para poder desarrollar mis colecciones, poder dejar otros curros que no me interesaban tanto. El hecho de asociarme con Jack Daniels durante este año ha sido una colaboración para mí muy fructífera y muy positiva.

D.: Y cuando estabas en la última edición de Sónar, ¿hacías lo mismo?

G.: Esto era otra cosa.

D.: ¿Qué era?

G.: Ha sido curioso porque a raíz de todo este trabajo de customización me han empezado de salir clientes que querían similares cosas. Con Converse hicimos una tienda efímera y también estuvimos custodiando Converse. Y después con lo del Sónar ha sido una colaboración con Bershka, que montó un stand en el Sónar donde estábamos customizando ropa de la marca.

D.: ¿Hay un sitio donde te gusta esconderte?

G.: No soy muy de esconderme. Ni siquiera cuando estoy trabajando puedo esconderme porque igual estamos con equipo, somos varios. Y de hecho soy una persona muy social y no necesito estos retiros espirituales. Igual antes sí y ahora cada vez menos. Me gusta estar con gente y rodeado de mis amigos y mis compañeros de trabajo.Gori_Alix_pp_72

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

G.: Ocaña es un lugar al que voy bastante. Me gusta el tipo de gente que va allí. Fotógrafos, creativos, diseñadores, hay un ambiente muy canalla, que me interesa. Respecto a la música no tanto, no comparto… Debo decir que he conocido gente muy interesante allí y que es un lugar de encuentros entre gente muy singular, cada noche es una sorpresa. Me encuentro allí con mis amigos, con Guillem, Chu, Yago, con Guillermo, con un montón de gente. Por eso sin ser un local  underground como me gusta a mí, se junta una escena underground muy peculiar, procedente de todos lados. Y eso para mí es bueno. Igual no es mi música pero la compañía es muy buena, y lo que decía, es una caja de sorpresas cada noche. Así que adelante.

 

 

 

 

 

Olivia Aracil. Una mujer que sabe manejar los retos de la vida.

22.09.2014

La Olivia la conocí hace mucho. Luego la veía por la ciudad de Barcelona siempre en movimiento. Dibujaba el pavimento con sus piernas largas habitualmente vestidas en medias estrambóticas. Escuchando su música, adornada con su mundo y en el mismo tiempo muy abierta para lo que sucede a su alrededor. Luego empezó a visitar Ocaña. Charlábamos de chicas en los espacios del local. Yo Dessislava admiro mujeres luchadoras que saben lo que quieren de esta vida y son capaces de cumplir sus metas. Olivia es una mujer de esta raza.

Dessislava: ¿Quién es Olivia Aracil? Si tuvieses que autodescribirte, ¿cómo lo harías?

Olivia: Esta misma pregunta me la hicieron una vez justo cuando rodábamos una de las últimas películas de Bigas Luna, en una entrevista para el Diario de Navarra en Pamplona.Olivia_cuadros_72

D.: ¿Qué contestaste entonces?

O.: Dije: “Yo Soy La Olivia”. Ya que el título de la película era “Yo soy la Juani”.

D.: ¿Quién es La Olivia hoy en día?

O.: ¡Qué difícil!

D.: Yo te voy a guiar. Eres de Pamplona. ¿Cómo viniste a Barcelona? ¿Qué hacía La Olivia en Pamplona? Cuéntame un poco.

O.: Empecé a estudiar diseño gráfico en Pamplona. Siempre me ha gustado mucho todo el mundo del arte. Soy una persona muy creativa y necesito mucho movimiento. Al principio quería hacer Comunicación Audiovisual. Pero no me veía encajando en un modo estricto. Siempre he tenido este espíritu un poco rebelde y nunca me han gustado las normas, me adapto a ellas pero lo hago a mi manera, las rompo. Cojo algo pero le doy un poco la vuelta y entonces lo hago como yo quiero. He tenido la suerte de crecer en un ambiente muy artístico: dentro de mi familia ha habido grandes artistas, la música y el arte siempre me han rodeado. Como mi padre, que es un gran fotógrafo publicitario y así se ha ganado la vida. También fue músico con lo que ¡llevo el rock’n’roll en las venas!

Tenía una amiga que comenzó la carrera de gráfico en Pamplona, allí era algo nuevo prácticamente. Y así empecé diseño. Vi las cosas que hacía ella y pensé que a través del diseño podría dar rienda suelta a toda la creatividad que tenía. Mi visión era más romántica.

D.: ¿El Diseño formaba parte de la enseñanza en Bellas Artes?

O.: No, al principio era una escuela privada. Tenía la opción de estudiar Bellas Artes pero no había lo que es propiamente la carrera de Diseño Gráfico. Empecé la carrera pero siempre tenía en la mente la ciudad de Barcelona o incluso irme a Australia. Por aquellos años Barcelona era la cuna del diseño gráfico en España.

D.: ¿De qué años estamos hablando?

O.: Dos mil, más o menos.

D.: ¿Qué pasó después del inicio de la carrera de Diseño Gráfico en Pamplona?

O.: Quería venir a Barcelona. Cuando mis padres vieron que se me daba bien me apoyaron para poder venir a Barcelona. Hice pruebas para entrar en las escuelas. Me cogieron, me convalidaron todo lo que ya había hecho y empecé con el sueño de venir aquí a estudiar Diseño.

D.: ¿Dónde empezaste?

O.: El primer año estuve en la Escola Massana y acabé propiamente la carrera de Diseño Gráfico… pero entonces quería más. No me veía en un estudio trabajando. No me sentía preparada y sentía que quería aprender más cosas.Necesitaba ser bien consciente de todas las opciones que tenía: ¿elegir una sola cosa o tener la posibilidad de hacerlo todo? Eso es lo que he ido haciendo hasta el día de hoy. Es lo que me gusta sino me aburro. Soy un poco inquieta.

D.: ¿Con qué seguiste?Olivia_adelante_72

O.: Empecé Diseño Digital y Video Designen IED. Era el primer año que comenzaba la escuela aquí en Barcelona, así que tuve el honor de formar parte de la primera promoción de la escuela. Consistía en diseño gráfico, digital, vídeo, cine… me especialicé en cosas que me gustaban como la tipografía. Soy una apasionada de la tipografía, y he creado algunas. No han sido años fáciles, pero nunca me rendí. Estuve trabajando varios años en el parque de atracciones Tibidabo como atraccionista, mientras estudiaba. Ha sido una de las mejores experiencias que he tenido en la vida. Tanto por la gente que he conocido allí como por lo divertido que fue, aunque era al mismo tiempo muy duro. Había que estudiar toda la semana, y trabajar cada fin de semana, festivos y vacaciones en el parque de atracciones… te suena la historia, seguro.

D.: Me suena perfectamente. Pero eso te hace muy fuerte también.

O.: Si tienes un sueño y crees en algo vas a por ello. Yo soy de ir a por ello y no tiro la toalla tan fácil. Soy muy cabezona. Mucho. Para todo. Si quiero algo lo consigo. Cueste lo que cueste. Hay tiempo. No tenemos prisa. Todas las experiencias que he tenido me han hecho más fuerte. Tengo las cosas claras y sé lo que quiero.

D.: ¿Has visto cómo has respondido a mi primera pregunta? Eres rebelde… inquieta…

O.: …luchadora, cabezona (nos reímos).

D.: Por eso me gustas. Me gustan las mujeres así.

O.: Conozco mucha gente que tira la toalla a la primera de cambio y luego son esas mismas personas las que te miran mal cuando estás consiguiendo realizar sueños. ¡Es que nada es gratis, oiga! No me lo están regalando. Nunca lo hicieron. Esfuerzo y constancia son las claves.

D.: Estábamos en la etapa IED-Tibidabo.

O.: Dejé el trabajo en el Tibidabo el año de fin de carrera, cuando tenía que presentar el proyecto final. Tenía mucho estrés y soy muy perfeccionista con lo que no podía estar por las dos cosas. Tanto uno como otro eran trabajos muy absorbentes. Tuve un mes para trabajar a full en el proyecto, lo presentamos y terminé la carrera. Entonces comenzó la etapa en ModaFad.

D.: ¿Qué tipo de colaboración era esta con ModaFad?

O.: Mi primera colaboración con ModaFad fue antes de acabar la carrera. Nos invitaron a participar rodando lo que era el evento dentro del marco de la semana de la moda de Barcelona. Eran tres días de ModaFad: desfiles, entrega de premios, MerkaFad…todo. Cubrirlo y hacer un DVD.

D.: Allí es donde conociste a Chu Uroz (Presidente del ModaFad). Yo te conozco a través de él y sé que has sido su asistenta en la dirección de arte en Yo soy la Juani de Bigas Luna.

O.: Sí, sí, allí nos conocimos y congeniamos. Fue una nueva experiencia, divertida pero también con mucho trabajo. Allí fue mi primera toma de contacto con el mundo de la moda que es algo que también me gusta mucho. Tuvimos la suerte de cubrir el ModaFad por varios años con dos de mis compañeros de clase, formábamos un gran equipo. Sufrimos mucho pero nos reíamos más. Tener un buen sentido del humor hace que cualquier cosa valga la pena. ModaFad fue una puerta muy grande y una experiencia genial.

D.: Sí, y has podido conocer a mucha gente.

O.: Mucha gente. Toda la gente. (nos reímos)

D.: ¿Cómo surgió Yo soy la Juani?Olivia_estatua_72

O.: Antes de empezar con el proyecto Yo soy la Juani, Chu nos invitó a mis dos compañeros de faena y a mí a realizar un pequeño making off con Bigas Luna y Jean Nouvel cuando se estaba construyendo la Torre Agbar. Así que cogimos las cámaras y estuvimos allí jugando un poco y grabando para él. Luego vino el proyecto de La Juani. Chu me llamó y empecé a trabajar con él tanto en la preparación de la película como en la producción, rodaje. Tuve mucha suerte porque estuve dentro de todo el proceso.

D.: Y aparte yo tuve la suerte de conocer a Bigas Luna y era una gran persona.

O.: Uuuuuuu! Con Bigas desde el principio nos cogimos bastante cariño y para mí ha sido una de las personas más importantes que me he tocado tanto en la faceta profesional como personal. No he llegado a conocerle tanto al final, pero el tiempo que disfruté con él fue increíble. Además era la persona más moderna con la que me he cruzado. Sabía de todo, podía hablar de cualquier cosa, no tenía prejuicios para nada.

D.: Lo que yo percibí de él es que era una persona muy tierna.

O.: Súper cariñoso además con cualquiera, sabía tratar muy bien a la gente. Era muy divertido. Yo aprendía todo el tiempo. Solo tenías que observarle. No hacía falta que hablara. Yo soy muy observadora también. A veces no hablo mucho pero estoy analizando cada cosa, escucho y me quedo con todos los detalles. Y con él todo era increíble. Aprendí muchísimo trabajando con él y fue un honor para mí. Tengo que admitir que fue muy duro trabajar en cine (ya que era mi primera vez también) y no sabía cómo era. Pero le eché un par de…

D.: Después en nivel cine ¿has hecho otras colaboraciones?

O.: No, porque ya comencéa trabajar en la revista H.

D.: Donde has sido directora de arte bastante años.

O.: En H he estado trabajando casi diez.

D.: ¿Cómo empezaste allí?

O.: Mientras estudiaba, en el último año de carrera hubo una compañera del IED con la cual había colaborado en un proyecto juntas que comenzó a trabajar en H. En la revista buscaban un fotógrafo y ella pensó en mí. Me pasé por la redacción con mi portafolio y se lo mostré a los jefes de la revista. Les gustó, confiaron en mí y empecé. Primero fui fotógrafa freelance. Hacía reportajes de moda, fotos para entrevistas, y también de música.

D.: También has conocido muchísima gente.

O.: Sí, todo ha sido un sueño. Todos estos trabajos me han dado acceso a gente que jamás hubiera imaginado… si me hubiera quedado en Pamplona, por ejemplo, nunca hubiera pasado. La verdad es que estoy contenta de todo. También fue un trabajo muy absorbente, de plena dedicación pero a la vez era algo que me encantaba. Creía muchísimo en el proyecto H, muchísimo. Era una revista muy libre, muy creativa. Podías enseñar a la gente lo que iba a venir. Era una revista de tendencias, nos anticipábamos.

D.: ¿Por qué ahora H no existe?

O.: Se cerró. La crisis. Un medio así solo sobrevive gracias a la publicidad. Y si no hay dinero…

D.: ¿Se cerró definitivamente?Olivia_percha_72

O.: Creo que sí. Al principio éramos independientes pero nos compró un grupo editorial y ahora ellos son los dueños de esta cabecera. Si un día la quieren volver a lanzar depende de ellos.

D.: ¿Cuáles son tus sueños hoy en día? ¿A dónde va La Olivia? ¿Se queda en Barcelona?

O.: Yo amo Barcelona. Bueno, es una relación amor-odio. Hay temporadas que adoro Barcelona y hay temporadas que estoy harta de Barcelona porque ves que no hay movimiento. Yo creo que si no tienes sueños no eres nada. Siempre tienes que luchar por algo, es lo que nos mantiene vivos. Aparte yo soy muy pasional y todo lo que hago lo hago con muchas ganas. O todo o nada.

D.: Me comentaste que mañana tienes trabajo en la televisión.

O.: He colaborado con La Fábrica de la Tele que tiene programas en Telecinco, Divinity o Quatro. El mundo de la tele también me atrae. Está todo relacionado.

D.: ¿Tienes algún sueño repetitivo mientras duermes?

O.: Durante un tiempo soñaba mucho con agua. Me informé y es bastante común, no es nada malo. Todos soñamos con agua, somos agua. Nunca han sido sueños en los que me ahogo, simplemente el agua ha estado presente. De una manera u otra está allí. Agua limpia que siempre está calmada. Pero también en mis sueños…¡suelen aparecer hombres! jajajaja

D.: ¿Qué te apasiona más en la vida aparte del arte?

O.: El arte en todas sus vertientes me vuelve loca. Me gusta la música, la fotografía. Todo lo que haces, tienes que hacerlo con cariño. Cuidar de la gente que merece la pena, sonreír. La vida es eso. Al final todo vuelve.

Y me gusta pensar en el amor pero no de una manera como en las películas americanas. ¡No!

D.: Claro, en una forma más dramática (nos reímos).

O.: Me encanta el drama. Qué sería de la vida sin un poco de drama, esa chispa que hace que te muevas, Shakespeare fue un grande, creo que es increíble. Cuando leo me gusta imaginar lo que estoy leyendo ya que siempre veo todo en imágenes. Me estás hablando y me estoy creando mi película. Estoy soñando despierta todo el tiempo. Lo mismo cuando estás andando por la calle y te pones música, empiezas a crear otro mundo en tu cabeza.

D.: Hablando de lecturas ¿qué te gusta leer?

O.: Me gusta mucho la novela, la poesía. Antes escribía mucha poesía. Desde muy pequeña. Era la manera de expresarme desde muy pequeñita. En el colegio había muchos concursos de poesía y yo siempre me presentaba. Los profesores decían: “es que Olivia es una niña muy profunda”. A los ocho años que te digan esto es como raro. Creo que ni yo misma entendía lo que escribía.

D.: ¿Sigues escribiendo?

O.: Sí. Tuve una temporada que lo dejé pero ahora lo he retomado de nuevo. Recuerdo que cuando estaba en el instituto escribía poesías por encargo. Eso también fue divertido. O incluso un año me dio por el teatro. Era muy tímida, súper tímida. Puedo ser muy extrovertida pero luego soy muy tímida. Y claro, cuando era niña esto se veía un poco preocupante. Entonces decidí apuntarme a clases de teatro con otra compañera pensando que esto a lo mejor me podía ayudar a soltarme y perder el miedo. Así que me tiré de cabeza a la piscina del miedo. Creo que es la única manera de superar las cosas. Enfrentarte a lo que temes y no huir. En el día de la función final hubo una representación común con todo el grupo y luego cada uno tenía una representación individual. Entonces yo escrib íun monólogo que era drama, drama (nos reímos) …

D.: …bien fuerte y lo representaste tú.

O.: Sí. Seguro que lo hice fatal y eso no me importa lo importante es que lo hice.

D.: Y en nivel cine ¿qué ves?

O.: Veo mucho cine. Va por temporadas. A veces tampoco hay tiempo. En la época de los Oscars veo todas las pelis del tirón. Dos o tres días encerrada en casa viendo pelis.

D.: Eres cinéfila.

O.: Sí, me gusta muchísimo el cine. No soy muy de géneros. El cine es un sueño. Solía ver muchas pelis con mi padre, a él también le gusta mucho el cine.

D.: ¿Algún director?

O.: Kubrick me encanta o Jim Jarmush

D.: ¿Viste la nueva de la historia de los vampiros?

O.: La vi tres veces. Y cada vez me gusta más. Es una película sin pretensiones porque la ves y te da la sensación de sencillez entre comillas pero tiene una fotografía y unos detalles que me encantan. La banda sonora es brillante. Aunque el tema de los vampiros sea tan clásico lo hace de una manera muy natural. Lo único es que a veces te preguntas si estás en un anuncio de Ray Ban.

D.: ¿Existe un sitio donde te gusta esconderte?

O.: Sí, aquí en Barcelona. Yo camino muchísimo por la ciudad. Cuando llegué a Barcelona tuve mi pequeño rincón donde me iba siempre a escribir. Cerca de Colón me sentaba en una piedra y era como que si no hubiera nadie. Me pasaba horas escribiendo en el diario, yo le llamaba ideario. En el ideario dibujaba, así representaba lo que escribía o sentía, no tenía que ser siempre escribir. Y ahora hay varios lugares, más. Pero hay uno en especial en el que encuentro la paz y si quiero lloro allí mismo. Está frente al mar. Hay un pequeño puerto que es como que si se abriera el mar. Esta por el medio del paseo y se ve toda la infinidad del mar y me quedó allí, mirando al infinito. Yo necesito estar cerca del agua, me atrae mucho.

D.: ¿Dónde consumes arte en Barcelona?Olivia_bolso_72

O.: Me gusta mucho el arte clásico. Al arte contemporáneo le veo con menos encanto ahora mismo. A mí me gusta mucho la escultura. Mi escultura favorita desde pequeña es la Victoria de Samotracia.

D.: Está en Louvre.

O.: Sí, la he visto. Y también tiene varias réplicas.

D.: Sí, es que es un tópico. ¿Hay una galería en Barcelona que frecuentas?

O.: No hay una en concreto, me gusta encontrarme con las cosas.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

O.: A mí me parece un lugar fascinante, es increíble, con muchísima vida. Creo que ha dado un cambio muy brutal. Es súper atractivo. Y me imagino que la gente autóctona todavía no se atreve mucho a frecuentarlo. Sí que veo gente de aquí pero son un determinado tipo de gente con la cual yo me siento muy bien. Un tipo de gente que me atrae, me imagino que son más como yo. En Ocaña puedes sentir de todo y siempre te lo pasas bien. Te tomas una copa y conoces un montón de gente. Yo creo que es una puerta a otro mundo.

 

Next Page »