Cristina Sampere. La dama que está en los dos lados del espejo.

09.04.2014

Cristina Sampere es una de las habitantes de la Plaza Real. Gestora cultural de la Fundació Setba que se ubica en la última casa donde vivió José Pérez Ocaña. Yo Dessislava fui a charlar con ella y os introduzco en el momento creado entre las dos.

Dessislava: ¿Quién es Cristina Sampere? Si tuvieses que autodescribirte, ¿cómo lo harías?

Cristina: Soy artista y gestora cultural. Siempre he estado en los dos lados. Es como estar en los dos lados del espejo: en el lado de la gestión comercial del arte y en el lado de la creación.

D.: Sé que has estudiado Bellas Artes en la facultad de Sant Jordi, Barcelona.

C.: Hace unos cuantos años, en el 85, cuando Bellas Artes era una licenciatura, no un grado. Fuimos de las primeras generaciones de licenciados en Bellas Artes. Me parece que no fue carrera universitaria hasta año 78.

D.: ¿Cómo recuerdas la facultad de esa época? ¿Era una facultad transgresora? cristina plaza real 72

C.: Era una facultad que iba de la más moderna a nivel de estatal. Era la menos clasicista y menos academicista, comparada con las facultades de Madrid o de Valencia, o incluso de Sevilla.

D.: Hoy en día creo que también comparada con otras a nivel nacional es la más conceptual o una de las más conceptuales incluyendo las de Cuenca y Bilbao.

C.: A veces se pasaban, porque iban de tan modernos que no venían a clase ni los profesores. Los alumnos estábamos dejados de la mano de dios. Pero eran unos años muy divertidos, teníamos el mejor bar, muy pequeño y que estaba debajo de la escalera, no como ahora que tenéis un bar con terraza. Era minúsculo, pero tenía mucho ambiente. Teníamos la terraza arriba, donde estaba el fumadero.

D.: En cuanto al profesorado, has sido privilegiada por haber tenido de profesor a Alberto Cardín, ¿Qué recuerdas de él?

C.: Alberto Cardín nos dio antropología en segundo o tercero, creo. Era un profesor maravilloso. Yo lo que recuerdo es que no paraba de hablar y yo no podía tomar apuntes porque era tal mi fascinación hacia él, que no podía perder ni un minuto de escucharlo. Y realmente él mismo lo decía: “No toméis apuntes, escuchadme!” Y era increíble, me encantó todo lo que explicó, era un pozo de ciencia. Era muy, muy, muy listo, muy cultivado. Y como profesor era muy educado, muy simpático, muy amable y muy cariñoso.

D.: Después de haberte formado en Bellas Artes, ¿cómo tomaste la dirección hacía la gestión cultural?

C.: Yo en aquel momento iba a un bar que estaba en Sarria donde conocí a una persona que me dijo:”Conozco un marchante de arte y te interesa conocerlo, a lo mejor te daría trabajo”. Y de esta manera casual, o sea saliendo de copas por la noche….

D.: Que es la mejor manera…

C.: … exacto, por eso te digo que por la noche se hacen muchos contactos. Esta persona me presentó a Jean-Pierre Guillemot. Jean-Perre Guillemot era un marchante francés de los años 80. Fue el creador del supermercado del arte, que era una exposición de los años 80 en la que se mostraban obras originales de pequeño formato en cestas de supermercado. Fue muy transgresor en aquella época.

D.: Total. C.: Después esta idea se ha copiado, se ha hecho muchas veces, pero el origen fue este. En aquel momento exponía con Jean-Pierre gente como Mariscal, Perico Pastor, Albert Gonzalo, gente que después ha tenido mucho éxito. Jean-Pierre era un visionario. Trabajé unos seis o siete años con él y realmente era quién me enseñó todo. Me enseñó muchísimo, me enseñó cómo enfocar el arte de una manera desacralizada. Él consideraba que el arte se tiene que ver como algo más normal, más usual. Y esa visión que él tenía del arte, de los montajes expositivos me abrió mucho los ojos, aprendí muchísimo con él. D.: ¿Cómo ves el panorama del mercado del arte hoy en día en España? angel ocaña 72

C.: Yo no creo que esté en su mejor momento, sinceramente. Cuesta mucho vender, es muy difícil. Las galerías lo tienen complicado. Primero que como los artistas tienen sus páginas web, sus clientes a veces se saltan la galería y se van al artista directo. El Gobierno no ayuda mucho bajando el IVA de los artistas y dejando el IVA de las galerías. Está complicado. A veces amigos artistas me dicen:” Tú entiendes muy bien el mundo de las galerías”. Realmente los artistas critican a las galerías. Yo como que estoy en estos dos lados entiendo muy bien las dos partes. Si es una buena galería, ha de hacer una buena promoción al artista a nivel de prensa y de clientes. Una galería puede hacer mucho por un artista. Porque si en el currículum de un artista no hay galerías, no es un currículum.

D.: Ahora te encuentro en Setba, que es una fundación sin ánimo de lucro, ¿de dónde se alimenta económicamente Setba?

C.: Setba es el acrónimo de set balcons porque tenemos siete balcones que dan a la Plaza Real. Setba es una fundación que proviene de un particular, de Dario Olaortua, es una persona que siempre ha estado interesada en el mundo del arte y en un momento dado vendió sus empresas y pudo montar esta fundación. Considera que el arte es siempre un buen vehículo para ayudar a las personas. Nuestro concepto es que tenemos este espacio como galería de arte, pero también se puede alquilar para eventos y/o presentaciones cuyos beneficios van a apoyar los proyectos de la fundación. Es decir, tenemos un premio de artistas con discapacidad mental…

D.: Me comentó Ricard Mas que forma parte del jurado…

C.: Exacto. Y después también tenemos un taller de arte y naturaleza para personas con trastornos mentales. Una fundación no puede tener beneficios, una fundación ha de llegar a “tanto gana, tanto gasta”, ha de quedar en cero. Nosotros si ganamos va para estos proyectos, de esta manera las cuentas siempre quedan claras.

D.: ¿Dónde trabaja la gente con discapacidad?, ¿vienen a crear aquí en un taller?

C.: No, nosotros no somos especialistas de gente con discapacidad, buscamos siempre colaboradores.

D.: Es mi primera carrera universitaria. Educación especial con niños con insuficiencia mental.

C.: Pues realmente el arte hace muchísimo por ellos. Las bases de los premios las enviamos a entidades que tienen talleres con personas con discapacidad. Y realmente las obras son increíbles. Llevamos dos años que gana siempre la Fundación Catalana Síndrome de Down. Pero también Ricard (se refiere de Ricard Mas) te lo dirá, es un premio muy justo. Yo nunca sé de qué etnia proviene la persona, ni el nombre.

D.: Y después, ¿tienen derecho de exponer aquí?

C.: Hacemos una colaboración con el Real Centre Artístic. La fundación tiene un problema y es que no tenemos ascensor. Cuando lo tengamos, los artistas que van en silla de ruedas podrán venir aquí directamente. Por eso de momento tenemos una colaboración con el Real Centre Artistic de Barcelona. Se hace tanto en la entrega de premios como en la exposición y este año también se hará posteriormente una subasta solidaria. D.: Si entras en la página web de Setba hay un apartado donde pone artistas, ¿cómo colaboráis exactamente con ellos?

C.: Como galería. Los artistas dejan su obra en depósito. La única diferencia nuestra es que si tú compras un cuadro de la Fundación Setba además de recibir la documentación de la obra, es decir, el certificado de la autenticidad de la obra y el currículum del artista, recibirás un certificado en el que se dice que la parte de beneficio de la Fundación va para tal proyecto. Y luego se te informará cómo evoluciona este proyecto. Puede ser para este premio, para gente con discapacidad o para el proyecto Natura, de escultura para personas con algún trastorno mental.

D.: Aparte de todo os ubicáis en un espacio maravilloso, en una de las plazas más bonitas de la ciudad que es la Plaza Real. Pero lo interesante también es que en este mismo piso vivió Ocaña y después Lluís Llach, ¿cómo llegasteis a tener este espacio?

C.: Primero estuvo Ocaña, el piso no estaba como ahora, sino que estaba más compartimentado. Ocaña no llegó a vivir ni un año, falleció y entonces Lluís Llach compró el piso a los herederos de Ocaña. Después cuando Lluís Llach se fue, entraron unos arquitectos y después ya lo compró la Fundación.

D.: Habéis hecho exposiciones de Ocaña, ¿me puedes contar?

C.: Hicimos dos exposiciones de Ocaña. La primera en 2009 y la segunda en 2012. Nos gusta mucho Ocaña y nos gusta conservar su memoria. Tenemos muy buena relación con su hermano. Las dos exposiciones fueron con la idea de conservar su memoria.cr final 72

D. ¿Vino mucha gente?

C. Mucha, Ocaña tiene muchos seguidores. A mí los seguidores que más me gustan son la propia gente de la plaza. Hay una señora, Joana Rocasalvas, que vive aquí al lado, que lleva cincuenta años en la plaza. Y un día hablándole de Ocaña me decía: “Es que era tan bon noi. Me daba igual que fuera vestido de la dama de las camelias, me daba igual, era tan buen chico que siempre tenía una palabra cariñosa para mi…” El día antes de que se marchara para Cantillana donde tuvo el accidente, le dijo: “Señora Joana, le regalaré un dibujo mío cuando vuelva”. Ya no volvió. Pero ella guarda un recuerdo maravilloso de Ocaña.

D.: ¿Te acuerdas de alguna historia curiosa que te hayan contado sobre él, de alguna anécdota?

C.: Mucha gente que entra aquí siempre dice: ” Ay, las fiestas en las que yo estuve en este piso”, pero gente de todo tipo. Desde presidente de una fundación importante hasta gente de la plaza, Ocaña debía haber hecho fiestas diarias.

D.: Esto era Ocaña, un espíritu libre que se juntaba y mezclaba con todos.

C.: Por eso te digo que personas de todo tipo me dicen que han estado en sus fiestas en este piso.

D.: ¿Qué exposición se hacen en Setba?

C.: La  exposición anterior que tuvimos se titula “Arquitecturas pintadas” que es de la artista Rosa Solano. Rosa Solano ya había expuesto con nosotros en 2010, es una artista que lleva años y en la que creemos y seguimos en su promoción. Son composiciones pictóricas. Rosa Solano empezó con una exposición en 2010 que se llamaba “Entre dos” y era un homenaje a una costurera de Valencia que trabajó con Balenciaga y se llama Pilar Ayarza. Estos primeros cuadros en homenaje a la costurera eran unos cuadros en los que aparecían patrones, cremalleras, botones y eso le llevó a hacer unas construcciones muy geométricas. Que es lo que se presenta ahora. Pasó como de los patrones a la arquitectura. Lo que demuestra que la moda tiene mucho de arquitectura.

D.: Y también el proceso que desarrolla un artista algunas veces es incluso más importante que la obra.

C.: Al inicio de la exposición hay un cuadro de esta serie anterior que se pone precisamente por eso, para que se vea el origen y la evolución del artista. Es mucho más fácil entender y se hace más comprensible al ojo del espectador. Y después, en una pequeña sala, hemos hecho también una exposición fotográfica que se titula “Arquitecturas desaparegudas”. Uno de los objetivos de la Fundación es promover también la memoria y especialmente la memoria de esta plaza (Plaza Real), pero también la memoria de Barcelona.

D.: He visto que también hacéis conferencias, ayer hubo una…

C.: Ayer hubo una sobre la Barcelona desaparecida, fue un éxito absoluto, teníamos lista de espera, desgraciadamente aquí caben cincuenta personas, hay un aforo limitado. La conferencia la dio un arquitecto italiano que se llama Giacomo Alessandro que tiene un blog muy visitado que se llama “Barcelona desaparecida”. Nos gustó que alguien de fuera nos descubra nuestra propia ciudad.

cristina interior 72 D. Creo que también está en facebook “Barcelona desaparecida”, le di a “like” porque Nazario me invitó a hacerlo. Me comentaste que la exposición actual es algo muy potente…

C.: La exposición lleva de título “NASEVO i els olors de Barcelona”. Detrás de NASEVO, que es un acrónimo, está Ernesto Ventos. Ernesto Ventos es una persona muy conocida en Barcelona por dos facetas. Porque es empresario: nació con una discapacidad, es sordo, y sus padres le aumentaron mucho el sentido del olfato, hasta tal punto, que tiene la mejor empresa de aromas y esencias que se llama LUCTA y por otro lado es coleccionista de arte, tiene una colección muy importante que se llama “Olor visual”. Colecciona unas piezas que le sugieren olores, tiene piezas impresionantes de arte contemporáneo. Ernesto Ventos está muy reconocido por estas dos facetas pero no se le reconoce su tercera faceta que es él mismo como artista. Como artista se llama NASEVO y por primera vez se presentan sus obras aquí en Barcelona.

D.: ¿Cuándo inaugurasteis?

C.: El 3 de abril. Llenamos la Fundación de narices de todos los tipos. Narices de madera, de hierro, narices situadas en cuadros, o sea todo tipo de narices. Esta exposición nos dice que las personas sin discapacidades en ningún sentido, no dan importancia al olfato. Y oler es vivir, oler es respirar. Lo primero que hace una persona al nacer es oler a su madre, es el primer sentido antes incluso que la vista.

D.: Este verano vi una exposición que se llama “Olores de Cadaqués”.

C.: Pues esto es Ernesto Ventos, esta es su colección.

D.: Era comisariada por Ricard Mas, me pareció muy interesante. ¿Cuál es exactamente tu papel en la Fundación Setba?

C.: Soy responsable de proyectos culturales. Hago la programación de la galería y también coordino los proyectos solidarios que hacemos.

D.: ¿Sueles viajar por ferias de arte?

C.: No, no mucho. Este año si que estuve en ARCO, pero lamentablemente no tengo mucho tiempo porque somos una estructura muy pequeña.

D.: ¿Sabes algo del mercado de arte en China?

C.: Por ejemplo tuvimos una exposición el año pasado que era de cinco artistas catalanas más cinco chinas. Ahora está en China y se vendió todo. Yo me quedé impresionada de los precios de las obras de las artistas chinas, eran altísimos. Cuadros pequeños por 6000€ o 8000€. Las pintoras catalanas que participaron ahora están teniendo muchísimo éxito en China, lo que no vendieron aquí lo están vendiendo allí.

D.: Estamos hablando todo el tiempo de pintura, uno de los medios de arte que sigue resistiendo, sigue vivo, se recuperó en los 80, aquí tenemos el ejemplo total con Barceló…

C.: La pintura no va a morir nunca.

D.: Sí, ayer leí un ensayo de Hal Foster que hablaba de eso, y ¿el video, la fotografía?

cristina cuadros 72 C.: Fotografía exponemos con frecuencia, hicimos una muy buena exposición para El Molino.

D.: ¿Y el video?

C.: Y de video participamos en el Loop este año que viene un artista indio y tendremos video art suyo.

D.: ¿Dónde consumes arte en Barcelona?

C.: En este sentido soy clásica y me gustan las galerías en Consejo de Ciento, encuentro que todavía hay galerías muy buenas allí. De todo tipo, desde Tache o Carlos Duran, también Jordi Barnadas con una pintura más realista y más figurativa, pero muy de Barcelona.

D.: Y de cine, ¿Qué cine frecuentas?

C.: Intento ir al cine por lo menos cada quin ce días, pero soy bastante ecléctica…

D.: ¿Alguna película de las últimas que salieron y que te ha gustado?

C.: La gran belleza

D.: ¿Qué sueles leer?

C.: Leo mucho. Ahora estoy leyendo un libro, no me acuerdo del autor, pero me recuerda a John Irving. Me encanta John Irving. Me han pasado una trilogía y me está encantando, veo que John Irving realmente ha copiado a este señor, porque es muy parecido a él.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

C.: Aunque tú no estuvieras aquí diría que es el más maravilloso que hay en la plaza, sinceramente lo encuentro uno de los locales más bonitos de Barcelona. Me parece un bar precioso, súper cuidado. Me encanta que encendáis las velas cada noche, todos esos candelabros…, me encanta que cuidéis tanto los detalles: las flores frescas, las velas, me parece maravilloso.

Victoria Combalia. Una mujer que ha cumplido la tarea de su vida – ser independiente.

31.03.2014

Yo, Dessislava de mayor quiero ser como la Vicky Combalia. Os introduzco en su mundo. Adelante.

Dessislava: ¿Quién es Vicky Combalia? Si tuvieses que autodescribirte, ¿cómo lo harías?

Victoria: A ver, qué difícil… Profesionalmente soy crítica e historiadora de arte. Creo que sobre todo soy una mujer que ha querido ser independiente. Así me gustaría describirme. Me ha costado toda la vida, es una tarea.

D.: Me parece una tarea fantástica. Has sido profesora de historia del arte y de otras asignaturas relacionadas con el tema en la Universidad de Barcelona durante muchos años. ¿Cómo empezaste a dar clases? ¿Te acuerdas de la primera?

V.: Bueno, de lo que me acuerdo no es de la primera clase en sí misma, sino de que me lo pidiera el señor Milicua en el año 74; era un gran historiador del arte, y muy sabio…

vc ordenador

D.: ¿Por esa época se inició la Facultad de Bellas Artes, no?

V.: No, esto fue antes de que fuera facultad, cuando era escuela. Estuve supliendo a un sacerdote que daba clases de religión, de ropaje antiguo y de todas esas cosas tan académicas. Empecé a explicar arte conceptual y los alumnos se quedaron con la boca abierta. Era una cosa completamente insólita y me gustó mucho.

D.: ¿ Te acuerdas de algo curioso al principio de tu carrera de profesora?

V.: Recuerdo que durante los dos primeros años sufrí mucho porque me lo tenía que aprender todo de memoria. Tenía veinticinco años y estaba casi igual que los alumnos. Luego, cuando empecé a dar estética, le pedí a Eugenio Trías que me supliera para explicar la estética de Kant, que es dificilísima. Dio una clase magistral. Durante muchos años seguí explicando la estética de Kant y por las noches no podía dormir, pensando: “no sé suficiente”. Y me levantaba a las 3 de la mañana para leer otra vez La Razón Práctica. Lo que quiero decirte es que aprendí mucho, me lo pasé muy bien y aprendí con los años y con la experiencia.

D.: Has vivido en Paris, tienes una conexión potente con la ciudad, has sido amiga íntima de muchos artistas, si no me equivoco también de André Breton…

V.: He vivido dos veces en Paris. Una cuando era muy joven, en el 75. Pedí una beca, que me denegaron, y me fui con mi novio, al que sí que se la concedieron. Vivíamos muy pobremente en un sitio muy bonito que ahora está muy de moda: Le Marais. Estábamos cerca de la Place des Vosges, un sitio maravilloso. Treinta años después, he estado durante once años yendo y viniendo.  No pude ser amiga de André Breton porque ya había muerto, pero fui amiga de su viuda.

D.: ¿De Jacqueline?

V.: No, Jacqueline también había muerto, fui amiga de su mujer chilena: Elisa Breton. Ella estaba muy mayor pero llegué a estar en el apartamento de André Breton, que ahora ya está destruido. Estar en su casa fue una experiencia maravillosa porque pude ver su colección.

D.: ¿Qué personajes del círculo estaban vivos en aquella época?

V.: Mi compañero sentimental era un gran coleccionista de surrealismo,así que estuve muy en contacto con el grupo surrealista. Los que quedaban eran Myrtille Hugnet y  también Ruth Henry, la traductora del Manifiesto Surrealista. La viuda de Wilfredo Lam, como Ruth Henry también murió. Se van muriendo todos, claro. Pero conocí a personajes muy interesantes, sobre todo a Elisa Breton, que me atendió en su casa y con quien me carteaba.

D.: Y después, con veintinueve años te fuiste a Nueva York; háblame de esa experiencia…

V.: Me fui con una beca Fullbright, que daba poco dinero pero un gran prestigio. Principalmente estuve en el instituto Fine Arts que dependía de New York University y era un sitio maravilloso para estudiar historia del arte. Creo que es el mejor del mundo. Allí hice mi tesis sobre los aspectos modernos de  Gustave Courbet. Empecé a ver fotografía, iba cada día al cine, dos o tres veces, y aprendí muchísimo porque en España no veíamos nada, te hablo del año 79. También hubo una parte muy dura el primer año cuando me fui a vivir sola, me moría de soledad, era una ciudad muy bestia. En cambio el segundo año me lo pasé muy bien y aprendí muchísimo. Ahora lo recuerdo con muchísima intensidad. He vuelto muchísimas veces a Nueva York. Llegué a identificarme tanto que cada vez que he vuelto la he considerado también como mi segunda ciudad.vc dora maar 72

D.: Vicky, acabas de publicar tu libro sobre Dora Maar. Eres especialista en el tema. Fuiste mi profesora de historia del arte, la mejor que he tenido (y no lo digo porque estoy contigo) y nos contabas mucho sobre Dora Maar. ¿Cómo decidiste profundizar sobre ella?

V.: La historia es de película, porque resulta que pude hablar con ella por teléfono.

D.: Y ella no hablaba con nadie después de su ruptura con Picasso.

V.: Sí… Pedí su teléfono y me dijeron que me iba a colgar. Y como soy muy apasionada y muy terca me dije que, por probar no pasa nada… Entonces probé y para mi gran sorpresa no me colgó e

l teléfono. Creo que fue porque le dije: “ Madame Maar yo no quiero hablar de Picasso, quiero hablar de usted”. Notó que era sincera y que me interesaba mucho por su obra fotográfica, cosa que era verdad.

D.: Era una estupenda fotógrafa.

V.: Maravillosa fotógrafa. Empezamos así una serie de seis o siete conversaciones de más de una hora cada una, donde yo iba apuntando y grabando todo. Esto revirtió en una exposición en el Bancaixa de Valencia en el 95, una triple retrospectiva en 2001 y 2002 por toda Europa y ahora…

D.: Sí, lo que te iba a preguntar, has triunfado en Venecia, acabas de inaugurar. ¡Felicidades! Han venido ochocientas personas…

V.: Sí, ochocientas personas…

D.: ¿Cómo lo explicas? ¿Es por el interés hacia Dora Maar? ¿Es tu nombre? Porque esta cifra da la medida de un éxito importante…

V.: Es la primera exposición de Dora Maar en toda Italia. Además public

aron un artículo en La Republica el domingo anterior que creó mucha expectación. La gente nunca había visto fotos de Dora Maar y estaban fascinados. Vinieron ochocientas personas al vernissage. Fue maravilloso y tuvimos muy buena prensa.

D.: ¿Hasta cuándo se podrá ver la exposición? ¿Dónde está ubicada?

V.: Os animo a que la visitéis. Está en el Palazzo Fortuny de Venecia, que es un palacio maravilloso sobre el mismísimo Canal Grande. Fue el estudio del hijo de Fortuny, nuestro pintor catalán, que fue el creador de los vestidos Delphos con el pliegue clásico, pero también pintaba, fotografiaba y diseñaba lámparas. El Palazzo era su casa y su taller. Algunas de las fotografías las hemos colgado encima de las telas antiguas que tapizaban las paredes del Palazzo.

D.: ¿Cuántas obras contiene la exposición?

V.: La exposición tiene noventa obras entre las cuales están las fotografías del Guernica que nos ha prestado el Museo Reina Sofia. El Pompidou ha prestado ocho o nueve. Hemos tenido unos préstamos fabulosos.

D.: ¿ Y hasta cuándo dura?

V.: Hasta el catorce de julio, ¡dura mucho!

D.: Me gustaría poder ir a visitarla.

V.: Sí, hay que ir.

D.: Y después de Venecia, ¿has pensado en alguna otra ciudad donde la puedas mover?

V.: Estamos en conversaciones con Barcelona porque como la que yo hice en Tecla Sala fue en 2001…

D.: ¿Has sido directora de Tecla Sala, no?

V.: Sí, he sido directora de Tecla Sala. La exp

vc hot dog 72

osición fue hace doce años y ahora se puede hacer completamente una nueva. A ver si sale.

D: ¿Cómo encuentras el espíritu de la ciudad

de Barcelona comparado con antes?

V.: Barcelona estuvo muy bien en los 70, durante mi juventud, cuando era muy barato salir. Te juro que salíamos con mis amigas con cien pesetas. Era como si con diez euros cenas, te tomas una copa y vas a bailar. Hoy en día esto es imposible.

D.: Ahora es carísimo…

V.: Sí… Entonces íbamos al Jazz Colon, a la Bodega Bohemia, íbamos a ver espectáculos a mil sitios, pero siempre en la zona de las Ramblas, me acuerdo perfectamente. Salíamos cantidad pero también estudiábamos mucho; al día siguiente para las nueve ya estábamos en clase, teníamos una energía brutal. La ciudad era muy interesante, mucho más gris que ahora, mucho más fea, pero la gente estaba muy bien. Éramos jóvenes… yo iba con mi amiga Ana Diaz Plaja… Luego la ciudad mejoró con las Olimpiadas; en los 90 volvió a haber una gran renovación. Después hubo un momento de bastante apatía y ahora creo que debería volver a animarse. En realidad está mucho mejor de locales y también más limpia, más civilizada… es muy bonito estar frente al mar. No me quejo, es una ciudad facilísima para vivir. Lo que quería decirte es que Barcelona tendría que ser más abierta. Lo es en el turismo y para los estudiantes jóvenes, pero tendría que tener un espíritu más abierto profesionalmente, en el terreno del arte que es el que yo conozco. A la gente del resto de España y del extranjero le cuesta exponer en Barcelona. Son mentalidades que tendrían que mejorar.

D.: Y a nivel de galerías ¿Cómo está Barcelona?

V.: Ahora en 2014 están pasando cosas muy fu

ertes porque hay galerías muy buenas y otras que están cerrando como la galería Maeght donde vi a Kandinsky, Arroyo, Equipo Crónica, cosas maravillosas. La Prats también ha cerrado una de sus sedes,  algo muy triste. Por un lado cierran y por otro hay gente joven que ha abierto muchas en los últimos cinco, ocho años, como por ejemplo Projectes SD; hay otras por Poble Nou o por la zona del Born. Quiero decirte que, por suerte, hay una joven generación, como la iniciativa Half House de Alberto Peral y sus amigos, que también me gusta mucho; así que no hay que ser tan derrotista, hay mucho movimiento nuevo.

D.: Y tú tienes una casa maravillosa llena de obras de arte…

V.: Llevo aquí más de veinticinco años. Es porque soy muy amiga de artistas, que me regalan obras, también compro modestamente lo que puedo.

D.: Sé que eres cinéfila, además lo has dicho, y siempre ves todo lo bueno que sale, ¿qué obra cinematográfica te ha llamado la atención últimamente?

V.: Hace dos días fui a ver una muy curiosa que se llama “Joven y bonita”.VC en su terraza 72

D.: Ay, la quiero ver, de François Ozon.

V.: Sí, me gustó más “En la casa”, pero ésta al principio parece superficial y no lo es. Es la historia de una chica que sólo tiene diecisiete años y se lanza a la prostitución. Pero está bien visto porque no sale de un medio modesto ni lo hace por necesidad de dinero, ni porque la traten mal sus padres… Así que es una historia curiosa; te preguntas la razón que la mueve.

D.: Lo que me cuentas es un poco la historia de “Belle de jour” de Buñuel…

V.: Sí, es un poco la historia de “Belle de jour”, que era mejor. A mí me interesa, a pesar de ser un tema muy polémico, ya que ahora hay un gran debate con las feministas en Cataluña y es que todas están en contra de la prostitución. Yo también estoy en contra de una prostitución cuando se explota a la gente, pero si no tienen riesgo y no están explotadas por proxenetas, estoy por la libertad de costumbres. Así que encuentro que son temas a tratar como lo hace este director de cine, con una mayor amplitud de mirada.

D.: Cuando conocí a  Bigas Luna me contó también que respeta mucho la profesión de las prostitutas, ya que no es nada fácil y tiene mucho mérito. Pasamos al tema de las lecturas ¿Qué lees?

V.: Me he pasado muchos años leyendo biografías porque estaba haciendo la de Dora Maar, así que me las he leido todas; también he leido mucho a Stefan Zweig porque escribía muy bien biografías y porque me gustaba, y lo recuperé. Pero ahora justamente nada, estos días estoy releyendo una biografía, precisamente las memorias de Brossa, de quien fui amiga y que es de Permanyer, y me hace mucha gracia porque como yo voy a hacer mis memorias, quiero recordar.

D.: ¿Ya has empezado a escribirlas?

V.:  Todavía no, empiezo el mes que viene. Brossa era mi vecino en la calle Génova y un amigo de toda la vida hasta que se murió y… claro, hay cosas que una pierde en la memoria, y me ha hecho gracia volver a recuperar anécdotas suyas, que era fenomenal. Si lo hubieras conocido te habría encantado.

D.: Hablando de Brossa, también eres especialista en Tàpies.

V.: Sí. Tàpies es un gran artista. Lo conocí yo creo que muy bien, lamentablemente ya falleció y precisamente en el Palazzo Fortuny donde ahora está mi exposición de Dora Maar, el año pasado hubo una gran exposición deTàpies. Creo que tiene que ser muy bien enseñado, y bien escogido, porque es uno de los grandes artistas de la postguerra en el siglo XX de Europa.

D.: Recuerdo que siendo mi profesora dedicaste una

vc cuadro 72

clase entera a Tàpies. Sé que conociste a Ocaña. Me puedes explicar cómo fue… ¿Cómo lo recuerdas?

V.: Lo conocí poco, pero tengo una anécdota curiosa.

Bueno, lo conocí, como todo el mundo te habrá explicado, yendo por la Rambla en los años de mi juventud, cuando salíamos casi cada noche e íbamos al Cafe de la Ópera. Ocaña estaba por allí levantándose las faldas. También lo recuerdo en el Carnaval del Sitges. Eran unos años de gran e

moción: con el final de la dictadura y el principio de la democracia había una gran excitación. Nos parecía que todo lo que antes estaba prohibido se podía hacer. La pequeña anécdota fue cuando vivía en Nueva York. Ocaña vino con Ventura Pons, que era amigo mío. Me llevaron a una fiesta muy curiosa de una señora mayor en un barrio muy elegante, quizás en la Quinta Avenida… Recuerdo que estaba lleno de chicos vestidos de tenis, todos gays, con la señora mayor,  y yo era la única chica…

D.: Lo que me cuentas es súper pop…

V.: Total, parecía una película de Andy Warhol. Yo les dejé allí en la fiesta sobre las dos o las tres de la mañana. Cuando íbamos en el taxi Ocaña me contaba, muy preocupado: “Vicky, Vicky, me ha salido un grano en el culo”, y yo pensaba: “Pobre chico, tenemos que ir a una farmacia”. Para que veas cómo era, me había conocido solo media hora y ya me estaba contando sus penurias más íntimas.

D.: Era muy libre.

V.: Yo pensé: “Este tio es tronchante”. Y tengo esta estupenda anécdota con él.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

V.: Cuando me lo enseñaste me encantó porque encontré que en Barcelona hacían falta más sitios así. Ahora estamos mejor, pero hace dos o tres años faltaban sitios con un poco de gracia y más bohemios y modernos. Que no sea todo el diseño este racionalista que se puso de moda en los 80 y los 90. Ya en los dos mil y pico nos tocaba hacer algo diferente. Me encanta la mezcla de estilos, de colores y de muebles encontrados. Además es un sitio donde puedes hacer varias cosas: comer, tomar copas o disfrutar de alguna actividad. En Paris, Londres y Nueva York está lleno de sitios como este. Aquí este sitio es Ocaña.

Pilar Pasamontes. La mujer que conoce mejor que todas los efectos especiales.

Pilar Pasamontes. La mujer que conoce mejor que todas los efectos especiales.

18.03.2014

Si haya una mujer en Barcelona que conlleva en su energía efectos especiales, ella es la Pilar Pasamontes. Yo Dessislava me acuerdo que la conocí en un ataque de celos que sufrí y creo que ésta era la manera que nos hizo amigas del primer momento. Me dijo: ” Pensaba que yo soy la mujer más celosa de la ciudad pero ahora veo que tú, búlgara me superas!”,voy a adornar mi colección de historias con nuestra charla que espero que os va a gustar. Pilar suele ser una adicción, nadie se queda indiferente hacía su personalidad.

Dessislava: ¿Quién es Pilar Pasamontes?

Pilar: Soy yo (nos reímos mucho)

D.: El día de las grandes sorpresas…¿Me puedes decir algo más de ti? Si tuvieses que autodescribirte, ¿cómo lo harías?

P.: Me apasiono mucho por la cosas. Me apasiono mucho por mi trabajo, intento hacer feliz a la gente de mi alrededor, tengo bastante mal carácter de vez en cuando, trabajo en moda y soy abogada.
pp maquina de cocer 72
D.: ¿Es el derecho tu formación?

P.: Sí, soy licenciada en derecho.

D.: ¿Dónde estudiaste?

P.: Aquí en Barcelona, en la central, en la UB.

D.: ¿Cómo entraste en el mundo de la moda?

P.: Mi madre trabajaba en moda. Pero yo hice derecho, por lo de salvar el mundo y luchar por las injusticias. Pero la injusticia sigue… Hice de abogada dos años y empecé a meterme poco a poco a trabajar en moda en la tienda y la empresa de una diseñadora que se llama Maite Ramallal. Me gustaba lo que hacía y además me liberaba un poco la cabeza del derecho. Acabé dejando el derecho y dedicándome a la moda. La verdad es que hice una cosa muy extraña: en lugar de empezar con mi madre que hubiera sido lo habitual, empecé con Maite Ramallal
desde lo más bajo: de dependienta, para aprenderlo todo porque me interesaba mucho. Y en los años 80 cuando la moda no estaba muy de moda y toda la ciudad y la moda estaba muy viva aprendí un montón, aprendí todo. Aprendí desde cómo se monta un desfile a un escaparate y fue verdaderamente muy interesante. Después de un tiempo de trabajar con Maite Ramallal estaba obsesionada por los complementos.

D.: Sí, sé que creaste una marca que se llama Efectos Especiales.

P.: La verdad es que fue porque me gustaban mucho los complementos y quería abrir una tienda
en el mundo que vendiera sólo complementos. Había sombrererías, había tiendas de cinturones,
tiendas de bolsos y de bisutería. Finalmente de decirlo tanto, mi pareja de muchos años que se
llama Marcel …

D.: Le conozco…

P.: …me dijo: “tanto hablar, tanto hablar, ¡pues móntala!” Y a mí cuando me pican inmediatamente salto. Le contesté: “¡Claro que la montaré!” y la monté en quince días. Estaba en Paris con Maite, aproveché para comprar cosas y monté Efectos Especiales. Lo que no recuerdo es el año, fíjate qué mala soy para esto…

D.: ¿Qué pasó con Efectos Especiales?

P.: Tuvo muchísimo éxito desde el principio. Tuve cuatro tiendas al final. La primera fue espectacular porque vendía cosas únicas en el mundo, cosas que nadie hacía o que nadie se atrevía a vender y tuve un éxito brutal. Venía gente de todos los sitios. Pero luego monté cuatro y con cuatro tiendas en la misma ciudad es muy difícil vender.

D.: Aparte, Barcelona no es una ciudad muy grande, no tiene la dimensión de Nueva York por ejemplo.

P.: Claro, era imposible. Yo creo que en ninguna ciudad puedes hacer esto. Me aventuré montando una detrás de otra y me equivoqué totalmente. Me equivoqué al abrir tantas tiendas con el mismo producto. Con una sola tienda habría funcionado perfectamente, con tantas fue imposible. También es cierto que en aquel pilar complementos 72momento, como pasa siempre en las ciudades cuandohay una idea buena, empezaron a abrir más tiendas de complementos. Y ahora hay tiendas de
complementos por todo el mundo con todas las marcas y lo que quieras.

D.: ¿Son los complementos los efectos especiales para la mujer?

P.: Sí, esos son los efectos especiales. Sin mis pendientes ni mis pulseras,no  soy nadie, desapareces absolutamente. Y también personalizas. No eres igual que el de al lado. Puedes llevar el mismo traje y el mismo pantalón pero eres otro por el peinado, el make-up y todos los complementos, que son los efectos especiales. Te hacen ser mucho más tú.

D.: ¿Te parece Barcelona una ciudad “trendy”, ves gente moderna por la calle?

P.: Cada vez más por una suerte inmensa. Hay muchísima gente joven de muchos países e incluso de toda España. La ciudad siempre ha tenido un sello característico. Igual que los que son de Madrid sabes que son de Madrid, los que son de Sevilla sabes que son de Sevilla. Es por cuestión de la forma de la ciudad, por su luz, por su color…, la gente está desapareciendo un poco, es un poco mimético. Pero cuando se mezcla gente de muchísimos países, sobre todo gente joven como el IED (Instituto Europeo de Diseño) donde hay un 75% de alumnos extranjeros.

D.: Tocando el tema de IED, donde nos encontramos ahora, me puedes describir tu papel aquí, sé que eres profesora de moda…

P.: En IED soy la parte científica de la moda, es decir que pienso, no hago números porque soy un desastre. Julia es la directora de moda y yo soy la persona que se encarga de las relaciones exteriores, que está pendiente de las cuestiones científicas de la moda, aunque la palabra científica es muy ampulosa. Soy profesora de historia de la moda de los siglos XX y XXI sobre todo. Doy historia y crítica de la moda, no historia biográfica. La historia de la moda vinculada a la sociedad, las guerras, lo que ha ocurrido y sigue ocurriendo en el mundo. También hablo de historia comparativa, las marcas de antes, las de después y las de toda la vida. También soy profesora de complementos y doy clases en el grado de estilismo.

D.: De lo que me cuentas me imagino que tienes muchos alumnos…

P.: Sí, tengo muchos. También doy clases de máster como tú (nos reímos). Somos profesoras de máster. Doy clases en el máster de calzado, como tú, en el de márqueting y comunicación de moda, en el de moda y en el Cep de Novias, que no está nada mal, tengo muchos alumnos.

D.: ¿Hay gente joven con inquietudes? ¿Qué te parece el panorama contemporáneo?

P.: Ahora muy bien. La crisis ha servido de algo. Es una crisis dura y nos estamos mentalizando de que, o bien se es el primero y se trabaja mucho y estudia mucho y se está muy informado, o no nos comemos un “quiqui” en la vida. Antes había un poco de desidia: “Ay, hoy no voy a clase, ay, me da lo mismo”. Ahora son fantásticos, entregan todos los trabajos e investigan. Va muy bien para ellos y también para la gente que damos clases porque suben el listón inmediatamente. Cada segundo está con las pilas puestas porque sino es imposible.

D.: A ti que eres una mujer que hace crítipp carteles 72ca y reflexiona sobre todo lo que pasa a nivel mundial,¿qué te parecen los diseñadores emergentes de Barcelona hoy en día?

P.: Cada vez mejor. Barcelona no es la gente que nace en Barcelona sino la gente que vive, trabaja o ha estado un tiempo en Barcelona. Yo los encuentro fantásticos y hay cosas fantásticas. Tú conoces a muchos de ellos que han venido aquí. Unos se han quedado y otros se han ido. Han estado todos en Ocaña desfilando y exponiendo sus prendas.

D.: Sí, fue una idea conjunta que surgió en las fiestas que compartíamos. Se trataba de prestarles los espacios de Ocaña para poder exhibir sus colecciones y venderlas. Este proyecto ahora está parado y tengo muchas ganas de volver a despertarlo.

P.: Verdaderamente hay un muy buen nivel y se están rompiendo muchas barreras. Tienen menos miedo.

D.: Pilar, también eres vicepresidenta de Moda Fad, me puedes explicar ¿qué es Moda Fad y su concepto?

P.: Moda Fad es una asociación sin ánimo de lucro que se formó, siendo yo socia fundadora, hace veintiún años, si no me equivoco. Se anunció con la idea de ayudar y apoyar a la gente joven. Gente que acababa sus estudios de moda o gente que era autodidacta se podían apuntar tranquilamente. Hacer de lanzadera. Empezó como una plataforma donde todos exponían y vendían sus prendas y después se sumó una pasarela, que ha ido creciendo con el tiempo. A partir de esa pasarela damos premios. Primero damos los premios a los mejores de cada escuela de Cataluña y si vienen de fuera también están bienvenidos. Con estos premios pueden desfilar en 080 con nuestro paraguas de Moda Fad. Es una lanzadera buena aunque no sea para lanzar su propia marca inmediatamente. A veces incluso no se lo aconsejo. Al menos ya tienen una buena estructura con un buen equipo. Creo que es un buen aprendizaje porque vienen empresas de todos los sitios para ver los productos que se presentan.

D.: ¿Era tuya la idea de la creación de Moda Fad?

P.: Era de todos, era una asamblea de verdad. Queda muy moderno y muy progre. Del Fad nos preguntaron si podíamos hacer alguna cosa, un departamento o una asociación de moda dentro del Fad y entonces nos reunimos un montón de profesionales pensando qué podíamos hacer. Surgieron montones de ideas distintas. Cada uno decía una cosa. Finalmente con las ideas de todos acabamos formando esta especie de asociación sin ánimo de lucro. Se ha ido formando poco a poco. Empezó sin ánimo de lucro y de alguna manera se ha ido aclarando y cambiando con el tiempo.

D.: Te encuentro con Perla que es tu compañera. Es una perrita chihuahua y como es difícil imaginarte sin ella, me gustaría saber cómo os encontrasteis.

P.: Yo tengo unos grandes amigos que son Álex Estil-es y Xavi Lenau a los que quiero muchísimo. Ellos tenían cuatro chihuahuas, dos parejas y, de golpe, las dos hembras se quedaron embarazadas. Yo les iba diciendo: “Quiero uno, quiero uno…” y cuando iba a su casa jugaba con todos. Me lo pasaba pipa, se me subían encima, les daba de comer y por eso me querían mucho también… Entonces ellos me dijeron: ” bueno, si sale una muy guapa te llamamos”. Entonces me llamaron y me dijeron: “hay una que es para ti”. Cuando la fui a ver era tan, tan diminuta que parecía un broche, te la podías poner en la chaqueta de lo pequeña que era. Era la más espabilada, como se la veía pequeña, era la que más mamaba y la que más jugaba. Hace dos años en el día de Reyes me la regalaron. A partir de allí se convirtió en mi álter ego porque muchas veces opina por mí…
pilar fashion lab 72
D.: ¿Qué lees? ¿Qué lecturas te apasionan?

P.: Me gusta mucho la novela como género, mucho más que otra cosa. Evidentemente para estarinformada en mi trabajo tengo que leer mucha investigación de moda. Leo muchísimas cosas de moda. También intento buscar siempre las novelas más apasionantes. Porque a mí si un libro a la página veintisiete no me ha enganchado, cierro el libro y otra cosa mariposa, porque me aburre mucho. Me gustan mucho las obras históricas y no sé por qué pero también leo las biografías de todos.

D.: En lo de las biografías te entiendo. Yo el otro día en la clase que explicaba la obra de Suzanne Valadon hice primero un recorrido por su vida amorosa, así se despierta cierto interés emocional y es mucho más fácil entender la obra del artista sabiendo cómo ha vivido y qué pasiones o dolores ha sufrido.

P.: Claro porque si hablas solamente del arte de un pintor, un escultor, etc… En la moda tampoco se entiende si no explicas el momento en el que sucedió, lo que ocurría en ese momento…

D.: Sí, claro es superimportante el contexto histórico.

P.: El contexto histórico, social, político, económico, ¡todo! Yo les explico la moda por todo lo que ha pasado…desde Joséphine Baker, por ejemplo…Y si hay anécdotas se las cuento todas,porque me encanta todo lo biográfico. Me gustan mucho las historias reales, cosas que han ocurrido.

D.: ¿Vas al cine con frecuencia?

P.: Antes iba cada semana al cine, una o dos veces. Ahora voy al que está más cerca de mi casa y según la película que quiero ver: cine Bosque, Verdi o el nuevo en Balmes. No me gustan demasiado las películas de acción, me gusta verlas por la tele. Me gusta mucho el cine pero no me gusta todo el cine. Y hay muchas películas que me aburren.

D.: ¿Una reciente y que te haya gustado?

P.: Como a todo el mundo La Gran Belleza. Suerte que el director dijo: “Gracias Fellini” porque sino era para matarlo. Porque es un homenaje tremendo a las dos películas de Fellini Dolce Vita y Roma. Dando por hecho que es mentira que alguien tenga esa terraza delante de Coliseo Romano que es para matarlo (se rie) directamente y decirle: “Mira por la ventana y clac, … Y ay se ha caído que pena más grande y también ha dejado un papel en el que pone que ya es mía….(nos reímos mucho)

D.: Hablando de paraísos urbanos, ¿tienes uno? ¿hay un sitio donde te guste esconderte?

P.: A mí esconderme no me gusta mucho. Si me escondo lo hago en mi casa donde tengo una terraza muy bonita. Pero hay sitios que me gustan y que son recurrentes en según qué momentos. Me encanta el mar. Tengo un sitio al que voy tanto cuando estoy bien como cuando estoy triste: el chiringpp comindo 72uito de Escribá. Además de que estoy frente al mar y de que como bien, siempre están Joan, Mariana o Álex, a los que quiero mucho y me hacen sentir como en casa. Comes, ves al mar y ya te pones de buen humor. El mar siempre es mi vacuna de escape.

D.: ¿A dónde viajas? ¿Hay un lugar que frecuentes?

P.: Antes frecuentaba mucho más Paris y Nueva York, ahora la economía está menos brillante. Antes viajaba muchísimo. Me encanta por ejemplo el norte de África, los desiertos. Ahora prácticamente no se puede ir al norte de África porque la cosa está muy así. Como ciudades o sitios, me fascinan Nueva York, Paris, Sevilla, Menorca, el norte de África… Últimamente me he quedado absolutamente enamorada de Túnez.

D.: Me imagino que naciste en Barcelona…

P.: Sí, en el ensanche de Barcelona, no puedo ser más barcelonesa (nos reímos). Soy ensanchera.

D.: ¿Conociste a José Pérez Ocaña?

p.: Sí, conocí a Ocaña. Era la persona más graciosa que he visto en mi vida aunque cuando se enfadaba también tenía una mala baba importante. Le conocí en aquel momento de la Barcelona transgresora, cuando él iba con las faldas y se las levantaba y enseñaba la polla con el Camilo al lado vestido guapísimo. Lo conocía de bares como el Celeste, donde él siempre estaba, pero también a través de una amiga a la que yo adoraba y que murió: Sofía. Eran vecinos. Ella siempre
dormía. Estudiábamos juntas derecho y tenía que ir a buscarla porque se dormía. Paraba el coche en la Plaza Real y le llamaba siembre desde abajo ¡no había manera de despertarla! Siempre se dormía después de haberse fumado un porro. Entonces muchas veces llamaba a Ocaña y se ponía como una moto: “¿Otra vez? ¡No, no, no! ¡No puedo más! Voy a desconectar el teléfono… Estaba follando… ¡me acabas de joder el polvo!” (nos reímos mucho) y yo : Vale, pero puedes despertar a Sofía. Y a partir de ahí nos fuimos viendo más. Nos veíamos mucho, la verdad es que en Barcelona todo el mundo se veía mucho. Gente de todas las edades, desde diecisiete o diecisiete años a mayores. Y todos se reunían en el Celeste.

D.: ¿Dónde estaba ubicado el bar Celeste?

P.: El Celeste estaba en la calle Argentería, tocando Santa María del Mar. Era una antigua tienda de tejidos. Y el primer Celeste mantenía casi toda la decoración. Todo era de terciopelo rojo, era precioso y todo el mundo hacía cosas, actuaba… De repente, por ejemplo, aparecía Camarón de la Isla con Paco de Lucia, pobre que se acaba de mperla 72orir, y el uno con la guitarra y el otro cantando y te quedabas mirando, vamos hacia el cielo….

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

P.: A mí me gustan varias cosas del Ocaña. Primero el nombre. Luego me gusta mucho el buen rollo que hay. Llegas allá y puedes cenar o tomarte una copa fuera y siempre hay alguien que te habla, alguien encantador, gente que aparece y desaparece por el Ocaña que no son gente vulgar sino gente con personalidad, especial. Esto alegra mucho la vista y el espíritu, es fantástico. Y sabes de lo que vas a ver no es el vulgar de la masa informe que te interesa mucho menos. Por lo cual es muy gratificante.

Marta Tatjer. La madre de las fiestas de la Mercè en Barcelona.

10.03.2014
Hay poca gente que tiene la energía de Marta Tatjer. Si le llamas por teléfono lo coge enseguida, si le envias un mail la respuesta llega en menos de cinco minutos. Una mujer tremenda, con tanta personalidad que deja el que está al frente completamente atrapado por su espíritu libre. Yo Dessislava  desde hace un año y poco compartí unos cuantos gin tonics con ella y nuestra convesrsación saltaba entre temas tan interesante que no he tenido dudas por elegirla como primera mujer entrevistada en mi proyecto que es crear una colección de la gente más interesante y peculiar que frecuenta el local Ocaña.
Dessislava: ¿Quién es Marta Tatjer?
Marta: ¿Me tengo que describir a mi misma?

D.: Sí

M.: Soy una agitadora cultural. Estoy orgullosa de ser una de las personas que perteneció al primer Ayuntamiento democrático de Barcelona desde el 77 hasta el 87, fue una época brillante después de tantos años de aburrimiento y de represión, poder formar parte de este nuevo equipo que nos posibilitó reinventar una nueva ciudad abierta y desenfada, recuperando muchas fiestas, pero también apostando por una forma distinta de vivir la ciudad, recuperamos la calle como espacio abierto para disfrutar de la cultura.  Me considero una persona muy curiosa, interesada en muchas cosas. Me gusta el arte, la música y la cultura en general… Soy bastante voyeur.

D.: Eres una artista de la vida…

M.: Totalmente. Me encanta viajar, es una de mis pasiones, conocer gente…

D.: Tienes una estrecha conexión con la ciudad de Nueva York, frecuentemente estás allí…mt mesa 72

M.: A pesar de que no domino el idioma, Nueva York me sorprendió porque a nivel cultural es verdaderamente el ombligo del mundo. Es una ciudad donde toda la gente que está allá trabajando y/o estudiando  tiene un objetivo o un sueño personal. La sociedad neoyorquina la conforma gente ambiciosa. Creo que ser ambicioso, es algo muy positivo. Antes, los de mi generación no eramos ambiciosos, me refiero a la generación de mayo del 68.  Nuestras prioridades eran principalmente las libertades. Libertad de expresión, libertad sexual, derecho al aborto, al divorcio y derecho a voto… Insisto, en Nueva York todavía ahora hay una gran energía y las personas saben que en este país el “american dream” es posible. ¡Y lo es!

D.: Y si consideras Nueva York el ombligo del mundo, ¿cuál es tu visión sobre Barcelona?

M.: ¿Soy sincera?

D.: Sí, claramente…

M.: Esta pregunta es bastante delicada. Siempre he sido una fan de Barcelona, que ha creído en ella, pero ahora casi estoy por decirte que contra Franco se vivía mejor, como dice mi amigo Quique Pí de la Serra. En la época franquista, Cataluña ya estaba posicionada culturalmente a nivel internacional. Ahora nos quieren hacer creer los políticos, que la gente nos descubrió gracias a los Juegos Olímpicos, y en parte sí, los Juegos han ayudado muchísimo a nivel turístico y a nivel comercial. Ha habido una gran operación de  marketing, de imagen y de presencia, pero mucho antes de esto, en el año 85, cuando viajé a Nueva York, recuerdo que 7 artistas catalanes estaban exponiendo allí a la vez, entre ellos Frederic Amat, Jaume Torres, Miralda y otros que no recuerdo. Si hablamos de las grandes compañías de teatro, El LLiure, Els Joglars, La Fura dels Baus, Els Comediants, no se crearon a partir de la democracia. La compañía La Fura dels Baus que nos representa con mucho orgullo, estos jóvenes ya estaban trabajando en el año 75, al igual que otros muchos, La Claca y seguiría….  Con esto quiero decir, que después de haber participado en el momento de la explosión cultural, a finales de los 70 y de haber demostrado Barcelona la capacidad que tenía para ser pionera de muchos actos, encuentros o festivales, con el paso del tiempo compruebo que, todo aquel movimiento hecho conjuntamente con los artistas y secundado desde las instituciones, ha dado paso al momento actual, donde todo vuelve a estar muy encorsetado. Faltan nuevas ideas, falta riesgo, faltan propuestas mucho más abiertas.

D.: Me hablas sobre la libertad de tu generación….¿Cómo viviste la libertad sexual y la libertad de vuestras ideas? Sé que eres muy amiga de Nazario, de Alejandro, de Ocaña cuando estaba vivo.

M.: A esta generación nuestra, que estamos entre los 60 y los 70 años, nos tocó vivir muchos años de franquismo, una época gris y falta de libertades como ya he comentado antes. Para combatirlo estábamos cada día en la calle. Salíamos a la calle a favor del amor libre, a favor de la libertad de expresión, de la libertad sexual y de la autonomía. Líderes fueron revistas como El Vibora donde Nazario era uno de los grandes dibujantes, que nos liberaba de muchas ataduras y corsés… Todos nos alimentábamos de esta gente tan valiente y pionera. Te puedo hablar también del músico Carlos Santos que en el año 77 se paseaba por las Ramblas tocando el piano.  Mientras él tocaba, una chica desnuda trabajaba con su cuerpo y serpenteaba encima de su piano. Barcelona era transgresora a pesar de las muchísimas dificultades. Hasta que un día llegó la democracia y con ella el gran momento de Barcelona. Este momento sí que fue maravilloso poderlo vivir, pues fueron unos años intensos, llenos de ilusión, de energía y también de creatividad, donde todo lo que hacíamos, era por primera vez… ¡qué años y qué recuerdos! Construimos una nueva forma de vivir la ciudad. Ahora en el año 2014, creo que Barcelona se ha convertido en un parque temático para la tercera edad. Antes esta definición no la usaban muchas personas, pero día a día va calando en la gente. Barcelona ha descubierto el gran lujo, el turismo…, explotamos una buena metereología, la preciosa arquitectura, limpias playas…, pero cada día es más aburrida y somos muchos los que opinamos así.

D.: ¿Y la noche de Barcelona?

M.: Ahí sí que no puedo opinar como antes. Antes todos trabajábamos mucho, pero todas las manifestaciones y actos culturales se cocían de noche. Teníamos nuestro trabajo, nuestros despachos, nuestras responsabilidades, trabajábamos mucho… pero después por la noche, era cuando preparábamos todas esas manifestaciones culturales.

D.: ¿Qué era tu trabajo? ¿Qué hacías exactamente?

M.: Yo tengo una formación en Bellas Artes. Por eso soy un poco diletante en todo.

D.: ¿Estudiaste Bellas Artes en Sant Jordi?

mt barra 72M.: No, en la Massana. Sin ser experta en nada, Barcelona me dio la posibilidad de poder dedicarme en alma y vida a la gestión cultural. Desde inventarme las Fiestas de la Mercé (que es de lo que más orgullosa estoy) hasta rediseñar el festival de teatro del Grec y organizar las primeras manifestaciones culturales en Barcelona, los bailes en el Moll de la Fusta con cien mil personas, las verbenas de Sant Joan en Montjuïc con 100.000 personas, el correfoc, los carnavales y muchos actos más.

D.: ¿Tienes alguna galería de arte que suelas visitar en Barcelona? ¿Dónde consumes arte en Barcelona?

M.: Siempre he sido amiga de los artistas y también de los galeristas, pero tengo más relación personal con los creadores. Por eso voy de estudio en estudio y de casa en casa. Cuando hacía las Fiestas de la Mercé fui pionera en incorporar el mundo de la pintura a la cultura popular. Desde el año 77, los carteles de las fiestas de cada año se los pedía a un artista consagrado y también a los jóvenes valores, que con el tiempo se han convertido en grandes artistas. Han pasado desde Ràfols Casamada, Brossa, hasta Guinovart, pero también dando posibilidades de presentar a artistas menos conocidos en aquél momento, como Perico Pastor, Mariscal, Agustí Puig, Robert Llimós, Guerrero Medina.  Los primeros diez años de la Mercé fueron los que yo dirigí  y los artistas plásticos eran mi mano derecha. Los carteles se los pedía a grandes artistas y a ellos también les gustaba esta forma de incorporarse a la fiesta.

D.: ¿Cómo recuerdas a Ocaña?

M.: Eramos muy amigos, me encantaba su vestuario, su sombrero de bombín y sus zapatones. Le daba lo mismo pasearse con un mantón que con una mantilla: era único. Era cariñoso, parlanchín y muy trabajador. Era el rey del barrio, todo el mundo le conocía y era el más querido por todos. En toda esa época era un lujo poder ver a esos gamberros haciendo lo que hacían por las Ramblas. Eran un soplo de libertad y de alegría, un grupo de amigos venidos de distintos puntos de España, donde los andaluces llevaban la voz cantante, pues Ocaña, Nazario y Alejandro son de ahí. Él siempre se quejaba de que no se le reconociera como artista plástico. Ayudó a su popularidad la película de Ventura Pons “Retrat intermitent”, gran documento sobre el personaje y su obra. ¡Debe verse!mt mano 72

D.: Pero él unos años antes de fallecer ya estaba en ese camino de dar más importancia a su obra que a su personaje.

M.: Tuve la suerte de poder ayudarle a hacer su exposición en el Pati de la Santa Creu en el año 82, enfrente de la Escuela Massana. Aprovechando que estaba en el Ayuntamiento y era amiga de él, fui varias veces a su casa con mi jefe de aquella época, Joan Anton Benach, para que viera y entendiera su trabajo, su vida, su estudio, las representaciones de sí mismo como en un templo, sus vírgenes, su mundo…  Él nos recibió con la música de los himnos de la Pastora y la Asunción, creo que en aquél ambiente tan auténtico nadie podría quedar indiferente y así fue como hizo su gran exposición.

 D.: ¿De qué año estamos hablando?

M.: Esto fue en mayo del 82, sólo podía ser en primavera una explosión de color, flores y ángeles que inundaron el barrio. Fue una de las exposiciones más visitadas. Hicimos una procesión desde su casa con los angelitos, las vírgenes, los niños del barrio, los vecinos y cómo no, con todos los amigos y la música y los himnos de sus dos vírgenes. Fue una gran fiesta toda la exposición.  A Ocaña le ayudó a ser más conocido y respetado como artista, que es lo que era.

D.: Hablando de templos, ¿cuál es tu templo personal?

M.: El mar. Yo soy mar. He nacido en Barcelona. En la Barcelona de finales de los 70, la playa era muy cutre, con cantidad de cascotes que impedía correr por la orilla del mar. Yo corría con zapatillas de baloncesto altas para protegerme los tobillos, esto sí que ha mejorado, y mucho… Tenían también cierto morbo los baños orientales, único sitio donde te podías desnudar para tomar el sol. Luego, con los juegos Olímpicos, llegarons los 5 kms de playa desde el barrio del Somorrostro hacia el Forum, la cual paseo todos los días y me baño. Soy de las que me baño casi todo el año.

D.: ¿Dónde vives en Barcelona?

M.:  Cómo no, vivo cerca del mar, en la Villa Olímpica, un espacio amplio, tranquilo y al ladito del mar…

D.: Yo te digo, como estudiante de Bellas Artes, que en la Facultad de Sant Jordi la gente tiene mentalidad de fracasada. Yo me desanimo solo pisando la entrada de una Facultad que debería estar llena de gente rebelde y transgresora.

M.:  Es lo que te comentaba antes, que la ciudad y los políticos deben apostar más por los jóvenes y por lo nuevo, no ir a buscar siempre a los consagrados. Deben facilitarles el acceso a la cultura, más viajes, más becas, más intercambios culturales con otras instituciones de todo el mundo, trabajos conjuntos y dinámicas conjuntas, que es lo que más enriquece.

D.: ¿Qué lees Marta?

M.: Todo. (Se ríe). Depende del momento. Cuando voy de viaje me preparo libros con un poco de la historia del país, todos los que me recomiendan, libros de autores amigos y amigas… Soy curiosa, soy la típica que, cuando está en una reunión, me hablan de un libro y me lo leo. Ahora estoy releyendo un libro de mil páginas sobre la historia de la Nueva York, desde sus inicios hasta hoy, para recrear el ambiente y saborear rincones que son casi míos. Ahora tengo en mi agenda dos nuevos libros pendientes que voy a comprar: el del juez Santiago Vidal “Los 7 pecados de la justicia” (ya te diré qué me ha parecido) y el último de Wyoming.

D.: ¿Y de cine?

mt salida 72M.: Ahora, como estoy jubilada y esta ciudad no me motiva para hacer grandes cosas, pues lo que hago es ir muy a menudo al cine.

D.: ¿Tienes algún cine favorito en la ciudad?

M.: Tengo la suerte de tener al lago de mi casa quince salas en versión original y cuando me ven me saludan.

D.: A mí me pasa lo mismo en la Filmoteca.

M.: También la Filmoteca, claro. Donde puedes recorrer y ver un Fellini, por ejemplo, que no has visto en cuarenta años.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña? Te pregunto esto aunque tú has hecho la inauguración y tú eres Ocaña…

M.: De entrada siempre agradeceré a Joaquima (la propietaria del local) que se ha acordado y se ha atrevido a poner el nombre de Ocaña. Solamente poner el nombre de este gran artista y de este gran barcelonés es el mejor homenaje que se le puede hacer. Ni una plaza, ni una calle. Un bar abierto a todo el mundo. ¿El Ocaña qué es? No es la estética de Ocaña, pero es Ocaña de espíritu. Por espíritu es abierto a todas las edades, a todas las culturas, y si había alguien a quien le gustaban todas las culturas y se mezclaba con todo el mundo, ése era Ocaña. Este espíritu está en el Ocaña. Tú te puedes encontrar con un cochecito con unos papás y su bebé, que es un coñazo, pero allí están y también te puedes encontrar con gente super sofisticada en una noche loca con una música lo más de lo más, con estos nombres tan raros que ahora utilizáis.. A mí me suena tan distinto y transgresor que siento que aquí está el espíritu de Ocaña.

Carlos Puig Padilla. El ciudadano del mundo.

Carlos Puig Padilla. El ciudadano del mundo.

27.02.2014

Lo conocí hace dos años. Subía la escalera que une la planta baja de Ocaña. Apareció. Tobillos finos que dibujaban sus pasos de una manera tan elegante y exquisita que me fascinaron, de inmediato y a la primera vista. Soy Dessislava y él, Carlos Puig Padilla.

Dessislava: ¿Quién es Carlos Puig Padilla?

Carlos Puig Padilla: Carlos Puig Padilla es un catalán, que vive entre Barcelona y Paris y que le gustaría ser todavía más ciudadano del mundo… Le gustaría depender de diez ciudades diferente y estar subido siempre a un avión. ¿Para qué? Pues para trabajar.   carlos terrado 72

D.: ¿En qué estás trabajando?

C.: Trabajo como consultante de moda. Ayudo a marcas para que su público objetivo las entienda, es decir, les explico lo que tienen que hacer y cómo ejecutarlo. Básicamente en el diseño de calzado.

D.: ¿Con qué marcas trabajas ?

C.: He trabajado para Barbara Bui, aquí en España para Victorio & Lucchino, Mango o Yanko.  Durante unos años, en París, colaboré en los desfiles de Michel Klein,  Jean Paul Knott o Guy Laroche, entre otros … En Asia trabajé para Shanghai Tang,  Mellow Yellow … Después para otras marcas que no hace falta que tengan nombre propio , pero que permitían y permiten facturar y poder trabajar con marcas con menos presupuesto. Asimismo, trabajo cómo periodista, escribiendo para El País, Marie Claire, Grazia …. Y cualquier  revista que se ofrece ( risas )

D.: Ahora mismo nos encontramos en el Instituto Europeo de Diseño de Barcelona..

C.: Aquí en IED Barcelona coordino un máster de calzado y accesorios desde hace casi diez años.

D.: También eres fotógrafo.

C.: Soy fotógrafo desde que con ocho años mi padre me regaló la antigua Voigtländer ( cámara alemana ) de mi abuelo. Empecé a hacer fotografías con una de la mejores cámaras que existían en el momento : aprendí la manualidad y a calibrar la luz con la abertura del diafragma y las velocidades de exposición . Vivo con una cámara fotográfica desde hace casi cuarenta años en mis manos. Actualmente, gracias a la red social Instagram, la fotografía ha tomado un lugar muy importante en mi vida.

D.: Hablando de tu familia, ¿hay algún artista aparte de ti?carlos puig 1 120

C.: Mi padre es artista porque está muerto desde hace cinco años y me imagino que en el cielo debe estar haciendo de las suyas. Mi madre es ama de casa y ya está jubilada, su hermano, es José Padilla, el famoso DJ de Ibiza .

D.: ¿Qué opinas sobre los diseñadores emergentes de ahora de Barcelona?

C.: La vida me ha tratado muy bien desde el punto de vista de la moda. He tenido la posibilidad de viajar a los cuatros puntos cardinales del planeta para desfiles de moda. He tenido la suerte de ver a Yves Saint Laurent cuando estaba vivo, Thierry Mugler cuando hacía desfilar a Diana Ross o a Claude Montana cuando diseñaba para Lanvin. He podido viajar a Nueva York cuando Armani había anulado un desfile en Paris y el alcalde de Nueva York le dio las llaves de la ciudad para hacer un desfile cerca del río Hudson. No me quiero posicionar cómo Rutger Hauer al final de Blade Runner cuando se despide con : “I´ve seen things”… Pero he tenido la suerte de compartir muchos y grandes momentos de moda en los últimos 25 años que me cuesta llegar a opinar…. Pero llego…

Cuando la gente me pregunta :  ¿ Que te parecen los diseñadores emergentes en Barcelona ?,  acabo comparando, y ese es un vicio muy feo. Por lo tanto no tengo mucha opinión. Me encantan Brain&Beast. Tuve el honor de formar parte del  jurado del certamen del 080 en Barcelona y les otorgamos el premio a ellos, por su valentía y originalidad. pero para Ángel Vilda, César Olivar y Verónica Raposo ( fundadores, ndlr )  tengo mucho criterio. Me gusta el mensaje que vehiculan,  porque van hasta el final de sus ideas y porque trabajan muy bien los tejidos y piensan mucho en su finalidad comercial. Me recuerdan a John Galliano en sus mejores momentos o a Alexander McQueen cuando empezaba. Creo que son verdaderos diseñadores emergentes de gran creatividad .

D.: Aparte del vicio de comparar, ¿tienes otros?

C.: Sí, tengo vicios. Yo siempre haré apología de los vicios. Considero que muchos vicios han creado artistas, escritores y cineastas, tanto los mejores contemporáneos como los poetas del siglo XIX. Los vicios son privados y las virtudes públicas. Miklós Jancsó hizo una película sobre ello. Tengo vicios, pero se quedan en eso, puro vicio. Por ejemplo, me gusta mucho trabajar, es mi gran vicio. También me gusta mucho dormir poco para aprovechar las horas del día. Y evidentemente tengo otros vicios (se ríe).

D.: ¿Qué te parece la noche de Barcelona?carlos reflejo72

C.: La noche de Barcelona me parece obsoleta. Me parece que en la noche de Barcelona cada vez pasan menos cosas. Si llevas la diversión en ti mismo, entonces la noche de Barcelona es divertida. Si estás bien rodeado, te metas donde te metas, vayas donde te vayas, te lo pasarás bien. Antes, hace treinta años, cuando salía por Barcelona, no hacía falta tener espíritu festivo, porque todos los locales y todas las discotecas tenían un guión bien escrito, y  lo único que tenías que hacer era instalarte allí y seguir la corriente, just let it flow …Actualmente, eres ( prácticamente ) tú mismo el que tienes que manejar la corriente, tienes que inyectar la energía, convertirte en la droga del local y el alcohol si verdaderamente quieres divertirte ( risas ) .

D: Eres mucho más joven, pero ¿Coincidiste en algún momento con José Pérez Ocaña?

C.: Yo conocí a un Ocaña, conocí un Ocaña en las calles de Barcelona que se estaba extinguiendo, hace unos treinta años, ¿cuántos años hace ya que murió Ocaña?

D.: Falleció en el ´83

C.: Incluso conocí a su antigua pareja. Ahora recuerdo su nombre, pero lo pintaba todo de metal y de plata. Hasta estuve en su casa. Por eso me lo crucé en los últimos tiempos. De hecho hay una amiga que acaba de morirse ahora en enero y cuando estuvo al lado de la muerte me dijo: “Acuérdate que ese Ocaña es tuyo, pero se lo tienes que pedir a mis hijos, ellos saben que ese cuadro es para ti ”.

D.: ¿Existe un oasis urbano para ti, donde te gusta esconderte?

C.: ¿Quieres que te diga que es el Ocaña?

D.: Para nada

C.: Cuando doy un beso me siento ya muy escondido. Me gusta besar para esconderme.

D.: ¿Das muchos besos?

C.: Bastantes

D.: ¿Qué opinas sobre la teoría postmoderna de la sexualidad, la teoría Queer que defiende la “no” sexualidad fija y dice que esta misma se construye a través de nuestra experiencia?

C.: Creo en la sexualidad tal y como la concebían nuestros padres. Formo parte de una generación en la que nuestros padres nos transmitieron, sin querer ( o queriendo ) , una imagen de tradición, y que desafortunadamente, hoy en día, ya se ha perdido. Para nosotros todo era secreto. El sexo era secreto, las drogas eran secretas, la música era secreta, el cine era secreto …. En la actualidad, vivimos enchufados a internet y a la televisión, todo el mundo ya sabe y ya ha visto todo. Nuestro cotidiano es sexo, drogas y rock&roll en diferentes dosis ( risas ). En los 70, los Sex Pistols lo cantaban pero era todo prohibido. La canción de Serge Gainsbourg y Jane Bikin Je t’aime…moi non Plus no pcarlos puig oscar wilde 72odía entrar en España, porque Franco consideraba que era pornografía. Para ir a una mujer desnuda en el cine, tenías que irte al otro lado del Pirineo…. Ahora para ver lo quieres, desde el angulo que te apetezca y del sexo que prefieras , basta con ponerse delante del ordenador y descubrirlo. Se está construyendo una sexualidad totalmente nueva. Los chicos y las chicas quieren probarlo todo, personalmente,  creo que internet está generando y fomentando una sociedad bisexual, trisexual, y totalmente transgresora. La juventud europea me hace pensar un poco en Brasil y en Cuba por su manera de acercarse al sexo. Son países en los que se acuestan entre ellos porque son amigos, sin más. Las mujeres con las mujeres y los hombres con los hombres. Un hombre puede estar casado con una mujer y de vez en cuando acostarse con un amigo, pero seguirá queriendo a su mujer, haciéndole el amor para seguir teniendo hijos con ella, sin necesidad de etiquetar sus preferencias al mundo exterior. En esos países existe una variedad que convive en una normalidad total sexual. El sexo se entiende cómo una necesidad física más, cómo el comer o el beber. La sexualidad hoy en día , creo que se empieza a entender como se entendía en la Antigua Grecia o Roma. A través del cine de Larry Clark lo podemos descubrir. A mí me encanta esta sexualidad y no me crea ningún tipo de problema.

D.: ¿Y que piensas de las enfermedades?

C.: Esa es la parte que más me asusta : la inconsciencia frente a la enfermedad . La gente joven está , a veces, de demasiado liberada. Desafortunadamente las enfermedades de transmisión sexual existen y son cómo una nueva peste en el milenio en el que vivimos. Demasiados jóvenes piensan que con todos los tratamientos que existen, se acabaron las enfermedades de transmisión sexual, pero los millones de muertos al año, demuestran que no es cierto.Vivimos una época contradictoria, donde todo el mundo es muy libre sexualmente hablando, olvidándose  del peligro y las protecciones obligatorias . Lo pienso y lo digo, por conocimiento de causa .

D.: ¿Qué lees?

C.: Muchos clásicos. Últimamente me estoy metiendo mucho en la vida de Truman Capote, sus diarios y reflexiones. La vida de Andy Warhol, a través de La Factory …  Me ocurre desde hace unas semanas y a raíz de la muerte de Philip Seymour Hoffman, lo admiraba mucho. Me fascina Philip K. Dick y su ciencia ficción, le descubrí gracias a Rydley Scott. Actualmente, me pone mucho la literatura de Bret Easton Ellis, sobretodo Glamorama, y American Psycho.

D.: ¿Y música?

C.: ¡Oooh música! A veces también trabajo como disc jockey ( risas ) . Mi música puede ir desde el soul hasta Sarah Vaughan, Ella Fitzgerald, Chet Baker o Pet Shop Boys y su West End Girls

D.: ¿Cine?

C.: Me apasiona Lars von Trier, estábamos hablando antes de Nymphomaniac y me encanta él. Me gusta mucho también Spike Jonze y Wes Anderson, son mis favoritos junto a Sofia Coppola. Quentin Tarantino me gustaba mucho, pero últimamente su violencia gratuita me sobra. Evidentemente estoy enamorado de Jean Luc Godard, Le Mépris es una de mis películas fetiches junto a Jules et Jim .

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?carlos en blanco 72

C.: Me parece uno de los locales más bonitos que se hayan abierto en la ciudad en los últimos años. Me gustan sus diferentes ambientes, me gusta la gente que trabaja en él, y las atmósferas que se crean. Me gusta que la cocina esté semi abierta al público. Es un local que desde que lo abrieron le cogí mucho cariño. Tengo una versión muy cosmopolita de Barcelona desde que viajo tanto y deseo que mi ciudad sea como Berlín o  Londres.Barcelona, desde el punto de vista turístico, ya lo ha conseguido. Cuando se abren locales como Ocaña, o Eclipse en el W Hotel, pienso que se Barcelona empieza a pensar en grande. Uno de los últimos ejemplos de ello, es la reciente renovación del Teatro Principal al final de las Ramblas… pero todavía falta mucho.De momento, soy feliz, porque Ocaña es uno de los locales que más disfruto de mi cosmopolita Barcelona.

Vicenç Altaió el último Casanova.

Vicenç Altaió el último Casanova.

23.02.2014

Abajo de sus sombreros y a lo largo de su coleta encontramos el Vicenç Altaió.  Yo Dessislava cuando entré en su casa llena de obras de arte de artistas como Alfredo Jaar, Muntadas, Llopis, Galdon, Hannah Collins, Perejaume, Amat, Benito, Fontcuberta, Brossa, Tàpies, Humberto Rivas, Colomer me quedé completamente enamorada en su mundo y su sensiblidad tan particular. Poeta, escritor, traficante de ideas, comisario de arte, ex director de Arts Santa Monica y Casanova en la película de Albert Serra História de la meva mort …, os presento un dibujo verbal de Vicenç Altaió.

Dessislava: ¿Quién es Vicenç Altaió?

Vicenç: Soy un escritor, poeta. Los poetas trabajan en una espiral interiorizada y hablan de lo que no saben. En cambio hacía fuera soy un traficante de ideas que trabaja con los otros. Intento construir una autobiografía colectiva sin sujeto.

D.: Mencionas la palabra traficante, la misma que aparece en el título de tu nuevo libro, recién publicado.va vestibul 72

V.: Tengo digamos dos tipos de obra. Una, como he comentado, que es de poesía y la otra que es de investigación en prosa, memorias colectivas. El primer volumen justo se llama: Tráfico de ideas y es un dietario de los años 80 en la época de Paris y de los problemas típicos del momento. Luego hay otro libro de esta serie que se llama Escritura sin lanzadora, que son escritos sobre arte. En cambio después hay uno que aparece en una colección de filosofía que se llama La desconocida.

D.: ¿Cuándo viniste a Barcelona, Vicenç?

V.: Yo nací en un pueblo que se llama la Santa del Movimiento Perpetuo, en realidad Santa Perpetua de Moguda que está aquí al lado. Hoy forma parte de la gran Barcelona, en aquel momento era un pueblo rural. Vine a los siete años. Era hijo de unos pequeños fabricantes de textil y de unos pequeños fabricantes de alcohol, es decir del complejo de Novalis. Y vine a Barcelona desde los siete años a estudiar.

D.: ¿Qué estudiaste en la universidad?

V.: Yo en la universidad estuve hasta que tuve que hacer el servicio militar obligatorio, porque tenía descendentes políticos. Era un joven muy radical y revolucionario y por eso tuve que ir a hacer el servicio militar obligatorio. Estaba estudiando filología, pero mi interés era transversal. Dentro del lado de las humanidades me interesaba tanto la filología, los estudios de la lengua, como también la sociología o la historia.

D.: ¿Y dónde está el arte?

V.: Y el arte también. Yo no hago distinción entre leer y mirar o escribir y pintar. Por ejemplo, con un libro de poemas pretendo más hacer una escultura que trabajar en el campo bidimensional. Y por supuesto, no me interesa nada la poesía entendida como una ruptura del alma. Soy un investigador de la poesía y el lenguaje.

D.: ¿Cuándo fue tu primer contacto con el arte?va cuerpo desnudo 72

V.: Para mí fue muy interesante. Cuando tenía unos quince o dieciséis años iba al pueblo de al lado a visitar a un librero que también tenía objetos de arte. Este hombre era un ex cura y un gran lector del poeta Salvador Espriu. Había hecho un viaje a las tierras de la Biblia donde había bañado las obras completas del poeta Espriu. Él me lo demostró. El libro estaba totalmente rebregado, la humedad lo había fijado y estaba lleno de hongos y lo había convertido en un objeto. Yo creo que el primer objeto de arte que percibo como tal es un libro de poesía que no se puede abrir.

D.: Hoy en día, ¿cuál es el museo de arte que crees que está bien?

V.: Lo que está bien es la ciudad. Tengo que decirte que siempre me interesa el espacio a través de las fronteras y también tengo una curiosidad por la relación entre la ciencia y la cultura. Entonces si tuviese que hablarte de un lugar de infraestructura te hablaría de los laboratorios de ciencia que hay aquí en Barcelona, de ciencia de investigación.

D.: Hablando de fronteras…¿Dónde están las fronteras en el género? ¿Dónde puedes ubicar la teoría Queer que habla de una sexualidad siempre en construcción y no predeterminada por el sexo? Te pregunto todo eso para poder pasar al tema de Ocaña, de Jose Perez Ocaña…

V.: Una cosa es la sexualidad y otra la reproducción. Y otra es el género. La sexualidad se construye a través de movimiento. Es decir que el sexo no existe, sino que se construye. Por lo tanto el sexo tiene mucho que ver con la unidad y con la combinatoria. Esto sería la gran diferencia entre el amor y el erotismo. Si dejamos de lado la sexualidad y nos fijamos en el tema de la reproducción, vemos que es una de las resultantes donde ya no es necesario que haya sexo… Hoy puede haber reproducción sin sexo de la misma manera que hay sexo sin reproducción. Esto hasta hace muy poco no era así. Porque eran dos conceptos que iban totalmente ligados. Por lo tanto también el tema del género iba ligado con lo tal especia humana iba ligado a la reproducción, a la multiplicación propia y al instinto natural de guardar la memoria sabiendo que nos morimos. Yo creo que la identidad es también un sujeto múltiple que se construye a través de la voluntad y la libertad.

D.: ¿Conociste a Ocaña?

V.: Sí, sí…

D.: ¿Cómo le recuerdas?

V.: Ocaña era como un Dalí, pero Dalí convertía su gran inteligencia en cultura popular y en cambio Ocaña convertía la cultura popular en una forma de manifestación artística o de inteligencia estética. Se parecen mucho, pero cada uno viene de un sitio distinto y van a parar a dos sitios totalmente distintos.

D.: Interesante comparación, no se me había ocurrido jamás.va mujer 72

V.: Sí, porque en aquella época, en los años 70, nosotros vivíamos una revolución total. Era una revolución sin distinción entre la frontera del cuerpo, la frontera del nuevo colectivo, que es la historia y la política, y luego la frontera de las ideas. Son las tres revoluciones que ocurrían en un mismo momento dado. Y las tres iban juntas, pero unos priorizaban unas por encima de otras. Entonces yo pertenecía más bien a aquellos que pretendíamos que a través de una revolución estética se podía hacer una revolución total.

D.: ¿Quienes eran tus amigos de la época?

V.: Ahora están todos muertos.

D.: ¿Pertenecías al grupo de Alberto Cardín?

V.: No, no, no. Había dos tipos de amigos. Unos eran los que volvían del exilio, gente muy mayor como el poeta J.V.Foix, amigo de Miró y de Dalí. El poeta Foix salía de su exilio interior; otros volvían de un exilio voluntario como Palau i Fabre, el estudiosos de Artaud; y otros regresaban de un largo exilio derivado de la guerra civil, como el poeta Agustí Bartra o el novelista Artís Gener. Los otros eran en aquel momento gente de mi generación, escritores con los que hacía una revista de poesía que se llamaba Tarot de quinze y que fue una revista etiquetada en aquel momento dentro del neoformalismo y que rompió con toda la tradición del realismo que había en aquel momento.

D.: ¿Por qué se titulaba así?

V.: Tarot de quince, porque el número quince en las cartas del tarot es el diablo.

D.: Sí, sí practico mucho tarot.

V.: Por eso se llamaba Tarot de quinze. También porque la revista de vanguardia de los años 50 se llamaba Dau al set, que era el “Dado de siete”, que era el dado de las siete caras, también de los siete que no existen. También el tarot es parte del juego de cartas.

D.: ¿Consultas las cartas?

V.: Ahora no, pero en aquella época como pretendíamos romper las fronteras, todo lo que era la parte más irracional, la tradición de la alquimia, la astrología, el lado de la racionalidad, de la no razón…, las cartas las tiraba y las consultaba.

D.: Hablando de la ruptura de las fronteras, también se rompían la fronteras de las prácticas del sexo entre dos. El otro día en la Filmoteca vi una película que se titulaba L`orgía, tú practicabas orgías sexuales en esa época?

V.: Es la película de Bellmunt…

D.: Sí

V.: Orgía es una palabra que se le dio como forma de publicidad. Lo que yo soy es un libre pensador y en aquella época éramos unos libres practicantes, practicábamos el erotismo de una forma muy abierta.

D.: ¿Te acuerdas de algo curioso sobre Ocaña?va libro 72

V.: Yo también en aquel momento era muy amigo de otro gran escritor que se llamaba Biel Mesquida. Acababa de publicar en aquel momento también en Barcelona. Él era de Mallorca, estudioso del campo de la biología. Y había publicado un célebre libro que se llamaba La adolescente de sal. Era un libro del multitextualismo, muy cercano a las corrientes francesas que había en aquel momento en el campo de la pintura y el textualismo. Es decir, yo estaba más cerca de la ruptura estética de una forma abierta pero participaba. Participé relativamente poco en la construcción de la cultura popular, en la cual estaba Ocaña

D.: Pero no tuviste un vínculo muy profundo.

V.: Para mi Ocaña era uno más de ese sistema polimórfico y muy diverso. Todos estábamos en el mismo sitio, pero las procedencias y las finalidades eran distintas. Yo en la estética artística estaba más cerca de John Cage y de los tardo conceptuales, que de la pintura expresionista e incluso naif que podían tener artistas del estilo de Ocañ, directamente relacionados con la cultural popular. Pero aun así, estábamos todos juntos: lo alto y lo bajo, lo popular y lo dandi o snob. Yo estaba más al lado del racionalismo higiénico.

D.: Y Jaime Gil de Biedma, ¿era amigo tuyo?

V.: Sí, también era otro de los conocidos del momento. Había dos poetas muy parecidos que eran Jaime Gil en castellano y Gabriel Ferrater en catalán. Cuando tenía diecisiete años organicé la última lectura de poemas de Gabriel Ferrater, un poco antes de suicidarse: Las mujeres y los días. Ellos eran de una escuela del realismo. Nosotros no, veníamos de la tradición de la ruptura. Estaba más cerca de Antonin Artaud que de Pablo Neruda.

D.: ¿Más elitistas, no?

V.: Sí, sí.

D.: ¿Existe un sitio dondva dormitorio 72e te gusta esconderte?

V.: Antes me escondía siempre en una cala secreta en Cadaqués, donde voy mucho.

D.: ¿Tienes casa en Cadaqués?

V.: Sí. Pero tampoco me escondo, porque una vez me quedé totalmente sorprendido con una máxima de Boudelaire que hablaba del hombre moderno, que era aquel que solo podría estar solo en la multitud.

D.: ¿Cómo te parece el local Ocaña?

Stefano Colombo. El referente de la buena vida con una pieza en MoMA San Francisco.

Stefano Colombo. El referente de la buena vida con una pieza en MoMA San Francisco.

13.02.2014

Continuo viajando detro de la góndola veneciana donde companía me hacen los famosos gemelos Max y Stefano Colombo. Hoy protagonista en mi charla es el Stefano Colombo, yo Dessislava le encontré el su nuevo local que se titula Brutal y está ubicado en la calle Princesa 14, Barcelona. El hermano gemelo que ha sido diseñador industrial hoy en día recibe en sus locales unos de los personajes más interesantes en la ciudad de Barcelona.

Dessislava: ¿Cómo viniste a Barcelona?

Stefano: En avión (se ríe)…Había venido hace años, iba viniendo para ver un colega aquí y aterricé fijo en 2004, hace diez años, el tres de marzo cumplo diez años en Barcelona.

D. ¿Cuál era tu motivo por llegar?

S.: Me había enganchado a un proyecto de trabajo del estudio donde trabajaba en Milán, la verdad es que estaba harto de estar en Milán. Mi proyecto ya se había acabado y yo estaba engañando al estudio pidiéndoles pasta porque el proyecto no seguía adelante y al final me descubrieron.

D.: ¿Qué tipo de estudio era?stefano reflejo 72

S.: Un estudio de diseño y comunicación, moda…

D.: Esta información es algo nuevo, ¿Quién era Stefano antes de la creación de Xemei? ¿Qué estudiaste tú?

S.: Estudiaba de la Universidad de Milán. Empecé con ingeniería y como que no era bueno para ser ingeniero (hay que ser muy inteligente y yo no era muy inteligente…) pasé después a diseñador industrial. Después acabé la carrera y como todo el diseñador industrial, para ganarse la pasta hacía un poco de diseño industrial, un poco de comunicación, diseño gráfico, un poco de todo y acabé en un estudio muy bueno.

D.: ¿Cómo se llama el estudio?

S.: Se llama MMG

D.: ¿Cuál es el proyecto más destacado que hiciste en esa época?

S.: Mi proyecto de tesis que seleccionaron en ese estudio era con tres diseñadores muy importantes de Milán que eran los tres socios del estudio. Ellos me dieron la oportunidad de participar en un proyecto para el MoMa de San Francisco, ganamos el proyecto y se quedó allíla pieza. Se llama S3, “S” por Stefano y tres por Magnoli, Bregonje  y Gelati.

D.: Lo que me estás contando es bastante diferente de lo que estás haciendo hoy en día, ¿No tienes ganas de volver a crear?, aunque tu trabajo ahora también es bastante creativo…

S.: No, mi vida anterior está relacionada con Milán, muy relacionada y ya no tengo ganas de vivir allí.

D.: ¿Por qué escogiste exactamente Barcelona entre todas las ciudades?bar brutal 72

S.: Porque tenía un amigo aquí, entonces vine. La ciudad me gustaba mucho. Salió un proyecto de diseño para el Caixa Fórum y entonces nos escribimos, convencí al estudio para pagarme la estancia aquí un rato largo, se me acabó el proyecto, se me acabó la pasta… Al final me gustaba mucho la ciudad y me quedé. Me enamoréde una chica hace diez o nueve años y estaba convencido de quedarme a vivir aquí y después me dejó la chica… (se ríe)

D.: ¿Era catalana?

S.: No, argentina. Ahora vuelve y es probable que volvamos a estar juntos. Nos queremos mucho.

D.: ¿Has estado casado alguna vez?

S.: Sí, pero por papeles. Dos veces.

D.: ¿Con quién?

S.: Una vez no estuve casado, pero fui  pareja de hecho de un chico que trabajaba para nosotros, porque tenían que llevárselo a Bangladesh y lo hice para que no se fuera y claro a mí no me importaba nada. Además era muy guapo. Ahora estoy casado por papeles con otra amiga que vive entre Madrid y Berlín, pero por problemas de papeles (porque no es europea) no podía estar aquí y es mi mujer (se ríe).

D.: Me dijo tu hermano que la idea de la creación del restaurante Xemei es tuya, ¿Cómo se te ocurriócrearlo?

S.: Tengo un hermano gemelo que es un chef de la hostia y otro amigo íntimo que es como mi hermano en Milán y yo trabajaba con él en un restaurante, montábamos eventos. Cuando estudiaba publicidad trabajé unos cuantos años en restaurantes, como todos los italianos. Entonces llegué aquí. El estudio no me pagaba. Le pedí un poco de dinero a mi madre para quedarme aquí y mi madre me mandó a la mierda, porque me dijo que esto ya no funcionaba. Y entonces conocía un bar donde iba esta chica que me gustaba mucho. El bar era muy guapo, en una zona que me encantaba, me gustaba así como naif. Decidí pillar el bar, me metí a cocinar y a ver si venían un amigo o dos. Así empezamos y después de cinco o seis meses venía tanta gente entre amigos, conocidos, gente del mundo del arte, de la música…, que decidí meterme en serio. Era un sitio muy pequeñito, estaba con mi amigo, cocinábamos entre los dos, era una época muy bonita.

D.: ¿Después llamaste a tu hermano Max?stefano bigote 72

S.: Después llamé a Max para que viniera y a otro amigo que era Mauri. De allí tiramos lo que había, lo remontamos todo y lo reabrimos como Xemei con Max cocinando.

D.: Aparte del aspecto físico, ¿en qué os parecéis Max y tú?

S.: Nos gusta mucho lo que es la arquitectura clásica, los coches clásicos, las motos clásicas, las piezas de diseño clásicas, las chicas clásicas (se ríe), no las chicas clásicas no.

D.: Hablando de lo clásico… ¿Eres consumidor de arte contemporáneo?

S.: Voy bastante a museos…

D.: ¿Un museo en Barcelona?

S.: Me encanta el MACBA, encuentro increíble el Caixa Forum aunque este año se paga un poquito, la Fundació Miró es espectacular. Barna está repleta de museos muy buenos. Yo colaboro con dos entidades, una el Sonar que es multimediática, arte tecnológico y musical. Por otro lado en el nuevo proyecto que es nuestra coctelería. Tenemos dos comisarios de arte, porque vamos a tener una colección de arte propia, nuestra. La idea es que han salido los números así: un 6,8% de todo lo que entra se dedicará a comprar arte para el espacio, para tenerlo dentro, no es para vender ni prestar para exposiciones, es para que nos guste a nosotros.

D.: ¿Dónde será la ubicación de la coctelería?

S.: En la c/ San Paul 68, entre la Rambla del Raval y la Filmoteca. Hemos comprado ya una pieza de Douglas Gordon, tenemos un par de fotos de Paul Zone. Colaboramos con una chica que es Alex de Chicks on Speed

D.: ¿Es vuestra comisaria?

S.: Es nuestra comisaria de arte contemporáneo. Yo no soy un  gran conocedor, pero me gusta y compro cosas que me gustan.

D.: Hablando de cócteles, ¿Cuál es tu coctel favorito?

S.: Hay una cosa muy curiosa… Hay dos, tres locales aquí en Barcelona que hacen un coctel que se llama Giorgio que es muy curioso y hay un par de lugares donde voy y me conocen y los cocteleros los quiero mucho y han creado un coctelcito para mí.

D.: ¿Una novela? ¿Un escritor?

S.: A ver, yo no tengo televisión, entonces si quiero ver una película, o voy al cine o a una muestra de arte cinematográfico, o a ver documentales. Sino leo libros, porque no tengo tele. Soy lector compulsivo, leo mucho. Y hay muchos libros que son muy buenos.

D.: ¿Lo último?moscatel 72

S.: Lo último es de un profesor de Colombia que prácticamente explica su vida. Me gusta mucho DeLillo, Saul Bellow. Y hay un libro que sí que me ha gustado mucho que es Punto Omega de DeLillo, pero en general me gusta de todo. Me gusta también Chuck Palahniuk por algunas cosas  muy trash que escribe. Y me gustan los clásicos. Me gusta Cortázar como me gusta Fitzgerald.

D.: Ahora mismo yo estoy leyendo Fitzgerald: Suave es la noche.

S.: Yo ahora lo empiezo a leer en ingles que todo el mundo me dice que es muy fácil y yo no lo encuentro tan fácil.

D.: ¿Tienes un cine favorito en Barcelona?

S.: Sí, el Floridablanca y si puedo voy cada semana. Y ahora lo quieren cerrar y pienso contribuir para que no lo hagan.

D.: ¿En serio, el Floridablanca?

S.: Sí, de los Renoir es el último que queda, el propietario ha quebrado. Porque la gente ya no va al cine a ver este tipo de cine, de hecho el Floridablanca siempre tiene ahora dos o tres películas más comerciales.

D.: ¿Cuál es la última que viste?

S.: Vi una muy buena que se llama “All is Lost” donde Robert Redford no dice ni una palabra en toda la película, es un náufrago en un barco con setenta y pico años.

D.: ¿Qué tipo de música escuchas en casa?

S.: Hostia, música me pongo de todo. He tenido una época muy buena de música cuando estaba en Milán, trabajé con MTV, también trabajé con MTV aquí.

D.: ¿Qué tipo de colaboración hiciste con MTV?

S.: Se montó un programa que se llama Kitchen, los artistas italianos venían y cocinaban algo y nosotros montamos lo que era la escenografía del estudio.

D.: ¿Tienes un sitio en Barcelona donde te encuentras, te equilibras, te sientes lleno?

S.: Yo voy a correr y juego un poco al tenis. Montjuic es fenomenal, los jardines de Montjuic son fenomenales. Y el Club Real de tennis de Montjuic es solamente para gente de sesenta años para arriba y es genial.

D.: ¿Dónde te escapas para ir de vacaciones?

S.: Joder, no voy nunca de vacaciones, pero cuando puedo voy a Menorca.

D.: ¿Qué llevas en tu bolsillo?

S.: Siempre llevo por lo menos diez tarjetas de otra gente. Un restaurante que me ha gustado, una tienda, uno que he conocido por la callestefano vinos 72. A ver lo que tengo hoy. Ahora tengo cuatro tarjetas y son las dos de la tarde.

D.: ¿Qué tienes en tu mesa de noche?

S.: Libro, lámpara y el móvil para despertarme.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

S.: Estaba hablando el otro día con una amiga mía que es amiga tuya también sobre lo mismo. Yo conozco mucha gente por allí, por el mundo, por casualidad

D.: O no…

S.: Yo evalúo los locales cuando me hace mucha ilusión llevar a alguien de fuera allí. Me hace mucha ilusión llevarle a un lugar específico a cenar, a tomar, a bailar. Y creo que en los últimos dos años cada vez que viene alguien de fuera y me pregunta: ¿Qué está pasando en Barcelona?, le llevo a Ocaña.

Max Colombo. El artista de la vida.

Max Colombo. El artista de la vida.

04.02.2014

En la ciudad de Barcelona viven dos hermanos gemelos de Venecia, Max y Stefano Colombo. Aparte de mover el apetito de la farándula barcelonesa, guían en alta velocidad su propia marca. Creadores del emblemático restaurante Xemei, los hermanos abren locales,organizan fiestas y conquistan el mundo. Mi primer protagonista es Max Colombo, le acompañan platos exquisitos, las mujeres esbeltas, el buen vino, los coches clásicos y el buen gusto, un artista de la vida que sabe celebrar sus éxitos laborales. Yo, Dessislava voy a dibujar los matices en esta charla donde Max Colombo entre bromas y un sentido de humor peculiar nos contará sobre él.

Dessislava: ¿Cómo llegaste a Barcelona?

Max: En patera, en góndola, en avión (se ríe)…Llegué a Barcelona gracias a mi hermano.

D.: ¿Era idea de Stefano? ¿Él ya había estado en Barcelona?mb

M.: Sí, él ya vivía aquí y no le gustaba la comida de los restaurantes italianos de aquí que era una mierda…

D.: ¿Entonces la idea de la creación del restaurante  Xemei era de Stefano?

M.: De mi hermano 100%…,sí, sí, sí… Yo trabajaba ya de cocinero en Venecia en un restaurante conocido por mi cuenta. Tenía la vida solucionada, estaba a punto de casarme, tenía dinero, tenía barco, tenía coche, tenía piso, tenía todo.

D.: ¿De qué año estamos hablando?

M.: Del año 2007.

D.: ¿ Cual es el concepto del  Xemei y cual era la idea de la creación?

M.: Ya colaborábamos con otro restaurante en Milan que era de mi amigo Mauri, se llamaba Ex Mauri. La idea era ser un restaurante veneciano moderno, de cocina moderna, simpático como nos gusta a nosotros, un poco canalla, pero con la cocina de alto nivel.

D.: ¿Cuándo sentiste la afición por la cocina? ¿En qué edad empezaste a cocinar?

M.: La afición por la cocina la empecé a intuir cuando me faltaba la pasta. Empecé a trabajar antes de todo limpiando el pescado al mercado de Venecia por la mañana y luego como fregaplatos en los peores sitios que se pueden recomendar.

D.: ¿Aprendiste a cocinar así?

M.: Sí, poco a poco, necesitaba unos cuantos años (se ríe), no he aprendido en dos años y estoy aprendiendo todavía.

D.: Me dijiste que estabas a punto de casarte, ¿Qué pasó?

M.: Pillamos un par de días de juerga en Barcelona yo y mi hermano y me piré.

D.: ¿ Tienes novia ahora?

M.: No y si hay alguna guarra por allí, la quiero por favor…, es broma.

D.: ¿Probablemente no se te da mal la vida de soltero, no?

M.: No, uno aprovecha lo que quiere, tampoco se me da mal la vida de casado.

D.: ¿Ha creado Xemei una especie de sociedad? ¿Vienen clientes habituales?xemei 2

M.: Sí, hemos creado un grupo de aficionados, de amigos, de fans. Al final de los muchos años que hemos estado aquí hemos creado casi un equipo. Cuando los llamamos hay mucha gente que nos sigue. Abrimos locales nuevos y vienen. En las fiestas puntuales vienen. Es divertido y también toda esta gente es el tipo de gente que nos gusta a nosotros.

D.: ¿ Tienes ganas de abrir Xemei en algún otro lugar en el mundo?

M.: Sí, en Nueva York.

D.: ¿Porqué Nueva York?

M.: Porque Paris es demasiado francés, Londres hace mucho frío y llueve y no, en Italia hay demasiados impuestos y los italianos están hasta la polla, Istánbul es muy guapa, pero está llena de turcos..Nueva York!

D.: Tienes un hermano gemelo que se llama Stefano.

M.: Sí, tenemos el mismo culo.

D.: ¿Aparte del culo en qué más os parecéis?

M.: Y a los dos nos gustan las cosas guapas. Me gusta cuando hago algo, hacerlo bien. También nos gusta mucho divertirnos. Nos gusta darlo todo. Si tengo que darlo todo en el trabajo, también lo damos todo en la fiesta.

D.: Hablando de fiesta, yo vengo de parte de Ocaña…

M.: Ocaña no lo conozco, lunes por ejemplo (se ríe), lunes no voy nunca a Ocaña, domingo muy poco, martes algunas veces… Y de miércoles a sábado soy residente.

D.; ¿ Cual es tu bebida preferida en el local?

M.: Tengo que cambiarla. Porque yo tomo mucho Moscow Mule, pero tengo que cambiar, porque he hecho el análisis esta semana, tengo el potasio alto, ¿digo qué mierda es tener el potasio alto? Puede ser por el Ginger beer o por toda la mierda que se mete luego uno por la noche.max reflejo

D.: ¿Algo curioso que te ha pasado en Ocaña?

M.: Entro con Ricardo La Feria y conozco todo el mundo y me he cepillado todas las mujeres que hay por allí, más curioso que esto no sé.

D.: ¿Cuales son tus aficiones aparte de las mujeres y la comida?

M.: Las mujeres no son una afición. Ante de todo respeto a las mujeres. Las mujeres no son una afición, son una visión, una visión rápida también, las veo veinte minutos.

D.: ¿Qué te apasiona en la vida?

M.: Mujeres, comida, vino, coches, películas, música y rock&roll.

D.: ¿Tienes un sitio predilecto donde te gusta esconderte del todo?

M.: En el lavabo.

D.: ¿No tienes algún oasis? ¿Algo que te relaja?

M.: Paseo, me ayuda pensar.

D.: ¿En qué parte de Barcelona vives?

M.: En la puta Rambla.

D.: ¿Te gusta el barrio?

M.: No, es una mierda.

D.: ¿Te  sigues viendo en Barcelona o quieres ir a un otro lugar?

M.: Me veo en otro lugar, pero seguiré un poco en Barcelona, un poco de Venecia…Yo soy como la hierba mala, donde me pones yo crezco. Solo que sean ciudades o que sean muy, muy apartados en el quinto coño tipo playa, costa, isla. Si me pones en un pueblo pequeño me muero.

D.: ¿Un director de cine?

M.: Guy Ritchie, Tom Kuntz, Steve McQueen, no hablo del director, hablo de Steve McQueen nacido enl24 de marzo de 1930, gran aficionado de coches clásicos, como yo.

D.: ¿Qué coche conduces?

M.: No se puede decir, porque si no parece que voy de un chulo…, pero te digo, MGB 1971 rojo, carburadores de competición, inyecciones nuevos, filtros de competición, interno de piel, preparado para ganar.

D.: ¿Música? ¿Qué tipo de música te pones en casa?

M.: En casa música me pongo poco. Mira de música me gusta todo. Me gusta Rock&Roll, me gusta soul, funky, reggae, me gusta mucho la música electrónica. Y tengo todos mis amigos DJs, tengo todos mis amigos de Sonar y os quiero a todos, os quiero mucho. Me encanta Dean Martin, siempre borracho.

D.:¿Qué hay en la mesa de noche de Mreflejoax Colombo?

M.: Mmmm… ¿Se puede decir?

D.: Sí, claro, por eso te pregunto. En esta charla la censura no existe.

M.: Libros, ajedrez, mariguana, crack, amfetamina… (se ríe)

D.: ¿Qué lees?

M.: Lo que me pasan los amigos, lo que encuentro en los aeropuertos.

D.: ¿Ahora qué estás leyendo?

M.: Si te lo digo no me lo crees.

D.: Dímelo!

M.: Veinticuatro lecciones de ajedrez de Kasparov. Lo leo por la noche antes de dormir, tú te imaginas cómo estoy.

D.: ¿Tienes un libro que puedes decir que es “un antes y un después”?

M.: Un antes y un después de un libro todavía no. Novelas favoritas tengo muchas. Me gustan mucho las de Elmore Leonard que son divertidas y casi psicodélicas. Me gustaba Arturo Pérez-Reverte que se ha convertido en un desastre comercial. De los italianos me gustan mucho Niccoló Ammaniti y Alessandro Baricco. ¿Quién más?, también me gusta De Cataldo. En Francia Daniel Pennac. En España ni uno. De Estados Unidos me gusta Chuck Palahniuk.

D. ¿Arte contemporáneo?

M.: Estoy hasta la polla también de Bill Viola y el video arte de los cojones. No soporto el Damien Hirst.

D.: ¿Sueles ir a exposiciones?

M.: Sí, cuando tengo tiempo sí. Cada vez que voy a Madrid voy al Prado, aquí voy al MACBA. Voy bastante a la Caixa forum. Me gustaría ir más, los museos me gustan. Y también es excitante  llevar una mujer a unfigurita normala cita en museo, funciona siempre, perezco un intelectual y luego resulta que soy un cerdo. (se ríe)

D.: ¿Cual es la última película que viste en el cine?

M.: Dos veces fui a ver The wolf from Wall Street. Y la semana anterior vi la Gran Belleza, me gustó aunque no es lo mejor de Sorrentino. El actor Servillo es un fenómeno. Y Roma es Roma, Roma es bellísima. Barcelona es guapa, pero Roma es Roma. Estamos hablando de la ciudad más guapa del mundo.

D.: ¿Hay algo que no se sabe de ti y que te gustaría decirlo aquí?

M.: Soy muy sensible (se ríe), muy sensible.

D.: ¿Cómo te parece el local Ocaña?

M.: Tiene una ventaja enorme que está en Barcelona en la Plaza Real y tiene una desventaja enorme que está en Barcelona en la Plaza Real. Podría ser la hostia, porque el local es muy guapo, bien hecho, tiene varias situaciones, tiene un público muy diferente respecto al público que hay por Barcelona, pero en general Barcelona tiene un público muy limitado.

Entrevista a Alejandro Molina. La Tremenda entre los toros & un tebeo.

Entrevista a Alejandro Molina. La Tremenda entre los toros & un tebeo.

28.01.2014

Continuamos nuestro viaje con una charla con Alejandro Molina. Pareja de Nazario hace muchos años, escultor, artista de la vida, performer y elemento principal del underground español. Yo, Dessislava soy la piloto de esta odisea. Start.

Dessislava: ¿Quién es Alejandro?

Alejandro Molina: Yo soy Alejandro Molina. Nací en Sevilla, vivo aquí en Barcelona desde que le conocí a él (se refiere a Nazario y le toca cariñosamente la pierna).

D.: ¿No vinisteis en la misma época?angel Ocaña

A.: En la misma patera no (se ríe). Yo vine el año ´73 a hacer una película y estuve como cuatro meses. A Nazario le conocí en el año ´78.

D.: ¿Cómo os conocisteis Nazario y tú?

A.: Por medio de un tebeo que él sacó, era el único y primer tebeo underground. Se titulaba “Piraña divina“. A mí me llegó en Sevilla por medio de amigos hippies que me lo pasaron y yo les dije que lo quería mirar bien y ya no lo devolví. Me enamoré y me quedé con el tebeo porque estaba muy bien.

D.: ¿Entonces primero te enamoraste de la obra, no?

A.: Sí, a los años tenía un amigo que tenía otro amigo y me dice: ” Va a venir un amigo de mi amigo que se llama Nazario y vamos a hacer una fiesta. Y digo: “Ay, Nazario no será el dibujante” y dice: “no lo sé, se lo preguntaré”. Se lo preguntó a su amigo y dijo que sí, que era el dibujante y yo le dije: “Oye, invítame que yo quiero conocerlo.”

D.: ¿Era un amor a primera vista?

A.: Fue un amor de referencia. El mismo año también conocí a Ocaña.

D.: ¿Claro, lo conociste por Nazario, no?

A.: Conocí a Nazario, él se vino, yo no me vine. Me quedaban algunos exámenes por hacer. Era por San Antonio cuando nosotros tenemos la referencia, era 14 de Junio, por allí, cuando les detuvieron a ellos la policía en las fiestas de San Miguel.

D.: ¿Por qué les detuvieron?

A.: Por escandalizar al público, porque iban vestidas de flamencas por la calle.

D.: ¿Tú cómo viniste a vivir a la Plaza? A esta casa monísima.panorama casa

A.: Estas casas estaban dejadas de la mano de Dios. Toda la burguesía que vivía aquí se había ido a vivir al ensanche. Entonces estas casas, que habían sido sus casas, mansiones, casas señoriales, se quedaron en el olvido y las tenían de alquileres de pensiones, de casas de putas. Eran pensiones donde vivían marroquís y argelinos.

D.: ¿ Alejandro, tú también eres artista, cuéntame un poco, qué es lo que haces?

A.: Artista de alambre, yo siempre digo artistilla, porque hay mucho artista.

D.: ¿Cual es la diferencia entre artista y artistilla?

A.: Pues no sé, cada uno que lo mire. Me preguntan: ¿tú eres artista? Y yo digo: sí, de alambre.

D.: ¿Qué estudiaste?

A.: Estudié Historia en la Universidad.

D.: ¿Historia del arte?

A.: Sí, historia del arte en la Universidad de Sevilla, no llegué a terminarla. Y he hecho muchas esculturas. El papel maché, desde que conocí al Ocaña y trabajé con él un poco, vi que era una materia mona y que se podía trabajar. Aunque cuesta mucho, pero conociéndolo ya podía hacer cosas.

D.: ¿El ángel que está en la puerta de vuestra casa es de Ocaña, no?

A.: Sí, es de Ocaña, lo hizo para la exposición de Sevilla.

D.: Acabamos de exponer en Ocaña una obra tuya – El Toro

A.: Sí, son obras que yo hago porque me gusta.

D.: ¿Trabajas sobre todo escultura?

A.: Sí, también pinto algo, pero menos. Lo que más me gusta es el volumen, porque lo voy haciendo, la materia la voy tocando, corrijo. Con lo que yo trabajo es con cartón piedra, que es muy difícil, porque no tiene molde, no es como el papel maché que echas la pasta en un molde, son trozos de cartulina o papel reciclado.

D.: ¿Haces todo a mano?pareja

A.: Le voy dando un corte por aquí y otro por allá y entonces voy haciendo la forma que yo quiero.

D.: ¿Cuáles son los temas sobre los que trabajas?

A.: Me han gustado mucho los temas andaluces. El tema taurino, yo lo he vivido, yo he nacido al lado de la Plaza de Toros de Sevilla.

D.: ¿Y la pieza que vi en tu casa con un torero muerto?

A.: Esto es un San Sebastián, es un torero que está enganchado en un burladero y tiene las banderillas clavadas en el pecho como si fueran las flechas de un San Sebastián. Pues yo me hice una especie de San Sebastián.

D.: ¿Ocaña te puso de sobrenombre La Tremenda, verdad?

A.: Sí, pero no lo empleaba mucho. No me conoce la gente por este nombre, eso era un nombre como familiar, como de casa. Lo mismo que en Sevilla Manolo M. me decía La Trípode.

D.: ¿La Trípode? ¿Por qué?

A.: Por la polla grande (se ríe), los maricones tienen mucha fantasía.

D.: ¿Y cómo eran las fantasías de las fiestas?

A.: Las fiestas eran para divertirse como hemos hecho siempre todos. Me imagino que la gente de ahora también, lo que pasa es que nosotros antes teníamos que sacar la esencia del divertimiento, porque no había color… No te proporcionaban lo de divertirse, sino que teníamos que ser nosotros los que teníamos que divertirnos. Al mismo tiempo, si queríamos hacer algo, como un trabajo en conjunto, pues nos poníamos de acuerdo tres o cuatro, unos para dibujar en comuna para hacer un cómic y otros para hacer obra. Entre todos se colaboraba. Lo mismo que en la historia de Comediants que pasó en aquellos tiempos. Esta gente…, pues todos colaboraban para hacer lo que ellos sentían. Unos para hacer su teatro. Otros para hacer su comedia, otros para hacer espectáculo con fuegos artificiales y todos juntos daban una imagen divina. Tú veías esto en la calle y te arrastraba, te atraía.

D.: ¿Y qué imágenes aportabas tú, te acuerdas de alguna fiesta temática?

A.: Yo era la imagen.

D.: ¿Cómo recuerdas a Ocaña, cómo era él?

A.: Era un tío de estos que yo digo para aquellos tiempos creativo, atrevido para hacer lo que quería hacer, atrevido para decir a la gente lo que sentía. Él nos daba un paso, un pie a lo que nosotros no veíamos y veíamos lo que él había hecho: aquél Retrato Intermitente que era como una locura. Pero al mismo tiempo él decía lo que sentía y esto llegó a una onda de gente de aquí que se vio como muy liberada. Liberada en su parte, en su forma de ver que él también sentía algo así.

D.: ¿Entonces podemos decir que la película ha ayudado con el tema?

A.: Sí, yo creo que sí…a mucha gente que era mariquita de pueblo, a gente que no se ha atrevido nunca a decir lo que sentía, porque era fuera de lo normal.

D.: ¿Ocaña personaje o Ocaña artista?

A.: Ocaña era tan artista como personaje, su personaje era arte. Y después lo que él decía lo acompañaba. Su forma de ser, era como una campanilla de alegría, por donde iba se volvía loca la gente. Iba a la Boquería y decía piropos a los muchachos de allí de los puestos y ellos nada más entrar le decían: “Ocaña ven, mira que pepinos”, sabes así con todo el puesto lleno de pepinos, y Ocaña les contestaba: “Seguro que están como tu polla”. La picardía que tenía y lo que decía a los tíos les gustaba mucho a las mujeres también. Cuando les enseñábamos el culo, porque yo también he ido al mercado con traje de novia y con culo al aire… y me regalaron hasta una langosta! y me la ponía al hombro, en la cabeza…

D.: Todo lo que me cuentas es una especie de performance.

A.: Sí, lo que hoy en día llaman performance nosotros lo hacíamos de manera espontánea.

D.: ¿Era vuestra vida?

A.: Era como nos gustaba vivir. Teníamos disfraces y trajes: de brasileña o trajes de teatro y te lo colocabas el día que se te cruzaban los cables. O me decía Ocaña: Nena, vamos a ponernos monas y nos vamos a la calle. Y lo primero que hacíamos era irnos a por una botella de aguardiente en una bodega que había allí donde está la Plaza del Tripi. Comprábamos medio litro de aguardiente y le echábamos medio litro de agua.

D.: ¿Pero Ocaña no bebía, no?objetos

A.: Se tomaba una copita, pero no era borracho, nosotros éramos bebedores y él no necesitaba, lo mismo que tampoco necesitaba drogarse. Él decía siempre: “Yo estoy drogado desde que mi madre me echó por el coño”.

D.: ¿Frecuentas el local Ocaña, qué te parece este lugar?

A.: A él le hubiera encantado.

D.: ¿Eso crees?

A.: Las bombillas de la puerta.

D.: Porque esto es muy teatral.

A.: Es como de fiesta de tómbola, fiesta popular, llaman la atención. Es lo que a él siempre le ha gustado. Uno de sus hermanos me comentó: Ay, a mí no me gusta que el nombre de mi hermano esté escrito con bombillitas como que si fuera una tómbola. Digo: “pues seguro que a tu hermano le hubiera encantado ver en la Plaza Real un bar con su nombre, dedicado a él y con su nombre con bombillas así encendidas.

Nazario. Historias de Underground & Amor

Nazario. Historias de Underground & Amor

18.12.2013

Esta es la primera entrevista de nuestro nuevo proyecto: coleccionar las historias  que nos van a contar los espíritus libres que frecuentan el local. El primer protagonista es Nazario, amigo íntimo de Jose Perez Ocaña y una de las figuras claves del Underground Español. Yo soy Dessislava, la anfitriona de estas charlas.

Dessislava: Quién es Nazario?
Nazario: – Yo soy maestro. dibujante de cómic, pintor, tocador de guitarra flamenca,escritor, fotógrafo, etc.

D: Perdona por interrumpir, pero me dijo Alejandro que estás escribiendo tus memorias.

N: – Sí, estoy escribiendo una especie de autobiografía , ya estoy corregiéndola , llevo un año y medio, dos, va sobre los diarios que escribía cuando tenía doce o catorce años.

Plaza Real r

D:- Viniste a Barcelona en el año ´72, no Nazario?

N: – Sí, yo vine en el año 72…

D: -Nazario qué me vas a decir sobre Ocaña?

N: – Nos conocimos, se creó una química entre los dos y esta química no desapareció hasta su muerte.Para mí es uno de mis amigos más entrañables y aquella gente de la que estoy muy contento y muy orgulloso de haber conocido. Y me gustaría conocer mucha más gente como él.

D: Cómo era Barcelona en esta época, La Rambla, sin turistas, no ?

N: Hombre, había turistas, pero llevaderos. Tú sabes la Plaza Medinaceli? Plaza Real era algo parecido, pero más amplia y más bonita. Con mucho verde, todo lleno de tierra. Los bancos, todo era como muy romántico, había un poco de contraste entre lo neoclásico de la arquitectura, que es un poco frío, y todo igual y la jardinería y las palmeras que le daban este toque romántico que equilibraba un poco todo … en cambio, cuando vino la moda de las plazas duras… En Barcelona  hubo un arquitecto que decidió que las plazas debían de  ser limpias. Me imagino para que la policía controlase bien todo. Entonces en ésta también quitaron todas las plantas (y menos mal que dejaron las palmeras). Me imagino que a raíz de aquello empezó a aparecer la plaza en alguna guía turística … Primero con el gancho de las  farolas de Gaudí. La gente miraba una de las farolas , habiendo dos , la gente solo miraba la que está al lado de la c/ Ferran. Entonces ya después ha ido evolucionando y muchas veces ves como a cinco grupos de turistas  les explican ya no de las farolas, sino de todo el entorno de la Plaza. Me imagino que de la arquitectura, me imagino que es una especie de nido de artistas.

D: Nazario la primera frase en tu página web es que eres considerado como el padre del underground español. Qué es el underground y qué contiene? Sus personajes, su noche?

N: Al principio el underground era el cine underground y el cómic underground, no había literatura underground. Entonces el cine underground era todo aquel que funcionaba alrededor de Warhol en Estados Unidos …

D: The Factory

N: Y después se fue extendiendo por el cine underground alemán, italiano. Con el cómic pasó igual. El cómic underground americano en California empezó con una serie de dibujantes y se fue extendiendo por Francia e Inglaterra con revistas autónomas en cada sitio. Aquí, pues yo me vine de Sevilla para hacer un cómic underground. Tenía una carpeta de dibujos que no podía publicar, porque era un poco subido de tono y entonces yo los hacía libremente.Tenía dificultad para editarlos y tuve que irme a editarlos a Paris al principio.  Aquí en Barcelona nos reunimos unos cuantos dibujantes, vivíamos en una comuna.

D: Con Mariscal ?Nazario cocinando r

N: – Con Mariscal y unos cuantos amigos más – fotógrafos y dibujantes – y empezamos a editar nuestra  propia revista. Por una parte era porque nos apetecía editarla, venderla por los bares. Y por otra parte porque nadie quería en esta época editar los trabajos que hacíamos, porque eran como muy rupturistas, entonces aparecieron editores que decidieron que nos editaban.

D: Quién era el primero?

N: Era una editora que se llamaba la Magrabula. Lo que no se editó era una serie de álbumes. Entonces apareció la revista Star, y ya nos publicó un álbum con todas las obras: una recopilación de las tres piezas que habíamos sacado nosotros por nuestra cuenta. Yo dibujaba  una página, pagaban muy poco, pero ya había un medio underground para publicar.

D: Los protagonistas de tus historias también formaban parte de la noche barcelonesa de aquella época, cómo ves la noche de entonces comparada con la de ahora?

N: La noche antes era igual que ahora. Nosotros íbamos mucho al Jazz Colon. Se bailaba y estaba muy de moda el poppers. Entonces no había ni coca, ni caballo,… todo el mundo bailaba y llevaba una especie de pañuelo atado en la muñeca impregnado de poppers y una peste por toda la sala…

D: El poppers es afrodisíaco, lo sabes, no ?

N: -El otro día estuve aquí con un amigo paquistaní que había ligado con uno americano negro y estaba chupándole la polla y cada momento sacaba la polla de la boca, inhalaba poppers y otra vez seguía y otra vez así y dije este tío está colgado, porque una cosa es que tu lo esnifes y goces del sexo y otra cosa que estás todo el tiempo combinando sexo con poppers, es una locura.

D: Sé que tú no tomabas drogas…

N: – Yo fumé mucho tiempo, iba a Marruecos un par de veces al año para comprar hachis, pero para mí el alcohol siempre ha sido mi droga favorita, porque me daba ingenio, me daba conversación…

D: Cómo podías dibujar al día siguiente con la resaca?

N: – Combinábamos la resaca, la bebida, el alcohol, las pastillas…, se tomaba mucha anfetamina en aquella época y vivíamos, dibujábamos y nos divertíamos …

D: Y follabáis mucho también…

N: Esto siempre, como es grátis, más o menos (risas). Y Ocaña era increíble porque era como si estuviera siempre drogado, pero no bebía, ni fumaba, nada, nada, nada, pero tenía siempre un estado de subidón y yo le decía, pero no has tomado ni una copa , ni nada y estás como que si estuvieras borracha, estás más loca que ninguna. A él no le hacía falta, tenía un espíritu natural, era increíble  la capacidad que tenía.

D: Se enamoró de alguien Ocaña alguna vez? Collage entrevista Nazario textura

N: – Ocaña se enamoró muchas veces. El tenía una corte de novios que venían por su casa.

D: Eran artistas sus novios?

N: No! Él  no podía con los artistas.

D: Hubo como una separación, al otro lado estaba el grupo de Alberto Cardin, no?

N: – Estas eran Las Intelectualas, Ocaña los llamaba Las Intelectualas en plan despectivo. Sin embargo el Ocaña  los novios se los mandaba a Cardin para que les pagara, entonces luego venían a gastarse el dinero con Ocaña … Ocaña era un artista del mimo, del espectáculo, del teatro, cantaba, arrastraba la gente con una seducción impresionante. El problema de Ocaña es que él era un artista del espectáculo, de la performance y a la vez quería ser pintor, entonces fue muy conocido como artista de performance. En todos los ámbitos de Barcelona la gente lo admiraba como performer,no como pintor… Entonces cuando quiso ser valorado como pintor se encontró que la gente lo conocía más como folclórica que como pintor. Esto fue para él bastante dramático. Cuando quiso borrar un poco esta imágen de artista de la calle y de folclórica, de travesti y esto.

D: Ay, el Camilo, era muy guapo!

N: Camilo era muy guapo, pero era otro tipo de entrañable, no tenía el ingenio de Ocaña, ni la locura, no esta especie de Ocaña, pero era un tío para mí mítico.

D: Qué pasó con él ?

N: – Murió de SIDA también.

D: Porqué dices también, quién más murió de SIDA?

N: – Murió Pepito, murió otro amigo, murió Juan, murieron muchos amigos de aquella época.

D: No teníais miedo con esta promiscuidad?

N: – No lo sabíamos muy bién y cuando lo sabíamos con la borrachera pasábamos de todo. Era un campo minado: si caías, tenías mala suerte, pues te jodías, y sino…De hecho  tengo amigos que murieron de SIDA y en absoluto eran promiscuos, no es que te pasaba porque ibas mucho a sauna o a Estados Unidos, sino simplemente porque estabas con el tío equivocado y tenías mala suerte. También era una época que la gente cogía sida y se moría, porque ahora tengo muchos amigos que tienen sida y llevan veinte años con ella y se medican y está la enfermedad allí como dormida. Pero aquello era fulminante – coger el sida y al año siguiente o en dos años paf, ya estaba muerto.

D: Y otros locales aparte de Jazz Colón que solíais visitar?Nazario Y Alejandro ventana

N:  La verdad es que no parábamos de entrar y salir, de ir a los sitios, siempre había fiesta. Había fiestas en las casas de la gente  y aquí en la Plaza Real siempre nos reuníamos. El fin de semana estábamos como veinte en una mesa hasta que empezó el turismo y empezaron a subir los precios. Porque claro, antes te tomabas tres o cuatro cervezas tranquilamente y no era muy caro, pero hoy en día te tomas una cerveza y ya está, tienes el presupuesto desequilibrado. Bueno, después en los 80 vino la moda del bar Kike. El bar Kike es un bar mítico donde el Paca de Tomate, que también era un personaje muy célebre, estaba muy loco. Hacía transformismo muy diferente de lo que hacía la gente, no era un transformismo serio, era un poco paródico. Se tiraba por los suelos, cogía una fregona, atacaba a la gente y era algo como muy espectacular y sobre todo muy marginal. No eran los números típicos de la Mariline, ni de la Edit Piaf, nada de esto. En este el bar Kike, que estaba al lado, en la calle Raurich, nos reuníamos todos los amigos, hacíamos mucha performance en el bar, llenábamos las paredes con pintura. También íbamos con Camilo al bar Venus donde nos invitaban a copas y nos emborrachábamos

D: Y el local Ocaña, qué te parece?

N: Es un bar que ha generado muchas expectativas para mucha gente. Lo único es que hay mucha gente que está esperando a ver qué giro toma, definir el público que lo frecuente .