Relato China. Capítulo siete. Mathieu Borysevicz

10.03.2015
As you enter the old building of the BANK gallery, the light carries you on and softly illuminates your steps. Mathieu and his team are working at an extremely high speed. The gallery is growing by the second. The moment I went in, I was captivated by them, the general atmosphere and, above all, by the choice of artists they have. Let me introduce you to the creator of MABSOCIETY, Mathieu Borysevicz.
Dessislava: Hi Mathieu. Your surname is Borysevicz. Can you tell me something more about your origins?

Mathieu: My father´s side of the family is Lithuanian. The Polish people say he is Polish but he claims he is Lithuanian. I am the third generation American from both sides. My mother is Italian American. The parents of my parents were all born in Brooklyn but their grandparents were not. So typical New York made.MB_luz_72

D.: Where were you born?

M.: I was born in Queens. I grew up in Long Island, had a suburban childhood, and then I went to Manhattan to study and live there. Soon after graduating, I came to China for the first time. It was 1994.

D.: Let´s go step by step. You studied Fine Arts. What major?

M.: The last year of studies we had to choose a major. I chose sculpture because they allotted a bigger studio. I particularity interested in installation at the time and I was also making video. Before that, I was painting. Around 1994 postmodern theory and culture criticism was at its apex. I was thinking about focusing more on research rather than physical objects. After graduation, the whole idea was to make art. But I had no money, no space and no time to do that in New York. At the time, I just needed to get far away from New York just like you probably needed to leave Barcelona and Bulgaria.

D.: But why China? China was not a very popular destination for producing art at that moment.

M.: Yes, but it’s cool now. At that time nobody was coming here. I had many reasons. One was that it is really far from New York. There were two options, India or China. I just wanted to be somewhere where I would have no sense of reference. Also, newspapers at the time were filled with current events from China. The culture of the fake and the mass urbanization was leading way to major social shifts. I thought it was real interesting from a postmodern perspective!!! A postmodern destination.

D.: And you came to China.

M.: I first went to Beijing from 1994 to 1998. My idea was go for six months only, on a sort of adventure. Get it out of my system and then return to good ole NYC.

D.: But you extended the six months?MB_Gallery_72

M.: Basically one thing leads to another. I enrolled in a language program to get a visa for the extended period of time and also a place to live. The school became my base. I then also began teaching English to make money, which was actually a good way to understand and access people especially when you don´t have the necessary language skills. Right before I left New York there was an article in the New York Times Magazine section, titled “Their Irony, Humour (and Art) Can Save China”. It was about contemporary art in China and written by Andrew Solomon. Andrew had done a survey of the renegade and mercenary artists living in Yuanmingyuan, the art village on the West side of Beijing. The article portrayed China as a place where artists have been repressed and were doing all this underground art and were all sexy smoking cigarettes. I was just like: “wow, that`s kind of different than the jaded scene in NYC”! So I contacted Andrew and he was generous enough to give me the contact of an artist´s wife who was German. Everything happened very quickly. Every morning I studied Chinese and each afternoon, I was riding my bicycle around the city with my video camera and meeting artists.

D.: Just like me. The first two months here I was walking 12 to 14 hours around the city with my camera.

M.: Yes, and it was really exiting. In China there is a huge transformation going on. A few years ago, that was even more the case and was extremely magnetic. So I stayed a little longer than six months. I also produced a lot of video footage and was looking for some equipment and time to start to process and edit the footage. A friend of mine, Chinese American photographer, introduced me to somebody who was producing television news. He was also a Chinese American producer for ZDF German Television. The idea was to work with him in turn I would be able to use ZDF’s equipment, instead it turned into a long career in television and film. So I began working at ZDF during the day and at night I was hanging with the artists. I began doing more curatorial projects and writing about art. At the time there were no spaces for artists in China. There were no galleries, no museums and no collectors. There was nothing. The only spot for exhibiting was habitually closed by the police on the opening day or before the opening. So people were basically just sharing their art works in their apartments.

D.: This was the life of Mathieu from 1994 to 98…MB_TimeOut_72

M.: In ‘98 I asked myself what the hell am I doing here? As four and a half years just zoomed by. I came to make my own art, as originally planned, and finally did have a show in Beijing, but I was mostly becoming a conduit for Chinese artists to the West through publishing and curating exhibitions.

D.: You were making money from the television, correct?

M.: Yes, I was making good money, certainly more money than working in a restaurant or in construction or teaching English. It was much more exiting because we were doing documentaries about the phenomena of China and meeting politicians and Rock & Roll stars. When you are press, foreign press especially, you have access to all kinds of spaces and people. We were always moving, from Tibet to Hangzhou to Hong Kong. I then started my own company and I was doing lots of independent documentaries for the European Union, The World Bank, I did a film for UNHCR about refugees in China that was also great.

D.: Wow! You’ve been in China for four and half years!

M.: Yes, yes, that is another thing. I learned Chinese; I also learned all this technical stuff about television. I made an entire career and I was curating, writing about and making art. From zero to two hundred! It was really amazing. But it was all about China. There was nothing outside. For me there was more to the world than just China. I was coming from New York, a very multicultural city where all kinds of different experiences run in unison. I wanted to make my own work but there was no place in China for a young American artist. There was no place for Chinese artists at the time! There were no venues and there was no platform. So I then moved back to New York in ‘98.

D.: And?MB_Gallery_2_72

M.: But I never really left China. In 1998, there was a big show at the Asia Society and PS1 of Chinese contemporary art in New York. It was called Inside Out: New Chinese Art. It was the first introduction of Chinese contemporary art in New York and many of the artists that I was hanging out with in Beijing came over and stayed in NYC, some others were already there and I became friendly with them. So although I was in New York I was still around a lot of Chinese artists. There was this community in exile and we had our Chinese New Year parties and other social events. The artists were making and showing art so I continued to write about them and curated shows with them. While at the same time, I continued my own work in film and television.

D.: What happened with Mathieu later?

M.: In 2007 I really needed to leave New York again. I had never really left China because I was traveling here each year for films and art projects. In 2006, I came two or three times to China. Once for curating a show, another time for a film project and again to finish a book project I initiated.

D.: What kind of book?

M.: The book is a study of urbanization in Hangzhou. It is essentially a photography document with three thousand images and was finally published in 2009.

D.: Let´s go back to 2007…

M.: In 2007, I was getting kicked out of my studio. I was going through a divorce. China was on the rise. A mini-party was going on here, everybody was getting rich, champagne and caviar was flowing through the artworld I was just like: “maybe it is time to go back!” I had never lived in Shanghai before, which is more cosmopolitan than Beijing, and I had a couple of friends here so I decided to try it out. I was paying my bills by working on films, writing for Art Forum, editing catalogues and curating shows… and also making my own work. It was too much! Then in 2008, I became a father and thought I have to figure out how to deal with all this. More and more, I became in touch with the commercial art world. Then, in 2010, I was hired as he director of Three on the Bund, Shanghai Gallery of Art.

D.: I know the gallery!

M.: The space is very beautiful but there is no dedication there. I worked a lot to build it up and then had a fight and decided to leave, my assistant and I. Then, got an office and began doing consulting and international curatorial projects.

D.: This was MABSOCIETY?MB_Budha_72

M.: M.A.B. are my initials. At Three on the Bund I was thinking about the community I had built up around the space besides me and the employees. There was the audience, the collectors, the media, and the artists. It was a small society. I thought what an important thing that was and couldn´t go back to being just Mathieu Borysevicz. It was also a way to make me sound bigger than just me. We quickly thought of a name and created a brand.

D.: BANK, your gallery, is definitely my favourite in town. Tell me something more about it…

M.: We first had an office on the 25th floor of an office building but it wasn’t a fitting place for us. I was free for a while but once we started paying rent I decided to look for another space. I thought that it’d be nice to have a space to incubate some small projects while we continued to do pop-up shows.

D.: The BANK building is very special as it dates back to 1925.

M.: It certainly is. It was pure luck, as if the space found us.

D.: How does it work?

M.: We work as an international curatorial studio. The whole idea was to bring non-Chinese and Chinese artists together and try to unify them within an interesting program. We have had Isaac Julien´s work here, as well as Paul McCarthy’s, Roxy Paine’s and some very established Chinese artists.

D.: Are there a lot of female Chinese artists?

M.: There are but they often don’t get the attention that the boys get. Unintentionally we at BANK have a good balance of the sexes. The Women´s Rights Movement never occurred here like it has in the rest of the world. Here, there is a different sense of social equality.

D.: I can feel that the new God in China is the money…

M.: There is no faith in anything except in the Renminbi.

D.: I suffer because I can´t go to the cinema here…MB_Gallery_3_72

M.: Shanghai is a cultural vacuum compared to other larger cities in the “developed world”. When I moved here for the first time, I was writing for Art Forum series called On the ground. They profile one city each year and asked me to write about Shanghai. The cultural scene seemed to me to be quite pathetic for a city of 23 million! There are many efforts to boost the scene but there are simply not enough artists here.

D.: How do you feel in Shanghai?

M.: I lived in a lot of different cities and it is difficult to feel totally at home in Shanghai. It is not exactly inclusive.

D.: You seem very included…(both laughing)

M.: Yes but it is a kind of constant struggle

Relato China. Capítulo seis. Eduardo Arranz-Bravo

05.02.2015

Conocí a Eduardo Arranz-Bravo en la inauguración de su exposición en Shanghai, en la Galería Matthew Liu. Había  gente de todo tipo. A Eduardo le faltaba solo un día para volver a Barcelona. Pero le pude convencer para que me dedicara un momento dentro de su agenda apretada. Al día siguiente nos encontramos en Hyatt, donde estaba alojado. Muy cerca del  área del Bund, que me confió que le encanta. La despedida que hicimos fue muy bonita, porque paseamos juntos por la zona mencionada. Adelante  nuestra charla…

Dessislava: ¿Quién es Eduardo Arranz-Bravo? Si tuvieses que autodescribirte ¿qué dirías sobre ti mismo?

Eduardo: Bueno, trato de ser un pintor. Trato de ser un ser humano. Trato de divertirme con mi trabajo y trato de decir la verdad. De ser auténtico.

D.: Estudiaste Pintura en Sant Jordi, La Facultad de Bellas Artes, Universidad de Barcelona…

E.: Cinco años que me sirvieron para hacer grandes amistades y para nada más. Porque la enseñanza que tenían era de un tipo que no era precisamente apasionante. Pero yo creo que incluso los malos profesores y las malas experiencias ayudan mucho al artista, si es fuerte, a hacer todo lo contrario de lo que te enseñan.

D.: ¿Con qué edad empezaste a pintar?

E.: De muy pequeño. Con nueve años ya estaba todo el día trabajando. Era un escándalo este niño repelente que no paraba de dibujar, de dibujar y de dibujar. Estaba, creo, predestinado a ser artista. No me forzó nadie. Era yo que estaba todo el día con un lápiz, pincel o algo.

D.: ¿Qué dibujabas entonces?

E.: De todo. Hacía retratos. Y ya pintaba al oleo. ¡Imagínate tú! Los niños estos extraños que estaban todo el día pintando.

D.: ¿Luego?Eduardo_Mathhuew_72

E.: Seguí trabajando y trabajando y al final con dieciocho años entré en Bellas Artes. Luego me casé muy joven, con veintidós años. Me fui al servicio militar, que entonces lo hacía todo el mundo a pesar de que estaba casado y con hijos. Y luego ya empecé con los veinticuatro años de una forma muy profesional a entrar en la Sala Gaspar. Una galería muy importante de Barcelona que tenía Picasso, Miró. Y eso me dio un aire profesional y un cierto dinero para lanzar mi carrera como pintor y no hacer nada más. Nunca he hecho nada más. Quiero decir que nunca he tenido otro trabajo complementario, como profesor por ejemplo. Me he dedicado toda la vida exclusivamente a jugar con la pintura.

D.: En el año 61 tuviste una exposición importante que se titulaba “15 paintings by Arranz”.

E.: Con diecinueve años, sí.

D.: ¿Fue la primera?

E.: Sí. Y a partir de entonces no he parado.

D.: Me imagino que en esta época tu mercado fue España.

E.: Claro, al principio fue España. De una forma muy lánguida como te puedes imaginar. Mucha miseria y a aguantar. Luego, mucho más tarde, empecé con las exposiciones en el extranjero. En los setenta ya empezaba a hacer exposiciones en Suecia, en Alemania, etc.

D.: En São Paulo…

E.: El Museo de Arte Moderno de San Pablo es de los más importantes de Sudamérica. Arriba está el MoMA en Nueva York y abajo está el Museo de San Pablo. Pero esto ya fue muy posterior, en el año 89. Una gran exposición, sí, que pasó al revés. Luego la trajeron a España, en el Palau Robert, donde se hacían exposiciones de Miró y Clavé. Pero ya se ha acabado, ya no hacen exposiciones. Luego he tenido exposiciones en Barcelona que eran muy insólitas y muy bonitas que ahora son irrepetibles.

D.: ¿Cuáles son tus referentes en el arte?

E.: Todos los pintores buenos y todos los pintores malos. Los buenos para saber cómo es un camino bonito y los malos para saber lo que no tengo que hacer.

D.: ¿Unos nombres?

E.: No te voy a dar ningún nombre. Esto es interminable. Empezaríamos desde Egipto a lo que quieras. Todo me impresionó. De cosas buenas hay toneladas.

D.: Tú has hecho un cambio desde la pintura figurativa hacia  la abstracta.

E.: Al principio era una pintura mucho más inocente. Estaba recién casadito y los niños por allí. Era una pintura más tierna. Y como que he cambiado siempre lo que he tenido alrededor. La vida va cambiando y tú vas cambiando como hombre y como pintor. Voy evolucionando sin obsesiones de estilo. Yo pinto una realidad paralela a la realidad.

D.: ¿Cuáles son tus temas actuales?

E.: Yo no tengo ningún tema.

D.: ¿Cómo empiezas a pintar?

E.: Me tiro al cuadro como uno se tira a una piscina. Es el cuadro el que me dice lo que tengo que hacer, no yo. No tengo un tema previo. Yo tengo un diálogo. Yo escucho y el cuadro me va diciendo cosas. “Este rojo no es bonito, cambia este rojo” y yo lo escucho. “Este negro tiene que ser más potente” y yo escucho. Los cambios más sutiles que el cuadro me va indicando. Y llega un momento cuando el cuadro me dice: “No me toques más, ya estoy acabado”. O a veces me dice: “No, no acabo de ver esto acabado, espérate unos días” o un mes o unos meses…Porque se ha roto la comunicación y hay que esperar a establecer otra vez el diálogo.

D.: ¿Te dice otras cosas el cuadro?

E.: Es un diálogo, digamos visual. Mi trabajo es visual. No es literario. Hay pintores que son más literarios. Y a mí no me gustan ni los títulos. O sea que los pongo por obligación.

D.: Por catalogarlos.

E.: Claro, para catalogarlos, sino sería un lío. Y para mi asistente también, que tiene que tener los datos.

D.: Hablando de catálogos. Vamos a tocar el tema del mercado del arte porque estamos en China.

E.: El cupo de vanidad a los treinta años ya lo tenía vacunado. Lo digo como una realidad. He hecho Londres, Paris, Viena, he hecho todas las ciudades alemanas importantes, que son muchas. He hecho todas las ciudades españolas: Sevilla, La Coruña, Madrid, Barcelona, Valencia Bilbao… ¿qué ciudad no he hecho? He hecho Estados Unidos muy fuerte durante veinticinco años de exposiciones, con catálogo todas. Realmente he trotado. He ido y estoy teniendo siempre nuevas experiencias.

D.: ¿Y tu experiencia en China? Tienes ahora tu exposición en la ciudad de Shanghai.Cuadro_72

E.: Muy positiva. Me ha gustado mucho. Es mi primer experiencia en Asia. Luis (el ayudante de Eduardo) está haciendo las cosas en Asia. La próxima exposición será en Japón. Yo no organizo las cosas. He tenido la suerte de que puedo esperar a que llegue gente que me propone cosas. Nunca he propuesto nada. No he vendido ni un cuadro en mi vida. Nunca. Me han comprado cuadros. Parece lo mismo pero no es lo mismo. Nunca he cogido un teléfono para vender un cuadro, lo cual es una gran suerte. No he tenido la desgracia de tener que limosnear. Y esto ha sido una suerte desde que tenía veinticuatro años. Y basta que no vayas como un perro faldero persiguiendo cosas para que las cosas te lleguen. Así es la vida, sadomasoquista evidentemente. Y aquellos que se desesperan por tener un contrato o una exposición…, pues no lo consiguen. Se les ve el plumero.

D.: ¿Cómo respiras la ciudad de Shanghai?

E.: Respiro fantástico. Me ha encantado. Me ha encantado la vitalidad que tiene. Toda la energía que tiene. Yo soy un hombre energético. He comunicado con la ciudad. Estuve inaugurando hace poco en Moscú y no me gustó nada. ¿Qué más quieres que te diga? No era mi ciudad. Nueva York me gusta mucho, San Francisco me gusta mucho, Moscú no me gustó para nada. Shanghai me ha encantado. Estoy feliz. Me ha encantado la energía que tiene la gente.

D.: ¿Y Barcelona?

E.: Yo me levanto a las cinco de la mañana a pintar. No sé nada más. La ciudad ha dejado de existir culturalmente.

D.: ¿Dónde está tu estudio?

E.: En Vallvidrera, allí en la colina. Es un estudio muy grande que ha hecho Jordi Garcés y que ha ganado un FAD. Es muy bonito, con una gran cúpula.

D.: La pintura es el lenguaje dentro del arte que se ve que nunca muere.

E.: Porque es una necesidad. ¿Por qué aquel hombre muerto de frío y de hambre tuvo necesidad de pintar? Yo creo que es una necesidad ligada al ser humano. El ser humano necesita una imagen de protección, digamos con toda la estupidez. Y eso es muy bonito.

D.: Yo te conocí en la inauguración que tuviste en la Galería Matthew Liu. Es una de las mejores galerías de Shanghai. Antes de tu exposición hubo una de Candida Höfer. Ella es una de las fotógrafas que más cotiza en el mercado de arte hoy en día. ¿Vinieron a comprar tus cuadros?

E.: Sí. Funcionó muy bien.

D.: ¿Tienes vínculo con el mundo del cine?

E.: Yo he hecho dirección artística en cuatro, cinco películas. Me gusta mucho el cine.

D.: ¿Con qué directores has trabajado?

E.: Sobre todo he trabajado con Jaime Camino. Ha hecho una película con Vittorio Gassman que fue muy divertida de hacer, por Vittorio Gassman sobre todo. Es bonito hacer dirección artística en el cine. A veces tienes que esperar. No volvería hacerlo. Es una etapa de mi vida que fue divertida. Me dieron un premio de la Generalitat a mejor dirección artística para una película sobre Las Meninas de Velázquez.

D.: Hablando de la Generalitat, Colita hace unos meses rechazó el premio de fotografía.

E.: Sí, y lo ha hecho muy bien. Es amiga mía. Ha salido la noticia solo en los periódicos de Barcelona. Lo que han hecho los últimos gobiernos de España ha sido desastroso con la cultura. Y los países que no tienen cultura no existen. A ver si se enteran. Por lo menos lo he dicho. La política cultural española  ha sido desastrosa con los socialistas, con PP y con “pipi”…, con todos, un puro desastre. Y claro, rebajar la cultura, que siempre es lánguida, es muy cruel. Estos países que no tienen cultura dejan de existir. Evidentemente la economía me parece primordial porque la gente no se puede morir de hambre. Pero no olvidar nunca la cultura porque sino el país no existe. Queda difuminado. Queda perdido.

D.: ¿Dónde consumes arte en Barcelona?Woman_fish_72

E.: Casi no veo arte en Barcelona. Y no tengo ni galería. En un mes he inaugurado en cuatro ciudades del mundo y no tengo nada en mi ciudad. En este momento tengo exposiciones en Nueva York, en San Francisco, en Moscú y en Shanghai. Cuatro sitios del mundo bien dispares uno de otro y en mi ciudad no tengo nada. Afortunadamente tengo mi fundación que la está llevando con gran cariño Albert Mercadé, mi director. Promocionando artistas jóvenes y haciendo lo que puede. Y ya es un punto de referencia. Hacemos muchas exposiciones, trabajamos mucho. Con dos duros sacamos milagros. Y ha caído simpática por esta dedicación que hacemos al arte muy joven. Hacemos catálogos a chicos que no se comían ni una rosca. Luego si ellos se empeñan o no es otro asunto. Pero que un chaval joven tenga un buen catálogo es un punto de apoyo que ninguna galería de Barcelona se lo va a dar. ¡Ninguna!

D.: ¿Tus referentes en la literatura?

E.: Yo leo cada día. Estoy releyendo más que leyendo. Releyendo muy a gusto los clásicos. Escucho música cada día también. Pero nunca las cosas mezcladas. Me gusta desde el rock más rotundo hasta  Bach. Me encanta Bach. A mí me parece patético pintores que se ponen música de fondo para pintar. Esto es imposible. Cuando pintas tienes que pintar. Cuando escuchas música tienes que escuchar música. Sobre todo si tienes categoría. No puedes hacer las dos cosas al mismo tiempo.

Relato China. Capítulo cinco. Renee Chen

29.01.2015

Renee Chen es una pájara colorida que vuela entre la niebla y la polución que abrazan la ciudad de Shanghai. A Renee no le importa teñir su pelo de verde o gritar de felicidad en sitios de lujo o simplemente no parar de bailar hasta la mañana. Esto igual para una ciudad como Barcelona no suena como una pequeña revolución pero en un país como China creedme que lo es. Ella habla de Fellini y Godard. Defiende la fuerza femenina en un mundo que conoce hasta la perfección, que es  Gucci o Louis Vuitton pero no tiene idea quién es Ai Weiwei. Os presento Renee Chen…

Dessislava: ¿Quién es Renee Chen? Si tuvieses que autodescribirte ¿qué dirías sobre ti misma?Renee_gorros_azul_72

Renee: Desde que era una niña pequeña he soñado muchísimo con los ojos abiertos. Tuve la misma fantasía desde hace mucho tiempo. Siempre pensé que nuestro universo no es el único que existe. Que debe haber otros universos fuera del nuestro. Que vivimos en un mundo construido por capas. Yo soñaba con que pertenecía a un universo de unas pocas capas fuera de nuestro universo. Y todo era de color rosa. Mi familia y yo éramos los únicos seres humanos en ese universo. ¡Todo el resto eran animales! Teníamos todos los tipos de animales de la tierra, excepto serpientes y bichos, porque tengo miedo de ellos. En mi mundo, todos se alimentaban con hierba. Los habitantes no se comían entre sí. Yo tenía una varita mágica que quería llevar a la tierra. Soñaba con hacerlo para poder ir a los mercados y a las granjas y salvar a todos los animales. Solo al apuntar hacia ellos con mi varita mágica, los transportaba a mi universo. Ese era el sueño que tenía desde los seis años.

D.: Una niña pequeña ya creativa….

R.: Creo que la gente se avergüenza de admitir que le gustan las cosas de chicas.

D.: ¿Ah sí?

R.: La mayoría de la gente piensa: “No me importa el color rosa. El color rosa es demasiado femenino “. Y a mí me encanta el color rosa. Me encanta todo lo femenino. Me encantan las barbies.

D.: Cuando dices esto tal vez a alguien le parecería superficial. Pero antes de venir a tu estudio estudié tus colecciones y son realmente profundas.

R.: No creo que si te gustan el color rosa y las barbies seas superficial. Las personas son diferentes. A algunos les encanta el color negro. A algunos les gustan los colores. No significa que si te gusta el color rosa seas una persona superficial. Es sólo tu preferencia.

D.: Sí, pero para mí la barbie está relacionada con el concepto de la belleza perfecta.

R.: Me encantan las barbies porque las puedo vestir de cualquier manera que me guste y que me apetezca. Sobre todo, creo yo, la forma de vestir es como una extensión de la personalidad. Cuando era niña tuve un montón de barbies versión china. Hice muchísimos pequeños vaqueros y pequeños vestidos para ellas.

D.: ¿Cómo empezaste a hacer ropa?Tocado_rojo_72

R.: Se puede ver que Honey Sucker (la marca de Renee) tiene que ver con contar historias.

D.: Sí, es una manera muy interesante. Y para nada convencional.

R.: No quiero que mi ropa sea aburrida. No quiero modelos que no transmitan nada y posen delante de un fondo blanco. Tengo un tema para cada colección. No quiero que la gente sólo se sienta cómoda y estéticamente guapa en mi ropa. Quiero que la gente se involucre en la historia. Quiero que se sientan parte de la misma historia.

D.: ¿Qué tipo de historias sueles contar?

R.: Mi primer colección es sobre hadas-flores. Es sobre un ángel caído que perdió su fe. Se cayó en un bosque mágico donde conoció a las guapísimas hadas-flores y se enamoró en ellas. El amor que aprendió de las hadas le ayudó a recuperar su fe y sus sueños perdidos. La colección está dedicada a todas las hadas-flores que son las chicas que inspiran a la gente a amar y a soñar.

D.: ¿Qué historia cuentas en la siguiente colección?

R.: La segunda colección es sobre dos chicas que son adictas a los cómics y que siempre soñaban con ser súper heroínas. Un día llegó un paquete sorpresa y cambió su vida. El paquete fue de una escuela oficial que entrena a las chicas que quieren ser súper heroínas. Después de muchos esfuerzos y trabajo constante ellas lograron convertirse en súper heroínas oficiales. Y comenzaron a vigilar la ciudad. Se trata sólo de seguir tus sueños. De hacer lo que sea necesario para lograrlos y que nunca te des por vencido.

D.: La tercera colección se titula Runaway…

R.: Se trata de dos chicas adolescentes que huyen a Los Ángeles. Se enamoran la una de la otra. Se trata de la conexión especial entre la gente: todos queremos encontrar un alma gemela, porque en general los seres humanos somos unos seres solitarios en este mundo.

D.: Una de las dos chicas, Sara, tiene un aspecto muy andrógino ¿es algo que habías buscado especialmente?Barbies_72

R.: Claro. Porque esto va relacionado con el concepto “honey sucker”: una parte es la miel y la otra parte es quien la chupa. Siempre hay una chica de aspecto dulce y otra con una mayor actitud. Sara es definitivamente la chica que chupa y Rachel es la miel.

D.: Referente de tus trabajos en el mundo del cine, mencionas directores como Godard, Fellini, Bertolucci, Hitchcock.

R.: La colección Dreamers fue inspirada por la película de Bertolucci Los soñadores. Así que en el lookbook, escribí todas mis citas favoritas de todas las otras películas dentro de Nouvelle Vague.

D.: ¿Cómo empiezas a crear? ¿Primero viene la historia o primero son los diseños de las prendas?

R.: Primero viene el tema general de la historia. Qué tipo de historia quiero contar exactamente. Luego llegan las prendas. Y después es la sesión de fotos. A veces las cosas suceden al azar durante la sesión de fotos. Y simplemente lo que hago es añadir las nuevas ideas.

D.: ¿Estás trabajando sobre alguna nueva colección ahora mismo?

R.: ¡Sí! La siguiente colección es sobre cómo muere el planeta. La verdad es que está basada en una pesadilla que tuve una vez. En mi sueño la tierra se estaba muriendo. Todo el alrededor era de colores rojo y marrón sangrientos. Estaban intentando unificar a todos los habitantes. Y a mí me seleccionaban, pero no quería ir porque no quería ser como el resto de la gente. Entonces un grupo de nosotros intentó escapar y fuimos asesinados. Me desperté muy deprimida. Me sentí como de verdad en el fin del mundo.

D.: Tienes la historia ¿y la ropa?

R.: Justo ahora estoy trabajando en los diseños pero aun estoy en proceso de creación.

D.: ¿Dónde produces tus prendas?Barbies_2_72

R.: En China.

D.: Estudiaste diseño de moda en L.A.

R.: Sí, fue así. Aprendí mucho. La escuela era muy buena. Sobre todo aprendí muchas técnicas. Pero me da la sensación de que mucha de la gente que estudia en las escuelas de moda es verdaderamente estúpida. Yo pienso que para la moda, para el arte, para el diseño lo único que te puede aportar la escuela es el conocimiento sobre las cuestiones técnicas. Las ideas y el buen gusto nacen contigo mismo.

D.: ¿Dónde sueles ir a ver exhibiciones de arte?

R.: En L.A. hay unos museos que son geniales.

D.: ¿Y en Shanghai?

R.: La verdad es que no he estado en ningún museo en Shanghai. Por eso no tengo ni idea sobre el tema.

D.: ¿Qué pasa con la China contemporánea? ¿Cómo te sientes aquí?

R.: Me parece que las cosas van mejorando. Debido a que la economía crece demasiado rápido la mentalidad de la gente todavía va por detrás. La gente tiene hambre de dinero. A la mayor parte de la gente solo le interesa el dinero. Este es el problema.

D.: ¿Y la moda?

R.: Los chinos tienen muy mal gusto para vestirse. Solo van buscando las marcas de lujo. Lo que quieren hacer es enseñar cuánto dinero tienen y cuánto ganan.

D.: ¿Crees que esta situación va a cambiar a mejor?

R.: Definitivamente va a mejorar. Ahora mismo el problema general es que la gente se enriquece de una manera demasiado rápida. Cuando pasen más tiempo en su clase social van a empezar a preocuparse por otras cosas a parte del dinero. Los ricos son muy ricos y los pobres son muy pobres. Este es otro problema.Renee_casco_72

D.: Sí, la diferencia entre las clases es bestial. Vine en metro a tu estudio. Estaba lleno de gente verdaderamente muy pobre.

R.: Sí. Y luego la clase rara es la clase media porque ellos también quieren ser ricos. Por eso ellos empiezan a comprar marcas de lujo. Porque quieren demostrar que ellos también tienen dinero.

D.: Es un concepto tan diferente al de Europa. En Europa la idea es tener una fuerte clase media. Y la gente que es verdaderamente rica nunca expone sus bienes materiales.

R.: China es muy diferente. La gente cree que ser rico significa tener una posición elevada en la sociedad. Y que van a ser respetados por la sociedad sólo por ser ricos. Y que nadie puede meterse con ellos. Este es otro problema en la China contemporánea.

D.: ¿Qué tal el tema del arte en la China contemporánea?

R.: La mayor parte de la gente en China probablemente no tiene ningún tipo de idea de lo que es el arte bueno. Pero los ricos invierten en arte porque creen que ayuda a marcar su estatus en la sociedad. Y yo pienso que la situación va a mejorar. Que la gente va a empezar a educarse en arte.

D.: ¿Y qué tal las cosas prohibidas en China? Por ejemplo yo estoy sufriendo mucho por no poder ir al cine. (Los cines como edificios existen pero el contenido es pésimo)

R.: Creo que pasa porque no tenemos un sistema de clasificación de películas. Todo lo que se proyecta en los cines debe ser apto para niños. Y el gobierno está tomando el control de todo.

D.: Tú vives entre L.A. y Shanghai.

R.: Sí, vivía los últimos seis años en L.A. Y es tan raro para mí cada vez que vuelvo desde L.A. Siempre necesito algunas semanas para adaptarme de nuevo a la vida en China. La sensación entre los dos mundos es muy diferente. Pero me gusta.

D.: Sí, lo puedo confirmar. Es muy inspirante. Siento lo mismo, yo vengo de Barcelona.

R.: El cambio de las ciudades es muy emocionante.

D.: ¿Dónde se vende tu marca Honey Sucker?

R.: Ahora mismo hay dos tiendas en L.A. que llevan mi línea de ropa. Y luego hay otra tienda en Nueva York y también hay una en Hong Kong. Y ojalá tenga más en el futuro próximo.

D.: Ahora mismo estamos en tu estudio en Shanghai. Se titula Studio Impractical y es donde vendes ropa vintage.

R.: Me encanta la ropa vintage. Me parece que ya no se hacen prendas como las de hace años. Antes se ponía mucha atención en los detalles. Cada pieza era única. Ahora estamos en la era de la producción masiva. En Shanghai no hay muchas tiendas para cosas vintage. Y las que hay tienen unos precios cósmicos. Por este motivo empecé el proyecto con una tienda vintage mucho más asequible. (Las prendas vintage en Shanghai tienen precios entre 100 y 500 euros. Cosas que en Barcelona pueden costar 10 euros)

D.: ¿Qué tipo de gente son tus clientes?Tocado_72

R.: Gente que aprecia la ropa vintage y que no quiere llevar lo mismo que el resto de las personas.

D.: Me imagino que la información de tu estudio va de boca en boca porque está un poco escondido. Lo que quiero decir es que no se encuentra en una calle principal.

R.: Sí. Y también hay personas que pasan por aquí y cuando ven mis pequeñas señales y pegatinas empiezan a buscar. Es muy raro pero la mayoría son chicos. Y cuando entran me preguntan: ”Es un sitio de masaje?” (las dos nos reímos mucho)

D.: ¿Cuáles son tus pasiones?

R.: Disfruto vistiéndome a mí y a otras personas. Y Honey Sucker es sobre el poder femenino. Se trata de las chicas que se divierten y hacen lo que quieren y a las que les importa una mierda lo que piensen los demás. Ellas son las que inspiran al resto de la gente con su energía.

Más información en: http://www.honeysuckerapparel.com

Relato China. Capítulo cuatro. Tiago Valente

21.01.2015
Sin duda Tiago Valente es protagonista de una de las entrevistas que siempre recordaré. ¿Por qué? porque la hice en Shanghai, una ciudad seca y dura. Una ciudad de vientos y de rápida velocidad. Ciudad de negocios, neones, lujo, pobreza y poca ternura. Allí la gente no llora y si lo hace es a escondidas…charlando con Tiago acabamos los dos envueltos en lágrimas. Además su sensibilidad y su manera de ver el mundo no me dejaron ni mucho menos indiferente. Le conocí a través de Samanta Falcone, una tremenda mujer y para mi suerte, una maravillosa amiga. Os presento a Tiago Valente, el dueño de un alma muy especial…
Dessislava: ¿Quién es Tiago Valente? Si tuvieses que autodescribirte ¿qué dirías sobre ti mismo?

Tiago: Tiago Valente es como un gato…

D.: ¿Un gatopardo?

T.: Un gato multicolor. Porque Tiago Valente ha tenido y sigue teniendo un montón de vidas en una. También soy muy gatuno cuando me muevo y planeo las cosas.Tiago_trabajando_72

D.: Vamos a empezar desde el inicio. Naciste en Portugal.

T.: Nací en Portugal y me crié la mayor parte de mi vida en España. Empezamos con las historias de las vidas de Tiago.

D.: Primer capítulo. Actor.

T.: Tiago desde muy jovencito siempre quería expresarse. Y no sabía muy bien de qué manera y de qué forma. Así que  lo primero, siguiendo su intuición, fue la interpretación.

Ya desde muy pequeño empecé a trabajar como modelo de publicidad. Con el tiempo pasé de hacer anuncios a tener papeles pequeños en series de televisión. Hasta que llegó mi primer gran trabajo como protagonista en una serie que se rodaba en Australia, pero de eso hablaremos más adelante.

D.: Vamos a ordenar la línea de tiempo. Estamos en el momento Selectividad.

T.: Yo quería ser cirujano plástico (algo relacionado inconscientemente, de algun modo, con lo que más adelante me dedicaría a hacer, explorando el concepto de identidad).  El caso es que era un desastre en matemáticas y química, a pesar de parecerme aún hoy, ciencias maravillosas.

Yo quería seguir adelante con mis estudios de interpretación, pero mis padres me pusieron como condición estudiar “una carrera universitaria, una carrera de verdad”, así que entré en  empresariales, donde apenas duré una semana.

Hablé con mi padre y finalmente pactamos que entraría en Periodismo, una carrera fantástica y  algo más relacionado con mis intereses de expresión y el relato de historias, aunque en aquel entonces , fuera  a través de un soporte distinto.

D.: ¿Licenciado en periodismo?

T.: Diplomado, porque estando a mitad de carrera, un buen día mi representante me manda un guión de una serie que se coproducía en Australia.

Al leer el guión, en seguida me dí cuenta que aquel papel era para mí. El protagonista se llamaba Antonio y me dije a mi mismo: “yo soy Antonio”.Tiago_estudio_detalles_3_72

D.:  Y te fuiste a Australia.

T.: Hice ocho duros castings porque en aquel momento yo no era un actor conocido. Pero al final conseguí el papel. Comenzamos a rodar en España durante un mes y entonces me fui a vivir a  Australia, grabando allí durante cuatro meses. He de decir que con mis diecinueve añitos viví un cuento de hadas maravilloso. Sobre todo porque fue allí donde descubrí el significado del sentimiento de autorrealización. Allí fue donde sentí esa felicidad tan grande de trabajar y ganarse la vida en lo que a uno realmente le apasiona y cuando se divierte haciendo esto. Por primera vez experimenté el sentimiento de libertad e independencia, algo que sentó unas bases sólidas para el resto de mi vida.

Pero yo quería seguir probando cosas. El siguiente campo que quería probar fue el de la moda. Siempre me había fascinado el testimonio social combinado con el delirio creativo de la alta costura, pero en aquel entonces, ser diseñador no era tan cool como se considera ahora, y en una familia tan conservadora como la mía, esta nueva batalla no fue fácil, pero al final, me salí con la mía.

D.: Y te fuiste al IED (Instituto Europeo de Diseño) Madrid.

T.: Estudié durante tres años allí. En el último año de carrera gané el concurso de jóvenes diseñadores del Festival Internacional de Benicasim.Y gracias a esto la colección que presenté tuvo un impacto mediático bastante fuerte.

D.: ¿Cómo se titulaba?

T.: “Collège Saint Antoine eté 1939”. Yo construía colecciones de la misma manera que aprendí construir personajes en los años de interpretación. Todo es muy teatral. Todo tiene un carácter.

Y así empecé con mi propia marca.

D.: ¿Dónde se ubicaba la base?

T.: La base estaba en Madrid pero para minimizar los gastos de producción tuve que pensar en otras fórmulas más asequibles, así que como parte de mi familia vivía en Brasil, allá me fuí, a Sao Paulo a producir mi colección durante 3 meses, y de esta forma sincronizaba igualmente la venta en ambos hemisferios.

D.: Y empieza Tiago Valente.Detalles_erstudio_Tiago3_72

T.: Tal cual. De hecho la primera colección la patroné yo. La corté yo, El muestrario lo cosí yo. Todo , todito todo.  Y luego ya en la siguiente colección que fue ET DIEU CRÉA LA FEMME ya empecé a montar un pequeño equipo en Brasil.

Fueron tres años muy intensos, trabajando sin descanso alguno y combinados con otros trabajos freelance como escaparatista y estilista, incluyendo mis primeras incursiones en el mundo del arte.

Con toda esta locura de trabajo, un día recibí una llamada del grupo Inditex, estaban interesados en contratarme para trabajar en Zara. Fui a la entrevista, con mucha curiosidad (ya que al haber empezado directamente a trabajar en mi marca, nunca había ido anteriormente a ninguna entrevista de trabajo en moda, así que me intrigaba mucho saber qué tipo de cosas te preguntan en esas entrevistas).

A la semana, el día de mi cumpleaños, me llamaron para decirme que me contrataban.

D.: ¿Te fuiste a La Coruña?

T.: Allí viví cuatro años. Aprendí muchísimo. Pero no es allí donde me veía. Se me quedó un poco pequeño. Porque siempre antes había vivido en ciudades grandes, con ritmo y donde pasan cosas. La Coruña es una ciudad de 200.000 habitantes y no exactamente un epicentro cultural, cosa que yo echaba mucho de menos.

D.: Y ahora estamos en Shanghai que es una ciudad de veintitrés millones.

T.: Sí. Toda la gente que trabajaba para Zara vivía allí. Tu concepto de intimidad se ve bastante limitado. Vas a una playa nudista y aparece tu jefe en pelotas. Algo que de hecho me llegó a pasar (nos reímos). En este momento yo empecé trabajar como coordinador de diseño de la colección que se producía en Asia. Y esto me dio la oportunidad de viajar bastante. Empecé a viajar y a trabajar con India, con China, con Corea. Pero sobre todo con India, que es uno de los lugares más inspiradores y más mágicos del mundo.

D.: Este es el primer toque con Asia. ¿Cómo viniste a Shanghai?

T.: La primera vez que vine a Shanghai por trabajo, me vi viviendo aquí perfectamente. Me acuerdo que lo pensé y se lo comente a mi madre hablando por teléfono desde un restaurante en el Bund. Y mira las cosas en la vida. Un año después un head hunter me contactó y me ofrecieron un puesto como director de diseño de una marca china de textil. Esta propuesta vino justo en el momento en el que yo necesitaba un cambio de vida. Trabajé en la empresa un año y medio. Pero yo seguía teniendo mis inquietudes artísticas y decidí que era el momento de empezar  a “make it happen”.Tiago_Polinesia_72

D.: Por esto a mí me gustaría que hablemos un poco más de tus trabajos artísticos.

T.: Cuando dejé la empresa decidí irme a hacer una expedición a Papúa Nueva Guinea. Siempre había querido hacer un viaje de investigación a esta parte. Fui sólo y conviví con varios grupos tribales. Viví una temporada en el río Sepik, donde vi cosas que me empezaron a marcar muchísimo en mi carrera como artista.

D.: ¿Cómo?

T.: En cada tribu tienen unas construcciones que se llaman “Haus Tambaran”, o “casa de los espíritus”. Allí solo pueden entrar los hombres. Y es allí donde se deciden todas las cosas importantes del grupo. Ellos hacen una ceremonia de iniciación con una especie de cuchillos hechos con bamboo y unos pigmentos naturales. Se hacen unos cortes en la espalda y alrededor de los pezones. Cuando cicatrizan, se crean unas formas que se asemejan a la piel del cocodrilo. Porque en el Sepik, se venera a este animal, uno de los pobladores número 1 de la zona. Después del rito se quedan un mes en el Haus Tambaran para recuperarse. El Haus Tambaran es un mundo dentro de otro mundo. Es una puerta a otra dimensión. Es un concepto que me marcó mucho. Eso y la simbología que encierran las máscaras de cada una de estas tribus, tema que empecé a estudiar con un antropólogo de la Universidad, allí en la capital, Port Moresby, para poder entender más de toda esta simbología.

Después seguí mi viaje hacia las Islas Salomón, y de allí a Fiji.

Fin de mi primera expedición, y sin duda un antes y un después, no solo en mi carrera, sino también en mi vida.

D.: ¿Cuánto tiempo duran estos viajes?

T.: La primera expedición fue casi dos meses. Luego el siguiente año viajé de nuevo a Fiji, y de ahí a Tonga. Mi tercera expedición la realicé a Vanuatu, una de las más increíbles hasta la fecha.

D.: Es allí donde montaste tu obra.

T.: La pieza se llama MONU´IA.

D.: ¿Qué quiere decir?

T.: Es una palabra que viene del idioma Tongano.

Mientras viajaba por Tonga, para ir de una isla a otra, me pilló una tempestad que me obligó a coger un barquito de un pescador, para que me llevase a otro barquito un poco más grande y de ahí finalmente al gran ferry irme. Fue toda una odisea. Cuando por fin embarqué en este barco, una señora que también me ayudó a subir al barco, me miró, me sonrió y me dijo: ”monu´ ia”. Significa “suerte”, “ánimo”… es una palabra muy optimista y muy usada por los tonganos.

Una vez de vuelta en mi estudio en Shanghai, empecé a trabajar en un lienzo a gran formato, pero como la pintura no es lo mío, decidí llevar esta hazaña a cabo, usando material textil, empleando una técnica muy laboriosa y artesanal que había trabajado varias veces antes, en mis tiempos de diseñador de moda. Terminé la obra y mirándola me di cuenta de la referencia, en cuanto a concepto, al Haus Tambarán de Papúa Nueva Guinea, como representación de una puerta a otra dimensión. Dos días antes de irme a mi nueva expedición a Vanuatu, vine al estudio y me puse a mirar la pieza de nuevo. La descolgué, la enrrollé y la metí en mi backpack.Detalles_erstudio_Tiago2_72

En Vanuatu, conviví con 4 grupos étnicos diferentes, con distintos grados de contacto con la civilización. En cada uno de estos grupos, montaba esta instalación y observaba como reaccionaban estos grupos a este tipo de estímulo artístico, totalmente ajeno a sus valores de juicio crítico, cultural o social. Documenté todo el proceso de mi estudio de campo.

MONU´IA es un espacio que está preparado para estar integrado en cualquier tipo de paisaje Físico, geográfico o emocional de cualquier tipo. El punto en común de todos estos grupos es la espontáneidad de su gran generosidad y ayuda desinteresada. Con todos estos grupos tuve experiencias maravillosas, pero sin duda alguna con el último de ellos, el más primitivo de todos, viví una de las vivencias más increíbles hasta ahora en mi vida. El jefe de la tribu, Yapa, me adoptó, me hizo miembro de la tribu y me dio un nombre. Me emociono cada vez que lo cuento.

D.: ¿Cómo es tu nombre?

T.: Ay, que me emociono. (A Tiago le saltan las lágrimas) Mi nombre es Na Pua.

D.: ¿Qué quiere decir?

T.: Yo estaba allí en un momento en el que era la época seca. Yo le había explicado a Yapa que iba de una isla a otra y llevaba la pieza conmigo. Entonces él miró el cielo y me dijo : “Tu eres Na Pua porque eres como una nube. Porque tú vas y vienes de una isla a otra volando y traes cosas buenas”. Na Pua significa nube. Porque la nube trae el agua y el agua es algo muy apreciado para ellos. Fue maravilloso. (Nos reímos entre lágrimas, emocionados los dos. Tiago me enseña videos de su expedición).

D.: Tu estudio está lleno de máscaras.

T.: Porque exploro identidades. Las estudio, las analizo, creo otras nuevas, y me ayudan a construir otros nuevos seres, otras nuevas realidades, nuevos universos.

D.: Tienen volúmenes muchas veces. Se expanden.

T.: Son explosiones. Lo que hago es congelar explosiones.

D.: Trabajas mucho con madera. ¿Por qué?

T.: Es un material orgánico. Es un material que está vivo y sigue cambiando. Cambia de color, cambia de textura, de flexibilidad. Le afecta la temperatura de la habitación en la que esté. Es un material que sigue mutando. Y esto a mí me fascina. Que  un material siga vivo y en constante cambio, dentro de una obra, me fascina.

D.: También incorporas espejos, reflejos.

T.: Sí.  Sobre todo en la serie llamada “Distonia”. Distonia es un sídrome nervioso que afecta al movimiento de ciertas regiones del cuerpo. En mi caso, cuando brotó, lo hízo en la cara, por eso se llama Distonia facial. Ahora ya está bastante controlado, pero en aquel entonces, llegué a tener hasta agujetas en la cara, debido a los espasmos que producía.

Cuando me diagnosticaron este síndrome, decidí encerrarme en mi estudio para analizarlo al milímetro y así poder entender mejor mi propia enfermedad. Para ello tuve que pasar muchísimas horas delante de un espejo, tomando notas, vídeos, y dibujos de las trayectorias de mis músculos faciales. Te puedo asegurar que cuando te sientas tantas horas delante de un espejo, tu elección del material sin duda alguna se ve bastante afectada por ello. Porque al fin y al cabo son reflejos de mi mismo y de mi propia historia como individuo.

D.: ¿Me puedes explicar el proyecto Please Meat Me?Detalles_erstudio_Tiago_72

T.: Es un libro de experiencias multisensoriales. Es un proyecto que consiste en diferentes capítulos. Cada capítulo es una colaboración con un artista y se cuenta de una forma distinta. La base de esta historia es una tribu de caníbales que son criados con la creencia  de que ellos cuando sienten amor verdadero con alguien se lo tienen que comer. Solo en este momento pueden devorar a otra persona. Es una realidad inventada por mí donde exploro tradición, educación, identidad, amor, sentimientos, formas de afecto…

D.: También has colaborado con un coreógrafo.

T.: El primer capítulo que desarrollamos de Please Meat Me fue una pieza perfomativa. Para ello Trabajé con Iker Arrúe, que es un bailarín y coreógrafo contemporáneo maravilloso. Él estaba en Shanghai como artista residente en Swatch por aquel entonces y cuando nos conocimos, en seguida conectamos a muchos niveles. Así que allá nos tiramos, a la aventura, una aventura muy bonita y muy especial. Sabía la historia que quería contar. Quería trabajar con mi cuerpo. Mezclar las esculturas que hago con el movimiento del cuerpo, con el arte del sonido, para el que tuvimos la suerte de contar con el trabajo siempre impecable de Luís Miguel Cobo.

D.: Tocando el tema no puedo no preguntarte por la Teoría Queer y la nueva sexualidad. ¿Existe una sexualidad contemporánea?

T.: Los indivuduos presentados en este performance son eso, individuos.

No son él ni son ella. En la pieza, Iker y yo vamos con el torso desnudo. Somos hombres aquí en este mundo pero en aquel mundo son ellos, son seres.

Yo hablo de conceptos muy abstractos. La educación, el amor, la tradición, entre otros, son conceptos muy abstractos. Cuando se habla de algo que tiene una profundidad tan grande ¿qué importa si son hombres o son mujeres? Eso para mí no es relevante en mis proyectos porque yo hablo de algo mucho más allá.

Relato China. Capítulo tres. Thomas Charvériat

16.01.2015

Thomas Charvériat es artista. Los espacios que ha creado tienen un ritmo distinto de la idea convencional de una galería de arte. Se titulan Island 6. Dentro de los espacios trabajan colectivos. La idea del ego del artista es algo muy anticuado para Thomas y su equipo. Firman manifiestos y funcionan en grupo. Os presento el Thomas Charvériat.

Dessislava: ¿Quién es Thomas Charvériat? Si tuvieses que audescribirte ¿qué dirías sobre ti mismo?

Thomas: Me gusta viajar. Me gusta descubrir nuevos sitios. En China la gente se define por lo que hace.

D.: Eres de Paris. ¿Cuánto tiempo viviste allí?

T.: Me quedé hasta el final de mi escuela y luego me fui.

D.: Te fuiste a Nueva York para hacer tu máster de escultura.Thomas_72

T.: Un máster es un máster. Además Estados Unidos es muy político. Tengo buena experiencia pero nunca aprendí nada de escultura.

D.: ¿Por qué? ¿Fue una escuela más conceptual?

T.: Sí. Más teórica. Más intelectual. En general una buena escuela. Yo quería aprender escultura porque nunca lo había hecho antes pero no aprendí nada de escultura. Aprendí otras cosas.

D.: Lo que es muy interesante en tu caso es que tu formación es artística, es de Bellas Artes pero hoy en día tú eres galerista.

T.: A mí lo que me gusta del arte es hacerlo. Venderlo no me gusta tanto. Pero es muy difícil vivir de tu arte. Mis amigos que son artistas tienen otro trabajo para mantenerse, para sobrevivir. Como por ejemplo profesor de arte, hacen diseño para páginas web, etc. Y a mí me gusta vivir solo de mi arte y la verdad es que no hay muchas opciones. Tienes que abrir tu propia galería e intentar no depender a nivel de venta de otra gente. A mí lo que me gusta es hacerlo todo. De A a Z. De hacerlo, de venderlo, de promocionarlo. El problema del mundo del arte es que no hacen falta diplomas. El mundo del arte atrae mucha gente buena y mucha gente mala. Lo veo cada día. Es increíble.

D.: Tú has creado un colectivo de arte que está dentro de la galería. Se titula Liu Dao.

T.: Lo más bonito es el arte mismo. Hay mucha gente alrededor del arte que intenta aprovecharse de ello de malas maneras. Y lo que estoy intentando hacer es sacar todos estos problemas. Todas estas cosas que no son tan importantes a nivel de creación de arte. Yo quiero que mis artistas sean independientes. Tener dinero para vivir de esto. Tener suficientes fondos para que los artistas puedan comprar material. Sin tener que hacer otra actividad que no sea su propio arte. El problema cuando vas a estudiar arte es que lo profesores te enseñan el culto del ego. Ser famoso. Eso no es importante. Por eso he creado un colectivo. Lo importante es crear. Da igual el resto. Es una cuestión práctica la del colectivo. La personalidad del artista y su arte son cosas completamente diferentes. Es importante guardar el arte puro. En el colectivo estamos haciendo arte sin poner el ego delante.

D.: ¿Cuánta gente está dentro del colectivo?

T.: Es un colectivo que está abierto. Pero hay unas reglas. Todo el mundo tiene que ser residente en Shanghai. Todo el mundo tiene que estar abierto a colaborar con otra gente. Los que entran tienen que tener fe en el  colectivo. Y esto es muy difícil para un artista que piensa que tiene que cultivar su ego. Para que un artista sea bueno tiene que hacer mejor arte del que se hacía antes. Y no pensar en ser famoso. Esto da igual. La única cosa importante es que el arte sea bueno.

D.: Trabajáis mucho en la área del arte digital.China_72

T.: El arte digital es lo mejor para colaborar con otra gente. Para sacar el obstáculo del ego tenía que poner una regla más: solo se puede crear con otra persona. La obra nunca es sólo tuya. Es también de la otra persona.

D.: Ahora estamos en una de tus galerías. Es sábado. Hay mucha gente que está trabajando.

T.: Siempre hacemos cosas. Hay un equipo que está filmando. Están haciendo animación para una obra. También puedes escuchar la máquina de láser que está cortando un plástico. También para una obra de arte.

D.: Yo conozco tu galería desde la Feria de Arte Contemporáneo SWAB. Y cuando vi las obras en Shanghai las reconocí enseguida. Tienen su particularidad.

T.: La gente cambia pero las técnicas que usamos son las mismas. Siempre se pueden reconocer.

D.: Lo de las reglas suena como los manifiestos de las vanguardias de principio del s.XX. ¿Existe físicamente algo similar que firmáis?

T.: Sí. Lo primero que hace todo el mundo cuando entra es firmar un papel que es solamente una línea. Que realmente lo que dice es que todo lo que hacen por el colectivo pertenece al colectivo. Es también importante por cuestiones legales.

D.: ¿Cuántas galerías tienes?

T.: Ya tenemos cinco espacios. No todos funcionan. Hay espacios que no hacen nada de dinero. Pero estoy enviando el mensaje de que los artistas también pueden tener éxito. Que pueden permitirse espacios y vender bien. Yo creo que el concepto de la galería está por acabarse. Es algo muy costoso. La moda de tener un espacio muy grande para impresionar a la gente cuesta una fortuna. Y esto son muchos fondos que se pueden gastar en materiales de arte.

D.: Ahora estamos en China. Y aquí hay mucha gente rica que está abriendo museos de arte. ¡Es el boom!

T.: Hay gente rica que está abriendo espacios pero también está el Gobierno Chino que está abriendo también. Leí en una revista que en los últimos cinco años el Gobierno Chino ha abierto cinco mil museos nuevos. Cinco años, cinco mil museos. Es increíble. Pero por el otro lado Minsheng Museum, Long Museum, Rockbund Museum tienen que pagar una fortuna de alquiler. ¿Cómo sobreviven? De las entradas de tres euros seguro que no. Estos museos son muy buenos porque tienen contenido y todo un equipo que está detrás de los proyectos. Muy buenos comisarios, gente muy bien preparada. Pero hay un problema. Que para obtener dinero todos estos museos subalquilan sus espacios. No hay control. Pero no tienen otra opción.Thomas_island6_72

D.: ¿Cómo viniste a China? Antes de llegar aquí estudiaste tu segundo máster en Pompeu Fabra, Barcelona.

T.: A mí me encantó Barcelona. Viví allí cinco años. Estudié allí y también tuve mis proyectos de arte. Pero tenía ganas de aprender más. De crear más experiencia. En Barcelona en el mercado de arte contemporáneo falta algo. Y el problema es que el mercado de arte contemporáneo en Barcelona es muy cerrado. Y cuando hay un mercado cerrado no hay fondos. Cuando no hay fondos no hay inspiración para crear más.

D.: ¿A qué te refieres por cerrado?

T.: Todavía no se compra suficiente. Las obras no se mueven. Las obras que tenemos aquí se quedan como máximo una semana.

D.: ¿A dónde se mueven?

T.: Se intercambian con otras galerías. Participamos en exposiciones y ferias. Y no es que nosotros seamos especiales. Esto sucede con cada galería que está aquí en este centro.

D.: ¿En M50? (Distrito de arte en Shanghai)

T.: En China hay un mercado de arte enorme. Un país que crea unos artistas realmente buenos debe tener un mercado potente. El arte no es gratis.

D.: ¿Cómo viniste a China?

T.: Estaba cansado de hacer proyectos en Europa. Siempre hubo problemas de presupuesto. Entonces pensé que me tenía que ir a algún lugar donde se pudiese crear sin depender de los fondos. Y aquí es la fuente. En China puedes hacer lo que has soñado durante diez años. Todo es posible aquí. Es un paraíso de producción. Nosotros primero abrimos un taller aquí a finales de 2005. El taller poco a poco se convirtió en una residencia de artistas. El problema en China es que hay mucho dinero pero no hay fondos para el arte. No hay becas. El Gobierno nunca te va a ayudar. Tienen miedo de la corrupción. Todo el mundo tiene un amigo que es artista. En China ayudan a nivel de educación. Se da dinero para las escuelas de arte pero no para los artistas. Y por eso lo hicimos todo nosotros. Hicimos un trabajo enorme de buscar fondos.

D.: Hablando del Gobierno y los artistas ¿Qué tal la censura en China?

T.: El problema no es con el gobierno. El problema es con la población. No hay censura. Es la población quien se autocensura. La gente no quiere ver pornografía en las galerías porque quieren ir con sus niños. Después está la censura política. Lo que pasa es que en el mundo de Bellas Artes no hay censura. Hay en el teatro, en la web, pero no en el mundo de las galerías. Es un mundo muy pequeño y cerrado. A mí encantaría que el gobierno chino se pasease por las galerías pero no lo hacen. Para tener censura primero hay que tener interés.

D.: ¿Tus referentes en el arte?

T.: A mí me encanta todo lo que son ferias de arte. Es un mundo nuevo. Pienso que el mundo del arte se está moviendo para allá. Es muy costoso tener una galería de arte. Hay muchas galerías que están cerrando y solo tienen una oficina.

D.: Y entonces solo participan en ferias y tienen su web.Island 6_72

T.: Claro. Hay mucha gente que vive solamente de esto. Es un mundo de arte mucho más abierto. Una feria de arte está abierta para todo el mundo. Y el mundo de las galerías es muy cerrado. Siempre pasa la misma gente. Es muy élite. Un artista está para que la gente lo vea.

D.: ¿Y M50?

T.: Hay gente que viene a visitar. Pero si tenemos doscientas personas al día es un milagro. En una feria de arte por lo menos tengo dos mil. Tampoco me gustan tanto las ferias porque son demasiado comerciales. Pero me gusta todo lo que es arte.

D.: Y en Shanghai hay bastantes ferias de arte.

T.: Hay un problema con Shanghai. El gobierno está un poco atrasado con el tema. Ponen una tasa muy alta. Las galerías internacionales no quieren venir y pagar 37% de tasa. ¿Quién va a pagar 37%  por vender una obra de arte? Quiere decir que las tasas ganan más dinero que el artista.

D.: Yo tengo un gran interés por el tema del género y la Teoría Queer. También del papel de la mujer en la sociedad, en el mundo del arte. ¿Cómo está este campo en China?

T.: No creo que sea un gran tema aquí. Sabes que aquí hubo la Revolución Cultural que hizo muchas cosas malas pero la única cosa buena que hizo fue la igualdad entre hombre y mujer.

D.: ¿Y el tema de los drag queens?

T.: Ellos lo asimilan como un problema de sexualidad.

D.: ¿Y cómo está el tema de la sexualidad en China?

T.: No te van a dar problemas por esto. Pero es complicado.Thomas_bailarina_72

D.: Es que China como que se está cociendo ahora, es un mundo nuevo.

T.: Y en el mercado del arte también. Creo que la galería de arte más antigua tiene veinte años. Es todo un concepto nuevo para ellos. Cuando aparece algo nuevo la gente toma su tiempo para digerirlo.

D.: Casi todo lo que veo en las galerías o en los museos de arte son pinturas.

T.: Sí, un 90%. Pinturas al óleo. Y en el resto del mundo es una moda que ya se fue. Los artistas no quieren pintar. Quieren jugar con máquinas de 3D. Y en China es una moda que está influenciada por el mercado. El mercado está creado por la gente de fuera. Como que el concepto de mercado de arte es muy nuevo los chinos no compran arte. Ahora empiezan a hacerlo. Los artistas van creando en función del mercado.

D.: ¡Alucinante!

T.: Sí. Normalmente un artista crea arte por sus inquietudes. Aquí no importa. Lo importante es vender.

D.: ¿Quién viene a comprar?

T.: No vienen a comprar para sus casas. El 90% se vende a gente de fuera. El 10% que queda lo vendemos a negocios chinos. Puedes ver las listas de DHL. Todas las obras se van fuera. Nada se queda en China. Y si se queda en China se queda porque un expatriado lo ha comprado. Y cuando se vaya a casa se va con la obra. Todo el arte se va. Y esto es un problema muy grave. Y cuando un artista chino empieza poco a poco a tener éxito no puede prestar obras a ferias y galerías por las tasas…, se va del país. Poco a poco cada artista chino que se vuelve famoso se va. No solamente se van las obras sino los artistas también. Es un problema súper grave. El gobierno chino tiene miedo de los artistas. Porque es la gente que no puede controlar. No ven los artistas como algo bueno para la cultura. Es todo muy complicado.

D.: ¿Hablas chino?

T.: En mi mundo puedo hablar chino, en el resto no. Tengo el vocabulario de montar exposiciones, de máquinas pero no puedo pedir platos en un restaurante en chino. Mi chino lo entienden mis artistas y los demás no lo entienden.

 

 

 

 

 

 

 

Relato China. Capítulo dos. El Willy

27.12.2014

Una noche charlaba en Ocaña con  Veronica Ballart Lilja. Una estupenda artista y amiga que ahora habita la ciudad de Nueva York que corresponde a la dimensión de su corazón. Le comenté que he ganado un intercambio de seis meses en Shanghai. Ella me dijo que tengo que conocer su mejor amigo “El Willy” que vive allí y es el “crack” . Lo hice. Quedé alucinada por el tamaño de su negocio e energía. El catalán había conquistado China en nada. En tres meses abre su octavo local que se llamará La Paloma, homenaje de La Paloma, Barcelona. Va a ser su segundo local en Hong Kong. El resto de seis locales que ya funcionan en alta velocidad abarcan la ciudad de Shanghai. Willy va recorriendo las calles de la ciudad vestido con sus calcetines de colores y zapatos rojos. Le apasiona el flamenco, el buen vino y la buena comida. Os presento El Willy, adelante…

Dessislava: ¿Quién es el Willy? Si tuvieses que autodescribirte ¿qué dirías sobre ti?Willy_plato_72

Willy: ¿Una biografía así normal o…?

D.: Aquí se puede decir de todo (nos reímos).

W.: Perfecto cariño. Me llamo Willy, soy de Barcelona. Nacido en el año 1977. Tengo treinta y seis, casi treinta y siete años. Y después de dar vueltas por varios países del mundo, hace casi ocho años que vivo en Shanghai.

D.: Vamos paso por paso. ¿Dónde empezó Willy a cocinar?

W.: Yo empecé a cocinar un poco en Barcelona, pero en casa. Nivel caserito con mi madre.

D.: ¿Con qué edad?

W.: Te diría que con catorce, quince años.

D.: ¿Qué cocinabas en esa época?

W.: Sobre todo espaguetis con salsa de tomate. Esta era mi especialidad. Y también una carbonara casera. Rollo muy sencillo, nada del otro mundo. Setitas salteadas, sopa de setas, mucho hongo. Y entonces ya me vino la idea de estudiar cocina porque era la típica etapa en la que uno piensa a qué se quiere dedicar. Muchos decían: “yo quiero ser ingeniero, yo quiero ser abogado, quiero estudiar economía” y a mí eso me sonaba a marcianadas. Y pensé en la cocina porque me permitía viajar y montar mi propio negocio. Es algo que siempre he querido hacer.

D.: ¿Desde pequeño lo tenías claro?

W.: Sí, que quería montar mi negocio sí. Yo siempre he tenido ganas de emprender mi propia aventura. Siempre desde pequeño he tenido claro que me gustaría ser mi propio jefe y tener mi empresa.

D.: ¿Qué pasó después de los primeros pasos en la cocina en casa con tu madre?Willy_menu_72

W.: Luego me fui a estudiar el COU, lo que era el último curso del bachillerato, a Estados Unidos. Fui a un colegio público americano sobre todo para aprender inglés. Y allí había unas clases opcionales, entre otras gastronomía y cocina. Hacíamos unas seis horas de clase de cocina, ese fue mi primer toque con la cocina. Era en Minesota y el plan era hacer pasteles de color azul o rosa con perlas y hamburguesas con beicon. Beicon de este empaquetado y queso de food industrial. Pero bueno, fue la primera vez que me acercaba a una cocina semi profesional. Y la idea era que a la vuelta de Estados Unidos pudiese entrar en alguna escuela de cocina de Barcelona. Así que de vuelta, con diecisiete años, entré en la escuela de restauración y hostelería de Barcelona. Estuve allí tres años y fue mi principio profesional.

D.: ¿Dónde fue el primer lugar en el que empezaste a trabajar?

W.: El primer año hice unas prácticas en un hotel de Barcelona muy pequeño: el Hotel Reding. Es un hotel al lado de la calle Pelayo. Hice dos meses de prácticas allí y luego al segundo año en la escuela de la hostelería. Con diecinueve años, me fui a trabajar a Formentera. Este fue mi primer trabajo pagado, fueron dos meses en un restaurante de temporada. Y luego cuando terminé la escuela me fui a hacer prácticas a Francia.

D.: Sí, has estado en Gorges Blanc.

W.: Sí, estuve allí en Gorges Blanc seis meses de stage donde me pagaban el alojamiento y la comida. Currábamos como animales.

D.: ¿Qué aprendiste de él? ¿Qué se cocinaba allí?

W.: Alta cocina francesa de la Borgoña, Lyon, cerca de Suiza. Es la cocina del interior: tradicional con un toque moderno y con muy buenos productos. Una cocina pesada pero rica. Y allí lo que aprendí fue, sobre todo, la disciplina de la cocina. Cómo se tiene que llevar un restaurante de muy alto nivel. Y de una manera bien llevada.

D.: ¿Qué tipo de gente entiende de alta cocina?

W.: Te diría que gente de treinta y cinco para arriba. Más bien de cuarenta para arriba. Gente con un poder adquisitivo de medio-alto a alto, porque es caro. Comer en un sitio de estos es muy caro. Son gente de todo tipo pero nunca son chavalillos. Y gente a la que le gusta vivir bien, la buena mesa y el buen vino.

D.: Y luego te fuiste a Nueva York.

W.: Justo directamente después de Gorges Blanc me fui a Nueva York.

D.: En Aquavit, acabo de mirarlo y me encantó la estética.

W.: De dueños suecos. En esta época hubo un chef que estaba muy de moda en Nueva York y en Estados Unidos.

D.: ¿Cuál es su nombre?

W.: Marcus Samuelsson. Es un tío negro sueco. Él estaba súper hot en esta época. Fue ganador del premio James Beard Fondation que es uno de los más importantes de Estados Unidos. Un tío que estaba muy bien considerado. En Nueva York con Aquavit estuve otros seis meses.

D.: ¿Qué aprendiste allí?detalle_El_Willy_72

W.: Allí aprendí cocina urbana, una cocina de mezcla. Una cocina creativa y muy urbana. Una cocina  de una ciudad como Nueva York que tiene gente e ingredientes de todo el mundo. Una cocina de fusión, por decirlo de una manera. Una cocina en la que todo es posible. Es un poco lo que aprendí allá.

D.: ¿Qué pasa con el Willy luego?

W.: Luego me volví a Barcelona para estudiar un post-degree de Hotel and Restaurant Management. Tenía claro que si algún día quería tener mi propio negocio debía saber llevar bien los números.

D.: ¿Dónde lo hiciste?

W.: En la escuela Sant Ignasi de Barcelona. Estuve allí un año. Y de allí me fui a Paris. Quería seguir cocinando. Estuve en Paris otro medio año. Estuve trabajando en varios restaurantes de Paris. Paris fue un poco duro…, la verdad bastante duro. Y dije: “Prefiero quedarme en Barcelona”. Y me volví a Barcelona.

D.: ¿Duro en qué aspecto?

W.: Mucha presión en el trabajo. Viviendo en un sitio muy pequeño y muy caro. La gente es bastante hostil. Y dije: “Me vuelvo para Barcelona, me vuelvo para el solecito”. Y luego en Barcelona estuve trabajando en varios sitios. Estuve en un catering. Luego estuve en El Negro, grupo Tragaluz. Luego fui el chef de un restaurante pequeñito en Gracia. Y luego me vine a Shanghai.

D.: ¿Cómo diste el paso a Shanghai?

W.: Ya llevaba unos cuantos años en Barcelona y tenía ganas de aventura.

D.: Te pregunto porque ahora mismo Shanghai está como de moda pero hace casi diez años me imagino que no fue tanto.

W.: No, está más de moda los últimos años. Yo vine por primera vez a Shanghai en 2004. Hace diez años. Y vine porque a un amigo mío le ofrecieron hacer un evento. Él es el chef de las bodegas Torres en España. El evento fue en el hotel Four Seasons en Shanghai. Le dijeron que si quería se podía llevar a un ayudante y me lo ofreció a mí porque somos muy amigos. Y yo le contesté: “Let´s go!”. Entonces conocí Shanghai e hice contactos aquí, como el director general de Torres, Alberto Fernandez, todo el grupo de Torres y también otra gente que conocí.

D.: Tú eres muy relaciones públicas.

W.: Sí, soy muy PR. Me gusta la gente. Me divierte y me encanta hablar con ella. Estuve en Shanghai. Luego fui a Beijing a verlo. Y me volví para Barcelona porque tenía mi trabajo. Y de allí, yo ya tenía veintiocho, veintinueve años y tenía ganas de cambiar de aires. Llevaba tres años en un restaurante de Gracia pequeñito y había tenido una novia y lo habíamos dejado después de cuatro años. Tenía ganas de otras cosas.

D.: Y entonces Willy volvió a Shanghai…Willy_libro_72

W.: Estuve mirando varios sitios, no solamente Shanghai. Donde fuera. Donde recibiese la mejor oferta. Miré unos contactos que tenía en Los Ángeles, unos contactos aquí y al final me acabaron ofreciendo algo interesante aquí. Me vine a hacer una entrevista con los de Torres. Estuvimos hablando y nos pusimos de acuerdo. Y al cabo de tres meses aquí estaba. Con la maleta en la mano y sin un duro. Aquí llegué.

D.: Ahora tienes tu imperio, si me permites decirlo así. ¿Cómo empezó todo? ¿Cómo abriste el primer local? El primero fue El Willy.

W.: Sí, el primero fue El Willy en Donghu Lu donde ahora está El Elefante. La historia fue la siguiente. Yo ya vine con la idea de hacer negocio. Pero primero para ver el terreno tenía que empezar a trabajar en algún lado. Entonces tenía el trabajo con Torres.

D.: ¿Cuánto tiempo trabajaste allí?

W.: Nueve o diez meses. Viajé con Torres por toda China y alrededor y me hice un poco la idea de lo que había. Entonces hice un evento donde está El Elefante ahora. En esa época tenía otro nombre y era un restaurante continental llevado por una empresa japonesa. Al chico japonés el negocio no le iba muy bien y nos pidió hacer un evento con Torres. Montamos un evento tradicional de cocina española y fue un éxito. Lo petamos. Y a partir de allí estuve hablando con el chico japonés. Me ofreció trabajo y yo le dije que trabajo tenía y que lo que quería era montar algo. Estuvimos negociando durante una buena temporada. Nos pusimos de acuerdo y decidimos ir a medias. Ellos ponían el local y yo el nombre con mi concepto. Tuvieron que invertir un poco en maquinaria e imagen del sitio, pero muy poco. Total que fue la hostia. Los japoneses llevaban perdiendo dinero dos años y medio. El segundo mes hicimos break-even y al tercer mes estuvimos ya en positivo. Fue un éxito brutal. Montamos allí un pollo muy gordo.

D.: ¿Cuál es el concepto Willy?

W.: Yo creo que lo importante de cualquier negocio es entender a la gente, entender el mercado. Entender el mercado significa entender quién es tu cliente, qué es lo que quiere y dárselo. Y también saber qué es lo que tú quieres vender. Claro, no es lo mismo querer vender cien euros por persona que veinte euros por persona. La gente es diferente. También depende del barrio donde estés ubicado. Yo hice un análisis personal de calle para poder decidir qué es lo que podría funcionar aquí. Qué gente trabajaba bien en el mismo segmento del mercado y el por qué de su éxito. Y a partir de allí lo analizamos para entender un poco el público al que nos dirigíamos.

D.: ¿Qué contiene la carta?

W.: Yo exporto principalmente gastronomía española y mediterránea. Nuestra etiqueta es España. Es vender España.

D.: Vamos a hablar un poco de tus locales. El primero fue El Willy. Luego fue El cóctel que tiene una influencia de la coctelería japonesa.

W.: Bueno, empezó con una inspiración japonesa al principio. Luego fue evolucionando.

D.: ¿Sigues trabajando con socios?

W.: Sí, sí, sigo con todos los socios que he tenido. Pero a día de hoy soy el propietario principal de todo. Soy socio mayoritario de todo y también el que lleva el control. Pero tengo socios obviamente de una manera minoritaria.detalle_El_Willy2_72

D.: Seguimos con El Cóctel.

W.: En esa época tuve una novia japonesa que luego pasó a ser mi mujer. Nos fuimos a Tokio de vacaciones y ella me enseñó muchos sitios. Yo ya había estado pero no lo conocía tan a fondo. Y ella me enseñó bares y restaurantes muy buenos. Fuimos a las mejores coctelerías de Tokio. Allí ví el estilo de la coctelería japonesa: el hielo cortado a mano, los detalles y la simplicidad me fascinaron. Pensé que las bebidas en estos locales eran muy buenas pero el ambiente era muy sosote, muy parado. Y yo quería hacer algo más divertido. Había empezado a ahorrar dinero y quería montar un bar porque vi que aquí había un nicho de negocio de puta madre.

D.: ¿De qué año estamos hablando?

W.: De 2009. Abrimos en diciembre de 2009. El Cóctel fue un éxito brutal también

D.: ¡Felicidades! Luego llega el FoFo.

W.: Luego vino el FoFo en Hong Kong. A través de unas clientas mías a las que les encantaba mi comida  y venían mucho. Gente muy importante de Hong Kong pero que vivían en Shanghai. Ella era consejera delegada de un banco muy importante aquí en Shanghai y la destinaron como presidenta de consejo de la administración a Hong Kong. Y entonces me ofreció montar un restaurante con ella allí. Y yo dije: ”no problem”. Entonces esto fue el siguiente paso.

D.: ¿Qué quiere decir fofo?

W.: Fofo quiere decir como gordito, rellenito. Pero esto lo pusieron ellas.

D.: Luego viene El Bikini. Un local como más accesible.

W.: Sí, es un sitio de fast food pero de calidad. Teníamos un local pequeño. Al principio se lo subalquilamos a una empresa de decoración pero no funcionó. Y entonces nos quedamos con el local otra vez. Teníamos unos sandwiches que tenían mucho éxito en El Cóctel y dijimos: “pues vamos a montar una sandwichería”. Y montamos El Bikini que también nos fue muy bien.

D.: Luego de allí viene El Elefante.

W. Encontré el local donde está El Willy ahora, en el Bund. Y dije: “coño, vaya local más guapo”. Y entonces decidí mover El Willy aquí y donde estaba El Willy montamos El Elefante. Un poco más mediterráneo. Y de puta madre. Fue una buena jugada, la verdad.

D.: ¿Cuándo fue?

W.: Aquí abrimos en febrero de 2012.

D.: Seguimos con El Tomatito.

W.: El Tomatito y El Ocho han sido los nuevos proyectos. Estos los abrimos hace cuatro meses.

D.: ¿Abriste los dos locales a la vez?

W.: Sí, porque están uno encima del otro. En una finca antigua en Jingang. Yo quería montar otra coctelería y estaba buscando local. Encontramos un local muy bueno que además tenía otro local abajo que también estaba muy bien. Decidí pillar los dos y montar un bar de tapas abajo y arriba una coctelería.

D.: ¡Lo que me estás contando es mucho trabajo, Willy!

W.: ¡Mucho trabajo!detalle_El_Willy3_72

D.: Tu equipo se llama Happy Family.

W.: Empezamos con el Happy Spanish Restaurant. Y entonces ya fue como parte de nuestro ADN, el happiness.

D.: ¿Con qué tipo de gente trabajas?

W.: Con gente joven. El equipo de management es sobre todo extranjero, de todas las partes del mundo. Gente muy maja.

D.: ¿Quién te ayuda a nivel creativo?

W.: Antes lo hacía yo con mi socio japonés. Luego trabajamos con ilustradores, gente gráfica.

D.: Sí. Yo te conozco a través de nuestra amiga en común, la súper ilustradora Veronica Ballart Lilja.

W. Sí, claro. Pero la línea, la dirección siempre la he llevado yo. Sinceramente son ideas que se han ido haciendo paso a paso

D.: Tu hermano tiene un estudio.

W.: Mi hermano primero trabajaba para un estudio.

D.: MQ

W.: Sí  trabajaba en MQ Studio para luego montarse su propio estudio que es MTM. Es un estudio de interiorismo.

D.: Él también vive en Shanghai.

W. Él vino un año después que yo.

D.: ¿Qué tienes como proyectos?

W.: Abriremos el segundo restaurante en Hong Kong: La Paloma. Es un homenaje a la sala La Paloma de Barcelona.

D.: Hablando de sitios de fiesta ¿Cómo es la noche en Shanghai?

W.: La noche aquí es loquilla. Esto no para. Hay mucha marcha aquí. Yo soy más de ir a bares lounges. No tanto de clubs. Más que nada porque tengo muchísima responsabilidad y mucho trabajo. Y si acabo en una discoteca acabo muy tostado y luego al día siguiente me cuesta funcionar bien. Entonces no lo hago muy, muy a menudo. Más que nada porque no puedo.

D.: ¿Qué es Shanghai para ti?

W.: Es la jungla. Shanghai es, sobre todo, una ciudad de negocios, una business city. Es lo que ha sido siempre y también lo que es hoy. Después de la Guerra del Opio fue una concesión. En el año 1843, si no me equivoco, dieron unas concesiones a los extranjeros para poder comerciar, porque hasta entonces no estaban autorizados a comerciar en China. En esta época solo dejaban comerciar a los extranjeros en Cantón, sur de China, Todo fue controlado por los imperios chinos y las dinastías chinas, que no dejaban a los extranjeros venir aquí y hacer negocios. China fue muy proteccionista en esta época. Y luego Shanghai se creyó como una concesión para los británicos para comerciar desde el puerto de Shanghai. Entonces esto ya fue una ciudad de negocios. Una ciudad de comercio. Y es lo que sigue siendo ahora. Es una ciudad puramente para negocios. Es una ciudad comercial. Es una ciudad donde la gente viene a trabajar y a hacer dinero. No es una life style city. Nosotros venimos de Barcelona. Barcelona no es una ciudad de negocios. Barcelona es un life style city. En Europa nos creemos que estamos en el ombligo del mundo pero mucha gente en Europa no ha visto lo que está pasando en esta parte del mundo. La energía de aquí es muy parecida a la energía de Nueva York. Son ciudades donde la gente va a hacer cosas. Son centros financieros. Son centros donde se mueve capital. Son centros energéticos de business, donde se mueve dinero.

D.: ¿Tienes un oasis en la ciudad?Willy_El Willy_72

W.: Mi casa. Vivo en una casa antigua de los años veinte en la Concesión Francesa. No es un palacio para nada, es pequeñita pero es súper silenciosa. Aquí es el único sitio en Shanghai donde me puedo relajar.

D.: ¿Referentes en el cine?

W.: Me gusta más el cine alternativo. Me gustan los documentales. Me gusta desde el cine español bueno hasta Wong Kar Wai. En general no me gustan las grandes producciones de Hollywood.

D.: ¿Referentes en la literatura?

W.: Sinceramente leo solo gastronomía y business.

D.: ¿Referentes en la cocina?

W.: Ay, muchos… Ferran Adrià, El Bulli… Sobre todo en esta línea.

D.: ¿Referentes en la música?

W.: Me gusta de todo. Me gusta mucho el flamenco y la música latina en general. Me gusta la música electrónica también.

D.: ¿Tus pasiones en la vida?

W.: Me encanta viajar. Me encantan las experiencias a nivel viajes: hoteles, gastronomía, restaurantes. Me encanta el arte. Me gustan las antigüedades. Me fascina el vino. Sobre todo vivo para la gastronomía y el vino. Este es mi mundo.

Relato China. Capítulo uno. Peace Hotel

16.12.2014

Dicen que Shanghai es el primer centro financiero en el mundo hoy en día. Toda la ciudad está en construcción. Los rascacielos aparecen con más frecuencia  que los iPhone 6. Al mismo tiempo la gran parte de los habitantes van al baño en un agujero. En muchas ocasiones ni cierran la puerta. En el metro casi todos tienen iPad pero la censura de internet es bestial. Uno no puede entrar en Google, Gmail, YouTube, FaceBook, Instagram, etc. El VPN se compra más masivamente que los noodles. Muchos viajan a un mundo diferente para poder vivir en la China contemporánea. El mercado de arte más potente del mundo está aquí. El consumo de lujo número uno es aquí. Las drogas se toman a escondidas. Los drag queens se juntan en los bares underground. Está lleno de maricones pero pocos pronuncian la palabra gay o maricón en voz alta. Es un mundo dibujado por los contrastes. Lo prohibido está en la planta baja y la superficie está maquillada para las postales que los turistas mandan a sus familias al extranjero. China vive en la alta velocidad que crea objetivos. Uno o sigue el ritmo o el sistema lo expulsa rápido. Voy a contar mi propio relato guiado por mi experiencia y por mi manera de ver este mundo.

Capítulo uno: Peace Hotel

Shanghai ha sido la ciudad más chic de Asia al principio del siglo pasado. En esta época fue el Hollywood de Oriente. Las películas primero se estrenaban en Estados Unidos y luego llegaban aquí. Por supuesto acompañadas por sus divas. Hubo en esta época un hombre que habitaba la ciudad de Shanghai que fue famoso por coleccionar las grandes bellezas y por crear las mejores fiestas. Con un capital que le daba toda la libertad, Sir Victor Sassoon construyó su casa en el Bund que impresionó a todos. Dentro abrió un hotel, se llamaba Cathay Hotel. Hoy en día Peace Hotel. Uno de los primeros lugares que conocí en Shanghai fue este mítico hotel. Aún se respira el glamour de la época. El edificio está restaurado de una manera muy inteligente, gran parte de los detalles por suerte están conservados. El otro día tomando té en Jasmine Lounge observaba a la pareja de la mesa de al lado. Un señor anglosajón y su querida china. Ella estaba vestida en chandal color fucsia y llevaba una bufanda de pieles. En sus brazos acariciaba un caniche. Les hice fotos. Nos reímos un rato. Pensé que hay una gran diferencia entre la señora china y la Marlene Dietrich que también cruzaba las piernas en el mismo salón de té. Pero Peace Hotel sigue siendo un lugar que marca la diferencia y aunque Victor Sasson ya no esté, todos hablan de él y le llaman con respeto Sir. Para poder obtener información empecé a buscar la gente adecuada. Entré en contacto con la RRPP Bella Bai. Apareció una china de metro setenta y cinco que aparte de su belleza tenía el llavero del todo hotel. Nos reunimos un sábado. El domingo las mujeres del museo Peace Hotel me abrieron los espacios que estaban disponibles. Luego hablé con Didier, el creador de Shanghai Culture Tours. En la entrevista los nombraré “ellos” porque he hecho un collage de los detalles que me han contado. Adelante…

detalle_72

Dessislava: -¿Quién fue Victor Sassoon?

Ellos:- Él era sefardí. Original de Bagdad. Vino a Shanghai en 1923. Primero a Shanghai vino su abuelo para hacer algún negocio con seda y té chino. En realidad el principal negocio de su abuelo fue el opio. A partir de 1840 cada vez más personas extranjeras llegaron a Shanghai para entrar en el negocio del opio. El edificio del Peace hotel fue construido en 1929 por el señor Víctor Sassoon. El período Sasson fue la mejor época del hotel. Definitivamente fue construido para impresionar a los otros ricos de alrededor. Especialmente a la inteligencia británica. Sasson decidió hacer su propio club. Este rascacielos se hizo en la línea de lo último en diseño de la época, el art déco, y con los mejores arquitectos, Palmer y Turner.

D.: ¿Cómo empezó la historia de esta leyenda de hotel?Detalle_perros_72

E.: La construcción del edificio empezó en 1926 y terminó en 1929 con el nombre de la Casa Sasson. Pero él también abrió un hotel dentro de este edificio. El mismo se ubicaba en el espacio entre la planta baja hasta la planta número nueve. Él se quedaba en el décimo piso con toda la planta a su disposición. La planta número once era su sala de cenas privadas. Durante los años treinta usaba las primeras tres plantas para sus oficinas. El nombre de origen del hotel era Cathay Hotel. Cathay era el nombre con el que China se conocía en la Europa medieval. En los años treinta no hubo ningún sitio más moderno. En la época la zona de alrededor, la parte del río nombrada El Bund, fue una concesión británica. Hubo muchísima gente extranjera que visitaba el hotel. También venían los ricos chinos.

D.: También frecuentaba el hotel mucha gente famosa como Charlie Chaplin, Marlene Dietrich…

E.:…  Anna May Wong, Paulette Goddard, el actor y director británico Sir Laurence Olivier, Greer Garson y muchos más. Steven Spielberg hizo parte del rodaje de su obra cinematográfica Imperio del sol también en Peace Hotel. La película está basada en la novela de J.A. Ballard que trata la vida de un joven que vive en un Shanghai ocupado por los japone

ses.

D.: Hablando de los japoneses, fueron la razón por la que Sir. Victor Sassoon abandonó su ciudad amada y se fue a Bahamas.

Dragon_Phenix_techo_72

E.: Sí, el hotel seguía abierto hasta el año 52 pero él no estaba. Él se fue en el año 41 y nunca más volvió. Luego durante la época de Mao, del año 52 hasta el año 56, fue departamento del gobierno. Después en el año 56 abrió como Peace Hotel.

D.: – Sir Victor Sassoon también fue famoso por las fiestas que organizaba.

E.: Él siempre estaba haciendo fiestas  de lujo y de disfraces en el octavo piso porque es donde se encontraba el salón de baile. Su club privado se ubicaba en la novena planta.  Se

llamaba Las nueve y cuarto. Allí también se proyectaban películas prohibidas para la gente extranjera de Shanghai. Películas de 1930.  El décimo piso fue su apartamento privado donde las chicas afortunadas podían acceder. En el undécimo piso se ubicaba la segunda planta de su apartamento. Probablemente el lugar con la mejor vista de la ciudad. Se llamaba El cielo del master Así que te puedes imaginar cómo de grande era su ego.Detalle_lámpara_72

D.: -¿No se casó nunca?

E.: Él fue soltero hasta muy tarde. Se casó solo dos años antes de fallecer. Él tenía setenta y siete años y ella treinta y nueve. Entró en matrimonio con su enfermera de las Bahamas. Nunca tuvieron hijos. Todos los bienes del Victor Sassoon fueron heredados por el sobrino de su esposa. Él vino a nuestro hotel en 2011 y donó dos retratos, uno de Sir Victor y el otro de la señora Sasson.

D.: – Vamos a hacer un recorrido por el hotel.

E.: Vamos a empezar con el Jasmine Lounge. Desde la apertura hasta hoy en día cada sábado se hace la ceremonia del té acompañada de la actuación del mítico grupo de jazz. Se organiza el baile durante la tarde. El balcón fue construido especialmente para que pudiese tocar la banda de jazz. En esta época los miembros eran rusos.

D.: Ya estamos en el lobby.

E.: Durante los años treinta fue centro comercial de lujo. Ahora se pueden ver las cuatro imágenes

detalle german suite_72

de las cuatro entradas originales hacia el centro comercial.

D.: El techo es precioso.

E.: Los cristales son los originales de los años 30 en forma octogonal y se pueden ver a cada lado dos perros cara a cara. Al Sir Victor le gustaba mucho la caza, de ahí los perros. Diseño de un artista ruso.

D.: Y los muebles de donde sale el aire son increíbles.

E.: Peace Hotel fue el primer hotel de Shanghai que consiguió tener un sistema de aire acondicionado. Utilizamos el sistema original que todavía está trabajando. Los muebles estilo art deco también son los auténticos de la época.

D.: ¿Por qué está cerrada esta puerta? (una de las entradas al hotel)Dragon_Phenix_72

E.: Por el feng shui. Si abrimos la puerta nos va ir mal el negocio y vamos a perder dinero.

D.: Lo primero que se ve del hotel es el techo verde en forma de pirámide.

E.: Está hecho de cobre verde, material de moda en los años 30.

D.: – ¿A dónde vamos?

E.: A nuestro restaurante tradicional chino que llamamos Dragon Phoenix desde 2007. Lo interesante es que nuestros compañeros que trabajaban en el hotel durante la Revolución Cultural han podido salvar el phenix dragon (el símbolo que está en el techo del restaurante). Lo taparon para que no lo destruyeran. Y aquí en el aire acondicionado se puede ver la flor china tradicional: la peonía.

D.: ¿Por qué hay murciélagos en el techo?Bats_72

E.: Es porque cuando pronuncias en chino la palabra murciélago suena “Biānfú” y significa felicidad.

D.: El murciélago es uno de los símbolos de Cataluña.

E.: Otra conexión entre nuestros mundos.

D.: Lo que veo me imagino que es el salón del baile. Es precioso este vidrio.

E.: Su nombre es Lalique. Es un vidrio especial de Francia de los años 20. El salón de baile conserva su diseño original excepto las arañas. Las nuevas fueron añadidas en 1990. Son mucho más impactantes las nuevas. Las antiguas fueron estilo art deco, mucho más pequeñas.

D.: Yo me quedo en el Salón de Baile. Gracias por este viaje que hace conectar pasado con presente.Dance Ball_72

La verdad es que me he quedado varias noches en el jazz bar del Hotel Peace. Es el sitio con la banda de jazz más curiosa que he visto. Los miembros tienen entre 65 y 87 años. Tocan jazz desde los años cuarenta. Están actuando siete veces a la semana. Siete noches. Aunque están cansados y miran las flechas de sus relojes siguen soñando como todos los que han venido en la ciudad de Shanghai. Dicen que en Shanghai los sueños se hacen reales. Ojalá!

Para todo mal mezcal, para todo bien también

10.12.2014

El mezcal es, junto con el tequila, una de las bebidas más famosas y tradicionales de México. Creado a través de la destilación del Agave, el mezcal se produce en casi todo el país americano.

El Mezcal, como otras bebidas alcohólicas, nació en los pueblos ancianos como bebida espirituosa. En algunas ocasiones también se llegó a utilizar como remedio o medicamento.

¿En qué se diferencia con el tequila?

Aunque pocos lo saben, el tequila es una variedad de mezcal que coge su nombre de la zona en la que se produce.
Además, el mezcal es una bebida 100% artesana, no se utilizan químicos para su elaboración. En el caso del tequila, su producción es mayormente industrial. El tipo de agave tampoco es el mismo por ello el sabor también es diferente, mientras que el mezcal tiene un sabor aromático, el tequila es neutro.

Si quieres saber más de mezcales, tequilas y cocktails visita nuestra página de cocktails o ven a probarlos al Ocaña D.F., nuestro maestro Mario Grünenfelder ha sido el encargado de crear las mejores y más creativas recetas, mezclando el sabor tradicional del mezcal con los toques más exóticos.

Hans Schilling. El niño de la noche que soñaba con ser sacerdote.

29.11.2014

Me acuerdo que cuando abrió Ocaña el local dejó enamorados enseguida unas cuantas personas que yo siempre llamo La Familia. Hans pertenece a esta Familia. Yo le bauticé. Le enseñé qué es tomar whisky con agua y él a mí que es sentirse como una reina porque siempre me llamaba: “mi reina búlgara”. Así disfrutamos muchas noches y nos hicimos amigos.  Hasta que hace nada nos encontramos de nuevo en Shanghai, China. Esta vez él me hizo aprender tomar whisky ginger ale y me contó detalles de su vida que no sabía. Bienvenidos a nuestra charla, adelante….

Dessislava: ¿Quién es Hans Schilling? Si tuvieras que autodescribirte ¿qué dirías sobre ti mismo?

Hans: Muy social. Pero no sé qué decirte más. No estoy preparado para la entrevista.

D.: Yo te voy a guiar, no te preocupes. ¿El niño Hans nace en…?

H.: En Ocaña (se ríe). “El niño Hans” tal cual, sí. (Cuando Hans empezó frecuentar el local yo le llamaba “el niño Hans” por la cara de adolescente que tiene que contrasta con el peligro que conlleva).

D.: No, dime del niño Hans de verdad, ¿dónde nació?Hans_up_72

H.: Nace en Barcelona.

D.: Pero provienes de familia de alemanes.

H.: Padre alemán, madre austriaca pero de quinta generación en Barcelona. Ya casi catalanes.

D.: Entonces ¿tus padres se conocieron en Barcelona?

H.: Sí, en el Colegio Alemán. De niños.

D.: ¿Y llevan toda la vida de novios?

H.: No, supongo que fueron de novios en secundaria o ya acabando el colegio. Y no, mis padres se divorciaron cuando yo tenía alrededor de los 11 años. Y te tengo que explicar el motivo de por qué yo me llamo Hans!

D.: Sí, por favor.

H.: Hans viene de Johannes, que significa Juan. De ser compañeros de colegio los padres de mi padre y de mi madre –mis abuelos, siempre se juntaban. Así es como empezó la amistad entre mis padres, y luego el noviazgo. Mi padre y mi madre se juntaban siempre para celebrar San Juan juntos en Castelldefels a través de mis abuelos. Se juntaban las dos familias. Cuando se casaron y tuvieron el primer hijo que fui yo, en honor de estas fiestas de San Juan a mí me pusieron Hans de mi primer nombre, que significa Juan.

D.: ¡Qué bonito!

H.: Y Arthur es porque el primer miembro de nuestra familia en Barcelona, el abuelo de mi abuelo, se llamaba Arthur. Fue el primer Schilling en España.

D.: Claro, porque tu nombre completo es Hans-Arthur Schilling.

H.: Ese es el “niño Hans”. (nos reímos)

D.: Luego tú también fuiste al Colegio Alemán.

H.: Sí. Desde el parvulario. Desde siempre. Y más tarde cuando empezó mi época adolescente decidí cambiar de cole y fui a un colegio español, bastante religioso.

D.: ¿Es por tu madre?

H.: Bueno, mi madre es profesora de religión. Pero el colegio lo elegí yo. Aunque yo iba a ser sacerdote (nos reímos).

D.: Yo el Hans que conozco está en un punto bastante opuesto al de ser sacerdote.

H.: Sí, al no sacerdote. A mí me mandaron a Valencia al Seminario para hacerme sacerdote con once años.

D.: ¿Qué pasó? ¿Cuánto tiempo estuviste allí?Hans_Cigarrillo_72

H.: Dos meses. Un verano. Y un día que estaba muy cansado me llevaron a dar un paseo y me preguntaron si me quería quedar para seguir mi vocación de sacerdote. Y dije que no, que no.

D.: ¿Cómo fueron los dos meses allí?

H.: Geniales. Yo me lo pasé impresionante. Haces un montón de actividades. Estás haciendo deporte todo el rato. Estudias también, claro. Y estás mucho tiempo en la iglesia rezando. Pero hacen mucho deporte y se lo pasan genial. Un ambiente buenísimo. Pero yo no quería hacer de sacerdote para toda la vida. Yo quería vivir experiencias. Y aparte esa era la época en la que a mí me empezaron a gustar las chicas… Obviamente no me iba a quedar allí…

D.: ¿Qué opinas sobre la Iglesia?

H.: Que es una muy buena empresa.

D.: ¿Y la iglesia del tiempo de Franco?

H.: De esa no sé mucho. Pero supongo que la Iglesia es la Iglesia.

D.: La iglesia ha creado límites para la gente.

H.: Joder, vete a los Reyes Católicos. Antes el problema era ser judío o ser musulmán y ahora el problema es ser maricón.

D.: ¿Tú crees que es un problema ser maricón?

H.: Eso es para la Iglesia. Ahora están empezando abrirse un poco más.

D.: ¿Y ahora con el Papa Francisco?

H.: Yo creo que este Papa es genial, y gracias a él se están abriendo un poco más.

D.: Y tú ¿cómo ves el tema?

H.: Yo siempre me he sentido muy abierto. Nunca he visto el problema con esto aunque en mi entorno hasta los veinte no había conocido ningún gay. Y siempre que se dan pasos para normalizar eso a mí me parece genial.

D.: Ahora vives en un país árabe y musulmán, en Dubai.

H.: Y está lleno de maricones…

D.: ¿Cómo lo llevan allí entonces?

H.: Bueno, oficialmente no es legal. Tú no te puedes declarar legalmente gay porque te meten en la cárcel lo más seguro, o te retiran el visado. Pero sobre todo en la industria en la que yo estoy trabajando está lleno.

D.: ¿Hay clubs de gays en Dubai?

H.: No hay. Por lo menos no oficialmente como en Europa. Lo que hay son fiestas que todo el mundo sabe que son fiestas de gays pero el tema de muestras de afecto en público no es una cosa aceptable.

D.: ¿Cómo le llega a uno la información para estas fiestas? ¿Boca a boca?

H.: Sí. Boca a boca.

D.: ¿Has visto Drag Queens en Dubai?

H.: No. Imposible.

D.: Vamos a volver hacía el camino que hiciste para llegar hasta este momento en Shanghai. ¿Hasta qué edad estuviste en el colegio religioso?

H.: Hasta los diecinueve porque repetí un curso.Hans_ort._72

D.: ¿Por?

H.: Por malo (nos reímos).

D.: Porque tonto no eres.

H.: Porque no me interesaba ir al colegio a estudiar. Yo iba al colegio para pasármelo bien

D.: ¿Y cómo te lo pasaste este año para tener que repetir?

H.: Conocí un amigo mío, que sigue siendo amigo mío: Rafa. Y lo que nos gustaba era reírnos en clase. Reírnos de las profesoras y simplemente pasarlo bien. Las mejores épocas de cole fueron estas. Yo quería ir cada día, me encantaba (nos reímos).

D.: Luego fuiste a la universidad.

H.: Sí.

D.: ¿A cursar la carrera de?

H.: Empresariales. Súper interesante. De nuevo universidad alemana. Me costó bastante volver a estudiar en alemán. Pero con gente muy buena.

D.: ¿Eso en Barcelona?

H.: Sí, sí. Todo en Barcelona. Pero universidad alemana. Mis compañeros venían de Alemania a estudiar Empresariales. Y de paso empecé a trabajar en una empresa que me financió los estudios.

D.: Yo te conocí cuando tú trabajabas en esta empresa.

H.: Sí. Exacto.

D.: Y te mordías las uñas y llevabas guantes en la oficina. Y tenías ganas de que hubiera cambios. Cuéntame por favor.

H.: El cambio vino porque yo había estudiado Empresariales pero estaba trabajando de biólogo. Con compañeros que eran todos doctores de Biología.

D.: ¿Y tú cómo trabajaste entonces de biólogo?

H.: Me mandaron a Francia tres meses donde estuve estudiando intensivamente Biología. Y luego trabajé dos años de biólogo. Pero después de dos años seguía sin sentirme cómodo en aquel ámbito.

D.: ¿En qué rama de la Biología trabajabas?

H.: Trabajaba con máquinas de tinción de tejidos para el diagnóstico de cáncer. Tú cuando tienes un tumor, sacan una biopsia y ésta se procesa y el tejido se tiñe para ver las moléculas y ver dónde hay reproducción de moléculas, que es el cáncer. Las pruebas las hacen en los hospitales pero nosotros vendíamos estas máquinas. Y también tenemos que dar soporte para ver si hay algún problema y tal. Pero tienes que saber de qué va el tema. Es una empresa suiza pero el departamento es americano.

D.: ¿Cómo sucedió el cambio?

H.: Tengo una amiga que me habló de que se iba a vivir a Dubai a trabajar de azafata de vuelo. Y allí es cuando dije que tengo que hacer algo y que me quería ir. Lo primero que pensé fue que me iba a morir algún día, con lo cual hasta ese punto quería hacer cosas. Y pensé que aun era joven y tenía tiempo para equivocarme.

D.: Pero no te equivocaste.Hans_edificios_72

H.: No, desde luego que no.

D.: ¿Cómo pudiste acceder a ser azafato de vuelo en Emirates?

H.: Yo fui una vez a las puertas abiertas que organizaban en un hotel. Fue una selección de tres días. Y era casi como un concurso de la tele. Porque tú vas a hacer pruebas y luego sales de la habitación y te dan un sobre para ver quién ha pasado y quién no a la siguiente fase.

D.: ¿Qué tipo de pruebas?

H.: Sobre todo de trabajo en equipo y comunicación con otras personas. Por supuesto te miran qué tal llevas el inglés. Y vas pasando y van echando gente. Tú piensa que había unas doscientas, trescientas personas. Y nos cogieron a nueve. Y después de un par de meses te llaman y te dicen que te han escogido y también en qué día tienes el vuelo a Dubai. Y llegas allí y estás dos meses otra vez estudiando para poder sacarte la licencia para poder volar en estos aviones. Te enseñan cómo funciona el servicio y cómo se hacen las cosas.

D.: ¿Cuánto tiempo llevas volando?

H.: Llevo un año y dos meses.

D.: Cuéntame algo más de esta experiencia.

H.: Bueno, aquí estamos en Shanghai…

D.: De Ocaña a Shanghai!

H.: Estamos en Shanghai. Llegué ayer y hoy me voy otra vez. Y básicamente es esto. Vuelas alrededor del mundo. Y si estás bien descansado te da tiempo de ver la ciudad y explorar.

D.: No quiero cerrarte en márgenes pero si tuvieses que describir esta experiencia con dos, tres palabras ¿qué dirías?

H.: No sé cómo ponerlo en una palabra pero desde luego te abre la mente muchísimo. Te da otra perspectiva del mundo y de las personas que hay en el mundo.

D.: ¿Qué cultura te ha chocado?

H.: La cultura que para nuestro mundo es la más distinta creo que es la cultura india. Los indios son lo más distinto a nosotros que conozco.

D.: ¿En qué aspecto? ¿Cuáles son sus códigos?

H.: Sobre todo de comunicación. Es muy difícil comunicarse con ellos.

D.: ¿Por qué?

H.: Yo veo indios cada día porque siempre están en los vuelos. Y es difícil saber qué es lo que quieren muchas veces. Porque solucionan todo moviendo la cabeza, pero no dicen ni mú.

D.: Aparte de los viajes, ¿cuáles son tus pasiones en la vida?

H.: A mí me encanta el cine, me encanta la música y si está combinado mucho mejor. Cine y música. Y…

D.: …y las chicas. Y el whiskey.

H.: Sí, y el whiskey.

D.: ¿Referentes en el cine?

H.: A mí me encanta Woody Allen. Me encanta Tarantino. Me gustan los hermanos Cohen también. Pero por ejemplo Tarantino y Woody Allen que hacen un cine bastante distinto, tienen una cosa en común que es la que a mí me gusta: graban cosas que no hacen falta. O esto es lo que a mí me parece. Hay escenas que no hacía falta grabarlas pero tú las ves. También ellos escriben sus películas y es lo que me gusta.

D.: Hablando de esto, ¿crees que en la vida hay momentos que pasan y no tienen importancia? o ¿crees que todo pasa por algo?Hans_PT_72

H.: No sé si todo pasa por una causa. Supongo que sí. Es como lo que decías tú. Que necesitabas pasar por toda esa época de noche para poder estar aquí y apreciarlo de verdad. Todo nos cambia y nos afecta de una manera.

D.: ¿Referentes a nivel musical?

H.: Soy un súper fan de The Doors. A mí me encanta la música del s.XX. Yo con la música que tenemos ahora me pierdo. Suena algo por la radio y no sé quién es. Porque me suena todo a lo mismo. Y a mí donde estén los Beatles, los Rolling Stones. ¿Te acuerdas la canción de The Doors?

D.: Claro. De tu despedida de Barcelona. The Alabama Song.

H.: Cuando íbamos caminando por la calle borrachos cantándola. Me gusta la música rock’n’roll, Chuck Berry, Lil Richard, Moody Waters… Me encanta eso.

D.: ¿Referentes en la literatura?

H.: Te voy a decir mi libro favorito. Es El médico de Noah Gordon. Mi padre me hizo leerlo.  Brutal. Es un libro que me encanta. Y otro libro que me gustó muchísimo es La reina del Sur. Es un libro escrito por Arturo-Pérez Reverte que también es un grande. Es sobre una mexicana que sale del mundo de tráfico de drogas, viene a España, creo que pasa tiempo en Marruecos y vuelve a México y se convierte en una súper traficante de cocaína. Y todo el libro es como una peli de acción. Te lo imaginas y es fantástica. Es genial. Está escrito de una manera tan viva que te lo imaginas. Y cuando acabé El médico estaba en lágrimas, me acuerdo perfectamente. Llorando leyendo las últimas páginas del libro.

D.: Yo te descubrí en Ocaña y tengo que decir que fuiste uno de los primeros que venía con mucha frecuencia. Cada noche casi pasabas, ¿cómo descubriste el local?

H.: Fui a tomar una cerveza una vez con otro amigo que se llama Rafa. Y me encantó el sitio por dentro y aun no había visto la parte de abajo. Pero me encantó como estaba decorado. Las columnas, los candelabros. Era todo genial. Y luego volvimos otro día con más amigos y fue cuando te conocí a ti. La segunda vez que iba. Y desde entonces yo iba cada día.

D.: ¿Cuál es la experiencia Ocaña?

H.: Es totalmente diferente de todo el resto de cosas que hay en Barcelona. Yo no sé cómo ha podido atraer a tanta gente, que en Barcelona es difícil ver en los sitios de noche. Y se junta mucha gente distinta y muy interesante. El ambiente es buenísimo. El tema de las Primas en la puerta (se refiere a Manuel y Abel) es lo mejor. A mí me encanta porque es una especie de decorado del loca,l pero a mí siempre me han gustado estas pequeñas conversaciones  con ellos y estar en su personaje. Y me parecía súper divertido siempre entrar en Ocaña.

 

 

 

 

 

 

Nuestra nueva locura, el restaurante Ocaña D.F. reúne a más de mil personas en su inauguración.

24.11.2014

El pasado lunes, 10 de noviembre tuvimos la gran oportunidad de inaugurar nuestra nueva locura: un restaurante de inspiración mexicana, el Ocaña D.F. Contamos con invitados de excepción de la cultura y vida social de Barcelona, todos juntos hicimos que la noche fuera un homenaje a los verdaderos protagonistas: Ocaña y Alejandro Molina, amigo del artista y pareja del dibujante Nazario.

Humberto Spindola, un maestro internacional en la realización de altares de muertos, ha sido el encargado de darle a este espacio el toque especial que siempre buscamos en el Ocaña. “Con su obra de papel de seda pintado en el espacio central y el resto de decoración basada en obras de Chucho Reyes y en tonos de color “barraganianos”, el Ocaña es el lugar idóneo para disfrutar de la mejor gastronomía y coctelería inspirada en Mexico.

Como comenta el mismo Spindola “he intervenido sobre obras de Reyes y las he ampliado y dado un colorido warholiano de otro artista mexicano como Chucho Reyes, que juntos otorgan de gran colorido a este espacio singular.

Una vez más y tras el éxito de convocatoria, el Ocaña demuestra que es uno de los referentes del ocio barcelonés. Con este espacio nuestro objetivo es crear una experiencia única y sensorial. En Ocaña D.F queremos explorar la relación entre la naturaleza visual y sensorial. Tus sentidos estarán ocupados con los mejores sabores, olores, sonidos y obras de arte, todos venidos directamente del continente americano.

Next Page »