Ander Duque. Un verdadero caballero.

15.10.2014

Ander Duque es un verdadero caballero. Es un gran trabajador y es un hombre de palabra. Le conocí en Ocaña. Reconocí enseguida que es un ser especial y me acerqué hablar con él. Le invité un gin tonic. Luego me llamó para comer con él y sus amigos en la Boquería. La fiesta continuó en un barco en el puerto de Barcelona. Allí por primera vez vi su trabajo, me enseñó uno de sus cortometrajes. Y fue allí donde nos hicimos amigos. Pronto rodamos juntos un documental y estoy impresionada por su manera de trabajar – leve y seria a vez. Mi protagonista aparte de todo es un gran vividor, sabe disfrutar la vida y es uno de los mejores anfitriones que he conocido. Divertido, generoso, excelente cocinero y sobre todo gran amigo y gran persona. Os presento Ander Duque. Adelante…

Dessislava: ¿Quién es Ander Duque? Si tuvieses que autodescribirte ¿cómo lo harías?

Ander: Yo soy el personaje detrás de la cámara. El observador. El que mira, define y retrata. Por eso no me gusta estar delante de tu micrófono, seguro que se nota que no me gusta :) Ander_cocina_72

D.: Espero que no.

A.: En el fondo soy un simple “currela”, un trabajador de la imagen. Me dedico al mundo del cine y del documental, pero alejado del glamour…. Hablas con la gente y te preguntan: “¿a qué te dedicas?” y respondes: “realizo documentales para televisión y tal”. La respuesta inmediata es un: “¡qué bonito! Acudir Festivales, ¡que bien!”.

D.: Pero esta es la parte del postre, del glamour.

A.: Sí, y la menos satisfactoria. En un trabajo de exhibición pública a veces has de hacer concesiones, acudir a Festivales; pero en realidad es lo más aburrido del mundo. En España sólo se salvan un par de ellos. Yo empecé tarde a dirigir documentales, con treinta años. Antes fui diseñador gráfico daltónico (nos reímos) y editor literario.

D.: Somos amigos íntimos y no sabía lo que me estás contando. Vamos paso por paso.

A.: España es un país muy convencional. Yo vengo del País Vasco, una región de costumbres arraigadas. Nos educan para seguir unas pautas sociales y culturales muy definidas, todo lo que no sea conseguir un trabajo estable y formar una familia se considera casi algo excéntrico.

D.: ¿Hasta dónde seguiste las pautas? Primero estudiaste una carrera.

A.: Sí estudié una carrera.

D.: ¿Qué era?

A.: Ciencias de la Comunicación, Comunicación Audiovisual, Publicidad y Relaciones Públicas.

D.: ¿Sin novia o con novia?

A.: Con novia desde muy jovencito, claro, era lo que tocaba (nos reímos) Creo que nací con novia (nos reímos más)

D.: Tú siguiendo las pautas.

A.: Exacto. Pero luego el entorno se vuelve muy claustrofóbico, asfixiante. Un poco igual a lo que te pasaba a ti en Bulgaria. Sentir tu vida planificada, en una agenda anual, estructurada hasta el fin de los días era una rutina mortecina.

D.: Y decidiste escapar.

A.: Sí, meses antes de casarme…

D.: Esto con los veintiséis. Me lo comentaste la otra noche en Ocaña cuando estábamos charlando después del rodaje.

A.: Sí y estábamos un poco borrachos (nos reímos)

D.: Pero mira que me acuerdo…

A.: Era una gran mujer, pero no era el momento ni el lugar. Después de tantear a varias compañías en Madrid y Barcelona…

D.: Eso es el año 99.

A.: Sí, el año 99. Una editorial me llamó, y comencé en el proceloso mundo editorial…

D.: ¿Avisaste la novia que vas a escapar?Ander_camara_72

A.: Aquí ya entramos en territorio rosa (reímos)

D.: ¿Diseño gráfico?

A.: Sí, diseñador y editor. Siempre me ha gustado abarcarlo todo (reímos) Fueron años interesantes, en contacto con los autores. El proceso editorial sigue siendo algo muy artesano. Todas las fases de la creación literaria aún me apasionan.

D.: Al mismo tiempo también estabas con la música.

A.: La música siempre ha estado en mi vida. Tenía necesidad de montar otra banda, como en Bilbao. En aquella época apenas había internet. Me dediqué a colocar carteles por la ciudad: “Baterista sin batería busca grupo”, me dejé la batería en Bilbao (nos reímos) El primero que me contestó fue Joaquín Gibanel (el mejor amigo de Ander) Joaquín ha sido mi gran amigo desde entonces. Su contestación al teléfono fue: “oye, yo acabo de llegar a Barcelona, soy de Huesca y me he dejado la guitarra en el pueblo, así que podemos comenzar” (reímos)

D.: La banda sin instrumentos, “a capella” (nos reímos mucho)

A.: A partir de ahí montamos una banda, sacamos un disco, giramos por España, Holanda, Alemania… Años divertidos.

D.: El primer grupo de música se llama SOON.

A.: El primero se llamaba EiLT. Teníamos una bajista alemana que solía gritarnos con vehemencia “EiLT”, que quiere decir urgente… Tuvimos el éxito que puede tener un grupo pequeño e independiente en este país. SOON es otra banda paralela con la que saqué otro disco hace ya diez años.

D.: Mientras estabas con los grupos de música ¿dónde se queda la editorial?

A.: La editorial seguía estando ahí. Era una editorial muy familiar, tenía mucha libertad… Éramos diez personas, nueve mujeres y yo (reímos)

D.: Ander Duque en su paraíso.

A.: En mi paraíso total. Me lo pasé muy bien, soy un esteta; un hedonista que le gusta rodearse de belleza (reímos). Tenía libertad y trabajaba en algo que me gustaba. Trabajo cultural con tiempo libre. Pasaron los años y quería probar en el mundo audiovisual. Siempre le he tenido mucho respeto a la narrativa cinematográfica, a su código. Saber seducir con la imagen. Disfrutaba del cine desde “la barrera”, con respeto. Un respeto que aún sigo teniendo. Nunca me he creído un director de cine o un realizador de documentales, a pesar de dirigir una media de siete documentales al año para la 2 de TVE, siempre considero que estoy en proceso de aprendizaje. Es bueno no creerse nada en esta vida (reímos).

D.: ¿Cómo hiciste el paso?

A.: Quise contar una historia relacionada con esas relaciones patológicas que unen a determinadas parejas.

D.: ¿Ay Lof?

A.: Sí, Ay Lof!  fue el primero. Era un corto muy sencillo grabado con una cámara muy barata y muy pequeñita y que recorrió varios festivales. Comienzas a sentir esa sensación de ver tus pequeñas obras en pantalla grande, y observas la reacción de la gente frente a lo que provocas, y hay sincronía, hay conexión; y eso engancha mucho.

D.: Da un “chute” importante.

A.: Sí, después desarrollas un fuerte síndrome de abstinencia (reímos), y piensas en el siguiente guión. Entonces escribo el cortometraje “SUGUS Y BRANDY”, esta vez con más recursos. Un trabajo que recorrió Festivales de medio mundo con bastantes premios en su haber.

D.: Entre otros tienes premios en Los Ángeles, en San Francisco ¿fuiste a Estados Unidos?

A.: Nunca tuve esa oportunidad, a pesar de ganar en Festivales de Dallas, Los Angeles o Nueva York, siempre tenía otros compromisos. En aquel tiempo no me gustaba mostrarme, con los años aprendes a defender y argumentar tu obra, y a exponerte, es algo necesario; pero al principio me gustaba que las obras caminaran solas.

D.: Yo soy búlgara y quiero decir que has sido Mención de Honor en el Sofia Film Festival de 2008, ¿también con la misma obra?

A.: Sí, con la misma. A partir de aquí decidí intentar dedicarme a esto. En España dedicarte al mundo audiovisual es muy complicado, y más ahora. Decidí montar mi propia productora y controlar todo el proceso de producción sin depender de nadie.

D.: Entonces tú llevas tus proyectos desde el punto cero.Ander_tocando_72

A.: Sí. Eso es. Todo el proceso. En ese momento lo dejas todo y entras en un vértigo estimulante, empezar de cero en un campo nuevo. Lo que tenía claro es que no quería depender de subvenciones públicas para vivir de esto, me gustaba el modelo digamos más americano de financiación privada. Y por ahí empecé.

D.: ¿El modelo americano?

A.: El modelo americano bajo financiación privada en el que prima el contenido artístico, pero también el retorno de la inversión. El cine es cultura, pero también es un negocio. Este es un debate controvertido, estaríamos horas hablando de él (reímos). Mis primeros documentales fueron para TV3. El primero fue un homenaje a la figura del padre titulado BARCELONARENA. Con Televisiò de Catalunya dirigí tres trabajos más, festivales, algún que otro premio… Y a partir de aquí ya salto a Televisión Española. Les presento proyectos, busco financiación y me encargo de todo el proceso: realización, edición y composición de la banda sonora.

D.: ¿Quiénes son tus productores?

A.: Son empresas, Fundaciones e Instituciones privadas relacionadas con la cultura, la sociedad, la salud o el deporte que invierten parte de su capital en actividades culturales.

D.: ¿Casi siempre trabajas con las mismas?

A.: Sí, casi siempre son las mismas. Tras siete años de trabajo ya hay mucha complicidad.

D.: ¿Cuáles son tus referentes en el cine?

A.: Ayer volví a revisar a Wilder, genio. Fellini, el neorrealismo italiano, el cine independiente de los noventa con Linklater, Van Sant, Lauzon, Solondz, Jarmusch o Hal Hartley. Directores de cine documental como Chris Marker, Agnès Varda, Wim Wenders, Andrew Jarecki, etc. El documental ha ganado confianza, sobre todo en Barcelona, núcleo duro del género. Y la tan manida mezcla de géneros ficción-documental, como lo que hicimos juntos (Ander y yo trabajamos juntos en un documental). Esa frontera indefinida, jugar con la realidad, entrar en terrenos de ficción. Todo bajo una estructura cinematográfica. Hay muchos referentes. Para mí la realidad es mucho más estimulante, la realidad vs. ficción, retratar la realidad, sus personajes, los actores vitales. Todos somos actores de nuestra propia vida, poder documentarlo con sigilo y vivirlo es todo un lujo.

D.: ¿Cuáles son tus referentes en la literatura?

A.: Soy un “puto clásico” (sonreímos) Fitzgerald, Camus, Faulkner, Kerouac… Ahora estoy releyendo a Auster. Y todo lo que tenga que ver con historias de la vida cotidiana con visos de universalidad. Historias ordinarias con rutinas extraordinarias, ese es el mejor germen para cualquier obra, y para el cine documental también. También estoy con los ensayos de Vila-Matas, un gran “loco” (sonríe).

D.: Acabas de sacar tu nuevo disco llamado ANIMALS, ¿dónde se puede comprar?Ander_fumando_72

A.: En Amazon, y en todas las plataformas digitales.

D.: ¿Qué escuchas en tu casa?

A.: Música contemporánea sobre todo… Olafur Arnalds, Balmorhea, Max Richter, que es un autor alemán fantástico. Música islandesa. Acudí a un festival de cine en Islandia y me quedé fascinado con el país. Son 200 mil habitantes en una península gigantesca. En una orografía aún de construcción con geiseres y volcanes en activo, algo que imbrica un carácter en la gente. Allí la educación musical es obligatoria desde niños, todo el mundo toca algún instrumento. Hay bandas increíbles.

D.: ¿Empezaste a tocar la batería?

A.: Desde los quince años. Mi hermana estudiaba piano, y a los diecisiete años empecé con el piano.

D.: Tienes una hermana muy guapa que hace televisión en Bilbao.

A.: Bailarina de flamenco, psicóloga, personaje televisivo… Una bella fiera (reímos)

D.: ¿Qué tienes planeado por rodar?

A.: Ahora voy a rodar la historia de un corredor de fondo de Canarias que practica ultramaratones (carreras de más de 100 km). Un ensayo sobre el por qué, las razones que empujan a alguien a hacer algo así. De qué escapan, o qué desean encontrar.

D.: ¿Qué te parece el arte contemporáneo? ¿Lo entiendes? ¿Lo consumes?

A.: No creo que haya que entenderlo, ni razonarlo. Es observación y seducción, estimulante y distintivo.

D.: Hablando de seducción ¿qué es el amor?

A.: El amor es un invento (nos reímos). Es un invento destinado a la procreación. En la vida hay que estar enamorado de lo que haces, de tu vida. El amor entre congéneres es fútil y finito.

D.: ¿Tienes sueños repetitivos?

A.: Yo creo que lo que más obsesiona a partir de cierta edad, ya tengo cuarenta y dos, es sentirte bien. La salud. Tener energía para que el entusiasmo no decaiga. La base de todo es tener entusiasmo y sentir este entusiasmo por todo lo que hagas. Sea música, sea cine o sea cenar con los amigos. Y que eso no caiga nunca. Porque si tu cuerpo se debilita, si tu cuerpo se siente envejecido o débil ya es difícil.

D.: ¿Un sueño repetitivo mientas duermes?

A.: No envejecer. Suena un poco como síndrome de Peter Pan (nos reímos). Ralentizar el paso del tiempo.

D.: ¿Cómo te imaginas la muerte?Ander_vaso_72

A.: Placentera, sonriendo de satisfacción. Que la vida haya merecido la pena. Que no has perdido tu tiempo, y que no te lo han hecho perder.

D.: ¿Existe un sitio donde te gusta esconderte?

A.: En el campo. Aislarme en el silencio. Lo que más echo de menos es el silencio. La ciudad tiene un murmullo continuo y molesto que anula el silencio.

D.: Hablando de ruidos y de bares ¿cómo es tu relación con la noche?

A.: Siempre le he tenido mucho respeto a la noche. Me estimula la gente que encuentro en la noche y su diversidad. Cómo cambia el carácter. ¿Qué es realidad y qué es ficción? No me dejo arrastrar mucho por ella. Observar, observar… Y conversar.

D.: Nosotros nos conocimos de noche y nos convertimos en grandes amigos. Nos conocimos en Ocaña. ¿Qué te parece el local Ocaña?

A.: En un momento de mi vida fue un local que me acogió. Que me acogió, y me recogió. He encontrado muy buenos amigos como tú. Simboliza un nuevo comienzo. Es un local al que guardo mucho cariño.

Gregorio feat. Gori de Palma. Un espíritu libre que sabe recrear la vida.

06.10.2014

Acabo de leer Henry Miller y su Trópico de Cáncer. Es el escritor predilecto de mi protagonista. Es increíble porque Gori parece como que ha vivido y vive en esta obra. En lugar de Paris habita Barcelona pero los temas de la libertad y la vida bohemia son los que estimulan todos sus pasos.  Gregorio pertenece de una raza con la que me siento muy cómoda, la de los especiales. Su sensibilidad es exquisita. Dessislava feat. Gori de Palma. Bienvenidos en nuestra charla. Adelante…

Dessislava: ¿Quién es Gregorio Fernández Romero o Gori de Palma como quieres? Si tuvieses que autodescribirte ¿cómo lo harías?

Gregorio: Gori es Gregorio. Creo que soy una persona inquieta, durante mi vida siempre he buscado cosas que me llenen. Empecé de pequeño con la carpintería naval, restaurando barcos antiguos en Mallorca. Luego me pasé a los coches antiguos. Y después finalmente a lo que estoy haciendo ahora, el diseño de moda. Y al final para mí todo es lo mismo, son diferentes conceptos pero los une lo mismo: la elaboración de un diseño o concepto, la búsqueda de materiales y un modo de trabajar más artesanal. Y esto creo que podría ser la definición de Gori.Gori_primer plano_estudio_72

D.: Eres de Mallorca. Cuéntame sobre la época de los barcos.

G.: Nada, empecé de pequeñito, de aprendiz como carpintero y luego me pasé a la parte naval. Fue una época muy linda, cada día en el puerto trabajando con barcos antiguos  a restaurar las cubiertas, los muebles, los cascos, etc.. Y yo creo que allí se formó una parte de mi personalidad que no la he dejado atrás.

D.: ¿Cómo viniste a Barcelona?

G.: Yo vine a Barcelona por una serie de causas. En primer lugar porque murió mi padre.

D.: Lo siento.

G.: En segundo lugar, llevaba una vida muy disoluta. En esa época trabajaba en la noche, recuerdo que podía pasarme tres o cuatro días sin pisar la cama. Tenía un taller de motos y coches y como podrás imaginarte apenas lo abría. Entonces cuando murió mi padre, con el que tenía una relación muy afectiva porque fue el que me enseñó a arreglar  motos y manejarlas, y el estilo de vida que llevaba me hizo pensar un poco en arreglar mi vida. Durante esa época yo coleccionaba prendas vintage, chaquetas antiguas militares, chaquetas de cuero antiguas y quería empezar a estudiar moda, no por la moda en sí, sino por el hecho de aprender a restaurar toda mi colección de prendas, repararlas, cambiar los forros, etc…. Por eso me vine a Barcelona. Para apartarme un poco de ese estilo de vida, y empezar a hacer cosas con las que volver a llenar mi vida.

D.: ¿Quál era tu trabajo dentro del mundo de la noche?

G.: Yo tuve suerte de pillar una época buena en Mallorca. Como un poco el “boom”. Era una época en que se ganaba dinero, trabajabas de relaciones públicas y sólo tenías que invitar a la gente en los lugares de la noche. Era un tipo de vida muy fácil y muy cómodo, puedo asegurártelo, ibas de un bar a otro, bebiendo, bailando y tomando, y encima cobrando, ha ha ha, ¡qué lindos tiempos!

D.: ¿Cuánto tiempo duró?

G.: Tampoco tanto tiempo. Pero fueron dos años y en estos dos años dormí muy pocas horas, pero aún lo recuerdo con cariño, conocí a gran parte de mis mejores amigos, y sin duda fueron ellos que volvieron a despertar mi lado creativo, a la vez que me han dejado uno de los recuerdos más divertidos de esa época.

D.: Una de tus pasiones son las motos. ¿Todo empezó con tu padre?

G.: Sí. Mi padre me enseñó a arreglar motos pequeñitas, tenía un montón de mobilettes, derbi, puch, etc en el garage de casa, y pasábamos horas desmontándolas y ajustándolas para mejorar sus prestaciones. Me hace mucha gracia porque de pura chatarra hacíamos las motos más rapidas del barrio, y bueno, desde entonces es una afición que nunca he abandonado y esto siempre me ha unido a él. Y más tarde cuando empecé con los barcos aprendí otras técnicas: cómo manejar fibra de vidrio, cómo pintar, cómo tapizar. Cuando abandoné la carpinteria naval y empecé a restaurar coches y motos, ya tenía unos conocimientos más ampliados no sólo de mecánica, sino de chapa, fibra de vidrio, pintura, tapizados, etc… que me vino muy bien en esa nueva etapa como restaurador.

D.: ¿Dónde estudiaste moda en Barcelona?Gori_estudio_plano general_72

G.: Cuando llegué aquí me apunté a IDEP. Nada más que porque era la institución más conocida que se hacía publicitar, ni siquiera por que fuera la mejor. En aquel tiempo era la única que conocía y me apunté allí solamente el primer año, ten en cuenta que yo venía de los barcos, coches y motos, no tenía ni puta idea de lo que era la moda.

D.: ¿De qué años estamos hablando?

G.: Ufff, hace como unos quince, catorce años. Hice el primer año y estaba  muy desilusionado porque los conocimientos iban muy lentos, recuerdo que me apunté por las tardes en dos escuelas más, una de patronaje y confeccion, y otra de sastrería. Ocupe todo mi tiempo. IDEP era una escuela muy conservadora en aquella época, con un profesorado muy clásico y muy mayor. Y yo estaba buscando otra cosa, algo más contemporáneo. Así que acabé mi primer año allí y al segundo año ya estaba buscando una escuela un poquito más innovadora. Entonces conocí ICM (Institut Català de Moda) que en aquel momento estaba allí un profesor que se había graduado en la Saint Martins de Londres y allí me sentí mucho más en mi línea. Podría decir que esta persona  fue uno de mis mentores en la moda.

D.: ¿Cómo se formó tu línea? Porque la gente que conoce la marca Gori de Palma sabe lo que haces y busca esto.

G.: Yo he tenido una formación como poco diferente porque empecé haciendo reciclaje que aun mantengo. Ahí empezó todo, con una colección de pantalones Levis en la semana de la moda de Barcelona, muy punk, ha ha. Y bueno, actualmente aún compro piezas antiguas y las transformo en otro tipo de prendas, o mantengo el diseño de esa pieza, pero con un patronaje más actual.

D.: Es también una parte que está relacionada con las motos.

G.: Sí, también. Y como coleccionaba piezas de ropa antiguas, me encantaba desmontar, restaurar, hacer un patrón nuevo sobre esa prenda. Pero luego por inquietudes me empezó a atraer mucho la sastrería y todo el tema del patrón a medida, coser a mano, las entretelas, los cuellos, los acabados. Y ese punto de la moda que no trata de ser más creativo sino más técnico. Empecéa  estudiar sastrería y de hecho hay una parte de Gori de Palma que es una mezcla de las ambas cosas. Reciclaje con sastrería. Entonces podriamos decir que hay dos partes en Gori de Palma , cuando empecé con el reciclaje y la segunda parte que estuve tres o cuatro temporadas desarrollando líneas de sastrería.

D.: Vamos a hablar sobre la colección Amante, Querida y Puta. ¿Es la primera?

G.: No, no es la primera pero me gusta que lo digas porque hablando del cambio este del Gori de Palma hacia como un poco más maduro esa fue la primera colección de sastrería que presenté como Gori de Palma.  Y allí viene como un poco el cambio más radical en la imagen de Gori de Palma de pasar de una línea más street o más fashion a una línea más clásica pero más sensual y con un concepto más marcado.Gori_estudio_chica_72

D.: ¿Qué es exactamente el concepto de Gori de Palma? ¿Más oscuro, más subcultural?

G.: Más que oscuro, a día de hoy subcultural. Y al final todas mis colecciones han tenido que ver con el sadomaso, el erotismo, tribus urbanas, los skinheads, el rock&roll, con el punk, con los moteros. Ahora mi última colección habla sobre la Primavera Árabe.

D.: Se titula El origen del mal. ¿Por qué?

G.: Porque está inspirada en el conflicto bélico en Oriente, en la Primavera Árabe. Y de alguna manera este tipo de movimientos que no dejan de ser movimientos subculturales porque se separan un poco de la corriente a seguir por la mayoría de personas es lo que más me atrae independientemente que están relacionados unos con otros, muchas veces no tienen nada que ver. Pero me interesa la singularidad de este tipo de movimientos,  ya sean movimientos culturales como por ejemplo la Primavera Árabe o movimientos musicales o underground. Se trata de encontrar aquellas cosas que hacen diferenciarse a un grupo de personas de la gran masa e intentar crear un diálogo entre esa subcultura y la moda.

D.: Por ejemplo luego hay otra colección tuya que se nombra Ecorche.

G.: Ecorche es un tipo de llustración científica. Son los dibujos técnicos donde aparece el cuerpo humano transparente y que se ven todos los tejidos y organos. El concepto de Ecorche quería ser una colección que en vez de vestir, desvestía. Toda la colección está hecha con tejidos transparentes. La idea general igual que en las ilustraciones científicas era crear ropa exterior en la que se ve el interior. Y era un concepto muy innovador en aquel momento, hablamos de ropa que en vez de vestir, desviste. Que deja desnudo el cuerpo humano, sigue siendo ropa pero pierde su modo de ser.

D.: Me gusta mucho.

G.: Fue una colección muy bonita con muchas piezas de sastrería.

D.: La presentaste en Sala Apolo. Otra parte muy peculiar de tu trabajo son los espacios que eliges para tus colecciones. La última fue en el Museo de Ferrocarril en Madrid. ¿Cómo escoges el espacio? ¿Qué contextualiza el mismo?

G.: En mi caso empecé con las pasarelas y desde el primer momento vi que no era mi lugar.  Creo que para mí es tan importante lo que dices, cómo lo dices, dónde lo dices y por qué lo dices. Es tanto el casting como el lugar físico como las personas que invitas. Todo lleva la idea de tu marca y de con quién quieres asociar tu marca. Por esto siempre he buscado lugares singulares, casting fuera de las plataformas usuales o con grupo de música en directo. Y para mí el hecho de que todas mis colecciones estén inspiradas en grupos subculturales distintos, me permite hacer cosas distintas en cada colección, en suma poner a prueba mi capacidad de sorpresa, ha ha.

D.: ¿Cuál es el público de Gori de Palma? ¿Qué tipo de gente compra tu ropa?

G.: A día de hoy la mayoría de gente que compra mi ropa está definida por dos lados. Quizás un sector mejor situado económicamente que puede permitirse hacerse piezas a medida que tiene un sentido de la moda también independiente y a lo mejor quieren una chaqueta de cuero totalmente personalizada. Es un tipo de público que a mí me viene muy bien porque son gente con muy buen gusto que afortunadamente tiene quizás el dinero para poder hacer su ropa a medida cada mes o cada dos meses. Y luego tengo otro público, igual más underground y con menos poder adquisitivo, pero que se permite cada cinco, seis meses hacerse una prenda, un abrigo o lo que sea. Y ambos perfiles , creo que los definiría como gente singular que busca algo único, especial y por supuesto que le interesa la música, el cine, la literatura y las mismas cosas que a mí.

D.: La colección tuya que vi en pasarela era Witch House. ¿Por qué Witch House?Gori_detalle_mano_72

G.: Witch House curiosamente empezó como una colección también inspirada en las subculturas. Witch House es un movimiento musical de los 80 que todos sabemos. A raíz de empezar a buscar referencias visuales para desarrollar la colección, siempre que escribía Witch House aparecían casas de brujas, aparecían muchas casas de fantasmas. Y casi que me llamó más la atención el estilo de este tipo de imágenes. Entonces quise mezclar dos géneros totalmente diferentes que son el movimiento Witch House, como movimiento músical sacado de los 80, con el movimiento espiritualista, un poco como inicio de la brujería en Paris. No sé si son los años 20 o es el principio del mil novecientos, ahora no recuerdo, que hubo en Paris un movimiento en el que varios poetas y escritores se relacionaban con el espiritismo. Entonces mezclé ambos temas y quedó una colección muy singular que estaba más inspirada en este movimiento en Paris que en el movimiento musical. Pero el desfile y la puesta en escena era muy Witch House, realizado con música de este movimiento y con guiños constantes.

D.: ¡Sí, estuvo buenísimo! Mencionando poetas e escritores ¿cuáles son tus referentes en la literatura?

G.: Bueno, mi favorito es Henry Miller, de hecho el otro día lo estábamos hablando. Henry Miller siempre ha sido uno de mis favoritos porque tiene un sentimiento de libertad y de esta vida bohemia. Es todo muy sensual y muy erótico. Es uno de mis referentes tanto personal como a nivel marca. Y Burroughs, y bueno en general todos los beatnick me gustan mucho también.

D.: ¿Tus referentes en el cine?

G.: De cine ahora veo todo. Con el tiempo me he vuelto un poquito más abierto. Me gusta el neorrealismo, el cine italiano de los 60, de los 70 y de los 80. Y luego hablando de Henry Miller pues Fassbinder el director, que podría ser como la versión Henry Miller en el cine. Y yo creo que hay un tipo de cine un poco oscuro, sensual, negro, ese es el tipo de cine que me gusta.. Lo que pasa es que no es un cine que tengas a mano a diario. Al final cuando has visto toda la filmografía de tus directores favoritos, ya no te queda más por ver, así que te vuelves más abierto. A día de hoy todo lo que sea cine independiente me lo trago.

D.: ¿Y de música?

G.: De música mi favorito Nick Cave. De hecho ahora han sacado un docu de él y vienen este año a Barcelona!! Y en general el rock de los 70s y 80s, el punk y el post punk siempre me han gustado. No creo que conozca ningún grupo de los últimos 20 años.

D.: ¿Referentes dentro del mundo de la moda?

G.: Sabes, siempre he estado un poco apartado, de hecho no tengo ninguna revista de moda, ni compro moda. Sí que me gusta a lo mejor la época de Yves Saint Laurent, aquellas colecciones muy femeninas, un poco sensuales. Thierry Mugler de los 80. Tengo un par de referentes, Raf Simons cuando empezó.

D.: Hablando de punk ¿Y la Vivianne Westwood?

G.: Igual Vivianne no me ha llamado tanto la atención. Tiene un sentido quizás un poco más barroco. Un poquito excesivo que no me va tanto.

D.: ¿Qué sueñas? ¿Tienes un sueño repetitivo?

G.: Sueño mucho que estoy en mi casa y me despierto. Sueño muy frecuente que me despierto y que enciendo la luz y que estoy haciendo cosas en casa y luego a veces me despierto y no sé si me había despertado de verdad o aun estoy en el sueño. Y eso es una de las cosas que me ha pasado durante mucho tiempo a veces hasta pesadillas de querer despertarte porque son sueños feos. Y siempre con un montón de cosas que ocurren en mi casa.Gori_ropa_72

D.: Y la muerte… ¿Cómo te imaginas la muerte?

G.: Nunca pienso en ello y de hecho tengo una visión al menos realista en este punto de cuando llega la muerte que todo se acaba, así que intento disfrutar y no pensar en esto y al menos aprovechar la vida todo lo que puedo.

D.: Disfrutar la vida evoca en mi mente los viajes de motos que haces con tus amigos.

 

G.: Tenemos un grupo de colegas que se llama Skeletons. Cada año hacemos un viaje o varios. Empezamos hace dos años, estuvimos en Marruecos. Es un poco singular porque es un grupo muy familiar de amigos y hay como ciertas condiciones. Tenemos que comprar una moto que no cueste más de mil euros y tunearla. Recorrimos todo Marruecos con pura chatarra, Fez, el Atlas, Marrakesh, el desierto de Merzuaga… Hay un poco el sentido de la amistad, la aventura y de la customización.

D.: ¿Cuál es el destino de este año?

G.: Este año fuimos a Biarritz.  Salimos desde Barcelona pero con motos de montaña viejas, también customizadas y solamente por pistas. La idea era pisar la carretera lo menos posible y llegar hasta Biarritz cruzando montañas, pasando por bosques, rios, etc… ha sido uno de los viajes más lindos que he hecho.

D.: También trabajas con Jack Daniels.

G.: Sí, trabajo con Jack Daniels. Llevo ya un año curando con ellos.

D.: ¿Qué es exactamente esta colaboración?

G.: Ellos montan una serie de fiestas con disc jockey, con fotógrafos y durante las fiestas regalan las camisetas de Jack Daniels. Yo me dedico a customizarlas, a recortarlas, a poner tachuelas que es un poco lo que estaba haciendo hasta ahora pero desde una visión un poquito más efímera y más rápida, más nocturna.

D.: Es interesante porque es una vuelta en la noche pero de una muy buena manera. Con tu propia marca y en modo creativo.

G.: Y para mí es un buen trabajo que me ha permitido tener más tiempo para poder desarrollar mis colecciones, poder dejar otros curros que no me interesaban tanto. El hecho de asociarme con Jack Daniels durante este año ha sido una colaboración para mí muy fructífera y muy positiva.

D.: Y cuando estabas en la última edición de Sónar, ¿hacías lo mismo?

G.: Esto era otra cosa.

D.: ¿Qué era?

G.: Ha sido curioso porque a raíz de todo este trabajo de customización me han empezado de salir clientes que querían similares cosas. Con Converse hicimos una tienda efímera y también estuvimos custodiando Converse. Y después con lo del Sónar ha sido una colaboración con Bershka, que montó un stand en el Sónar donde estábamos customizando ropa de la marca.

D.: ¿Hay un sitio donde te gusta esconderte?

G.: No soy muy de esconderme. Ni siquiera cuando estoy trabajando puedo esconderme porque igual estamos con equipo, somos varios. Y de hecho soy una persona muy social y no necesito estos retiros espirituales. Igual antes sí y ahora cada vez menos. Me gusta estar con gente y rodeado de mis amigos y mis compañeros de trabajo.Gori_Alix_pp_72

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

G.: Ocaña es un lugar al que voy bastante. Me gusta el tipo de gente que va allí. Fotógrafos, creativos, diseñadores, hay un ambiente muy canalla, que me interesa. Respecto a la música no tanto, no comparto… Debo decir que he conocido gente muy interesante allí y que es un lugar de encuentros entre gente muy singular, cada noche es una sorpresa. Me encuentro allí con mis amigos, con Guillem, Chu, Yago, con Guillermo, con un montón de gente. Por eso sin ser un local  underground como me gusta a mí, se junta una escena underground muy peculiar, procedente de todos lados. Y eso para mí es bueno. Igual no es mi música pero la compañía es muy buena, y lo que decía, es una caja de sorpresas cada noche. Así que adelante.

 

 

 

 

 

Olivia Aracil. Una mujer que sabe manejar los retos de la vida.

22.09.2014

La Olivia la conocí hace mucho. Luego la veía por la ciudad de Barcelona siempre en movimiento. Dibujaba el pavimento con sus piernas largas habitualmente vestidas en medias estrambóticas. Escuchando su música, adornada con su mundo y en el mismo tiempo muy abierta para lo que sucede a su alrededor. Luego empezó a visitar Ocaña. Charlábamos de chicas en los espacios del local. Yo Dessislava admiro mujeres luchadoras que saben lo que quieren de esta vida y son capaces de cumplir sus metas. Olivia es una mujer de esta raza.

Dessislava: ¿Quién es Olivia Aracil? Si tuvieses que autodescribirte, ¿cómo lo harías?

Olivia: Esta misma pregunta me la hicieron una vez justo cuando rodábamos una de las últimas películas de Bigas Luna, en una entrevista para el Diario de Navarra en Pamplona.Olivia_cuadros_72

D.: ¿Qué contestaste entonces?

O.: Dije: “Yo Soy La Olivia”. Ya que el título de la película era “Yo soy la Juani”.

D.: ¿Quién es La Olivia hoy en día?

O.: ¡Qué difícil!

D.: Yo te voy a guiar. Eres de Pamplona. ¿Cómo viniste a Barcelona? ¿Qué hacía La Olivia en Pamplona? Cuéntame un poco.

O.: Empecé a estudiar diseño gráfico en Pamplona. Siempre me ha gustado mucho todo el mundo del arte. Soy una persona muy creativa y necesito mucho movimiento. Al principio quería hacer Comunicación Audiovisual. Pero no me veía encajando en un modo estricto. Siempre he tenido este espíritu un poco rebelde y nunca me han gustado las normas, me adapto a ellas pero lo hago a mi manera, las rompo. Cojo algo pero le doy un poco la vuelta y entonces lo hago como yo quiero. He tenido la suerte de crecer en un ambiente muy artístico: dentro de mi familia ha habido grandes artistas, la música y el arte siempre me han rodeado. Como mi padre, que es un gran fotógrafo publicitario y así se ha ganado la vida. También fue músico con lo que ¡llevo el rock’n’roll en las venas!

Tenía una amiga que comenzó la carrera de gráfico en Pamplona, allí era algo nuevo prácticamente. Y así empecé diseño. Vi las cosas que hacía ella y pensé que a través del diseño podría dar rienda suelta a toda la creatividad que tenía. Mi visión era más romántica.

D.: ¿El Diseño formaba parte de la enseñanza en Bellas Artes?

O.: No, al principio era una escuela privada. Tenía la opción de estudiar Bellas Artes pero no había lo que es propiamente la carrera de Diseño Gráfico. Empecé la carrera pero siempre tenía en la mente la ciudad de Barcelona o incluso irme a Australia. Por aquellos años Barcelona era la cuna del diseño gráfico en España.

D.: ¿De qué años estamos hablando?

O.: Dos mil, más o menos.

D.: ¿Qué pasó después del inicio de la carrera de Diseño Gráfico en Pamplona?

O.: Quería venir a Barcelona. Cuando mis padres vieron que se me daba bien me apoyaron para poder venir a Barcelona. Hice pruebas para entrar en las escuelas. Me cogieron, me convalidaron todo lo que ya había hecho y empecé con el sueño de venir aquí a estudiar Diseño.

D.: ¿Dónde empezaste?

O.: El primer año estuve en la Escola Massana y acabé propiamente la carrera de Diseño Gráfico… pero entonces quería más. No me veía en un estudio trabajando. No me sentía preparada y sentía que quería aprender más cosas.Necesitaba ser bien consciente de todas las opciones que tenía: ¿elegir una sola cosa o tener la posibilidad de hacerlo todo? Eso es lo que he ido haciendo hasta el día de hoy. Es lo que me gusta sino me aburro. Soy un poco inquieta.

D.: ¿Con qué seguiste?Olivia_adelante_72

O.: Empecé Diseño Digital y Video Designen IED. Era el primer año que comenzaba la escuela aquí en Barcelona, así que tuve el honor de formar parte de la primera promoción de la escuela. Consistía en diseño gráfico, digital, vídeo, cine… me especialicé en cosas que me gustaban como la tipografía. Soy una apasionada de la tipografía, y he creado algunas. No han sido años fáciles, pero nunca me rendí. Estuve trabajando varios años en el parque de atracciones Tibidabo como atraccionista, mientras estudiaba. Ha sido una de las mejores experiencias que he tenido en la vida. Tanto por la gente que he conocido allí como por lo divertido que fue, aunque era al mismo tiempo muy duro. Había que estudiar toda la semana, y trabajar cada fin de semana, festivos y vacaciones en el parque de atracciones… te suena la historia, seguro.

D.: Me suena perfectamente. Pero eso te hace muy fuerte también.

O.: Si tienes un sueño y crees en algo vas a por ello. Yo soy de ir a por ello y no tiro la toalla tan fácil. Soy muy cabezona. Mucho. Para todo. Si quiero algo lo consigo. Cueste lo que cueste. Hay tiempo. No tenemos prisa. Todas las experiencias que he tenido me han hecho más fuerte. Tengo las cosas claras y sé lo que quiero.

D.: ¿Has visto cómo has respondido a mi primera pregunta? Eres rebelde… inquieta…

O.: …luchadora, cabezona (nos reímos).

D.: Por eso me gustas. Me gustan las mujeres así.

O.: Conozco mucha gente que tira la toalla a la primera de cambio y luego son esas mismas personas las que te miran mal cuando estás consiguiendo realizar sueños. ¡Es que nada es gratis, oiga! No me lo están regalando. Nunca lo hicieron. Esfuerzo y constancia son las claves.

D.: Estábamos en la etapa IED-Tibidabo.

O.: Dejé el trabajo en el Tibidabo el año de fin de carrera, cuando tenía que presentar el proyecto final. Tenía mucho estrés y soy muy perfeccionista con lo que no podía estar por las dos cosas. Tanto uno como otro eran trabajos muy absorbentes. Tuve un mes para trabajar a full en el proyecto, lo presentamos y terminé la carrera. Entonces comenzó la etapa en ModaFad.

D.: ¿Qué tipo de colaboración era esta con ModaFad?

O.: Mi primera colaboración con ModaFad fue antes de acabar la carrera. Nos invitaron a participar rodando lo que era el evento dentro del marco de la semana de la moda de Barcelona. Eran tres días de ModaFad: desfiles, entrega de premios, MerkaFad…todo. Cubrirlo y hacer un DVD.

D.: Allí es donde conociste a Chu Uroz (Presidente del ModaFad). Yo te conozco a través de él y sé que has sido su asistenta en la dirección de arte en Yo soy la Juani de Bigas Luna.

O.: Sí, sí, allí nos conocimos y congeniamos. Fue una nueva experiencia, divertida pero también con mucho trabajo. Allí fue mi primera toma de contacto con el mundo de la moda que es algo que también me gusta mucho. Tuvimos la suerte de cubrir el ModaFad por varios años con dos de mis compañeros de clase, formábamos un gran equipo. Sufrimos mucho pero nos reíamos más. Tener un buen sentido del humor hace que cualquier cosa valga la pena. ModaFad fue una puerta muy grande y una experiencia genial.

D.: Sí, y has podido conocer a mucha gente.

O.: Mucha gente. Toda la gente. (nos reímos)

D.: ¿Cómo surgió Yo soy la Juani?Olivia_estatua_72

O.: Antes de empezar con el proyecto Yo soy la Juani, Chu nos invitó a mis dos compañeros de faena y a mí a realizar un pequeño making off con Bigas Luna y Jean Nouvel cuando se estaba construyendo la Torre Agbar. Así que cogimos las cámaras y estuvimos allí jugando un poco y grabando para él. Luego vino el proyecto de La Juani. Chu me llamó y empecé a trabajar con él tanto en la preparación de la película como en la producción, rodaje. Tuve mucha suerte porque estuve dentro de todo el proceso.

D.: Y aparte yo tuve la suerte de conocer a Bigas Luna y era una gran persona.

O.: Uuuuuuu! Con Bigas desde el principio nos cogimos bastante cariño y para mí ha sido una de las personas más importantes que me he tocado tanto en la faceta profesional como personal. No he llegado a conocerle tanto al final, pero el tiempo que disfruté con él fue increíble. Además era la persona más moderna con la que me he cruzado. Sabía de todo, podía hablar de cualquier cosa, no tenía prejuicios para nada.

D.: Lo que yo percibí de él es que era una persona muy tierna.

O.: Súper cariñoso además con cualquiera, sabía tratar muy bien a la gente. Era muy divertido. Yo aprendía todo el tiempo. Solo tenías que observarle. No hacía falta que hablara. Yo soy muy observadora también. A veces no hablo mucho pero estoy analizando cada cosa, escucho y me quedo con todos los detalles. Y con él todo era increíble. Aprendí muchísimo trabajando con él y fue un honor para mí. Tengo que admitir que fue muy duro trabajar en cine (ya que era mi primera vez también) y no sabía cómo era. Pero le eché un par de…

D.: Después en nivel cine ¿has hecho otras colaboraciones?

O.: No, porque ya comencéa trabajar en la revista H.

D.: Donde has sido directora de arte bastante años.

O.: En H he estado trabajando casi diez.

D.: ¿Cómo empezaste allí?

O.: Mientras estudiaba, en el último año de carrera hubo una compañera del IED con la cual había colaborado en un proyecto juntas que comenzó a trabajar en H. En la revista buscaban un fotógrafo y ella pensó en mí. Me pasé por la redacción con mi portafolio y se lo mostré a los jefes de la revista. Les gustó, confiaron en mí y empecé. Primero fui fotógrafa freelance. Hacía reportajes de moda, fotos para entrevistas, y también de música.

D.: También has conocido muchísima gente.

O.: Sí, todo ha sido un sueño. Todos estos trabajos me han dado acceso a gente que jamás hubiera imaginado… si me hubiera quedado en Pamplona, por ejemplo, nunca hubiera pasado. La verdad es que estoy contenta de todo. También fue un trabajo muy absorbente, de plena dedicación pero a la vez era algo que me encantaba. Creía muchísimo en el proyecto H, muchísimo. Era una revista muy libre, muy creativa. Podías enseñar a la gente lo que iba a venir. Era una revista de tendencias, nos anticipábamos.

D.: ¿Por qué ahora H no existe?

O.: Se cerró. La crisis. Un medio así solo sobrevive gracias a la publicidad. Y si no hay dinero…

D.: ¿Se cerró definitivamente?Olivia_percha_72

O.: Creo que sí. Al principio éramos independientes pero nos compró un grupo editorial y ahora ellos son los dueños de esta cabecera. Si un día la quieren volver a lanzar depende de ellos.

D.: ¿Cuáles son tus sueños hoy en día? ¿A dónde va La Olivia? ¿Se queda en Barcelona?

O.: Yo amo Barcelona. Bueno, es una relación amor-odio. Hay temporadas que adoro Barcelona y hay temporadas que estoy harta de Barcelona porque ves que no hay movimiento. Yo creo que si no tienes sueños no eres nada. Siempre tienes que luchar por algo, es lo que nos mantiene vivos. Aparte yo soy muy pasional y todo lo que hago lo hago con muchas ganas. O todo o nada.

D.: Me comentaste que mañana tienes trabajo en la televisión.

O.: He colaborado con La Fábrica de la Tele que tiene programas en Telecinco, Divinity o Quatro. El mundo de la tele también me atrae. Está todo relacionado.

D.: ¿Tienes algún sueño repetitivo mientras duermes?

O.: Durante un tiempo soñaba mucho con agua. Me informé y es bastante común, no es nada malo. Todos soñamos con agua, somos agua. Nunca han sido sueños en los que me ahogo, simplemente el agua ha estado presente. De una manera u otra está allí. Agua limpia que siempre está calmada. Pero también en mis sueños…¡suelen aparecer hombres! jajajaja

D.: ¿Qué te apasiona más en la vida aparte del arte?

O.: El arte en todas sus vertientes me vuelve loca. Me gusta la música, la fotografía. Todo lo que haces, tienes que hacerlo con cariño. Cuidar de la gente que merece la pena, sonreír. La vida es eso. Al final todo vuelve.

Y me gusta pensar en el amor pero no de una manera como en las películas americanas. ¡No!

D.: Claro, en una forma más dramática (nos reímos).

O.: Me encanta el drama. Qué sería de la vida sin un poco de drama, esa chispa que hace que te muevas, Shakespeare fue un grande, creo que es increíble. Cuando leo me gusta imaginar lo que estoy leyendo ya que siempre veo todo en imágenes. Me estás hablando y me estoy creando mi película. Estoy soñando despierta todo el tiempo. Lo mismo cuando estás andando por la calle y te pones música, empiezas a crear otro mundo en tu cabeza.

D.: Hablando de lecturas ¿qué te gusta leer?

O.: Me gusta mucho la novela, la poesía. Antes escribía mucha poesía. Desde muy pequeña. Era la manera de expresarme desde muy pequeñita. En el colegio había muchos concursos de poesía y yo siempre me presentaba. Los profesores decían: “es que Olivia es una niña muy profunda”. A los ocho años que te digan esto es como raro. Creo que ni yo misma entendía lo que escribía.

D.: ¿Sigues escribiendo?

O.: Sí. Tuve una temporada que lo dejé pero ahora lo he retomado de nuevo. Recuerdo que cuando estaba en el instituto escribía poesías por encargo. Eso también fue divertido. O incluso un año me dio por el teatro. Era muy tímida, súper tímida. Puedo ser muy extrovertida pero luego soy muy tímida. Y claro, cuando era niña esto se veía un poco preocupante. Entonces decidí apuntarme a clases de teatro con otra compañera pensando que esto a lo mejor me podía ayudar a soltarme y perder el miedo. Así que me tiré de cabeza a la piscina del miedo. Creo que es la única manera de superar las cosas. Enfrentarte a lo que temes y no huir. En el día de la función final hubo una representación común con todo el grupo y luego cada uno tenía una representación individual. Entonces yo escrib íun monólogo que era drama, drama (nos reímos) …

D.: …bien fuerte y lo representaste tú.

O.: Sí. Seguro que lo hice fatal y eso no me importa lo importante es que lo hice.

D.: Y en nivel cine ¿qué ves?

O.: Veo mucho cine. Va por temporadas. A veces tampoco hay tiempo. En la época de los Oscars veo todas las pelis del tirón. Dos o tres días encerrada en casa viendo pelis.

D.: Eres cinéfila.

O.: Sí, me gusta muchísimo el cine. No soy muy de géneros. El cine es un sueño. Solía ver muchas pelis con mi padre, a él también le gusta mucho el cine.

D.: ¿Algún director?

O.: Kubrick me encanta o Jim Jarmush

D.: ¿Viste la nueva de la historia de los vampiros?

O.: La vi tres veces. Y cada vez me gusta más. Es una película sin pretensiones porque la ves y te da la sensación de sencillez entre comillas pero tiene una fotografía y unos detalles que me encantan. La banda sonora es brillante. Aunque el tema de los vampiros sea tan clásico lo hace de una manera muy natural. Lo único es que a veces te preguntas si estás en un anuncio de Ray Ban.

D.: ¿Existe un sitio donde te gusta esconderte?

O.: Sí, aquí en Barcelona. Yo camino muchísimo por la ciudad. Cuando llegué a Barcelona tuve mi pequeño rincón donde me iba siempre a escribir. Cerca de Colón me sentaba en una piedra y era como que si no hubiera nadie. Me pasaba horas escribiendo en el diario, yo le llamaba ideario. En el ideario dibujaba, así representaba lo que escribía o sentía, no tenía que ser siempre escribir. Y ahora hay varios lugares, más. Pero hay uno en especial en el que encuentro la paz y si quiero lloro allí mismo. Está frente al mar. Hay un pequeño puerto que es como que si se abriera el mar. Esta por el medio del paseo y se ve toda la infinidad del mar y me quedó allí, mirando al infinito. Yo necesito estar cerca del agua, me atrae mucho.

D.: ¿Dónde consumes arte en Barcelona?Olivia_bolso_72

O.: Me gusta mucho el arte clásico. Al arte contemporáneo le veo con menos encanto ahora mismo. A mí me gusta mucho la escultura. Mi escultura favorita desde pequeña es la Victoria de Samotracia.

D.: Está en Louvre.

O.: Sí, la he visto. Y también tiene varias réplicas.

D.: Sí, es que es un tópico. ¿Hay una galería en Barcelona que frecuentas?

O.: No hay una en concreto, me gusta encontrarme con las cosas.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

O.: A mí me parece un lugar fascinante, es increíble, con muchísima vida. Creo que ha dado un cambio muy brutal. Es súper atractivo. Y me imagino que la gente autóctona todavía no se atreve mucho a frecuentarlo. Sí que veo gente de aquí pero son un determinado tipo de gente con la cual yo me siento muy bien. Un tipo de gente que me atrae, me imagino que son más como yo. En Ocaña puedes sentir de todo y siempre te lo pasas bien. Te tomas una copa y conoces un montón de gente. Yo creo que es una puerta a otro mundo.

 

Juan Cruz Duran. El fotógrafo que captura la noche con pasión.

08.09.2014

A Juan Cruz le conocí poco después de mi aterrizaje en Barcelona. Por primera vez le vi de noche. Me dio su tarjeta y me dijo que es fotógrafo. Luego nos cruzábamos por el barrio Gótico donde vivíamos en esta época. El siguiente paso era la apertura de Ocaña. Juan Cruz empezó visitar el local. Siempre me han dado alegría sus visitas. Hemos compartido momentos nocturnos, hemos conversado mucho. Cuando empecé el proyecto de las entrevistas Ocaña, tenía claro que él va a formar parte de los archivos contemporáneos de la ciudad de Barcelona que estoy construyendo. Bienvenidos a nuestra charla, yo Dessislava voy a ser la anfitriona. Adelante…

Dessislava: ¿Quién es Juan Cruz Duran? Si tuvieses que autodescribirte, ¿cómo lo harías?

Juan Cruz Duran: Soy un buscavidas. Siempre me he buscado la vida en lo que he hecho y con lo que hago… Joder… igualmente es una pregunta complicada, creo que es mejor que me describan los demás.

D.: Empezaste tu vida en Argentina. ¿Cómo viniste a Barcelona?Juan_Cruz_sofa_Totto_72

JC.D.: Vine de casualidad. Tenía un amigo que vivía en Barcelona desde hacía muchos años. Y cada vez que venía a Buenos Aires me decía: “Juan tienes que venirte, Barcelona te va a encantar, vente, vente”. Y hace unos catorce años vino un mes a Buenos Aires y estuvo trabajando conmigo porque también le gustaba la fotografía y me empezó otra vez decir: “Vente para Barcelona que te va a encantar”. En esa época yo tenia mi estudio montado en Buenos Aires pero las cosas estaban como el culo. Los clientes no pagaban, la situación del país estaba fatal, con mi socio no estábamos en un buen momento. La verdad es que yo necesitaba un cambio de aire, oxigenarme un poco, así que pensé, me voy de vacaciones un par de meses a conocer y a descansar. Me saque un billete y me vine. Una vez aquí me sentí muy cómodo con la ciudad y la gente, ya no me apetecía regresar. Y de eso ya pasaron 13 años.

D.: Ahora vamos a volver un poco más atrás. Tú eres fotógrafo. ¿Dónde estudiaste fotografía? ¿Cómo empezaste?

JC.D.: Desde pequeño siempre me gustó el arte. Dibujar, pintar, hacer esculturas. Cualquier cosa relacionada con eso. Creo que tenía cierta sensibilidad. Iba como el culo en el colegio, nunca me gustó, me llamaba más el lado artístico. Luego estudié dos años diseño gráfico. Luego entré en una escuela orientada al audiovisual donde me formé de director, realizador y productor integral de televisión. Pero el video tampoco me terminaba de convencer…

Hasta que un día pasó un colega por casa con una cámara para ver si me la podía dejar porque tenía que ir a no sé dónde y no se la podía llevar.

Antes de irse me dijo que la cámara tenía medio carrete y que si la quería utilizar no había ningún problema. En cuanto se fue pillé la cámara y sentí una cosa muy rara, me sentí muy cómodo. Era una Canon A1, no lo olvidaré nunca.

El primer disparo que hice fue sensacional!!! Sentir el peso de la cámara, mirar por el objetivo, enfocar esa imagen borrosa juntando el centro de la imagen partida, conseguir que la flecha del fotómetro quede en medio, componer, viendo como incidía la luz, las luces y las sombras… era increíble, era todo lo que había hecho hasta ese momento, pero junto.

D.: Todo lo que explicas es muy romántico…

JC.D.: Sobre mi mesa de dibujo monté un set con el paquete de tabaco y el cenicero e hice la primera foto.

D.: Naturaleza muerta…

JC.D.: Cuando vi la imagen revelada me encantó. Y así empecé.

D.: Empezaste con fotografía analógica pero ahora mismo trabajas mucho con digital y con mucha post producción.

JC.D.: En algunos casos sí. La verdad es que me gusta mucho retocar. Para mí es como pintar, como dibujar.

Me han dicho muchas veces que algunas de mis fotos parecen dibujos, pinturas. Me gusta mucho marcar los brillos, las sombras y dar una sensación de profundidad en la imagen. En algún caso me gusta que parezca que la imagen sale del papel o la pantalla. Al marcar los brillos y las sombras generas eso en la imagen y de una manera la imagen sale de lo que es la foto. También tengo que ir con cuidado porque no quiero perder la realidad de lo que he hecho. A nivel laboral, dependiendo del mercado, utilizo más o menos retoque. En España por ejemplo no se retoca tanto, en Estados Unidos es al revés.Juan Cruz_trabajando_72

D.: ¿Qué tipo de clientes tienes en Estados Unidos?

JC.D.: Básicamente hago mucha publicidad. He hecho fotos para la cerveza Coors Light, los cereales Cheerios, Verizon que es una compañía de comunicaciones, Crest dentífricos, diferentes cosas.

D.: También has trabajado para Playboy España.

JC.D.: Trabaje para Playboy antes de que cerraran la edición impresa. Era el fotógrafo que tenían en ese momento.

D.: Eres docente en IED (Instituto Europeo de Diseño), cuéntame un poco.

JC.D.: Lo del IED aunque te vas a reír era un poco como trabajo personal. Aunque no lo parezca, a mí me da mucha vergüenza estar delante de mucha gente. Me pongo nervioso. Y lo empecé un poco como terapia. El hecho de estar delante de un montón de gente que espera algo de ti, que te mira y espera que les cuentes algo… fue difícil al principio, pero me vino muy bien para ganar confianza y perder la vergüenza que tengo. Ahora cuando veo que los alumnos disfrutan y participan lo paso muy bien.

D.: Trabajas también con el lenguaje del video.

JC.D.: A veces, pero son más bien trabajos personales.

D.: ¿Qué te apasiona de la vida en general?

JC.D.: Me gusta mucho la noche.

D.: Yo he compartido bastantes fiestas contigo. (nos reímos)

JC.D.: Me apasiona la noche porque en la noche las cosas cambian.

D.: ¿En qué sentido? ¿Es más teatral la noche?

JC.D.: Obviamente hay mucho más teatro y mucho más disfraz que durante el día. Pero me he dado cuenta que de noche la gente se abre y es más como es realmente. Uno puede decir que la noche es una postura pero yo creo que esto depende de la hora que sea. En una determinada hora en la noche la gente vuelve para atrás y son como son realmente. Y eso es lo que me divierte. Aparte porque de noche pasan cosas que siempre me han alucinado.

D.: ¿Te acuerdas de algo concreto que te ha pasado?

JC.D.: No te lo puedo contar, cariño. Pero supongo que son cosas que les pasa a mucha gente. A mí también me gusta mucho salir solo por la noche. Cuando sales solo te encuentras con gente y  te obligas a interactuar más. Sales a tomar una cerveza solo y de repente te das cuenta de que son las siete de la mañana y estás en casa de alguien que no conocías y con gente que no tienes ni puñetera idea de quiénes son o acabas al día siguiente comiendo en casa de alguien. Eso es lo que tiene la noche, por el día no estamos tan predispuestos a que nos sucedan estas cosas. En cambio por la noche sí. Por la noche, ya sea por las drogas, el alcohol o lo que fuera, la gente se abre más, están más receptivos, conoces a mucha más gente.

D.: Yo creo que la velocidad de la noche es mucho más rápida que la del día.

JC.D.: Es otra velocidad, eso es cierto. Por lo menos la percepción. Pero bueno, eso es normal cuando uno se lo pasa bien. La noche pasa mucho más rápido que el día, seguro.Juan_Cruz_Venezia_72

D.: Vamos a pasar del tema de la noche al tema del arte. Hablando contigo detrás de tu cabeza veo una obra de Miss Van. ¿Cuáles son tus referentes en el arte?

JC.D.: Sinceramente consumo arte por casualidad o porque hay una exposición puntual que me apetece ver. No veo arte por obligación. El hecho de ser fotógrafo no quiere decir que tenga que ver todas las expos ni que me tenga que gustar todo…Hay tanta cantidad de arte… y muchas cosas que veo me parecen una mierda, sinceramente, y sin embargo por ahí son obras de artistas muy famosos.

A mí una obra no me gusta porque sea de un artista consagrado. Para mí una obra tiene que aportarme algo, enseñarme, generarme envidia. Por eso, me da igual, cualquiera puede ser un referente para mi. Desde Velázquez (aunque suene a tópico) hasta el dibujo de mi sobrina.

D.: Hay un vitrina con muñecas en tu casa ¿cuál es su historia?

JC.D.: De pequeño cuando empecé a dibujar, miraba muchos cómics y copiaba los dibujos porque me encantaba el cuerpo humano y las mujeres por supuesto. Y uno de los mejores era Manara. Para mí es uno de los mejores dibujantes en cuanto a mujeres e historias.

Fue el que me motivaba a mí de pequeño.

D.: ¿Motivaba en qué sentido? (nos reímos)

JC.D.: Pues las primeras pajillas me las hacía con Manara. Supongo que como muchos.

Pero bueno, a lo que íbamos. Un día voy al bar de la esquina de mi casa y veo en una estantería de la barra que el dueño tiene varias muñequitas de Manara. Claro, me quedé alucinado porque nunca había visto a las chicas Manara así, en tres dimensiones. Cuestión que pillo a Paco (el dueño) y le cuento toda la historia. El hombre me dice que como se las habían regalado, no me podía dar ninguna. Pero bueno, yo insistía y cada vez que iba le decía algo. Hasta que un día me dice que me elija una, que me la regala. Yo súper feliz con mi chica Manara. A la semana siguiente viene y me regala otra. Y al de un mes, un día entro en el bar y sale de la cocina y me grita “don Juan, el martes se lleva las chicas”. Pensé que era coña, pero no, el martes siguiente fui y me regaló todo, me regaló la estantería con todas las chicas. Y me dijo: “En su casa van a estar mejor que acá”.

D.: ¿Qué tipo de cine consumes habitualmente y dónde lo haces?

JC.D.: Intento ir al Floridablanca o al Icaria. Por cuestión de ver la película en versión original. En Argentina siempre las películas están subtituladas y tengo la costumbre de ver la películas en idioma original.

D.: ¿Cuáles son tus referentes cinematográficos?

JC.D.: Hace poco vi Hotel Budapest que me pareció estupenda. La fotografía es preciosa.

D.: Wes Anderson también utiliza esta manera pintoresca de tratar la imagen.Juan_Cruz_muñecas_72

JC.D.: Otro que me gusta es Gondry que está por sacar una película nueva. No es que Gondry a nivel de fotografía me vuelva loco pero cómo cuenta las historias y la locura que tiene en su cabeza me gusta mucho. En general me gusta el cine francés. Me gusta mucho la fotografía, es muy estético, muy bonito y me hace mucha gracia. Los personajes, las historias.

D.: ¿Hay un sitio donde te gusta esconderte? ¿O un punto de viaje que realizas con frecuencia?

JC.D.: Viajar me apetece a cualquier sitio. Cada uno tiene lo suyo. Hay sitios como la India, que me encanta como suena y toda la imagen que tengo sobre ella, pero no sé si me apetece mucho ir. Fotográficamente es muy atractivo pero no me llama. Creo que viajar es maravilloso de por sí. Vayas donde vayas. Sea un viaje grande como la India o ir aquí al lado, a Masnou, el hecho de moverse, de salir de lo que ves continuamente es como una limpieza visual. Estamos acostumbrados a movernos siempre en el mismo circuito, a hacer exactamente lo mismo. Entonces el hecho de moverse me parece maravilloso.

D.: He visto que tienes proyectos de fotografía relacionados con viajes. África, Cabo Verde.

JC.D.: Lo que te comentaba de la limpieza del ojo. Normalmente cuando viajo intento no hacer solamente las típicas fotos del sitio. Intento buscar un tema relacionado con el lugar. Me parece más divertido y una forma de formar parte del lugar. Hacer un poco un reportaje. De Cabo Verde tengo los pescadores por ejemplo. Me parece maravilloso cómo salen por la mañana con unas barquitas súper pequeñas en un mar súper heavy y las mujeres les esperan. También me pasó en Mallorca, hablé con el tío que le vendía el pescado a un amigo mío a ver si podía ir con ellos cuando salían a faenar, y al día siguiente estaba a las cuatro de la mañana en un barquito yéndome a no se cuántos kilómetros mar a dentro con un grupo de pescadores a disparar la pesca de arrastre.

D.: Y en nivel de fotografía ¿cuáles son tus referentes?

JC.D.: Ahora hay un montón. A mí realmente me gusta más la fotografía analógica por una cuestión de romanticismo. La textura, el hecho de que en la analógica tienes que estar muy seguro de lo que estás disparando, de preparar muy bien la imagen. Pero por otro lado, las ventajas de los avances, como por ejemplo los teléfonos con cámara y en general la fotografía digital, son que mucha gente, que en otro momento no hubiera hecho fotografía, ha sacado de adentro un ojo que nunca hubieran imaginado, ya que ser fotógrafo conllevaba estudiar y tener dinero para un buen equipo.

Por eso hoy en día hay tanta cantidad de fotógrafos. Está más al alcance de todos.

Y la verdad es que de tanta cantidad también hay gente muy, muy buena. Hay fotógrafos que son buenísimos pero no tienen ni idea de fotografía (luz). Son buenos en cómo preparar una imagen, son buenos con el ojo que tienen y cómo disparan. Y hay otros que son increíbles a nivel de técnica y de color.

D.: Hablando de fotografía con teléfono móvil tienes un proyecto que se titula Dreamers.

JC.D.: Es un poco de lo que hablábamos antes. De la limpieza del ojo y de movernos siempre por los mismos circuitos y zonas. De ahí nacieron los Dreamers.

D.: ¿Por qué exactamente ellos?Juan-Cruz_!_72

JC.D.: Empezó cuando vivía en el otro piso en la Plaza Medinaceli y veía gente durmiendo en la plaza todos los días. Los veía durmiendo a las doce de mediodía en medio de la plaza tapados con lo que podían pero con cara de felicidad. Y pensaba que da igual dónde estés y en qué momento pero cada uno cuando duerme está soñando. Aunque duermen en la calle ellos están soñando. Esta gente puede tener hambre, puede tener frío pero en el momento en el que están durmiendo están fuera de su realidad y sueñan. Y los veía con cara de felicidad. El primero que fotografié no tenía ni zapatos pero tenía cara de felicidad. Disparé una foto y así empezó este proyecto. Tengo una foto de un tío que está tirado completamente dormido a las dos de la tarde delante de la entrada del mercado de la Barceloneta. Literalmente en medio de la acera. Pero está soñando. Y el tío debería venir borracho, de fiesta y se cayó ahí y se quedó súper tranquilo durmiendo. Mientras, el mundo sigue a su alrededor.

D.: Hablando de sueños ¿tienes algún sueño repetitivo?

JC.D.: Que vuelo.

D.: Y si te hago pensar en la muerte ¿cómo te la imaginas?

JC.D.: Si tuviera que morir que sea volando, cayéndome en el aire.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

JC.D.: Ya sabes que a mí me gusta mucho. Siempre encuentro a gente conocida, que es muy bonito. Siempre digo lo mismo: no hay nada mejor que ir a un sitio y que te saluden el portero, las chicas en la puerta, porque de alguna manera te sientes como en casa. Y Ocaña es esto. Me gusta saludar a todos los chicos de seguridad, a los barman, los camareros. Me gusta que me conozcan y yo sé quiénes son. Y eso es lo bonito.

www.juancruzduran.com

 

Josep-María Martín. Una pieza exquisita que reluce nobleza.

13.08.2014

Josep-María Martín es una obra de arte viviente. Es el domador de malas energías, el creador de la bondad. Es la generosidad en persona. Yo le observo y simplemente aprendo, estudio y le admiro. La grandeza de su corazón supera todos los superficies del Universo. Es artista de profesión y de manera de vivir la vida. Sus piezas artísticas demuestran su profunda inteligencia y sensibilidad. Yo creo que es la persona a través de la cual más me he inspirado hasta este momento de mi vida. Me fascina su forma de ser. Un gran bohemio que baila cada noche con la tentación pero sabe no vestirla de novia. Yo Dessislava os presento Josep-María Martín. Dessislava.: ¿Quién es Josep-María Martín? Si tuvieses que autodescribirte, ¿cómo lo harías?Josep_comida_tortuga_72

Josep-María Martín: Soy básicamente una persona con inquietudes, empática, creo que soy generoso, una persona que cree que la forma de avanzar es cuestionando, teniendo una actitud crítica delante de la vida para llegar a otros lugares a partir de la cuestión y con cosas no tan buenas que tienes que descubrir.

D.: Hablando de lugares. Tú has nacido en Ceuta…

J-MM: Hace muchos años…

D.: Tampoco tantos. ¿Cómo viniste a Cataluña? ¿Cómo era el niño Josep?

J-MM: Ay, qué pregunta. Con doce años llegué a Catalunya con mi familia que decidió venirse de Ceuta a Barcelona por cuestiones económicas. Entre otras cosas mis padres pensaron que el futuro en Ceuta era muy limitado y que aquí tendríamos un mejor porvenir. Al principio fue muy duro. Siempre me acuerdo de que cuando vine estuve durante muchos años con un montoncito de arena que cogí allí en el bolsillo. Y fui un chico melancólico hasta que un día “pluf”.

D.: ¿Qué pasó después de esta explosión interna con Josep?

J-MM: Pasó que muté y empecé a estudiar como todos los chicos, formación básica del instituto. Después decidí estudiar Bellas Artes, una cosa muy nueva en mi familia, nunca nadie había hecho nada relacionado con el arte, aunque mi abuelo tocaba el saxofón, el resto nada que ver con el arte. Antes de empezar a estudiar fui a todos los centros de formación de arte en Barcelona para ver dónde me sentía mejor. Me di cuenta que para mí, en aquel momento, los que hacían un trabajo más libre y potente era la Escuela Massana y decidí estudiar allí. Acabé con un diploma de excelente.

D.: Acabo de ver unos de tus trabajos iniciales y estoy impactada.

J-MM: Yo era un personaje raro… jeje.

D.: Trabajabas sobre la identidad…

J-MM: …con el cuerpo… Estudié pintura porque me di cuenta que los pintores se atrevían a trabajar con más medios que los escultores que estaban más encerrados en el volumen. Yo antes de empezar a estudiar hacía instalaciones en mi casa y pensé que hacer pintura me iba a permitir experimentar más medios y acercarme hacia donde yo intuía. Fui un estudiante malo en el sentido que nunca iba a clases, cuando iba montaba un espectáculo y me iba, pero acabé con muy buena nota. Siempre me tomé el arte muy en serio. Luego me fui a estudiar a Grenoble, Francia. Hice Bellas Artes allí también y fue un gran descubrimiento encontrar a otra gente que hacía propuestas parecidas a las mías.

D.: ¿Qué era la obra que hacías en esta época y cómo evolucionó?

Josep_salón_72 J-MM: Creo que en la obra que hago se nota mi vida. Mi forma de trabajar es muy cercana al procedimiento pictórico, es decir el énfasis que pongo en la construcción de la pieza, o sea el proceso. Siempre el proceso ha sido fundamental. La obra que hacía antes…era una obra… pasional, muy pasional, como siempre, lleno de preguntas y curiosidad. Pintaba pero para mí las instalaciones eran lo que más me interesaba hacer. El cuerpo, la medida de todo… lo que somos. Los procesos constructivos, la conceptualización de las ideas y donde la materia es muy importante y también los símbolos…Es decir que era mucho más evidente que ahora que mi trabajo tenía un carácter simbólico y pienso y soy consciente que es muy complejo lo que hago… Es un trabajo donde se produce eso que me parece tan interesante que es entrar y salir del espejo, que te pones delante y detrás. Soy y somos subjetivos e intersubjetivos. Ficción, realidad, reflejo. Todo eso me interesa mucho. Para mí, quien lo mira rápidamente podría entenderlo como un trabajo social, que también lo es, aunque realmente lo que yo estoy trabajando, como creo que hacemos todos los artista, es el conocimiento, los patrones arquetípicos simbólicos. Lo que pasa es que la materia que utilizo es diferente de la que usan mis dos referentes más consciente que son referentes muy clásicos en este sentido.

D.: ¿Cuáles son tus referentes?

J-MM: Antoni Tàpies y Joseph Beuys. Los dos tienen un trabajo social y político. Trabajan con la materia, con lo simbólico, con los patrones arquetípicos. Uno sin tener un carácter performativo y el otro sí. Yo me siento heredero de ellos… Lo que pasa es que creo que voy a otro lugar donde las cosas giran… vivimos en un momento de gran complejidad de la precesión y eso también afecta a que las propuestas artísticas, se vuelven más complejas… Tiene que ver con entender el espacio a partir de la experiencia de los nuevos medios, de las capas de la realidad, de la ficción, de todo este mundo del que no sabemos lo que es de real o irreal. Donde todo se vuelve muy complejo de toda la información…donde parece que estamos en varios espacios en el mismo momento y tenemos que posicionarnos… tener una actitud activa…estar, existir.

D.: ¿Te sientes comprendido?

J-MM: No. Yo creo que muy poca gente entiende mi trabajo. Porque se quedan en la primera lectura de una apariencia social. Cuando esto para mí es como una especie de pequeñas trampas para que vayan más lejos. Para superar la apariencia… para ser consciente de que siempre hay algo más allá de lo que parece.

D.: Esto suena relacionado con lo que me dijiste de que te interesa trabajar con la idea de diferentes capas.

J-MM: Sí. Me interesa mucho… Me interesa muchísimo. Porque creo que estamos y vivimos en una sociedad compleja y me interesa mucho la complejidad. Y me interesa mucho que se pueda llegar hasta la capa que la persona que lo ve quiera. Es decir, que siempre hay más si se quiere.

D.: ¿Cómo escoge el artista Josep-María Martín los temas que cuestiona? ¿Es cuestión de pasión o es autorreferencial?

J-MM: Creo que no existe una obra que no tenga un carácter subjetivo y en la que trabajemos a partir de nosotros… tematizamos… cuestionamos… proponemos, creamos intersubjetividades. Y además creo que lo que siempre ha estado en mi trabajo es el tema de la alteridad (la otredad), el otro. El encuentro con el otro…Qué pasa con el mí y el otro y el otro con el mí… estar encerrado y abrirse. Salir de “la cueva de Platón”, encerrado en un mundo cerrado y abrirse al mundo…Es decir qué parábola se produce en todo eso. Y eso está entre el uno y lo otro… Y eso siempre está en mi trabajo. Pero luego hay preguntas concretas que van apareciendo. Mi trabajo siempre tiene un carácter horizontal. Siempre trato con temas que tienen que ver con cuestiones fundamentales en la vida. La negociación, la empatía, como vivimos, los emociones…Son cosas como muy grandes pero no por ello que no tengamos que poder trabajar.

D.: Como lo que hiciste con tu última obra que realizaste en Chile durante el verano pasado. ¿Me puedes contar qué era la pieza?

J-MM: Es un poco compleja… Es una pieza sobre la alteridad a partir de los cuarenta años del golpe de estado del Pinochet al Gobierno de Salvador Allende en una exposición sobre “Ciudadanía y territorio” en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende. Realicé una profunda investigación en Santiago de Chile… una de las características de mi trabajo es que manejo mucha información…hago muchas entrevistas, las grabo y filmo. Tengo más de quinientas horas grabadas a gente muy diversa, desde personalidades a personas que tienen una vida más sencilla y que tiene una opinión sobre el tema que voy a trabajar…a partir de esta información, la proceso y propongo un proyecto que luego se convierte en una pieza… Siempre hay tres partes muy marcadas. Primero una idea, una pregunta, una investigación. Segundo se convierte en un proyecto y tercero en una propuesta de obra artística…Josep_cocina_72 Este proceso me llevó en este caso a una casa de tortura, vecina, puerta con puerta con el Museo de la Solidaridad Salvador Allende…Dicen que hay un fenómeno que se produce cuando una persona se siente diferente a la mayoría hace que se sienta un monstruo…“la alteridad y la monstruosidad”… Propuse a un grupo de hombres y mujeres de una asociación que se llama “Mujeres Diversas”, que militan por la diversidad sexual, que trabajáramos juntos sobre este tema y aceptaron…Me parece que sentimiento de monstruosidad del que se siente diferente de alguna manera provoca una auto tortura producida por no sentirse reconocido en el otro… y que confrontarla con la tortura que produce la diferencia social, política…institucionalizada desde la sociedad, las torturas que ejercen los políticos… el individuo, la subjetividad… la intersubjetividad… Creo que hemos hecho una pieza de una vivencia muy fuerte, en la que  trasladamos parte de la casa de la tortura al museo…las experiencias personales, colectivas… Una metáfora sobre como la diferencia… de organizar el mundo que impuso el dictador Pinochet el Chile, produjo un gran dolor, dictando una manera y no aceptando la diferencia como una forma de convivencia. Me interesa trabajar sobre un espacio, un tiempo y un contexto concreto porque yo creo que no hay posibilidad de hacer un proyecto artístico si no es a partir de un contexto concreto.

D.: Es el tema del contexto de que estábamos hablando…

J-MM: El contexto siempre. El contexto yo creo que nos marca un territorio a partir del cual nos posicionamos. Pero no nos posicionamos para el contexto sino desde el contexto. Es decir yo soy un individuo que estoy en un contexto y a partir de allí implico a otros individuos que también están en el contexto e intentamos encontrar una intersubjetividad. Y en esa intersubjetividad al mismo tiempo aparecen ecos, reflejos donde todo eso se mezcla y se hace muy complejo y crea como una especie de relatividad de Einstein… teoría de la relatividad. Donde uno no sabe realmente dónde está el origen y dónde está el fin. Y eso me parece muy interesante. Sobre todo porque al final el lector de esta pieza va a hacerlo desde una perspectiva de su propio background y desde su propia forma de ver las cosas.

D.: Aparte de que eres un artista extremadamente interesante y creo que nuestros lectores después de la entrevista tienen que investigar más sobre tu obra, te dedicas a la docencia hace muchos años. ¿Cómo empezaste?

J-MM: Empecé haciendo una parte de un proyecto mío que se llama Milutown y empecé en Perpiñán, que me invitaron. A partir de allí me di cuenta de que yo tenía cierta sensibilidad y habilidad para hacerlo. Después de este workshop me propusierone si quería ser profesor ¡y todavía sigo! Es algo que me interesa mucho. Luego he estado diez años trabajando en la Head, en la Universidad de Ginebra… sobre la performance o piezas de arte con procesos de creación tienen que ver con el cuerpo, también me ha parecido muy interesante. He hecho muchas experiencias workshop, conferencias y me gusta mucho hacerlo. Me parece que casi que tendría que ser como una especie de cosa que deberíamos hacer todos los artistas y los creadores en algún momento, compartir con la sociedad nuestro punto de vista. Es igual que cuando yo era más joven pensaba, aun lo sigo pensando, que en algún momento el artista tiene que comprometerse con su medio y yo por ejemplo fui durante cuatro años representante de la Asociación de artistas. Me parece que durante una época de tu vida tienes que hacer como estos servicios a la sociedad. Porque aprendes y porque también hace de que los otros pueden entender tu implicación y haber como una devolución. No sé si me explico bien.

D.: Sí, sí.

J-MM: Es un ir y venir. Me parece importante.

D.: ¿Cuáles son las diferencias en la manera de pensar entre tus estudiantes de Ginebra y Perpiñán? ¿Hay algunas tendencias claramente desarrolladas en las dos locaciones?Josep_trompeta_72

J-MM: Sí. Es diferente Ginebra de Perpiñán. Yo creo que Perpiñán es una escuela mucho más libre, es una escuela donde hay una búsqueda de una verdad humana. Hay un humanismo que aparece allí que me gusta mucho. Y en Ginebra creo que están más focalizados en el mercado y hacia el arte más relacionado con el poder económico y en Perpiñán a lo mejor están más enfocados hacía la vida, como dice Robert Filliou: “El arte es aquello que hace la vida más interesante que el arte.”Y yo creo que Perpiñán sería más tipo Robert Filliou y en Ginebra son más del arte de galería… En los dos casos yo he intentado dar lo mejor. Para mí ha sido mucho más fácil y me he sentido más comprendido en Perpiñán que en Ginebra, porque en Ginebra creo que tienen una metodología más clásica. Para mí la formación artística tiene que ver con descubrir cuál es la área de trabajo que uno quiere hacer e intentar, a partir de ese área que nace desde las propias inquietudes, ponerla a distancia, tematizarla y ser capaz de, a partir de esta tematización, construir un lenguaje. No creo que exista una obra de arte que no parta de lo subjetivo para crear lo que a mí me interesa, que es la intersubjetividad.

D.: También eres alguien que ha viajado muchísimo.

J-MM: He viajado mucho, es verdad. Y yo creo que 90% de mis obras han estado creadas fuera de España. Tengo la sensación de que aquí me entienden mucho menos que fuera, a pesar de que afuera hablan otros idiomas. Igual el tipo de trabajo que yo hago no está ligado a un contexto político o una tierra. Sería difícil de decir que reconocen mi trabajo como un trabajo catalán o español… Igual tiene que ver con que soy de una familia muy mixta, no sé…

D.: ¿Cuáles son tus referentes en el mundo de cine? ¿Qué cine frecuentas en Barcelona?

J-MM: El cine me gusta mucho porque en general me gusta la imagen en movimiento. Me gusta que me cuenten historias. Me gusta que me sorprendan. Me encanta. Me gusta sentir que están y estoy experimentando. Me gusta lo bello, la estética de una imagen que se mueve. Me encanta ver que en el cine, cuando uno entra, en general va a un lugar sin perjuicios. Esa caja negra te invita a un viaje, es como si entraras en un tren. Y haces el viaje. Yo creo que esa experiencia tan limpia no la tenemos cuando entramos en un museo. En el cubo blanco por ejemplo a uno le da la sensación de que las paredes te dicen: “eso parece Tàpies, eso es no sé quién…, etc”. Y en el cine no tienes esa sensación. Somos más libres en el cine. También con la democratización que ha habido en el cine con la aparición de las nuevas cámaras y con eso de que puedes hacer cine con tu propio teléfono me parece que ha habido un “boom”. Y ahora lo importante no es con qué lo haces sino qué ideas tienes y qué haces. Eso me parece que es muy interesante y potente.

D.: ¿Qué más te apasiona?

J-MM: También me gusta mucho la danza contemporánea, el teatro, la arquitectura, cocinar. Me gustan muchas cosas.

D.: ¿Qué es el amor para ti?Josep_Vivianne_72

J-MM: El amor es un sentimiento donde uno recibe de lo que es capaz de dar. Y cuando recibes esto te sientes más fuerte. Alguien me explicaba que el amor y la pareja es como si dos manos se unieran. Y entonces están tan bien unidas que cuando uno aprieta para un lado, el otro aprieta para el otro lado. Es decir que eso te produce la sensación de que hay alguien que te empuja en tu espalda, que te apoya y te apoyas.

D.: El otro día vi “Sacrificio” de Tarkovsky, allí dicen: “En el amor siempre uno ama más que el otro. Y este que ama más que el otro no cuenta.”

J-MM: Pero me parece que en el amor realmente es erróneo pensar quién está amando más que quién. Yo creo que no es cuestión de cantidad sino de que cada uno ama lo que puede y lo que quiere y lo que se permite. Es mucho más complejo que poner una báscula. D.: Suenas como una persona muy tolerante…

J-MM: Yo soy intolerante con la intolerancia. Con la gente que impone algo soy muy intolerante. Cuando alguien es violento, se tiene que ser muy intolerante. Se tiene que ser intolerante contra la violencia, contra la falta de respeto, contra imponer unas ideas, contra machacar a alguien, contra aprovecharte de alguien.

D.: ¿Qué te parece la gente que vive en las periferias?

J-MM: Es cierto que si existe centro también existe periferia. Yo en la periferia he encontrado gente muchísimo más interesante. Gente que vive la vida desde la vida. Y que la vive con pasión y la pasión quiere decir urgencia. Y que la vive intensamente. Y eso a mí me parece muy interesante.

D.: Hablando de lugares, ¿existe un sitio donde te encuentras en paz?

J-MM.: En mi casa. Para mí mi casa es un lugar muy especial. Yo creo que he ido construyendo poquito a poquito una especie de oasis o de paraíso para mí. Que comparto, tú lo conoces. Mi casa es una casa abierta a mucha gente. Era un antiguo burdel. Y no hay nada banal, cuando decimos que vamos a comer nadie duda que vamos a comer en mi casa.

D.: También en tu casa ha vivido Jean Genet.

J-MM: Sí, una vecina mía me dijo que había habido un poeta que se llamaba Jean Genet que vivía aquí. Y yo conocía a Jean Genet e hice una pieza en el año 86 en Tokio a partir de su película “Un chant d’amour”. “A través de la pared” se llamó mi exposición. Y llegar aquí y que me digan que aquí había vivido…Burdel lo puedo constatar porque todavía las puertas tienen los números de las habitaciones. Y al decirme que ha vivido Jean Genet siendo un poeta como es marginal, me parece interesantísimo. La película “Un chant d’amour” también te habla de la alteridad y del otro. Ese muro que separa y une. A mí me parece muy interesante la gente que decide vivir una vida diferente porque en esa diferencia… esa diferencia puede hacer que te sientas como un monstruo, como en el patito feo que se vuelve cisne. Porque en esa diferencia a lo largo de la vida es lo que te va haciendo una persona genuina. Si alguien tiene opción a convertirse en algo muy potente en el mundo es la gente que pasa de ser diferente a ser referente. Yo creo que es lo más que podemos llegar en la vida.

D.: Hablamos de diferentes y yo vengo de parte de Ocaña, ¿qué es Ocaña para ti?Josep_despacho_72

J-MM: Ocaña es una persona que antes era un personaje y que tuve la suerte una vez de estar en la Plaza del Pi y que me regalara un clavel…. Él siempre iba regalando flores a la gente y a mí me tocó un día. Y después que he podido informarme más, me parece una persona del tipo de gente que yo admiro, que son capaces de construir un mundo personal, pero con la paradoja y la dificultad de no ser reconocido en la  sociedad y que si no te reconoce, uno se siente fuera del sistema y solo. En la película Ocaña, retrato intermitente de Ventura Pons nos muestra una dimensión humana y muy inteligente de él. Ventura Pons hace una película brillante, inteligente, muy hermosa y generosa. Yo creo que Ocaña es un artista que trabaja sobre el cliché del folclor, pero es un tema muy complejo hacernos ir a otro lugar. Creo que era difícil que la sociedad en aquel momento lo entendiera y que entendiera su obra porque solamente le veía como un folclor. García Lorca consiguió hacer eso tan difícil que es hacer, con un lenguaje folclórico, una obra personal y trascendente.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

J-MM: Me gusta mucho, como está decorado. Hace poco vi la película de Studio 54 y me parece que hay una similitud con Ocaña… un mundo que busca libertad, un mundo de diversidad, un mundo de permisividad, una manera de expresión fresca e irónica de una parte de la sociedad…. Creo que Ocaña lo hacéis las personas que sois Ocaña. Como en la película de Studio 54 hay un líder allí. Yo creo que Ocaña no sería lo que es sin ti…por ejemplo.

Ramon Salas. Un auténtico en tiempo de disolución

02.08.2014

Es tan difícil esbozar Ramon Salas con algunas palabras, él merece como mínimum mil páginas. Es uno de los seres más especiales que me ha presentado la vida. Su sensibilidad es como un tema de Shostakovich o como una novela rusa, dramática, profunda y sincera. Ramon es como un almacén de emociones donde  el pasado y el presente juegan un partido de tenis. Yo Dessislava suelo buscar mis preguntas y mis respuestas dentro del alma de mi entrevistado. Bienvenido en el mundo romántico de Ramon Salas, adelante.

Dessislava: ¿Quién es Ramon Salas? Si tuvieses que autodescribirte ¿cómo lo harías?

Ramon: Alguien que se reinventa siempre.

D.: Me gustaría hacer un recorrido por tu vida. Estudiaste Filosofía, ¿en qué año era esta etapa?Ramon_suelo_72

R.: No me acuerdo, tengo muy mala memoria (nos reímos). Con dieciocho años empecé, ahora tengo cuarenta y uno, haz cuentas. Las matemáticas tampoco son lo mío. Filosofía fue la carrera que hice por vocación aunque no la acabé por circunstancias de la vida. Pero creo que es una de las cosas que más me ha enseñado a manejar la vida. Me ha dado las bases para saber cómo funciona esta vida en todos los niveles, tanto en nivel laboral como en nivel personal.

D.: ¿Cuáles son tus referentes dentro de la rama? ¿Con qué escuelas filosóficas te sientes identificado?

R.: Bueno, hay grandes pensadores como Spinoza, Nietzsche y otros occidentales que me gustan mucho. También tengo mucho interés por la filosofía oriental. No es tan dogmática como la filosofía occidental pero es más cómo “vivir la vida”. La filosofía occidental se centra mucho en intentar explicar el mundo y esto es bastante complicado o absurdo porque la totalidad nunca la puedes captar y menos de nuestra realidad porque somos una parte intrínseca, implícita en ella.

D.: Eres multifacético. Estás a punto de estrenar tu marca que se llama Depelea. ¿Cuál es su concepto y cómo empezaste este proyecto?

R.: Depelea es una marca que nació hace dos años en colaboración entre Alberto Bassons y yo. Alberto es uno de mis mejores amigos y ahora también socio,  los dos veníamos del mundo de la moda. Yo había trabajado muchos años para una marca francesa.

D.: ¿Cómo se llama?

R.: Nature bijoux. Para la cual diseñaba y hacía toda la distribución en España y Portugal.

D.: ¿De qué años estamos hablando?

R.: Hace tres años que vendí esta empresa.

D.: Pero no estamos hablando de la empresa de tus padres.

R.: No. Ésta era la empresa francesa. Yo vengo de una familia de bisutería de toda la vida. Mis padres tenían tiendas de bisutería. De hecho fueron los primeros que montaron una tienda de bisutería en España. Solo de bisutería, porque antes la bisutería se vendía en las mercerías y en otros sitios,y mis padres fueron los primeros en montar  una tienda exclusivamente de bisutería. Al final tenían muchas tiendas y en el mundo de la bisutería éramos una de las más importantes que había, hasta que empezamos a hacer franquicias y a ampliar el negocio… y como que somos todos en mi familia más artistas que empresarios, nos arruinamos.

D.: Lo siento.

R.: Lo cual es una de las cosas que más me ha enseñado en la vida. Arruinarme. Mucho más que el éxito. Aunque te diré una cosa como decía Kipling: “ Cuando aprendas a tomarte el éxito y el fracaso como los mismos impostores, entonces serás un hombre ,hijo mío.” Porque creo que ni el éxito ni el fracaso tienen que ver con la valía o la desvalía de las personas. Va mucho más allá de esto.

D.: ¿Cómo se llamaba la marca de tus padres?Ramon_salon_72

R.: Spleen. Spleen que viene del libro de Baudelaire Spleen de Paris.

D.: Los poetas malditos.

R.: Spleen es una sensación como de hastío, de decadencia y también  de oscuridad,  bajar a los infiernos un poco y de bohemia al mismo tiempo.

D.: Algo que tú sueles ser.

R.: Algo que suelo ser yo también, demasiado a veces (nos reímos). La verdad es que mi maduración va lenta, por desgracia y por suerte al mismo tiempo. Yo creo que como decía mi abuela: “Nunca dejes de ser un niño. Porque entonces es cuando serás un viejo.” Hay que tener la mente siempre abierta, hay que saber mirar con la mirada de un niño como decía Nietzsche. A veces hay que vaciarse de todo lo que hemos aprendido a nivel de valores, de muchas cosas, borrarlos porque la mayoría estaban equivocados y aprender a tener una visión, una mirada limpia y lo más importante que sea tuya, personal. Esto del bien y del mal también a veces es una cosa que creo que nos ha hecho mucho daño. Como la iglesia, que es la que  nos ha hecho más daño al género humano.

D.: ¿Eres ateo?

R.: Bueno, tampoco me considero un ateo pero sí que soy anti dogmas y anti iglesias. Creo que hay algo más o me gustaría pensar que hay algo más. He tenido un momento en mi vida complicado, muy complicado, como por ejemplo cuando murió mi madre y en estos momentos te das cuenta de que hay algo más en la vida. Si que he tenido algunas experiencias místicas.

D.: ¿Me puedes contar algo?

R.: No. Esto lo dejamos ahí.

D.: Volviendo a la bisutería. Tomando el concepto de Spleen relacionado con Baudelaire, la decadencia y la oscuridad, ¿la estética de las joyas tenía algo que ver con todo esto?

R.: No, nada que ver. Porque era una bisutería que comprábamos por todo el mundo. Teníamos las mejores marcas que hay, la mayoría son coloridas y es como un canto a la alegría. Y era como un concepto contradictorio muy interesante y enriquecedor al mismo tiempo.

D.: Y Depelea… ¿Qué es Depelea?

R.: Depelea nace como un sueño. Cerramos las tiendas, vendí la marca Nature bijoux y entonces decidimos montar esta empresa con Alberto. Depelea viene porque, yo antes viajaba mucho a Filipinas y vivía entre  Barcelona y Filipinas, allí había muchas peleas de gallos  lo cual a nivel estético me inspiró mucho aunque no esté de acuerdo con el maltrato a los animales. Entonces decidimos poner Depelea porque queríamos transmitir unos valores con el nombre. Los valores son de pelea por ti mismo. Kill your fear be yourself/Mata tus miedos sé tu mismo. Que viene ligado con lo que te decía antes de la mirada del niño, de aprender a ser uno mismo, de no tener miedos de ser tú y no volverte un clon de lo que dicen, de lo que tienes que hacer o tienes que pensar o como no tienes que actuar en la vida. De aquí viene la pelea por ti, pelea por tus valores. La estética sí que juega un poco con los gallos, sabiendo que eso puede llevar a confusión o  críticas. Pero como te decía antes, hacemos lo que nos gusta, aquello que nos parece que tenemos que hacer y lo que creemos que somos nosotros. Porque en el fondo también somos un poco gallitos de pelea. Ramon_lampara_72

D.: ¿Depelea es para hombres, para mujeres? ¿Para qué tipo de gente es Depelea?

R.: Depelea es una marca unisex, sale con este espíritu. También es una de los temas que queríamos tocar. Que no haya cosas de hombres y cosas de mujer, que esta línea no esté delimitada. Así como tampoco sacamos colecciones de primavera/verano, otoño/invierno. Sacamos colecciones cuando creemos que podemos sacarlas. Sacar una colección que la has hecho toda tú, que cada pieza está hecha por ti es un proceso largo y preferimos hacerlo así. Y sacar colecciones que estén bien acabadas o que tengan consistencia.

D.: ¿Cómo nace una pieza Depelea? ¿De dónde se alimenta la creatividad?

R.: Esta primera colección está inspirada de las bicicletas fixie como tú ya sabes yo soy un enamorado de las bicis. Me gustan mucho porque primeramente te mueves por la ciudad, haces deporte y no contaminas. Tienes otra visión de la ciudad, otro ritmo, es muy poética la bicicleta y es muy bonita. Entonces decidimos hacer la primera colección inspirados en esto y en el mundo que las rodea que es un mundo muy street, muy urbano que también nos identifica mucho y nos gusta mucho la moda de la calle. No la moda de pasarela sino la moda real, lo que hay en la calle, lo que se respira en la calle y de donde yo creo nacen muchas de las buenas cosas que ha habido en el mundo.

D.: ¿Qué es lo que más te apasiona en la vida?

R.: El arte. Yo creo que es de las pocas cosas que me llena y que me ha enseñado y me ha enriquecido en muchos niveles. La vida sin arte y sin estética no me la puedo imaginar.

D.: Aparte de las joyas también haces esculturas. Has hecho unas lámparas maravillosas que la propietaria de Ocaña acaba de comprar tres, si no me equivoco.

R.: Yo con veintitrés años tuve una época complicada en mi vida a raíz de la juventud y me tuve que apartar un tiempo de todo. Entonces conocí a un señor que me empezó a enseñar a hacer escultura y talla con madera. Básicamente he aprendido de forma autodidacta. Tampoco pretendo ser un escultor, hago escultura porque me gusta hacerla y porque creo que es una manera de enriquecerme. A veces el momento artístico y la creación los considero orgásmicos (y no me quiero nombrar artista). Y ayuda a irte de la realidad, que a veces es muy dura y muy cruda y te transporta a otro nivel, a otro estado. Por eso hago escultura porque la madera me apasiona, es un material vivo, que con el tiempo va cambiando y esto me gusta mucho.

D.: ¿Cuáles son tus sueños?

R.: Ser un hombre. Pero ser un hombre de verdad. Ser un hombre cabal, con valores, fuerte, sensible, acabar siendo un hombre completo.

D.: Tú lo eres.

R.: Bueno, estamos en el camino. A veces no es dónde quieres llegar, también es el proceso. El camino que te lleva a donde vas. Y creo que es más importante que el fin.Ramon_cama_72

D.: Dentro del mundo del arte contemporáneo se dice que es más importante el proceso, la investigación, el camino que la pieza en sí misma.

R.: Estoy de acuerdo con esto. Me identifico mucho con esto también.

D.: ¿Qué lees?

R.: La verdad es que últimamente no leo nada. Ahora estoy un poco colapsado de trabajo. Tengo

varios trabajos. La verdad es que producir aquí en España ha sido bastante complicado y muy caro y muy largo y me he tenido que buscar la vida para poder sacar adelante mi sueño que es Depelea. Para esto he estado trabajando en Ocaña, tenemos un chiringuito en la playa, soy multitarea, soy como una navaja suiza. (nos reímos)

D.: Yo te conocí en Ocaña, empezamos trabajar en la misma época.

R.: La verdad es que cuando yo entré en Ocaña recuerdo que me acababa de vender esta empresa. Hacía unos once años que no trabajaba de noche. Yo he salido mucho y conozco la noche pero no trabajaba hacía muchos años y para mí al principio fue un choque. De ser un pequeño empresario y de estar viajando por todo el mundo, a verme otra vez en Barcelona, viviendo sin viajar y trabajando en un local de noche. Al principio fue chocante. Luego el resumen que hice después de esta época es que fue una época muy enriquecedora, conocí a gente muy interesante como tú. He hecho buenos amigos como tú y yo digo que de alguna manera me rejuveneció. Me volví a conectar con la juventud. Aparte Ocaña la siento como mi segunda casa.

D.: Vamos a hablar sobre el chiringuito en la playa, la Mala Vida. Un proyecto entre tú, Alberto y Franc. Cuéntame por favor…

R.: Mala Vida otra vez nació de un sueño. ¿De dónde mejor puede salir un proyecto que de un sueño? Conocimos este sitio, nos enamoramos de este chiringuito que es centenario, igual que Ocaña que sin hacer nada ya tiene toda la estética, es un sitio con alma. Y encontrar un sitio con alma es muy difícil. Franc es uno de mis mejores amigos y es un gran cocinero y decidimos que podíamos hacer una propuesta con paellas,  fideuás, ensaladas y comer delante de la playa. Un menú bastante inspirado en los de hace años sin muchas moderneces y muchas invenciones y en un marco, que es la playa de Badalona y este chiringuito que es algo increíble. Además lo mezclamos con disc jokeys, música en directo, hay toda una propuesta cultural alrededor y  siempre es enriquecedora. Viene gente muy interesante, yo no lo veo como un lugar donde vayas a comer una paella y ya está, es una experiencia de vida.

D.: ¿Tienes algún oasis urbano? Me refiero a algún sitio donde te guste ir y te siente bien…Ramon_bicicleta_72

R.: Yo soy muy de estar en casa. Soy muy casero y mi casa es como mi cueva, mi templo. Puedo ser una persona social y antisocial al mismo tiempo, es un poco contradictorio. Necesito ambas cosas. Necesito momentos de soledad y momentos de gente. Y no tiene que ser contradictorio porque todos tenemos esta dualidad.

D.: ¿Qué música te pones en casa?

R.: Soy muy tradicional para la música, me gusta mucho el flamenco, me gusta mucho la música cubana. También valoro la música más nueva, más electrónica, pero me gusta más la música con mensaje, con alma, con algo más.

D.: ¿Hay algún sitio en el mundo con el cual te sientas identificado?

R.: África. Para mí es la cuna de la civilización, he estado allí un par de veces y la verdad es que fue un amor a primer vista. Me enamoré perdidamente de África, estuve allí haciendo unas colecciones  a nivel más personal, no con ganas de hacer una marca. Me fui también a País Dogón porque soy un admirador de Miquel Barceló que sabía que había estado allí también inspirándose. La verdad es que conecté con la tierra, con todo. Es como de repente si estuvieras en la Edad Media, sin luz, sin agua corriente y te das cuenta quizás de lo importante de la vida.

D.: Aparte de Barceló ¿cuáles son tus referentes en el arte?

R.: Me gusta mucho Brâncuși, Picasso, hay muchísimos artistas que me gustan mucho. Pero tampoco me identifico con uno, quizás he conectado mucho con Barceló, con todo el arte africano pero tampoco tengo un único referente.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?Ramon_cocodrilo_72

R.: Para mí Ocaña es el mejor local de Barcelona y uno de los mejores locales del mundo. Es un sitio que estéticamente es increíble, es muy bonito y tiene algo especial. También el peso de  los años que tiene el local, se nota la solera, por decirlo de alguna manera. Y la gente que pasa por allí es muy interesante y siempre puedes conocer a personas inspiradoras.

Ceesepe. El más madrileño de los catalanes & el más catalán de los madrileños.

22.07.2014

Dos días antes de conocer Ceesepe estaba mirando una edición de La edad de oro en la cual el mismo era el invitado. Me divertía tanto, compartí el trozo en Facebook, lo comentamos con mis amigas de la Facultad de Bellas Artes. Era muy gracioso el momento en el cual explicaba de que se iba de bares y volvía a casa para llamar por teléfono. Dos días después yo estaba en Ocaña y una de las camareras me dijo: “Hay un señor que pregunta por ti.” Me acerqué y vi mi amigo Nazario quien compartía la mesa con Ceesepe y una mujer. Pensaba que esto es el destino, tenía tantas ganas de conocer a Ceesepe. Lo primero que le pregunté era a quién llamaba por teléfono, nos reímos todos. A la noche siguiente, era domingo, me dio entrevista. Casi no habla con nadie. Le caí bien.

Dessislava: ¿Quién es Carlos Sánchez Pérez? Si tuvieses que autodescribirte ¿cómo lo harías?Ceseepe_barra_Apotheke_72

Ceesepe: Esto es mi carnet de identidad, me llamo así.

D.: Eres conocido como Ceesepe.

C.: Es el acrónimo. Me puse así cuando empezaba a dibujar a los doce, catorce años.

D.: ¿Te lo pusiste solo o alguien te nombró así?

C.: No, no…

D.: ¿Cómo que no?

C.: No sé, me lo puse así. Al principio firmaba con mis iniciales: C, S, P (Carlos Sánchez Pérez) y luego puse las vocales. Después con los años descubrí que esto se llama acrónimo y que hacía lo mismo el Hergé, que es George Remi, el dibujante de Las aventuras de Tintín. No fue intencionado ni alguna cosa de moda, ni nada, fue algo muy natural.

D.: ¿Quién está detrás de este acrónimo? ¿Quién eres tú?

C.: Pensaba que me lo ibas a decir tú, quién soy yo.

D.: Me refiero a algo más de lo que sale en Wikipedia por ejemplo…

C.: Lo de la Wikipedia es un horror porque te ponen allí cuatro tonterías. Yo una vez intenté rectificar la información y me salió alguien diciendo: “Es muy mala política que el mismo autor se defina a él mismo.” Y entonces tengo que aguantar con las cuatro tonterías que me han puesto. Yo soy un pintor que pinta. Ahora mismo estoy en Barcelona, no soy nada más.

D.: Una de esas cuatro tonterías que dices que salen es que en el año 84 en ARCO fuiste uno de los autores más vendidos.

C.: Vendí unos cuadros muy baratos. Yo era el más conocido entre los autores de esa época por haber publicado tanto y por haber hecho carteles de cine. Y entonces claro, la primera vez que salió una cosa mía a la venta, la gente compraba. Luego se les paso la euforia.

D.: Eres uno de los protagonistas entre los autores de cómic underground en España.

C.: Eso sí, cuando empezamos…, era el año 74. El primero que conocí fue Nazario. Yo ya empezaba dibujar y conocía los cómics americanos de Robert Crumb, Clay Wilson y Gilbert Shelton. Entonces nos cruzamos. Yo me enteré de que ellos hacían esto aquí en Barcelona y ellos se enteraron de que yo dibujaba. Empecé a dibujar en una revista que se llama Star, creo que empecé en el número tres.

D.: Sí, es muy famosa.

C.: Yo me di cuenta de que dibujaban peor que yo, estos que publicaban en el Star. Entonces dije: “Bueno, me puedo buscar aquí la vida porque lo hacen peor que yo.” Tampoco me consideraba muy bueno pero consideraba a los otros bastante peores. Y digo: “Pues mira, igual por aquí…”, aunque pagaban una miseria y siguen pagando una miseria.

D.: ¿Pero publicaban tu trabajo?Ceseepe_alfombra_72

C.: Sí y sobre todo no me censuraban y podía dibujar lo que quería. Hubo problemas más o menos con otras historias que tuve, sobre todo en los años 70, antes de morir Franco. Secuestraron las revistas por una tontería. Era como una señora que le explotaba la tripa y salía una mosca.Era muy gracioso porque yo con dieciséis años tuve que ir a declarar al Ministerio de Información y Turismo, allí me salió un señor con corbata que decía: “¿Quién hay detrás de Ceesepe?”. Y yo era un chavalín con dieciséis años (nos reímos).  Y le dije que soy yo y me contestó: “¡Esto que no se vuelva a repetir!”

D.: Pero claramente seguiste dibujando.

C.: Sí, sí, seguí dibujando y todo lo que me dio la gana. Por supuesto. Pero vamos, pensaba que de allí no salía. Vaya ruina que me he buscado.

D.: En esta época no os editaban en Madrid.

C.: No, en Madrid no. Nos editaban aquí en Barcelona. Madrid en los años setenta y pico era una ciudad en blanco y negro, estaba llena de fascistas. Pero fascistas de estos que iban con cadenas y pegaban a todo el mundo, un desastre.

D.: Entonces pasaste una época en Barcelona, creo que unos siete, ocho años.

C.: Yo vine a Barcelona en el año 74. No conocía todavía a Nazario, vine para dibujar para la revista Star. El primero que conocí era el Sisa. Me fui a una fiesta y nos hicimos amigos allí.

D.: ¿Cómo conociste a Nazario?

C.: A Nazario le conocí en Madrid. Cuando editaron Purita tenían una editorial y ya se distribuía más o menos en librerías.

D.: ¿Luego llegaste a vivir en la comuna que tenían en la calle Comerç?

C.: No. A mí me llaman La fantasma porque yo siempre dormía donde podía, vivía en Madrid luego, siempre estaba yendo y viniendo.

D.: ¿Hay más artistas en tu familia o eres el único?

C.: No. Yo vengo de una familia de marineros y de carpinteros de barco. Mi abuelo, mi tatarabuelo, todos son carpinteros de barco. Tienen una tradición de artesanos. Yo creo que mi estilo lo define esta relación que tengo de artesano por parte de mi familia. Y de hecho, por haber nacido en una ciudad bronca como es Madrid. Por una parte tengo el lado artesano y por otro soy poeta de la ciudad. Como Baudelaire que hizo poesía de la ciudad. Mezclo estas dos partes.

D.: Los poetas malditos.

C.: Sí. Y mezclando la poesía urbana con la artesanía te sale lo que yo hago. Yo vivía en la urbe pero me alimentaba de mis propias fantasías. Mis temas no son descriptivos como es el caso de Nazario, por ejemplo. Vengo de toda la herencia surrealista de los años 20, de los años 30. A mí en realidad lo que más me interesa es el punto en el que nació la fotografía en 1900. Es el momento cuando se liberó lo que es la pintura, el dibujo de la representación. Entonces le dio como una nueva vida y ya la función de la pintura o del dibujo no era representar, ya no tenía que representar nada. Tomó una autonomía y una libertad que hasta entonces no tenía porque antes siempre tenía que representar la libertad. Yo vengo de esta tradición y de este momento. Y sigo todavía allí porque es el único que me interesa de verdad.

D.:¿Cuándo empezaste a pintar lienzos?Ceseepe_ladrillos_72

C.: Yo he aprendido todo en la calle. Lo mío ha sido una evolución muy natural. Era muy limitado técnicamente. Lo que soy es muy constante y muy pesado. Entonces cuando quiero hacer algo a base de tiempo, cabezonería y trabajo, lo consigo. Yo por ejemplo no usaba un pincel para rellenar los negros. Yo usaba un rotring de 0,1. Entonces pasaba horas de muerte poniendo puntos hasta que de repente poco a poco aprendí a usar el pincel. Luego poco a poco aprendí a usar el color y las cosas se me iban quedando pequeñas. Iba aprendiendo y experimentando por mi mismo cosas nuevas. Entonces cuando aprendía una cosa nueva me olvidaba la anterior.

D.: ¿Cuál es tu formación universitaria?

C.: No estudié en la universidad nada, pasé directamente a dibujar. He dibujado siempre desde pequeño.

D.: ¿Qué dibujabas con catorce años?

C.: Yo leía muchos tebeos y me inventaba historias por lo que leía.

D.: Aunque me imagino que estás cansado de que te preguntan sobre la Movida Madrileña es difícil no hacerlo porque tienes un protagonismo destacado en esa época…

C.: Eso empezó en Madrid poco a poco. Claro, la situación no se podía aguantar. Empezó a despertar un poco sobre todo después de que muriera el hombre éste en el año 75. Madrid es una ciudad muy vitalista y empezó a despertar. Fue un momento para mí en el que Barcelona empezó a caer un poco, en los 79, los 80, por allí. Y Madrid de repente empezó a estar muy bien y empezó a haber gente muy interesante como Almodovar. Él empezó de una manera muy artesanal haciendo películas en Súper 8 que él mismo las presentaba en un café y él hablando.

D.: Yo te conozco por el cartel que hiciste para el primer largometraje de Almodovar, Pepi, Luci, Bomy otras chicas del montón. Película que me fascina.

C.: Eso era el primer largo con 16mm porque no tenía más.

D.: Sé que rodaba cada domingo porque era la época en la que trabajaba en Telefónica y era el único día libre que tenía.

C.: Sí, correcto. Y luego ya rodaba en 35mm cuando tenía algo más de dinero, después de casi dos años. Entonces yo hice los carteles y primero hice para los 16 mm y luego los tuve que repetir para 35mm.

D.:¿Has trabajado más en cine?

C.: Hice La ley del deseo, otra película de Almodovar. Era cuando ellos se montaron su productora.

D.: Claro, EL DESEO. 

C.: Luego he hecho una más para decorados. Pero Almodovar entró ya en una dinámica muy comercial y entonces un estudio de diseño le hacía los carteles y de verdad están bastante bien. El último lo hizo Xavi Mariscal, está muy bien.

D.: ¿Cómo os juntasteis todos?

C.: En los bares. Salíamos por la noche y nos veíamos en los cuatro, cinco bares que había.

D.: ¿Cuales son los amigos de la Movida que siguen estando en tu vida hoy en día?

C.: Me veo con Ouka Leele, con Alberto García Alix. A Barcelona la verdad es que vengo poco. Ahora mismo hacía siete años que no venía.Ceseepe_plaza_72

D.: Tengo mucha suerte de haberte conocido justo en los dos días que estás aquí. Gracias a Nazario.

C.: Es la peor época en la que me podías haber conocido (se ríe).

D.: No, para nada…

C.: Pues a Nazario hacía tiempo que no lo veía, a Mariscal hace aún más que no lo veo. Al Nazario le llamé ayer y vino a la inauguración.

D.: Acabas de inaugurar una exposición en la calle Parlament.

C.: Sí, de unas serigrafías que hemos hecho. Me gusta mucho Barcelona, la encuentro siempre muy bien, me encanta el punto que tiene con el mar.

D.: ¿Cómo se llama la exposición y en qué galería está para que la gente la pueda visitar?

C.: Está en la galería Escalera de incendios, calle Parlament 26. Se llama 180 Hilos edición Oro, son cinco grafistas, a mí me han pillado por otro lado porque no soy ni grafista.

D.: ¿Qué es tu trabajo ahora mismo?

C.: Ahora estoy trabajando con maderas y los temas son las chicas. Estoy intentando pintar chicas pero salgo con una chica muy celosa y me ha prohibido pintar chicas.

D.: No lo creo para nada, está tu novia ahora mismo al lado mío parece muy simpática.

C.: …entonces sólo pinto estrellas y jardines. (nos reímos)

D.: Has expuesto en muchos países en el mundo…

C.: Sobre todo he estado en ferias de arte. He estado en una galería en Madrid que iba a muchas ferias. A Buenos Aires, a China, a Nueva York, por allí…Las ferias son más o menos parecidas todas.

D.: ¿Ahora sigues viajando con tanta intensidad?

C.: No, me he tirado unos años que vivía en Paris. Entonces hacía sólo Paris-Madrid, no iba a ningún otro lado, estaba como tres, cuatro años o así.

D.: ¿Cuáles son tus amigos de Paris? ¿Te juntaste con un círculo interesante?

C.: Me veía con Barceló y pocos más.

D.: Siendo tan amigo de Ouka Leele y Alberto García Alix que son fantásticos fotógrafos, ¿no has pensado en entrar en este campo?

C.: A mí me interesa sobre todo la fotografía artística. En realidad ahora mismo la fotografía es todo. Tú pones el telediario y es fotografía. La fotografía es todo. Lo que ellos hacen es arte con la fotografía.

D.: ¿Cuáles son tus pasiones aparte de la pintura y el dibujo?

C.: La música. Siempre estoy oyendo música.

D.: ¿Qué sueles escuchar en casa?

C.: Ahora estoy escuchando música clásica. Me he cansado del rock y de todo esto. Claro son 24 horas al día oyendo música… (nos reímos).

D.: ¿De cine qué te gusta ver?

C.: Me gusta mucho la Nouvelle vague, la movida francesa de los años 60. Me gusta mucho el cine italiano de Fellini. Me vuelve loco Fellini, me gusta muchísimo.

D.: ¿Viste La gran belleza de Sorrentino?

C.: Sí, está muy bien.

D.: También me gustó mucho. ¿Qué cine frecuentas en Madrid?Ceseepe_Ocaña_final

C.: Los cines Ideal, versión original. Cuando era pequeño la televisión sólo daba una película o dos a la semana. Te hablo de los años 60. Entonces los sábados por la tarde eran las horas de la película y nos juntábamos los amigos para verla. Y ahora puedes ver películas continuamente.

D.: ¿Cuáles son tus referentes en el arte contemporáneo?

C.: Me gustan mucho los pintores ingleses. Me gusta mucho David Hockney. Me gusta mucho Lucian Freud. En Francia la verdad es que no sigo la pintura que hacen ahora mismo. Me gusta Barceló, pero no sé si es español o mallorquín. (nos reímos)

D.: ¿Y tú cómo te sientes?

C.: Yo bien. Yo soy el más catalán de los madrileños. Y soy el más madrileño de los catalanes. Como prefieras.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

C.: Por cierto…muy bonito lugar. Lo estoy asimilando todavía. Yo vivo en Madrid al lado de la Plaza Mayor. El concepto de la Plaza Real en Barcelona es completamente distinto de lo que es la Plaza Mayor en Madrid. El tipo de turismo que hay es completamente distinto. Vas a la Plaza Mayor y los camareros llevan pajaritas. La Plaza Real me gusta mucho más. Ocaña es un sitio especial.

La Txina. Una mujer guerrera que no necesita compás para escoger la dirección correcta.

02.07.2014

La Txina es una de estas caras en Barcelona que no hay manera de no recordar. Es una mujer con mucha presencia y carácter.  Yo Dessislava no puedo citar el momento en que la vi por primera vez, seguramente en alguna fiesta pero ella pertenece de este tipo de mujeres que tanto me gusta. Es independiente, fuerte, una dama de retos y sin miedo de vivir la vida. Señoras y señores os presento La Txina.

Dessislava: ¿Quién es La Txina? Si tuvieses que autodescribirte ¿cómo lo harías?

La Txina: ¡Qué difícil! Primero te cuento por qué La Txina.

D.: Exacto, por qué La Txina es tu sobrenombre.Txina_plantas_72

T: La Txina se ha convertido en mi nombre. De hecho yo siempre digo que cuando la gente te pregunta ¿cómo te llamas? yo contesto que me llamo La Txina. Yo llego a un sitio y digo : Hola, soy Txina. Y eso hace ya muchos años, mi nombre real se ha difuminado.

D.: Tu nombre real es Mónika Frías

T.: Es Mónika Frías. Ahora lo he vuelto a recuperar profesionalmente porque es más suave. El de Txina es un poco punky y ahora a nivel de trabajo me he ido por un ámbito más suave, ahora te cuento. La Txina es porque mi madre tiene un look muy oriental y yo soy igual a ella. Como dicen los dominicanos: “Mi madre me cagó, no me parió”. Entonces cuando ella era pequeña le decían La Chinita porque tenía una cara muy oriental. Para mí que mi abuela metió la pata porque es la única china de sus hermanas (nos reímos). Entonces a mí de pequeña ya me llamaban chinita. Y un día una amiga se enteró de que en mi casa me decían chinita y empezó a llamarme china, chinita, chino etc… mis hermanos son los chinos, yo soy la china y todos somos chinos. Y hace unos veinte años que soy La Txina, lo de la Tx es por los vascos, me encanta la Tx para pronunciar Ch.

D.: ¿Y quién es La Txina?

T.: La Txina es una loca.

D.: Si no estuvieras loca no hubieses entrado en mi casting de entrevistados.

T.: Soy una persona en constante búsqueda de cosas nuevas y de encontrar algo que me llene. Yo me reinvento a cada rato y en esta faceta de la vida soy videografa pero he sido de todo, he sido hasta paleta. (Nos reímos).

D.: Entonces vamos a empezar desde el inicio: ¿de dónde eres?

T.: Yo soy de República Dominicana.

D.: ¿Cómo decidiste venir a Barcelona? ¿Tuviste paradas por el camino o era directo?

T.: Pasé por Nueva York primero.

D.: Buen paso.

T.: Estuve allí dos años. Luego me fui a Santo Domingo otra vez y dije ¿qué hago aquí? Siempre he dicho que yo no debía haber nacido allí, aunque estoy orgullosa de ser dominicana, me encanta mi lado latino, me encanta mi culazo, el color de mi piel, todo. Y me encanta también haber nacido allí porque por eso soy quien soy, pero es un país donde me aburro y siempre supe que quería salir de allí.

D.: ¿Estudiaste en la universidad allí?Txina_escalera_plantas_72

T.: En la República Dominicana hay una escuela de arte que se llama Altos de Chavón que es afiliada a Parsons de Nueva York. Hicieron una escuela donde haces los primeros dos años y luego si quieres terminar tu carrera, la terminas en Nueva York.

D.: Y tú terminaste tu carrera en Nueva York

T.: No la terminé porque Nueva York es muy difícil. Yo amo y odio Nueva York porque lo pasé muy mal. No tenía ni un duro y Nueva York es una ciudad muy dura. La amo porque viví muchas cosas allí, forma parte de mi vida y no me arrepiento de nada de lo que he hecho, pero lo pasé realmente mal. Pasé hambre, pasé de todo.

D.: ¿Cuánto tiempo te quedaste en Nueva York?

T.: Casi dos años. Y al final salí corriendo, no terminé la carrera porque no aguantaba más, me iba a morir.

D.: ¿Qué paso después de Nueva York?

T.: Después volví a Santo Domingo, tuve que ir a casa de mi madre y allí con diecinueve años me casé.

D.: ¡Wow!

T.: Me casé porque a los diecinueve años cuando un novio te pide que te cases, dices que sí. Y a los seis meses me di cuenta de que no, eso no era lo mío.

D.: ¿Era de Santo Domingo?

T.: Sí, era de allí, era dominicano. Era un chico que también había estudiado en Nueva York. A mí los dominicanos casi nunca me gustaron porque me parecían hombres cerrados, machistas y yo no iba a pasar por ahí. Y este chico me parecía cosmopolita, había vivido fuera, era diseñador también, era mayor que yo, a mí siempre me han gustado los hombres mayores.

D.: A mí también.

T.: Y me enamoré de este chico, me enamoré entre comillas, porque por aquél entonces qué coño sabía yo qué es el amor. Entonces claro, me casé, me vi en una casa lavando, planchando, el tío llegaba, yo le hacía la comida, eructaba y se iba. Y después de los seis meses y de haber hecho un bodorrio vestida blanco, con pajes, con todo, dije que no podía más. Me daba mucha cosa por mi familia, por mi madre, por mi padre. Pero llamé a mi madre y le dije: “no aguanto más”. Era un chico adicto a la heroína, tuve muchos problemas y sufrí mucho. Al final, a los seis meses salí corriendo, dejé todo lo que había en esa casa y me fui otra vez a casa de mi madre. Pero claro no aguanté mucho. Y entones un día viendo un partido del Barça (soy muy, muy, muy culé desde hace muchos años) dije: “Yo me voy a Barcelona”. Y busqué la forma. Para los dominicanos es muy difícil venir aquí, era una movida. Entonces decidí estudiar fotografía aquí, que es algo que me gusta mucho. Me inscribí en una escuela y vine como estudiante a Barcelona.

D.: ¿Cuál es la escuela?Txina_reflejos_72

T.: IEFC, Institut d´Estudis Fotogràfics de Catalunya, una escuela maravillosa que tampoco terminé. Siempre fui muy buena estudiante pero cuando estudiaba en esta escuela trabajaba de noche… y soy muy fiestera también. Y claro, salía de currar toda loca, me iba de after, volvía a casa a las seis de la mañana, dormía hasta las doce porque tenía clase y no tenía horas de luz para hacer mis deberes. No me estaba yendo bien. Un día llamé a mi padre y le dije que no podía más, me dijo: “Oye que tú ya estudiaste y si no puedes, ¡no puedes!”. No volví más.

D.: ¿En qué local nocturno trabajaste en Barcelona?

T.: En todos. Pasé de ser camarera de copas a ser coctelera. Me gustaba más, la coctelería es más bonita.

D.: Pero también es un mundo muy machista.

F.: Es un mundo muy machista pero yo soy muy macho y siempre he tenido mucha presencia en la barra, me respetaban mucho y a mí me gustaba esa posición de un poco de poder. Cuando llegué a Barcelona tuve la suerte de llegar y caer en el Sidecar, donde me acogieron como una familia, me acuerdo de esa época y fue súper bonita, todavía conservo muchos amigos de allí y me la pasé bomba trabajando allí. Luego trabajé en el City, en el Moshima, en el Club 13…

D.: ¿Cuánto tiempo duró la aventura con la noche?

T.: Unos cuatro, cinco años.

D.: ¿Cómo saliste de allí?

T.: Hecha polvo (nos reímos).

D.: Ahora tienes muy buen aspecto, te has recuperado.

T.: Me he recuperado, sí. Pero salí con ojeras y todo, lo único que me gustaba era que estaba súper delgada.

D.: Conmigo pasa el efecto inverso, he subido justo diez kilos.

T.: Pues yo perdí, estaba divina, lo que pasa que la cara no era tan divina, no. Y la verdad es que me quitó diez años de vida. Trabajar de noche me quitó mucha vitalidad, yo era mucho más vital, más activa, a mí me gustaba estar de día. Ahora si me dejas duermo hasta las dos de la tarde. Si pudiese, dormiría hasta las dos de la tarde todos los días. Y hoy que hemos quedado por la mañana para mi es madrugar. De la noche me saco el señor Yago Mariño, que es todo para mí.

D.: ¿Cómo conociste el Yago (que es amigo en común)?Txina_pared_jueguetes_72

T.: Yago y yo teníamos una amiga en común, que es una loca a la que quiero muchísimo y que se llama Mette. Es una sueca divina que trabajaba conmigo en el Sidecar. Y a Yago le conocí de noche, salíamos con frecuencia. Una noche salimos y le dije que esa noche iba a ser su socia, que yo me encargaba de todo. Lo acompañé en taxi a la puerta de su casa y a partir de ahí comenzamos una amistad. Yo trabajaba en un bar hermoso que recomiendo a todo el mundo que se llama El Ascensor.

D.: Lo conozco, me encanta.

T.: Y Yago venía a menudo a visitarme. Hablábamos y yo le contaba que había trabajado en cine en Santo Domingo. Realmente mi gran pasión de todas es la decoración en cine, en publicidad, etc.

D.: ¿Dirección de arte?

T.: Sí, dirección de arte. Yo vine a Barcelona con el dinero que hice en una película que terminé en Santo Domingo antes de venir, me pagaban en dólares y por eso pude reunir dinero, porque venir con pesos es imposible, no terminas de ahorrar nunca. Recuerdo que ahorré dos mil dólares, ni siquiera eran euros. Y me vine aquí con mil y pico euros y ya está, con dos cojones. Y hablando con Yago le decía: “tío necesito un chute de esto”. Ya me empezaba deprimir, de hecho yo vine a Barcelona buscando trabajo de lo mío y crecer, y veía que se me pasaban los años haciendo de camarera. Y un día Yago me dijo de ir a currar un día con él, así de sencillo. Me fui a trabajar con él de asistente, al principio sólo le pasaba las cosas, pero él tuvo mucha fe en mi. Y después empezamos a currar juntos. Él me llamó para un proyecto que tenía que era el making off de la película Chico y Rita. Necesitaba ayudante y me dijo: “Mira, si vienes, aprendes, yo te voy enseñando.” Yago me ha dado la profesión que tengo ahora. Me enseñó desde el día uno, desde cero. Me enseñó a mirar la luz, a editar, a escoger la música, a escuchar, a ser paciente, a tratar con clientes, a callarme la boca y hasta me ha enseñado a respetar, es muy importante en mi vida.

D.: ¿Cuántos años hace que empezaste con él?

T.: Con Yago hace cuatro, cinco años.

D.: Ahora acabas de empezar una nueva etapa, la etapa de Monika Frías.

T.: Monika Frías como una marca.

D.: Cuentas historias de amor.

T.: Sí. Yo hago vídeos de boda, de nacimientos, de familia, de lifestyle. Ha sido toda una puerta nueva porque tanto para mí como para la mayoría de la peña los vídeos de boda son un puto coñazo.

D.: Sí, de acuerdo. Pero vi algunos de los tuyos y son diferentes, elegantes y llevan tu propio sello.

T.: Un día estaba en una de estas surfeadas que se pega uno en internet y descubrí fotógrafos de bodas maravillosos, entre ellos Daniel Alonso de PEOPLE PRODUCCIONES que es muy, muy bueno, y a través de él a Roberto Ramos, que es catalán. Empecé a ver sus fotos y dije: ¿puede ser que haya una fotografía de boda tan chula? Que no sea pastelosa, que no sea esta mierda que yo había visto toda mi vida. No te imaginas los fotones que hace ese pavo, yo soy muy fan. Y me metí por allí y empecé a ver lo que se está haciendo ahora. Me quedé flipada.

D.: Y aparte de todo tú tienes una imagen muy gamberra.

T.: Exactamente, pero por lo que vi, me di cuenta de que me gustaría hacer eso. Me cansé un poco del mundo corporativo, de fechas de entrega, de estrés, de horarios…y quería un cambio en mi vida. Poder manejar mejor mi tiempo.

D.: ¿Cómo la gente de este círculo, que está bastante lejano al ámbito de donde vienes, empezó a conocerte y a saber que existes en este campo?

T.: Gracias a Roberto Ramos. Un día le escribí por Facebook y le dije: “Mira yo soy tu súper fan”. Es que me di cuenta que este mundo de fotografía de boda al cual siempre he mirado de una manera despectiva -como todos- ha cambiado. Y esta peña lleva un estilo de vida de puta madre porque trabaja a tope una temporada y en la otra se dedica de hacer workshops, a viajar, a compartir entre ellos.

D.: Acabas de estar en un workshop en Rioja en Corera.Txina_primer plano_72

T.: Ah! maravilloso. He estado con los mejores fotógrafos de boda de España o por lo menos con un grupo de ellos, porque la verdad es que hay muchos. Lo que más me gustó es cómo esta peña, que son competencia, son capaces de ser amigos todos. Son de diferentes partes de España pero se conocen y se llaman, se piden consejos, se sientan juntos para enseñar cómo editan las fotos.

D.: Es una comunidad.

T.: Es una comunidad y me pareció tan bonito que mira, se me pone la piel de gallina. Hay pocas profesiones donde la competencia está tan unida.

D.: ¿Con qué más se te pone la piel de gallina? ¿Qué pasiones tienes en la vida?

T.: El amor, yo creo en el amor. No creo que necesariamente sea eterno, creo que es temporal pero yo soy una lover y me encanta enamorarme.

D.: Pues ahora estás rodeada de historias de amor.

T.: Sí, aunque no me las creo todas. Pero yo hago mis vídeos y en ellos siempre parece que se aman.

D.: ¿Qué lees?

T.: Últimamente leo muy poco. A mí la lectura me da mucho sueño, me ha pasado toda la vida. Me gusta leer pero me da mucho sueño, entonces me pasa que empiezo a leer un libro y me duermo y luego el otro día tengo que leer tres páginas para atrás y me vuelvo a dormir. Me puedo pasar un mes en las primeras tres paginas. Tuve mi época de mucha lectura, pero he perdido la costumbre y ahora leo más relatos cortos, revistas, artículos.

D.: ¿Escoges autores contemporáneos o eres más clásica?

T.: Soy muy contemporánea, en el cine y en todo.

D.: Hablando de cine ¿qué ves?

T.: No me preguntes esto que últimamente he visto menos cine que nunca. También soy muy pirata, me veo el cine on-line. Vi hace poco una película, creo que era polaca, no me acuerdo el nombre. A mí de verdad me gustan las películas entretenidas, las muy artísticas y rebuscadas no, lo siento soy terrenal. Mi nuevo cine se llama Vimeo.

D.: Y de viajes ¿dónde sueles esconderte?Txina_calle_72

T.: Viajo mucho menos de lo que me gustaría. De hecho este trabajo nuevo espero que me permite viajar más. Porque cuando tenía tiempo no tenía dinero y cuando he tenido dinero no he tenido tiempo. Y ahora espero viajar más. Uno de mis sueños al venir a Europa era viajar. Porque yo soy de una isla donde para salir tienes que coger un avión y en mi país es muy caro viajar. Te haces un viaje el año que está súper planeado. Y aquí la gente decide ir a Paris por ejemplo, de un día a otro. Me cuesta todavía ver los viajes con esta facilidad y en realidad estamos en nada, un avión, dos horas y estás allí donde quieras. Me falta mucho. Quiero ir a Asia y aunque soy del Caribe y es parecido, porque es súper tropical, culturalmente es otra cosa.

D.: ¿Tus referentes de arte contemporáneo?

T.: Lamentablemente consumo muy poco arte. Pero me gusta mucho la fotografía y hay un par de fotógrafos contemporáneos que me molan mucho, recientemente he descubierto a uno que es muy popular, y es que hace unos fotones que flipas, se llama Ryan Muirhead, americano. Tengo que decir que el Instagram, aunque parezca una red social chorra, si sabes usarla, descubres maravillas. Yo soy muy de Instagram.

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

T.: Maravilloso. Me parece la representación más clara de Barcelona hecha local. Yo voy al Ocaña y me encuentro a la pareja güiri pija que ha caído allí y está encantada con todo este eclecticismo, pero luego te llega el yonki de la Plaza Real de toda la vida y eso me encanta. También hay artistas, diseñadores…Luego te encuentras a Dessislava que es esta mujer tan maravillosa y que te atrae y luego los chicos en la puerta, Abel y Manuel que son maravillosos. Ocaña es Barcelona hecha en bar. Y voy menos de lo que me gustaría.

Lucas Cappelli. El hombre que pisa bien fuerte la tierra durante el día y vuela cada noche en sus sueños.

18.06.2014

Lucas Cappelli es un ser humano especial. Lo noté de primera vista. Durante la noche lleva sus prendas extravagantes y vive un espectáculo dentro de la vida. Durante sus días construye diferentes mundos. Cada de sus tareas lleva su magnetismo y vincula su propio guión con una filosofía bastante más fundamental. Yo Dessislava tengo muy buena amistad con mi entrevistado y os introduzco en una de nuestras charlas. Bienvenidos.

Dessislava: ¿Quién es Lucas Cappelli? Si tuvieses que auto describirte ¿cómo lo harías?

Luca: Como un aventurero.

D.: ¿Cómo empezaron tus aventuras? Cappelli es un apellido italiano.

L.: Sí, correcto.

D.: Tú tienes origen argentino ¿correcto?

L.: Sí.

D.: Cuéntame cómo viniste a Barcelona.Lucas_paisaje_72

L.: Vine a Barcelona hace diez años. Mi familia es tercera generación de italianos, franceses y españoles. Vine aquí a terminar mi carrera universitaria de arquitectura. Después de haber cursado aquí un año terminé mi tesis. Luego comencé un máster en una escuela que se estaba formando, era su primer año. A partir de allí monté mi primer emprendimiento, una especie de empresa de vídeos y fotografía y 3D en la que hacíamos animaciones para arquitectos europeos cuando era muy joven todavía.

D.: ¿De qué edad hablamos

L.: Tenía veinticinco. Trabajaba con varios chicos por internet y los clientes estaban aquí en Europa. Tenía varios dibujantes de Argentina y monté una red que trabajaba cada uno en un país diferente. Se llamaba Net-Architects y trabajábamos en red desarrollando un sistema muy diferente de colaboración.

D.: ¿Cómo decidiste acabar la carrera justo en Barcelona entre todas las ciudades del mundo?

L.: En realidad fue por casualidad a través de un arquitecto español que fue a dar una conferencia en Argentina.

D.: ¿Cómo se llama el arquitecto?

L.: Josep María Montaner. Mis amigos le conocieron y a parir de allí ellos me invitaron a mí a formar parte del grupo, vinimos aquí como estudiantes invitados. Y después la decisión de quedarme fue por otra gente que conocí y por otro profesor mío que se llama Manuel Gausa y Vicente Guallart los dos también son profesores aquí.

D.: Entonces tú viniste a Barcelona como estudiante invitado.

L.: De Montaner, sí.

D.: Lo que entiendo es que solamente tenías que acabar tu trabajo final de carrera aquí en Barcelona.

L.: Sí, tenía que hacer solo un año. Luego conocí a estos dos arquitectos. Ahora Guallart es arquitecto en jefe del ayuntamiento de Barcelona. En su momento era también un joven emprendedor  con ganas de hacer una escuela de arquitectura. Me dieron una beca también para hacer el máster porque yo aquí vine sin un duro. Empecé a colaborar con su estudio de arquitectura junto con mis chicos con los que hacíamos 3D. Y justo con ellos hicimos que el despacho ganará uno de sus primeros concursos importantes.  Luego ganamos mas concursos internacionales grandes, de tres puertos en Taiwán. Entonces gracias a eso tuvimos muy buena relación, empezamos colaborar más con el instituto y con su despacho, ganamos varios concursos, viajamos a muchos sitios. Luego a los tres o cuatro años de ser parte del staff del instituto pasé a ser socio y patrón de la fundación del IAAC.

D.: Que se encuentra en la calle Pujades.

L.: Sí, en la calle Pujades 102 y se llama Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (www.iaac.net). Desde entonces colaboro de forma muy activa en diferentes programas y actividades.

D.: ¿Has participado en algunas intervenciones en nivel arquitectura en Barcelona?Lucas_bbq_72

L.: Nosotros nos hemos dedicado sobre todo a hacer investigación, hacer proyectos alternativos y prototipos y cosas muy experimentales. En este mismo momento también monté un espacio en el Borne que es una galería de arte y también funciona como un espacio cultural para hacer eventos alternativos. Se llama Corretger5 (www.corretger5.com). Allí generamos muchos eventos de arte interactivo porque me interesaba mucho el arte y la arquitectura. Entonces el punto de encuentro entre el arte y la arquitectura fue este espacio que era un lugar donde se pueden hacer exposiciones pero también se podía hacer música, teatro, etc.

D.: ¿Qué se puede ver ahora allí?

L.: Ahora lo último que estamos montando es una exposición de unas artistas polacas. Al comienzo éramos nosotros que buscábamos los artistas y empezábamos hacer cosas que nos interesaban. Ahora después de tantos años ya los artistas vienen y nos proponen cosas a nosotros y entonces tenemos una red muy muy grande de gente. Conocemos mucha gente en Barcelona que desarrolla proyectos e iniciativas artísticas. Y siempre nos presentan proyectos y seleccionamos lo que más nos gusta y ir eligiendo lo que más nos gusta y decidiendo con el que quieres trabajar. Y a partir de este proyecto continua la historia porque surgió otro proyecto llamado StudioP52 (www.studiop52.com) que era una intersección, incluso geográficamente, entre el  IAAC  y Corretger5. Es otro espacio también único y muy personal que nació de un proyecto junto a Areti Markopoulou y Tomas Diez. Areti es la directora del máster de arquitectura avanzada ahora y Tomas es el director del Fab Lab Barcelona.

D.: ¿Tú también eres docente?

L.: He sido docente muchos años. Hay años que me involucro más a la docencia o no, en general me gusta aunque prefiero mas los proyectos.

D.: Entonces allí los aristas pueden alquilar espacios.

L.: En el Studio p52 son artistas que alquilan estudios. Cada uno tiene un estudio y además tenemos otra galería de arte allí y normalmente vienen a hacer una residencia de unos seis meses.

D.: ¿ Es la galería de arte en Pujades más relacionada con la arquitectura que con la del Born?

L.: En un principio la idea era específicamente para arquitectura. Luego resultó que al final quedó una cosa entre el arte y arquitectura. Como que hay muchos programadores, arquitectos, fotógrafos, hay ingenieros, hay una mezcla de todo. No tenemos un perfil determinado, el perfil es un perfil del punto de vista humano. Elegimos las personas por las personas y no tanto por sus cualidades profesionales sino más bien por sus cualidades personales. Y se forman allí grupos increíbles, se forma una magia y unas energías inesperadas. Desde que empezamos el proyecto han pasado varias generaciones y varios grupos y cada grupo ha sido increíble a su manera. Todo ha sido como un gran experimento social. El Studio P52 es un gran experimento social.

D.: Interesante. Sobre todo en el mundo en que vivimos ahora que se está deshumanizando sonde la persona desvanece.

L.: Aquí la persona se pone en el foco, es el protagonista. Son personas que además están ya por si muy abiertas propensa a exponerse y a compartir. Casi todos son estudiante extranjeros  que llegan a Barcelona y tienen un perfil de entre los veintitrés a los treinta  años, son artista jóvenes. Muchos vienen a hacer su doctorado, otro vienen a hacer su máster y vienen con ganas de compartir y de conocer gente nueva. Todo el mundo habla una idioma diferente, hay gente de todo el mundo, es muy internacional. El IAAC es igual de internacional.

D.: ¿Dónde estamos ahora?

L.: Este sitio se llama Valldaura, Es  el campus del IAAC. En 2008 Vicente (Guallart) estaba buscando un lugar para sus caballos y yo estaba buscado una casa también dentro de un radio de treinta minutos fuera de Barcelona. Nos pusimos a buscar juntos y al final termino siendo el campus del IAAC y una extensión del este centro de educación pero más enfocado en la autosuficiencia y a la naturaleza.Lucas_rothko_72

D.: Si es un campus ¿van a venir los alumnos aquí?

L.: Valldaura funciona como un satélite del IAAC pero más especializado en la autosuficiencia entorno a la naturaleza. Aquí también tenemos un Fab Lab, el mismo Fab Lab, el laboratorio de fabricación digital que tenemos en Poble Nou, también tenemos otro aquí más grande y con las mas máquinas. Y ademas tenemos la posibilidad de hacer cursos de educación más inmersivos. La gente viene aquí puede pasarse un fin de semana, una semana o un mes en el cual viene, vive, hace su propia comida, cosecha su propia comida…

D.: Es otro experimento social. (nos reímos) Lucas, ¿qué lees?

L.:  He sido un gran lector en los últimos años pero en el último año menos porque me he involucrado en muchos proyectos diferentes. Una mala excusa de todas formas. Pero si tuviese que elegir escritores que me han influido, como soy argentino diría primero Borges, top ten y luego Cortázar que también he leído todo de él , Bioy Casares.. Después de los latinoamericanos Gabriel García Marquez que acaba de fallecer ha sido para mí también un referente. Luego de los europeos me gusta mucho Sartre, Kafka, Hesse, Saramago más contemporáneo y también como herencia de mi abuela. Mi familia tiene un lado más de mi abuela que más de la derecha digamos y mi lado de padre son más de izquierdas y yo tengo herencia de literatura de los ambos lados. Saramago viene muy de parte de mi abuela, de izquierdas y me apasiona.

D.: ¿Hay algún arquitecto en tu familia?

L.: Sí, mi tío que falleció cuando tenía treinta y tres años y que era hermano de mi madre. Era una persona también con la cual yo me sentía muy identificado. De una manera supongo que ha habido una influencia por parte de él.

D.: Y de cine ¿eres cinéfilo?

L.: Soy muy cinéfilo, soy extremadamente cinéfilo y de directores te puedo dar más referentes que de escritores de hecho. En casa tengo un home cinema. Primero que nada nunca veo una película doblada.

D.: Claro, es criminal hacerlo.

L.: Tengo que decir que en argentina uno se acostumbra a ver películas con subtítulos por lo cual para mí no es ningún problema.

D.: En Bulgaria igual.

L.: Si voy al cine voy a Icaria o voy al cine Verdi. Pero en general suelo coleccionar películas y tengo una colección de más de mil películas. Me cuesta siempre mucho decir cual es mi favorito. me gusta mucho un director finlandés que se llama Aki Kaurismäki. De los contemporáneos me gusta mucho Wes Anderson, me parece alucinante y lo he visto todo veinte mil veces, sobre todo me gusta mucho en su inicio. Luego de los italianos me encanta Fellini y he visto todas sus películas. Me gusta Antonioni, me gusta Godard que también he visto todo de él. Me fascina también Kubrick y soy fanático de él. Lynch también me gusta mucho y he visto varias veces sus películas. Soy de los que ven una película varias veces, así me fijo en todos los detalles.

D.: Aparte yo creo que cuando ves una película en diferentes etapas de tu vida cambia por completo tu punto de vista hacía la obra.

L.: Sí, totalmente. Me gustan mucho películas que tratan el tema de la periferia. Una favorita de tengo es Gummo. Me gustan mucho las películas de culto.

D.: Hay una película de Brasil que trata el tema y me encanta, te la recomiendo, se llama Cinco veces favela, es de los años sesenta y está hecha por cinco directores representantes de Cinema Novo en Brasil.Luca_fuego_72

L.: La buscaré.

D.: ¿Cómo te imaginas una buena muerte?

L.: En general no creo que hay una muerte, una muerte que sea como un final. Yo vivo en el presente, me siento extremadamente en el presente, no soy melancólico, no vivo para nada en el pasado. Pero si tuviera que pensar en una muerte ideal sería sin dolor e inesperadamente.

D.: ¿Tienes algún sueño repetitivo?

L.: Mi sueño más común es volar. Y volar es como una herramienta que tengo y la tengo solamente yo porque cuando vuelo en mis sueños nadie más sabe volar. (nos reímos) Todas las noches voy volando, algunas veces estoy en una altura más baja, otras en más elevada. Tengo una técnica que es moviendo los brazos.

D.: ¿Tienes algún oasis urbano?

L.: Hay una línea que parte Barcelona por la mitad que es la unión de Pujades con Princesa con Ferran digamos. Esta línea es donde pasan un montón de proyectos y de cosas.

D.: Hablando de la calle Ferran ya nos estamos acercando a Ocaña ¿qué te parece el local?

L.: Ocaña forma parte de esta línea. Yo me sentí completamente identificado desde un comienzo.  Inmediatamente entendí un montón de códigos, de guiños. Lo que lo interpreto a través de estos guiños es la idea de que todos somos locos y que esto está bien. No hay un concurso a ver quién es el más loco sino cada uno tiene que ser loco a su manera. Y de esta idea de un local que cada uno va y comparte su locura con otro locos es con lo que me sentí identificado.

Antonio Requena construyendo la obra de su vida.

23.05.2014

Antonio Requena es el dueño del local Marula, así le conocen todos. Pocos saben qué hay más allá del hombre que mezcla tonos en el tenebrismo de la noche. Requena aparte del propietario de su local es un hombre con muchas inquietudes y tiene un mundo interior por descubrir. Por eso yo, Dessislava comparto una de las nuestras charlas con vosotros.

Dessislava: ¿Quién es Antonio Requena? Si tuvieses que autodescribirte, ¿cómo lo harías?

Antonio: Si tuviese que autodescribirme probablemente no lo haría (se ríe). Seguramente una hoja en blanco. Es mucho más sugestivo.

D.: Eres madrileño, me puedes contar ¿cómo llegaste en Barcelona? Estudiaste publicidad en Madrid…

A.: Sí pero poco porque me aburrió muchísimo. Sólo un año.

D.: Pero sé que has sido muy bueno en el campo.Antonio_primer plano_72

A.: El problema es que empecé a estudiar publicidad y teatro al mismo tiempo. Entonces el primer año la publicidad me parecía muy divertida, igual que el teatro, y  el segundo año me parecía muy aburrida y en cambio el teatro me seguía fascinando, entonces dejé la publicidad y seguí con el teatro.

D.: ¿Qué proyectos de teatro hacías en esta época en Madrid?

A.: Hicimos unas obras montadas y también trabajé mucho teatro de calle con distintas compañías. Es muy divertido el teatro de calle. El problema del teatro es que supone un esfuerzo enorme para una gratificación muy pequeña y a veces es muy complicado levantar los proyectos, pero es fascinante. El teatro de calle yo creo que está muy desprestigiado y se hacen cosas interesantísimas.

D.: ¿El teatro en la calle es una obra que surge allí en el momento, tipo más performance, o lleva su propio guión?

A.: Yo creo que lleva su estructura performativa. Pero yo creo que hoy la palabra performance es una palabra que se utiliza con demasiada facilidad. Hablas de performance y parece que es un concepto donde entra todo.

D.: Habitualmente la performance lleva un guión, una trama, pero puede adaptarse en el momento, puede cambiar su estructura.

A.: En el teatro también, tú te encuentras cuando haces teatro de calle con un espacio que no es estático como puede ser un teatro convencional. En la calle es donde pasa gente que puede interactuar contigo. No sabes a quién te vas a encontrar.

D.: ¿Cómo responde la gente a una obra en la calle?

A.: Depende. Depende de dónde lo hagas, cómo lo hagas, depende de muchas cosas. Te puedes encontrar de todo. Te puedes encontrar con gente que responde con agresividad ante algo que no entiende muy bien. Es una reacción muy común cuando la gente ve algo que no acaba de entender. Y luego al contrario, hay gente que reacciona. Cuando en la calle realmente enganchas al público es algo muy especial porque es un público que no ha pagado para verte. Requiere mucho más esfuerzo digamos. Cuando tú vas a un teatro convencional todo el mundo está pendiente de lo que estás haciendo y ha pagado por estar pendiente de lo que estás haciendo y está predispuesta a observar lo que haces.

D.: Un grupo de teatro en la calle probablemente tiene que ser más pequeño, me imagino que si hay muchos participantes será más difícil.

A.: Depende de las propuestas, hay grupos que son grandes, pero creo que es más difícil de estructurar en la calle. Yo creo que la Fura en sus principios hacía unas cosas que estaban cercanas a cosas que se pueden después hacer en espacios abiertos como es la calle.

D.: ¿Dónde estudiaste teatro?Antonio_Born_72

A.: Estudié en Madrid. Estudié con bastantes profesores. El último con el que estudié fue Fernando Pierna. Luego he hecho seminarios con una profesora búlgara.

D.: Ay, no lo sabía.

A.: Hice con ella una obra de Chejov muy buena.

D.: ¿Te gusta Chejov?

A.: Me encanta Chejov.

D.: Y a mí. Ay sus relatos cortos me fascinan.

A.: Sí, por ejemplo me gusta mucho El oso. Aparte es muy divertido Chejov.

D.: Y siempre tienen un final como inesperado.

A.: Sí, sí. El problema de Chejov es que hay gente que lo lee de una manera que no es la correcta. Porque, por ejemplo en los relatos cortos hay muchísimo humor. Y lo ves puesto y es como que tienen que hacerlo muy serio muchas veces.

D.: Como él es soviético, es ruso y aquí sois mediterráneos, no sé en qué punto se entiende.

A.: A mí me cambió la visión sobre Chejov esta profesora búlgara porque tenía otra visión completamente diferente.

D.: Estabas en Madrid, estudiaste teatro pero ahora vives en Barcelona ¿qué paso con Antonio por el camino?

A.: El proceso artístico no se ha acabado…

D.: Ya lo sé…(nos reímos)

A.: Está en stand by. Yo Barcelona la conozco a través de una mujer con la que viví.

D.: Ay Don Giovanni…

A.: Se llamaba Mariona, era una mujer aquí de Barcelona.

D.: La hermana de Oriol Ferrer que es el padre de la hija de mi querida amiga Ivette Puig. ¿Cómo conociste a Mariona?

A.: En Madrid haciendo teatro. Mariona era una mujer que iba en zancos y yo la miraba desde abajo y decía: “¡Oh que chica más alta y que piernas tiene!”. Para hablar con ella tenía que saltar.Antonio_calle_72

D.: Que manera más graciosa de enamorarte.

A.: Era casi como un cuento. Y acabé aquí por una mala borrachera que me cogí con un amigo y acabamos en el local que hoy en día es Marula.

D.: ¿De qué año estamos hablando?

A.: 2007, por allí aproximadamente.

D.: Y entonces montaste Marula. ¿Cuál es el concepto del local?

A.: El concepto de Marula es básicamente hacer lo único que sabemos hacer y que nos gusta hacer. Está muy basado en relación a la música, la música que nos gusta, la música con la que disfrutamos nosotros y queremos hacer disfrutar a la gente.

D.: ¿Dónde aprendiste tanto de música? ¿Eres autodidacta en este campo?

A.: Sí. Yo trabajaba en un bar hace muchos años y me aburría muchísimo y tenía confianza con la dueña y le dije: “Aquí hay dos soluciones, ¡o me dejas pinchar o me voy!”…(nos reímos) Y ella me contestó: “Pues pincha hombre”. Y eso fue hace diez años y aquí hemos llegado.

D.: También en Marula vienen muchas bandas de música.

A.: Sí, sí. Porque es el eje fundamental sobre el que giramos. Hay un eje que es la música. Nosotros creemos que como vivimos de la música en cierta manera hay que devolverle algo a la música y a los músicos. El espacio que tenemos está a disposición de toda la gente que tiene que ver con lo que nosotros apostamos.

D.: ¿Cuáles son las ciudades donde has vivido?

A.: He pasado periodos en Portugal, en Lisboa. He pasado periodos en Ibiza y en Madrid y en Barcelona básicamente.

D.: ¿Y ahora? Porque te conozco y sé que eres un hombre de retos.

A.: Sí. Ya sabes más que yo Dessislava (nos reímos). Me voy a Inglaterra a pasar un tiempo y no miro mucho más allá. Cuando vuelva de Inglaterra veremos qué pasa.

D.: ¿Cuáles son tus referentes en el teatro?

A.: Básicamente hay dos directores que para mí son referentes contemporáneos del teatro. Uno es Peter Brook y el otro es Robert Lepage. Robert Lepage me gustaba mucho pero las últimas obras que he visto de él no me acaban de convencer. Creo que ha llegado a un volumen de trabajo por el cual no se está desarrollando al nivel de otras obras suyas como Trilogía del Dragón, La cara oculta de la Luna o Elsinore, que son las mejores obras que he visto en mi vida.Antonio_elmaz_72

D.: ¿Qué teatro frecuentas en Barcelona? ¿Qué te parece el programa de la ciudad?

A.: En Barcelona he ido a ver cosas pero no frecuento mucho el teatro por una cuestión idiomática muchas veces. Está muy centrado en catalán y a veces me cuesta entender el teatro en catalán y eso me frena. De todas maneras también me pasa que me gustan mucho más los directores anglosajones de teatro que los de aquí. Es por el concepto que tienen del teatro. Directores de aquí que me gustan mucho…Hay un director que se llama Carles Alfaro, también Carles Santos por ejemplo, es gente que hace cosas muy interesantes. También al Carles Alfaro le pasa un poco cuando hace cosas con su propia compañía de Valencia me parecían muy interesantes. De repente empezó a coger nombre, empezó hacer cosas para el Centro Dramático Nacional, hizo un Shakespeare y un Chejov. Hizo El Tío Vania e hizo una puesta malísima para mi gusto. Una puesta de Tío Vania en África, con africanos por allí y él está en Rusia con frío y vodka. Una cosa que ni entendí ni me interesó.

D.:¿ De dónde viene el problema?

A.: Yo creo es que cuando se encuentran con un presupuesto muy abultado que se tienen que gastar. Entonces ya empiezan a surgir ideas que son absolutamente innecesarias para contar historias. Estuve a punto de escribirle y todo.

D.: ¿Qué?

A.: ¿Carles qué te pasa? (nos reímos). Él dirige una obra preciosa de marionetas. Era una versión de Don Quijote en marionetas y la vi cuatro veces. Fascinante. Eran dos marionetas con dos manipuladores que se les veía, una mesa en el escenario y nada más. Y era algo que me emocionaba profundamente. Y después cuando vi el Tío Vania no sabía qué le pasaba. Que tengas dinero no significa que te lo tengas que gastar sin sentido.

D.: También eres cinéfilo. ¿Cuáles son tus referentes en el cine?

A.: Mi película favorita es quizás Alguien voló sobre el nido de cuco.

D.: Me encanta. También he leído el libro de Ken Kesey, es increíble.

A.: No solamente por la película sino por todo lo que rodea la peli. Temáticamente me parece una obra de las obras magistrales del cine. Luego soy muy fan de Sergio Leone.

D.: Eres chico. Os gusta a todos. (nos reímos)

A.: Últimamente he visto bastante cine pero no he visto mucho cine de estreno. Estoy viendo bastantes películas antiguas. Estoy muy enganchado al cine policiaco ahora, no sé qué me ha dado con el cine negro. Nunca son grandes películas pero me lo paso muy bien viéndolas.

D.: Y de lecturas ¿Qué es lo que lees?

A.: El último libro que leí me lo regaló un amigo. Es un cómic. Creo que es el único cómic que tiene premio Pulitzer, se llama Maus, Relato de un superviviente. Va sobre el apocalipsis judío. Fantástico libro. Y ahora como se ha muerto García Márquez que es un autor que me gusta mucho quiero retomar un poco su literatura como Crónica de una muerte anunciada o El coronel no tiene quien le escriba que eran libros que me encantaron cuando los leí en su momento. Me fascinaba cómo escribía este hombre. Y por ejemplo no he leído Cien años de soledad .Antonio_grafitti_72

D.: Es magnífica, es realismo mágico.

A.: Por eso quiero retomar lo que había leído e investigar lo que no.

D.: ¿Qué música escuchas en casa?

A.: En casa prácticamente escucho jazz. Escucho música muy suave. Escucho poca música para bailar. La música que utilizo para pinchar la pongo cuando estoy buscando los discos, preparando la sesión.

D.: ¿Sigues escribiendo guiones?

A.: Una de las ideas del viaje a Inglaterra es escribir. Porque tengo ideas que están paradas hace tiempo y creo que es un buen momento.

D.: ¿Consumes arte contemporáneo en algún centro en Barcelona?

A.: No. Allí es mi gran laguna. Yo creo que necesito alguien que me explique arte contemporáneo.

D.: Yo puedo ser tu profesora particular, ya sabes que doy clases justo de historia de arte contemporáneo en IED.

A.: Esto sería interesante. Todavía nadie ha logrado despertar mi interés.

D.: ¿Qué son las cosas que te apasionan en la vida?

A.: Me apasiona la gente que me rodea. Mis amigos. No creo que haya algo más enriquecedor en la vida que una buena compañía.

D.: ¿Tienes un oasis particular? ¿Un sitio en que te gusta esconderte?

A.: Tengo un pequeño lugar que fue mi refugio durante mis primeros años en Barcelona, ahora ya no tanto, pero sí lo fue. Y no es que es especialmente bonito pero fue mi refugio que me salvó la vida en muchas ocasiones que es Canet de Mar. Tengo algo muy personal con este sitio porque me acogió cuando llegué, los primeros momentos de Marula, en fin que me salvó de una crisis psicológica importante. (nos reímos)

D.: ¿Estás salvado, no?

A.: Nunca estás a salvo de todo. (se ríe)

D.: ¿Qué te parece el local Ocaña?

A.: Eso es como los equipos de fútbol. No puedo hablar de la competencia. (nos reímos)

D.: Pero la competencia ha venido a hablar contigo.

A.: El Ocaña parece un local muy interesante en muchos aspectos. Lo que ha aportado a la zona es algo muy, muy positivo. Ha generado, ha hecho y hace cosas que da mucha frescura sobre todo del centro de Barcelona donde muchas veces abren locales con muy poca identidad. Ocaña lo que ha conseguido es tener una personalidad propia que es complicadísimo. Y haciendo algo que yo sepa solo hacéis vosotros en Barcelona.

Next Page »